Page 1

Monterrey, N. L ., México.

Enero de 2011

No. 64

Q

UERIDOS hermanos y hermanas en el Señor: Este año 2011, que Dios ha puesto en nuestras manos, y del que ya pasamos el primer mes, es parroquialmente muy significativo, porque tiene, en octubre próximo, el 30 aniversario del nacimiento de nuestra Parroquia de Santa Beatriz de Silva. Igualmente en Junio, el 50 aniversario de sacerdocio del Padre Eusebio Lozano Martínez, Párroco fundador de nuestra Parroquia. Por si fuera poco, este año, nuestro Arzobispo, D. Francisco Cardenal Robles Ortega, realizará la Visita Pastoral a nuestra Comunidad Parroquial, para conocer el caminar de pastores y fieles y ver los pasos dados en la promoción humana, evangelización, compromiso social-cristiano, etc. Verdaderamente que tendremos mucho que vivir y mucho que agradecerle a Dios, que por su bondad nos ha concedido esta Parroquia. Los primeros trabajos de la misma, que antes dependía de la Parroquia de Corpus Christi, se iniciaron por el año de 1979, bajo la conducción precisa del Padre Eusebio. Incluía en ese tiempo lo que hoy son las Parroquias de María Esperanza Nuestra y del Santo Niño. Poco a poco se fueron llevando adelante las cosas y el 18 de octubre de 1981 el Arzobispo D. José de Jesús Tirado Pedraza, que de Dios goce, vino aquí a erigir canónicamente nuestra Parroquia de Santa Beatriz de Silva.

Desde ahora damos gracias a Dios y a los Sacerdotes, Consagrados y laicos –hombres y mujeres-, que han aportado su granito de arena, que han dado su trabajo, su tiempo, su vida, por esta Parroquia. No ponemos nombres para no omitir a nadie. De manera especial damos gracias y celebramos a Jesucristo en el sacerdocio que ha tenido a bien confiarle al Padre Eusebio, por medio del cual Dios nos ha dado gracia y bendiciones. El Padre Eusebio ha tenido otras encomiendas pastorales, pues fue Vicario de la Parroquia del Sagrado Corazón, Párroco de Salinas Victoria, Vicario de la P.de la Purísima, responsable de la Casa Sacerdotal, Párroco de Santa Beatriz de Silva y Párroco de San Juan Bautista de La Salle. Con nosotros ha vivido su sacerdocio más de 25 años. ¡Felicidades! Un abrazo para todos.

P. Juan Carlos Castillo Ramírez Párroco


8) La primera “Tardeada Bohemia” del año se efectuó el Por su reportero Capsulito 

día 14, con todo y frío los de la edad plena, se la pasaron muy bien.

1) Año nuevo, año nuevo, y con cada día de 24 horas y las

9) Este año cada día 17 de mes tendremos la “Misa de

cabañuelas que van y las cabañuelas al revés, dos en un día y todas en uno, ha pasado el primer mes del 2011.¿Qué rápido, verdad? ¡Sigamos mis hermanos y hermanas echándole ganas!

Santa Beatriz”, para pedir a nuestra Santa Patrona parroquial sus bendiciones y su intercesión ante el Padre Dios, como parte de nuestra preparación al 30° aniversario de nuestra Parroquia. Así se llevó a cabo en Enero.

2) El primero de Enero mucha gente en la Eucaristía de

10) El 19 se efectuó la primera actividad de preparación

Santa María Madre de Dios, para así comenzar bien este año nuevo.

3) El día dos celebramos litúrgicamente la Epifanía del Señor y popularmente el seis. ¿A quién le tocó encontrar el muñequito que representa a Jesús, encontrado por los Reyes Magos? Que diga, para que invite a los tamales el dos de febrero, día de la Candelaria.

4) El grupo del Santo Padre Pío empezó su acción de inmediato el día cuatro, con el Rosario y la Misa mensual. Pidamos al Santo Padre Pío nos ayude a amar cada día más a Jesús Eucaristía y servir mejor a los más necesitados, así como nos ilumine para vivir una profunda vida espiritual.

5) La Asociación del Santísimo dio principio a sus actividades con la Misa del primer domingo y con la Hora Santa del primer viernes.

6) Pues se acabó el tiempo de Navidad, con su previo adviento, el nueve de enero con la solemnidad del Bautismo del Señor. Además de los regalos, nos queda la gracia de habernos esforzado para abrir nuestro corazón al Niño de Belén.

7) Con poquitos niños por el sorpresivo frente frío se reinició el Catecismo el día 11 y las y los catequistas reiniciaron las labores.

para celebrar 50 años de sacerdocio del Padre Eusebio Lozano Martínez, que recibió el sacramento del orden sacerdotal el 29 de Junio de 1961 y ha sido el fundador y primer Párroco de esta Parroquia de Santa Beatriz de Silva.

11) El P. Eusebio, el P. Juan Carlos y el P. Eliezer compartieron en esa ocasión anécdotas de su vida sacerdotal y de su llamado vocacional. Desde ahora felicitamos al Padre Chebo.

12) El 25 se reunieron los papás y mamás de los niños y niñas del catecismo, para la plática mensual. ¡Animo Clarita y sus muchachos y muchachas!

13) Del 18 al 25 vivimos el Octavario por la unidad de los cristianos.

14) La Misa mensual por los enfermos de la Parroquia, que organiza la U.E.M., tuvo buena asistencia, el día 27, oramos por nuestros enfermitos y enfermitas pidiendo a Dios los fortalezca y les de la salud física y espiritual.

15) Los demás grupos de adultos y juveniles reiniciaron también sus actividades luego del receso decembrino.

16) El 20 se iniciaron los trabajos de construcción, que van a hacerse en etapas, siendo la primera el techo e concreto del área de oficinas. Y ay, nos vemos, porque se me acabó el espacio,

2

se despide Capsulito, su reportero favorito 


ELSACRAMENTO DE LA

UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Según el Catecismo de la Iglesia Católica

C

ON la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros , toda la Iglesia entera encomienda a os enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios" (Lumen Gentium 11). La Iglesia cree y confiesa que, entre los siete sacramentos, existe un sacramento especialmente destinado a reconfortar a los atribulados por la enfermedad: la Unción de los enfermos. Esta unción santa de los enfermos fue instituida por Cristo nuestro Señor como un sacramento del Nuevo Testamento, verdadero y propiamente dicho, insinuado por Mc (cfr. Mc 6,13), y recomendado a los fieles y promulgado por Santiago, apóstol y hermano del Señor (cfr. St 5,14-15) En la tradición litúrgica, tanto en Oriente como en Occidente, se poseen desde la antigüedad testimonios de unciones de enfermos practicadas con aceite bendito. En el transcurso de los siglos, la Unción de los enfermos fue conferida, cada vez más exclusivamente, a los que estaban a punto de morir. A causa de esto, había recibido el nombre de "Extremaunción". A pesar de esta evolución, la liturgia nunca dejó de orar al Señor a fin de que el enfermo pudiera recobrar su salud si así convenía a su salvación (cfr. DS 1696). La Constitución apostólica "Sacram Unctionem Infirmorum" del 30 de Noviembre de 1972, de conformidad con el Concilio Vaticano II (cfr. SC 73) estableció que, en adelante, en el rito romano, se observara lo que sigue: El sacramento de la Unción de los enfermos se administra a los gravemente enfermos ungiéndolos en la frente y en las manos con aceite de oliva debidamente bendecido o, según las circunstancias, con otro aceite de plantas, y pronunciando una sola vez estas palabras: "per istam sanctam unctionem et suam piissimam misericordiam adiuvet te Dominus gratia spiritus sancti ut a peccatis liberatum te salvet atque propitius allevet" ("Por esta santa Unción, y por su bondadosa

misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te

conforte en tu enfermedad", cf. C.I.C., can. 847,1). Efectos de la celebración de este sacramento Un don particular del Espíritu Santo. La gracia

primera de este sacramento es un gracia de consuelo, de paz y de ánimo para vencer las dificultades propias del estado de enfermedad grave o de la fragilidad de la vejez. Esta gracia es un don del Espíritu Santo que renueva la confianza y la fe en Dios y fortalece contra las tentaciones del maligno, especialmente tentación de desaliento y de angustia ante la muerte (cf. Hb 2,15). Esta asistencia del Señor por la fuerza de su Espíritu quiere conducir al enfermo a la curación del alma, pero también a la del cuerpo, si tal es la voluntad de Dios (cf Cc. de Florencia: DS 1325). Además, "si hubiera cometido pecados, le serán perdonados" (St 5,15). La unión a la Pasión de Cristo. Por la gracia de este sacramento, el enfermo recibe la fuerza y el don de unirse más íntimamente a la Pasión de Cristo: en cierta manera es consagrado para dar fruto por su configuración con la Pasión redentora del Salvador. El sufrimiento, secuela del pecado original, recibe un sentido nuevo, viene a ser participación en la obra salvífica de Jesús. Una gracia eclesial. Los enfermos que reciben este sacramento, "uniéndose libremente a la pasión y muerte de Cristo, contribuyen al bien del Pueblo de Dios" (LG 11). Cuando celebra este sacramento, la Iglesia, en la comunión de los santos, intercede por el bien del enfermo. Y el enfermo, a su vez, por la gracia de este sacramento, contribuye a la santificación de la Iglesia y al bien de todos los hombres por los que la Iglesia sufre y se ofrece, por Cristo, a Dios Padre. Una preparación para el último tránsito. Si el

sacramento de la unción de los enfermos es concedido a todos los que sufren enfermedades y dolencias graves, lo es con mayor razón "a los que están a punto de salir de esta vida" ("in exitu viae constituti"; Cc. de Trento: DS 1698), de manera que se la llamado también "sacramentum exeuntium" ("sacramento de los que parten", ibid.). La Unción de los enfermos acaba de conformarnos con la muerte y a la resurrección de Cristo, como el Bautismo había comenzado a hacerlo. Es la última de las sagradas unciones que jalonan toda la vida cristiana; la del Bautismo había sellado en nosotros la vida nueva; la de la Confirmación nos había fortalecido para el combate de esta vida. Esta última unción ofrece al término de nuestra vida terrena un sólido puente levadizo para entrar en la Casa del Padre defendiéndose en los últimos combates (cf ibid.: DS 1694).

3


PENSEMOS EN LA AMISTAD

D

ENTRO de unos días se escuchará por todos lados el llamado a celebrar el “Día de la Amistad”, de regalar algo, de saludar de manera especial en ese “Día”, de poner en acción la creatividad personal para vivirlo y muchas cosas más. Yo te quiero invitar a pensar de a de veras en la AMISTAD. Mira, a nuestro alrededor están las personas, unas más cercanas que otras a cada uno de nosotros. A algunos de ellos y ellas les llamamos amigos y amigas, porque a cada uno (a) le tenemos un poquito o un muchito de amor. Si no, no sería realmente amistad. Los amigos y amigas van con nosotros y nosotros con ellos y ellas; juntos caminamos por el mundo y transitamos por esta vida, haciendo, precisamente, la vida de cada día. Piensa en ellos. Piensa en ellas. No te parece que, la mayoría de las veces, tienen algo muy semejante a ti y que otras hay una notable diferencia que les ayuda a complementarse. Así es la amistad, nos une y nos complementa. Si nos centramos en los que tienen nuestra misma edad, descubriremos que tenemos con ellos y ellas una similitud de vivencias. La misma edad, problemas parecidos, ilusiones semejantes. Pero, a la vez, distinto (a) cada uno (a) de los demás. Cada uno (a) sumergido (a) en sus preocupaciones, con ánimos de avanzar en sus concretas posibilidades. Esos amigos, esas amigas, necesitan de ti. No sueñes con ser “Superman” para rescatarlos de todas sus dificultades.

4

Te necesitan así como eres, quizá un poco más sencillo (a). Te quieren franco (a) y humano (a), leal, sin engaños ni falsas apariencias que vayan a la hipocresía. No creas poder darles algo más grande que tu amistad, porque bien sabes que es ella, tu amistad, reflejo de tu amor, lo mejor que tienes, lo único tuyo, nacido de tu libertad, nacido de tu capacidad de amar. Te necesitan, sí, lo sabemos. Lo que no quiere decir que te acepten sin mayor discusión. Tienes que ganarte su “sí”. Bien sabes que una vez alcanzado, es irrevocable. Para alcanzarlo tienen que ver en ti ciertas condiciones. Puedes conseguirlo si te lo propones. Entre ellas está el que mires siempre al futuro. Se optimista. Se alegre y franco. Dinámico y emprendedor. Cuenta con el pasado sólo lo estrictamente necesario. Sueña constantemente con lo que vendrá, prepáralo. No seas ni estés triste. La tristeza encierra a la persona en sí y la lleva al egoísmo. Casi puedes tener la certeza de que lo único que no te perdonarán será mostrarte egoísta.

 Se alegre y triunfarás. Se alegre y arrastrarás. Saltarás, simplemente, sobre las murallas de dificultades y contagiarás con tu alegría que bien sabes se basa en la gracia de Dios. 

Vive intensamente. No seas mediocre. Vive la verdad, tus anhelos, que si los basas en Cristo tienen 100 por ciento de solidez. Porque hoy es muy fácil ser poco sólido (ser light), poco comprometido, dejándose llevar por lo cómodo. Se exigente contigo mismo y amable con los demás.

Acércate a todos, no discrimines a nadie, pues, más que nada tienes que aportar a su vida de los cinco, tres, un talento que Dios te ha dado. No defraudes a nadie, todos confían y esperan mucho de ti. Max Torres Silva.


¿QUIÉN ES JESÚS?

C

OMO bautizados que somos, como católicos que somos, como cristianos que somos, cada uno de nosotros debe de saber responder esta pregunta: ¿Quién es Jesús?

Esta misma cuestión la planteó Jesús a sus discípulos (Mt. 16, 13 y ss.) diciéndoles: “¿Quién dice la gente que soy yo, el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: *Unos dicen que eres Juan Bautista; otros dicen que Elías; otros que Jeremías o alguno de los profetas*. Jesús les preguntó: ¿Y ustedes, quién dicen que soy yo? *Simón contestó: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo*. Jesús le respondió: Feliz eres Simón Bar–Jona, porque no te lo enseñó la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y ahora, yo te digo: Tú eres Pedro, o sea Piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las fuerzas del Infierno no la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: todo lo que ates en la Tierra será atado en el Cielo y lo que desates en la Tierra será desatado en los Cielos…” En este texto del evangelio de san Mateo encontramos esa pregunta que san Pedro responde inspirado por el Padre y que refleja además lo que ido descubriendo de Jesús a partir de su respuesta ante la llamada que le hizo en la ribera del mar de Galilea. Hoy, a cada uno de nosotros, el Señor nos pregunta también: ¿Para ti, quién soy Yo? Nosotros tenemos una respuesta ciertamente, pero estoy seguro que puede mejorarse si nos encontramos con el mismo Cristo en los evangelios antes de responderla. Porque en los evangelios está uno de los mejores y más grandes caminos para conocer verdaderamente a Jesús. Para mi ¿quién es Jesús? Es necesario encontrarnos con Jesús vivo a través de esos sagrados textos que reflejan no una biografía sino que por ser la Palabra misma de Dios, nos van dando ese encuentro con Cristo.

Pareciera que son sólo unos datos, pero son más que eso. Son la base para un descubrir a Jesús. Sí, ciertamente veremos de dónde viene su nombre (Mt. 1,21), nombre de los padres (Lc. 3,29; Mt, 1,16); dónde nació (Lc. 2,1-7);domicilio (Lc. 4,16), oficio (Mc, 6, 13), características de su personalidad (Mc, 10,14.21; Lc. 7,13; 17,12-19; Jn 11,33. 36; Mc. 3,5; 23,23; Jn 15,13-15) y muchos datos más. Pero además El nos dejará encontrarnos con El. Con Cristo vivo, el que ha cautivado a tantos hombres y mujeres a través del tiempo y que si nos acercamos a El, tenemos un encuentro vivo con El por medio de los evangelios, llenará nuestra vida y lo iremos a anunciar a todas partes. Querido lector, te invito a promover un diálogo con este tema con tus amigos: ¿Quién es Jesús? ¿Quién es para tus amigos y amigas Jesús? ¿Qué dicen los medios de comunicación sobre Jesús? ¿Qué dicen de Jesús las demás personas? ¿Crees –y creen- que la política, la ciencia, la economía, la diversión, la educación, la familia, le da a Jesús el lugar que le corresponde? ¿Quién es Jesús para ti? Más allá de otras pláticas, que a veces son intrascendentes, “lights”, rutinarias, empieza a poner a Jesús en tu vida y te maravillarás.

5


CELEBREMOS EL DIA DEL SEMINARIO DE MONTERREY

E

L próximo 20 de Febrero la Iglesia diocesana de Monterrey celebrará el “Día del Seminario”.

Esta celebración es, en primer lugar, un llamado a orar, a orar con mucha fe, por el Seminario, es decir por los alumnos y formadores de esta institución, formadora de los futuros pastores del pueblo de Dios. El Seminario Arquidiocesano de Monterrey tiene ya 219 años de vivir esta tarea formativa, cuyo fruto son los nuevos sacerdotes que ordinariamente cada año van siendo ordenados, para servir a la comunidad. Sacerdotes que son otros Cristo, que quieren prodigar la salvación a todos sus hermanos y hermanas del terruño que muchas veces lo vio nacer, crecer, formarse y dar como sacerdotes lo mejor de sí mismos sirviendo a sus hermanos. El Seminario de Monterrey nació el 19 de diciembre de 1792 por decreto de Don Andrés Ambrosio de Llanos y Valdés . tercer Obispo de Monterrey, aunque se sabe que sus clases comenzaron hasta el mes de febrero siguiente. Fue durante muchos años la primera institución de educación media y superior en Nuevo León. En 1854, debido a las Leyes de reforma, se separan las cátedras de teología y derecho. Por los efectos de la Revolución Mexicana los alumnos del Seminario se dispersaron y fueron a residir por tres años a Castroville, Texas, en el Seminario Nacional de México.

6

En 1917 el Seminario se estableció en los anexos de la actual Basílica del Roble, luego en la avenida Hidalgo y en 1935 pasaron al anexo del Templo de San Luis Gonzaga. Un breve tiempo tuvieron que vivir en casas particulares y regresaron a dicho Templo. En el año de 1959 de acuerdo al proyecto del Arzobispo D. Alfonso Espino y Silva, q.d.D.g., se inauguraron y bendijeron las instalaciones nuevas, amplias y funcionales en San Pedro, Garza García, N.L. Posteriormente en 1983 se construyeron las instalaciones del Curso Introductorio en Paso Hondo, Allende, N. L., y en 1993 se principió el nuevo Seminario Mayor en Juárez, N. L., Siempre la preocupación de los señores Obispos y Arzobispos, de los Rectores y Formadores, ha sido la de lograr que en las áreas de estudio, espiritualidad, apostolado, formación humana, etc., se logren los mejores resultados para que cada futuro sacerdote se configure con Cristo y posteriormente se prodigue en bien del pueblo de Dios. La celebración del Día del Seminario nos debe llevar a la oración intensa para que los futuros pastores sean santos y entregados obreros de la mies del Señor. Que sus Formadores los guíen debidamente con su ejemplo y enseñanzas. Será buen momento para pedir al dueño de la mies que envíe obreros regiomontanos a su viña, pues la mies es mucha y los obreros pocos. Pidamos también por los que ya son sacerdotes, para que se santifiquen y vivan plenamente su ministerio en bien de nosotros. El Día del Seminario será la oportunidad también de dar nuestra ofrenda generosa para el sostenimiento del Seminario.

www.seminariodemonterrey.org


INICIAMOS PROYECTO DE

CONSTRUCCIÓN

C

ON la gracia de Dios hemos iniciado el proyecto de construcción que tanta falta hace en esta Comunidad Parroquial de Santa Beatriz de Silva, pues, bien sabemos que requerimos de salones para que en ellos se puedan dar mejor las clases de catecismo para niños y niñas. Igualmente para las reuniones del estudio y profundización de la Biblia y las reuniones de los grupos de apostolado. Partiremos de la placa del área de las oficinas parroquiales, que actualmente son de lámina, para sobre ellas edificar cuatro salones. Después sobre el actual salón, antiguo templo, se construirán 8 salones más. En el proyecto general, que esperamos ir realizando poco a poco, con la gracia de Dios y la ayuda de los fieles, bienhechores y amigos, se incluye el techo del atrio parroquial y una Capilla de Difuntos.

Para proveer de fondos se ha organizado el sorteo entre colaboradores, de $150 mil pesos y 100 mil pesos, como primero y segundo premio, conforme al sorteo de la Lotería Nacional del tres de mayo próximo. Los talonarios de los boletos-certificados de cooperación tienen un valor de 150 pesos. Apoyemos este proyecto llevando uno o varios talonarios.

CAMPAÑA DE DONATIVOS El Consejo de Pastoral y el de Economía organizarán una campaña de recolección de donativos de seis mil pesos y el nombre del donante, individual o familiarmente o el de alguna empresa, se colocará en una plaquita que estará puesta en el salón parroquial para siempre.

OTRA POSIBILIDAD También en el la reunión de los Consejos se vio conveniente visitar empresas y pedir ayuda, de seis mil pesos, entregándoles si así lo desearan como otra posibilidad, boletos para el sorteo parroquial. En breve iniciaremos estas campañas. ¡Apoyémoslas! Si desea un talonario o se interesa por alguna de las opciones de donativos, llame al 11-58-25-88 y con gusto lo atenderemos. Además se construirán dos habitaciones extras para sacerdotes y/o seminaristas que vengan a realizar entre nosotros su ministerio, pues ahora carecemos de ellas.

P. Juan Carlos Castillo Ramírez Párroco

7


DIOS NOS HA DADO UNA LA COMUNIDAD A LA QUE PERTENECEMOS PARROQUIA DE SANTA BEATRIZ DE SILVA: NUESTRA FAMILIA ECLESIAL

C

UANDO Dios nos llama a vivir en comunión dentro de la Iglesia, nos ha dado también los medios para poder vivir este llamado. Uno de los medios más eficaces de una auténtica vivencia de la fe, es nuestra comunidad parroquial. Pertenecer a una comunidad parroquial no significa solamente asistir a misa los domingos y tener un lugar a donde acudir en caso de “necesidad espiritual”. La experiencia de pertenencia a una parroquia es semejante al sentido de pertenencia a una familia. Cuando nos sentimos parte de una familia tenemos la plena seguridad de que somos contados entre los que la conforman. Todos en la familia tienen un lugar específico y aunque no todos los miembros son iguales y ocupan el mismo lugar, todos son importantes. El pertenecer a una familia es un don de Dios, es un regalo que hemos recibido de Él, y que nos da para que no estemos solos. En este aspecto es posible que a veces sea recurrente un sentimiento de egoísmo, que nos orille a pensar que tal vez hubiera sido mejor que perteneciéramos a otra familia, porque la nuestra no tiene todas las características que nosotros queremos. Al respecto hay que afirmar el carácter de don (regalo) que nuestra familia es, un regalo no se regatea simplemente se recibe y se agradece. Un compromiso de amor se encierra en este regalo de Dios que se nos ha dado. En la Iglesia también somos parte de una familia y esta familia -que es mucho más amplia que la de sangre-, también es un don. Esta familia se llama parroquia. Según los obispos latinoamericanos respecto a las parroquias dicen: “Ellas son células vivas de la Iglesia y el lugar privilegiado en el que la mayoría de los fieles tienen un experiencia concreta de Cristo y la comunión eclesial. Están

8

llamadas a ser casas y escuelas de comunión.” Nuestra fe personal es un privilegio del que gozamos, esta fe personal la debemos hacer crecer con nuestra oración también personal, invitando a Dios a acompañarnos en cada momento de nuestra vida y así podamos gozar de su luz de y de su paz a cada momento. Cuando queremos fortalecer y darle una consistencia sólida a nuestra fe personal el mejor lugar para hacerlo es la comunidad que forman las personas que al igual que nosotros tienen fe. Así, una fe compartida y puesta en común en la comunidad creyente se va edificando y fortaleciendo, porque Dios nos quiso llamar en comunidad, no solos, ni aislados, sino participando de una comunidad de fe. Y en este aspecto es en el que los obispos latinoamericanos se refieren a la parroquia, como lugar privilegiado para tener una experiencia concreta de Cristo en los hermanos. La comunidad parroquial de Santa Beatriz de Silva es don de Dios para todos los que habitamos en estas colonias, desde hace casi 30 años nuestra comunidad parroquial ha ido caminando guiada por la mano de Dios, que nunca de olvida de nosotros. Nuestra comunidad parroquial es nuestra familia en la Iglesia, en la Iglesia diocesana de Monterrey y en la Iglesia Universal. Esta formada por personas como tú y como yo que poseemos una fe concreta. Somos una comunidad parroquial que nos reconocemos en camino y con muchas áreas de oportunidad en las que podemos mejorar, y de lo que podemos estar seguros es de que en este camino comunitario vamos guiados por la providencia de Dios. Tú eres parte de esta familia, de esta experiencia concreta de fe que es nuestra comunidad parroquial. Ven y ocupa tu lugar, te esperamos en casa.

P. Eliezer Israel Sandoval Espinosa Vicario parroquial

Periódico Parroquial "COMUNIDAD" #64  

Comunidad Parroquial Santa Beatriz de Silva