Page 1

“INSTITUTO SUPERIOR DE ESTUDIOS TEOLOGICOS ISET JUAN XXIII” LA FELICIDAD INTRODUCCIÓN A LA FILOSOFÍA CALDERÓN HUAMÁN, Saúl Jhony.

¿LAS PERSONAS MALVADAS (PERSONAS NORMALES QUE HACEN EL MAL) PUEDEN SER FELICES? ¿Puede alguien buscar su infelicidad? La felicidad se puede entender de muchas maneras. Las felicidad como algo que se vive aquí y que se alcanza en el mas allá. La felicidad como estado del alma. Culmen o fin de la espera en el mas allá, buscada en esta vida. La felicidad en tanto al estado del ánimo que puede tener uno mismo. La felicidad en tanto al beneficio final después de haber vivido rectamente, mediante las virtudes y actitudes morales que conservan la dignidad y la oportunidad de recibir esta felicidad. ¿La libertad implica felicidad en tanto que somos felices cuando realizamos lo que más queremos? ¿Es que siempre la satisfacción y el disfrutar de la actividades que realizamos nos conduce a la felicidad? O ¿es la realización de nuestros objetivos que nos da la felicidad? El hombre por su naturaleza no es un ser malo, sino, es un ser bueno ¿Qué tiene que ver nuestra naturaleza con la felicidad? En mi opinión es algo que se espera y al mismo tiempo se vive en esta vida de acuerdo a las satisfacciones y el disfrute de las actividades que hagamos. Sin


embargo esto no significa que incluso haciendo cosas malas se pueda ser feliz. Una persona normal, no enferma mental o que sufre alguna patología cerebral, jamás se sentiría feliz de haber hecho algo malo o una maldad. La voz de la conciencia es la que la alcanza y si es que ha cometido un acto malo le lleva a un profundo arrepentimiento y enmendar de sus faltas. Pero esto no termina aquí. Es necesario tratar de corregir esta falta para tener una paz interior de modo que te invita a apegarte a tu credo si es que tuvieses, sino, buscar esa reconciliación con las personas que han sido afectadas con el mal que has cometido. Este desfogue que uno siente después de haberse reconciliado con alguien a quien ha afectado, se convierte en un aliviar de una carga muy pesada que al mismo tiempo te llena de felicidad por haber hecho algo bueno. Pero ¿Se puede ser feliz en tanto que se confunden los actos? Hay situaciones en que se puede confundir los actos, por ejemplo: Pienso que lo que estoy haciendo esta bien y me siento feliz de haber realizado mis proyectos y de haber cumplido con lo que me han encomendado, sin embargo, me hacen caer en la cuenta de que no era correcto lo que había hecho. Habría confundido el mal con el bien. En algunas ocasiones nuestra “felicidad” se sumerge en el tema de las emociones. Cuanto más emociones tengamos, somos o entramos en el trance de la supuesta felicidad. Sin embargo, esta felicidad aunque es hermosa y que te hace sentir y viajar por otros mundos, no es más que el producto de los estímulos que recibe tu ser en los momentos emocionantes de tu vida. En fin este tipo de felicidad es efímera, por lo tanto no se refiere a la felicidad que nosotros queremos dar a entender. Nuestra libertad esta condicionada a las normas que la naturaleza nos presenta. Todo esta tan ordenado que, una norma, aunque pensemos que está restringiendo nuestra libertad siempre esta de proyectado para hacernos felices y poder vivir en paz. Sin embargo, existen normas que por cuenta de alguien que cree ser el dominante se impone. Este tipo de norma no es la que nos hará feliz sino la de la naturaleza.


No habría porque sentirse infelices, porque nadie es malo, ni malvado por naturaleza. Somos buenos. El mal que rondando está a nuestro alrededor ingresa en quien le abre las oportunidades de su vida. A veces nuestra libertad se ve reflejada en las decisiones que tomamos antes de realizar una actividad, buena o mala. De este dilema surge el término “libre albedrío” que invita a la toma de decisión sin ser conciente de puede ser siendo errada o no. Entonces ¿Cuál es la felicidad que deberíamos aspirar? Es aquella que se empieza a vivir aquí y de acuerdo a las virtudes y las prácticas morales alcanzamos en el mas allá. Y esta felicidad es eterna y pura, solamente concedida y recibida de manera individual al llegar al culmen de lo esperado. Por tanto para responder a la pregunta titular se diría que la persona que busca o hace el mal, jamás será en tanto que solo las comete. La conciencia lo atormentaría, la paz que tenía consigo mismo se acabaría y empezaría a consumirse, y más si no se arrepiente y vuelca su vida a una mejora de su persona. Si no hace lo que hemos planteado empieza a vivir sin darle un sentido a su existencia. Se vuelve infeliz y termina no solo maltratando su ser, sino, también, desgraciándola hasta el último día de su vida.


FELICIDAD  

es una descripcion del sentido que se encuentra al interrogarse sobre la felicidad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you