Page 1

n 07 mí l e a b nj i o n a e B cc co

le

Porque leer es imaginar y aprender N° 07 - Febrero 2014. distribución gratuita


k Año 1

febrero 2014

k

Hola queridos lectores: Mi abuela decía: Enero poco, ¡febrero loco! Y así estamos con la lluvia y la humedad que hace estragos en la población de mi querida Bolivia, especialmente entre los menos favorecidos. Pero firmes y con fe en que todo pasará, esperamos que la ayuda de todos, grandes y pequeños, llegue hasta donde más se necesite. “Dar hasta que duela, y cuando duela dar todavía más fuerte”, decía la Madre Teresa de Calcuta. Esta capacidad de participación, cooperación y desprendimiento no sólo de lo material sino también de los sentimientos es una de las muestras fehacientes de una persona o de un país con señales de grandeza y de prosperidad.

k

Número 7

E di toria l

recibimos cuanto damos

k

¿Ya contribuiste? Si no lo has hecho todavía, pregúntale a tu mamá que ella te dirá cómo y dónde. Por otra parte te cuento que en esta revista encontrarás mucho para divertirte y aprender. Te deseo un feliz primer mes de clases,

¡Achachairutate si podés! Tu amigo, Editorial Directora: M. Sarah Mansilla Revisión de texto: Biyú Suarez Diseño/Ilustración: Lara Sabatier - www.larasabatier.com En portada: ilustración de Lara Sabatier; p. 38 del libro ilustrado Benjamín y el Bastón de Zenón (para los más pequeños) de M. S. Mansilla, 2012. Reservados todos los derechos bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de la revista, por cualquier medio o procedimientos. María Sarah Mansilla de Gutiérrez CI 1507699 Santa Cruz - Bolivia.

2

Si quieres recibir esta revista en forma digital, escríbenos a: saritamansilla@hotmail.com www.benjaminlibro.com centro benjamin de promocion del libro, la lectura y las letras cel: 76028390 3


Contenido pag.

3

Editorial pag.

7

Cuento

pag.

5

Buzón de cartas

pag.

10

Carne, pulpa, jane y verbo...

buzón de cartas

pag.

6

¡Hagamos alfajores!

pag.

12

Actividad del Benjabus

benjamín te sugiere • Academia Boliviana de Literatura infantil y juvenil: www.ablij.com • EL Mangrullito Curioso: www.mangrullitocurioso.com.ar • Escritora e ilustradora Olga Linares: olgalinares.blogspot.com y http://olgaappiani.blogspot.com • Jorge Alberto Baudés Trelew – Chubut – Patagonia Argentina: baujor@yahoo.com 4

Querido primo, Benjamín: Me gustó mucho tu revista y se las recomiendo a todos mis lectores. Aunque ya pasó Navidad, me gustó la receta que publicaste y voy a cocinar esas Galletas Navideñas. Una de nuestras periodistas infantiles mandó la receta de los Alfajores Santafesinos y dice que son muy fáciles de hacer y que ella los descubrió en internet porque en noviembre se celebra en la Argentina el “Día de la Tradición” y en su escuela todos llevaron algo rico y tradicional para compartir. Entonces, ¡a cocinar y comer cosas ricas! Un abrazo muy grandote, Yo, el Curioso. Esta información ha sido obtenida de la Primera Revista digital argentina dedicada a los chicos. Un espacio de todos y para todos. «Porque todos los niños deben tener libertad para leer y leer para ser libres.» Directora Editorial Raquel M. Barthe mangrullitocurioso@gmail.com www.mangrullitocurioso.com.ar

5


Cuento Alfajores

bla-bla-bla

Por Julia Rita Chaktoura Patagonia Argentina

Ingredientes: • Tapas de empanadas para copetín: 24 • Dulce de leche repostero: 500 g • Azúcar impalpable para espolvorear Procedimiento: • Pinchar cada tapita varias veces con un tenedor • Colocar las tapitas en una asadera. • Cocinar en horno hasta que se doren. Quedan muy crocantes. • Una vez frías las tapitas, rellenar con el dulce y esparcir azúcar impalpable en la superficie. Tres tapitas y doble relleno, conforman un alfajor. Con 24 tapitas, salen 8 alfajores. Compartir: Cuando estén listos los alfajores, invitar a algún amigo o amiga para comerlos y disfrutarlos... ¡Buen provecho! Esta información ha sido obtenida de la Primera Revista digital argentina dedicada a los chicos. Un espacio de todos y para todos. «Porque todos los niños deben tener libertad para leer y leer para ser libres.» Directora Editorial Raquel M. Barthe mangrullitocurioso@gmail.com www.mangrullitocurioso.com.ar

6

Sabrina es una nena muy charlatana. Su mamá dice que habla mucho porque es muy inteligente. Su papá dice que habla mucho porque se parece a la mamá. Su abuelita dice que es porque tiene muchas cosas para contar. Y la maestra dice: —¡Por favor, Sabrina, no hables más! La cuestión es que no cierra la boca en todo el día. Siempre está bla-bla-bla en su casa, bla-bla-bla en la calle, bla-bla-bla en la escuela y aunque se le gaste la saliva, sigue y sigue bla-bla-bla como si fuera una radio encendida. Cuando entra en un hospital, en una iglesia o en la habitación de su hermanito Bebé, habla muy bajito, pero igual, habla. Cuando la maestra toma examen, habla. Cuando mira televisión, habla. Cuando va al dentista y tiene la boca abierta, habla. Cuando nada por debajo del agua en la piscina del club, habla.

7


La gente se cansa de escucharla y se va. La dejan sola. Pero Sabrina no se da por enterada y bla-bla-bla, sigue contando su historia sin fin. Hasta que un día le ocurrió algo increíble. ¡Se encontró con un extraterrestre! La cosa fue así:

k

8

k

Sabrina estaba de visita en la chacra de sus abuelos, donde iba todos los veranos. Ni bien llegó, lo primero que hizo fue correr hacia el gallinero a saludar a los pollitos que habían nacido el año anterior y que se habían transformado en orgullosas gallinas y en elegantes gallos de crestas rojas. Cuando la escucharon hablar huyeron a refugiarse en sus nidos porque todavía les duraba el mareo de su charla. Pero a Sabrina no le importó, y fue hasta el chiquero de los cerditos. Estos también habían crecido y ya eran unos reverendos chanchos. Al verla les atacó una especie de depresión y perdieron el apetito. Por toda la chacra se había corrido la voz de su llegada y los caballos habían galopado hasta la pradera más lejana, las vacas se escondieron en la arboleda y las ovejas trepaban balando desesperadas por las lomas. —¿Qué pasa en esta chacra? ¿Nadie quiere ser mi amigo? —protestó Sabrina. Un poco triste caminó hasta el arroyo para conversar con las ranas y los grillos. En eso estaba cuando de pronto escuchó un ruidito sorprendente: —¡Ñiqui, ñiqui, ñiqui, ñiqui!

Era como si alguien pedaleara un triciclo. Pero ¿quién podía andar en triciclo por el campo? Se dio vuelta porque el sonido se detuvo justo detrás de ella. Y entonces lo vio. —¡Ñiqui, ñiqui! - le dijo el extraterrestre. Sabrina quedó muda por primera vez en la vida. No sabía qué decir. Era un ser extraño, pero tan hermoso como un ángel, con la sonrisa tibia y los ojos mansos. Se sentó junto a ella y la tomó de la mano. Así estuvieron los dos largo rato, inmóviles y silenciosos escuchando los bellos sonidos de la naturaleza: el agua cantarina del arroyo, el canto de los pájaros, el susurro de la brisa en el trigal, el zumbido de los insectos. Sabrina escuchó todo con atención y se dio cuenta de que era la primera vez que oía tan hermosa música. Cuando se despidieron, ya estaba atardeciendo. Ñiqui-ñiqui le prometió volver algún día y Sabrina comprendió que saber escuchar, suele ser tan maravilloso como saber hablar.

Juliaritachaktoura@yahoo.com.ar Ese cuento lo escribí para luego conversar con los chicos sobre las diferencias y la aceptación del otro sin discriminar. ¡Nada más diferente que un marcianito! ¿Verdad? Abrazo

9


Carne, pulpa, jane y verbo nuevo por Adolfo Moreno Santa Cruz - Bolivia

¿Querés pensar un poco? Pensá en el achachairú. Cerrá bien los ojos, concentrate, e imaginate una canastada llena de achachairuses recién llegados de Porongo. O, mejor: imaginate estar en el campo, en Porongo o Terebinto, o Buenavista, o cualquier otro lado donde se produzca achachairú, al pie de uno o muchos árboles de achachairú, achetándote con sus frutos.

10

¿Ya pensaste? Eso, para mí, es la felicidad. Eso para mí merece que se cree un verbo nuevo, uno que signifique achetarse con achachairú. Creemos, pues, el verbo: achachairetar. Su forma en infinitivo se conjuga como achachairutarse, devolviendo la letra “u” a su lugar. Está, entonces, creado el verbo de la felicidad, y es obligatorio conjugarlo con la familia y los amigos. ¿Felicidad? Pero si solo es un pobre achachairú, que casi no lo conocen afuera de Bolivia, aunque dicen que también vive en Brasil y en otros países del Neotrópico. Pobre achachairú, que ya se lo llevaron a Australia. Pobre achachairú, que lo insultan de madroño, lo difaman de mangostán y hasta, quizás confundidos, lo tildan de charichuelo y bacurí. Pobre achachairú, que le cambiaron el nombre del género y lo pasaron de Rheedia a Garcinia. Pobre achachairú, que lo acusan de todo tipo de excesos: macrophylla, longifolia, floribunda, hasta acutifolia y otras exageraciones. ¿Pobre achachairú? ¡Nada de pobre!, los pobres son los ricos como Onassis y Bill Gates, que nunca se achachairutaron! riopalo1962@yahoo.com

k

11


Benjabus en el encuentro de hogares Don Bosco

12


Revista Digital Benjamín 7 febrero 2014  

Hola queridos lectores: Mi abuela decía: Enero poco, ¡febrero loco! Y así estamos con la lluvia y la humedad que hace estragos en la poblaci...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you