Page 1


Eran las 9 de la noche. Me quedaba una hora antes de que cerraran la biblioteca de la universidad, y yo quería aprovechar hasta el último segundo para estudiar, pues se acercaban mis exámenes finales. Recorrí el lugar buscando un espacio apartado para sentarme. Por primera vez el sótano estaba abierto, y lo quise conocer. Era sorprendentemente elegante y estaba tenuemente iluminado y entonces me quedé inmóvil un momento. Su aroma saturaba el espacio, una mezcla de sándalo y algo exótico que no reconocí colmaba mis sentidos, embriagándome en una especie de viaje místico. Sin pensar en lo que estaba haciendo tome la silla frente al hombre que irradiaba tal encantamiento. Leía un libro con páginas amarillentas, quizá de colección. Era fascinante verlo: Tan misterioso como su aroma. Un hombre sumamente atractivo. Quizá algún profesor, pues estaba en sus treintas. Vestía una camisa de seda negra que resaltaba su atlética figura. El cabello rubio-cobrizo cubría solo parte de su cuello, y sus ojos verdes eran los más hermosos que hubiera visto jamás. Levantó la vista hacia mí con una expresión de asombro, como si mi cercanía fuera una ofensa que no me creyera capaz de cometer. "Los hombres guapos son unos pesados, seguramente se cree Adonis." -pensé, pero no me quité. No le daría ese gusto. Abrí mi cuaderno y pretendí ignorarlo. Entonces se relajó en la silla, cruzó los brazos frente al pecho y sonrió divertido. "Esto sí que es un descaro, sacerdotisa. En mi propio territorio. Nunca alguna de ustedes había ido tan lejos" me dijo, mientras una decena de personas se distribuía por todo el salón, cubriendo cualquier salida. Ninguno olía como él.


"No sé de qué hablas."- Respondí, pretendiendo indiferencia. "¿Crees que eres la primera de tu clase con la que he lidiado en setecientos años, sacerdotisa?" - Me dijo amenazante. Antes de que pudiera darme cuenta el pretencioso Adonis estaba parado a m i lado olfateándome como un animal salvaje. Algo en mi aroma le resultó extraño porque me tomó del cabello para levantarme, y olfatearme mejor. "O es una gran mentirosa o de verdad no tiene idea de lo que ella es, o quiénes somos nosotros. Está asustada, su gente no se asusta ni cuando los torturas lentamente"Explicó a los suyos, sin dejar de enterrar su rostro en mi cabello. Su aliento tan cercano a mi piel ejercía una especie de hechizo. Sabía que debía correr, patear, gritar, pero me mantenía quieta, fascinada por su cercanía. "Mátala Karthan, no hay inocencia en los suyos"- Dijo uno de sus hombres. Karthan. Así se llamaba ese mortífero Adonis que me atrajo hacia él, acercándome a su pecho y colocando una mano cerca de mi rostro, en lo que parecía una caricia. Mordió ligeramente el lóbulo de mi oreja, y entonces con un fuerte rasguño de su pulgar, cuya uña parecía una filosa navaja me hirió en el cuello. Inmediatamente pasó la lengua por la herida, y después de un momento de silencio dijo: "No sabe nada. Aún es inocente." Hubo un rugido unánime "Mátala, mátala, por la sangre de los nuestros. Mátala" "Silencio" -Dijo, y todos obedecieron- "No asesinaré a una inocente. Además nos será útil. Cuando su clan la reclame, habremos llegado primero."


Lo que sucedió después no lo sé. Sentí una fuerte presión sobre el cuello y me desmayé. A la mañana siguiente desperté afuera de la biblioteca. Mi cuerpo adolorido por lo salvaje de su toque. Mi piel llena de rasguños y mordidas en los muslos, el cuello, la espalda. Como si hubiera con ello marcado su territorio. Su aroma estaba en todo mi cuerpo. Ese aroma a sándalo y... algo más que ahora reconozco: sangre. Corrí lejos de ahí, con el absurdo deseo de volverlo a encontrar y un terrible miedo de en verdad hacerlo. No he vuelto a la biblioteca, no es necesario. De noche percibo su aroma, siguiéndome, vigilándome. Siento su presencia, amenazante, esperando que algo suceda. Y yo deseo verlo, pero al girar sólo hay sombras, y su aroma: Sándalo y Sangre .

Nocturno  

Cuento Breve. Una mujer se encuentra en medio de una batalla milenaria de la cual parece ser parte aún en su ignorancia.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you