Issuu on Google+

UNIVERSIDAD DE MONTEMORELOS

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

MONOGRAFIA DE ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

SARA VAZQUEZ VAZQUEZ

AGOSTO, 29 DE 2013


ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

En la actualidad, existe un gran interés hacia el proceso de enseñanzaaprendizaje, promoviendo así las estrategias de aprendizaje para un mejor desempeño del educando. Uno de los principales propósitos de un docente es lograr que sus alumnos aprendan. Sin embargo existe gran cantidad de contenidos a enseñar y poco tiempo; esto provoca que los resultados no respondan siempre a las expectativas y los esfuerzos realizados. Son diversas las causas que generan estos resultados de aprendizaje; entre ellas la motivación, la inteligencia, la personalidad, los conocimientos antes adquiridos, entre otras. Es aquí donde las estrategias de aprendizaje deben ser utilizadas, pues permitirán un mejor desempeño en el desarrollo del educando. Boza y De la O Toscano (2012), manifiestan que “los alumnos con alta motivación se diferencian significativamente de los de baja motivación en casi todas las metas vitales. Destacan especialmente que sus metas cognitivas son saber, comprender y desarrollar su creatividad intelectual” (p. 134), mientras que los estudiantes con baja motivación se diferencian significativamente de los de alta motivación en “mantener actitudes de evitación del fracaso (retraso en las tareas) y de resignación ante el mismo” (p. 136), es decir, estos últimos muestran indiferencia para realizar cualquier tipo de tarea escolar.


Coll y Monereo (2008), mencionan que en la última década los campos de investigación, han dado lugar a tres características, como son: el uso de las estrategias de aprendizaje, la enseñanza y el aprendizaje estratégicos y la formación de docentes en la enseñanza y aprendizaje estratégicos. Esto muestra la gran importancia que tiene para el mundo actual la implementación de estrategias de aprendizaje en el aula, para un aprendizaje significativo en el alumnado. Una estrategia se define, como un plan que se prevé para el emprender cualquier situación, según lo aseveran Rojas y Tineo (2010). Aguilar (2010), menciona que las estrategias de aprendizaje son una sucesión de procedimientos establecidos para el logro óptimo de un resultado profundo. De forma similar, Gargallo, Almerich, Suárez y García (2012), mencionan que “las estrategias de aprendizaje son el conjunto organizado, consciente e intencional de lo que hace el aprendiz para lograr con eficacia un objetivo de aprendizaje en un contexto social dado, integrando elementos afectivo-motivacionales y de apoyo, metacognitivos y cognitivos” (p. 2). De la misma manera, Pérez, M. (2009), menciona que “las estrategias de aprendizaje apreciadas como acciones conscientes, cuyo propósito es el aprendizaje y la resolución de problemas académicos, han servido para que las estudiantes y los estudiantes enfrenten con mayor cantidad de recursos intelectuales las situaciones docentes en el aula” (p. 3). Tradicionalmente, este proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido utilizado como vía competente para transmitir información al colegial, la diferencia es que el estudiante asumía una realidad pasiva durante el transcurso de enseñanza, mientras


que el docente era el transmisor. Actualmente se ha modificado esta perspectiva, puesto que ahora el educando asume la responsabilidad y actúa e investiga, mientras que el docente, es el guiador de este proceso. Es aquí donde el docente debe motivar a sus alumnos para adquirir habilidades y estrategias de aprendizaje, de tal manera que pueda lograr ser autosuficiente en la implementación de sus tareas escolares. Boza y De la O Toscano (2012), expresan que la motivación extrínseca, ayuda a conseguir el fin deseado y es más importante que la intrínseca, por tanto, “los incentivos extrínsecos proporcionan una satisfacción independiente de la actividad misma. La motivación intrínseca, no depende de incentivos externos, ya que éstos son inherentes a la propia actividad. Las actividades intrínsecamente motivadas son interesantes por sí mismas y no necesitan reforzamiento alguno” (p. 126). Según lo corrobora Mena, Cabrera,

y Ordaz

(2010),

“la enseñanza de

estrategias de aprendizaje pone a los estudiantes en el camino de aprender con independencia para toda la vida, de aprender a aprender” (p.22). De acuerdo a lo antes mencionado, se puede decir que la implementación de las diversas estrategias de aprendizaje son imprescindibles para el docente, puesto que esto afectará, no sólo en la vida actual del alumno, sino también en la vida futura. Mena

(2010) y

Coll (2008) están de acuerdo en que los estilos de

aprendizaje constituyen desde hace tiempo un tema recurrente en la investigación educativa así como de los diferentes comportamientos de los estudiantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, puesto que según lo asevera, Mena (2010): “enseñar a los alumnos a pensar, a aprender y conocer sus propios mecanismos de


conocimiento, pensamiento y aprendizaje, es promover la cognición, desarrollar capacidades y estrategias de resolución de problemas de una forma flexible y creativa, es producir y construir conocimiento, desarrollar y construir su propia personalidad” (p.20). El término estilo de aprendizaje se refiere al hecho de que cuando se requiere aprender algo cada una de las personas utiliza su propio método de estrategias, las que se utilizan pueden variar, según el tipo de temperamento que el alumno tenga, y lo que se desea aprender, por tal motivo cada individuo tiende a desarrollar sus preferencias de aprendizaje, para adquirir cierto tipo de información. Los estilos de aprendizaje, según lo presentan García y Alonso (2009), son un conjunto de habilidades, preferencias, estilos y cualidades que tiene una persona para hacer algo, que presenta por medio de destrezas que le hacen distinguirse de otros individuos,

bajo cierta manera de proceder, conducir, comunicar, pensar,

aprender, conocer y enseñar. Esto puede mostrar que cada estudiante realiza estas acciones de manera consciente e intencional, puesto que el alumno puede elegir y activar los conocimientos de acuerdo a la situación que se le presente. Por tal motivo, la intervención del docente es importante, puesto que según lo presentan Grisales y González (2009),

“la responsabilidad del profesor es

transformar el saber sabio (o sea el saber científico o artístico) en un saber enseñado, con el fin de que los estudiantes puedan comprender ese lenguaje y puedan apropiarse de este conocimiento” (p. 82). Es decir, los maestros deben aprender a convertir esos términos poco comunes en comunes, para que todo el alumnado lo pueda comprender y asimilar para un verdadero aprendizaje.


Estilos de aprendizaje Como ya se mencionó antes, uno de los objetivos que más valora un docente es que un educando sea capaz de aprender de manera autónoma e independiente, pero esto, sólo lo puede lograr por medio de la utilización de una o varias estrategias de aprendizaje. Boza (2012), menciona que “entre las estrategias más utilizadas por los estudiantes se encuentran los contenidos relevantes, las anotaciones y el uso de conocimientos previos. Valores medios alcanzan las estrategias de síntesis, uso de fuentes adecuadas, recursos alternativos y materiales complementarios, la realización de lecturas globales y otras lecturas ajenas al contenido del aprendizaje” (p. 133). Herrera y Lorenzo (2009), mencionan que esto implica atender a los componentes cognitivos y afectivos motivacionales del aprendizaje, ellos distinguen tres tipos de estrategias de aprendizaje, las cognitivas, en donde el educando elabora y organiza la información obtenida, utilizando el pensamiento crítico, como estrategia de repaso; la estrategia metacognitiva, donde el colegial, comienza a planificar y regular su aprendizaje, tomando el control del mismo, y la estrategia de aprendizaje de regulación de recursos, que se centra en la organización del tiempo y el ambiente de estudio, entre pares, es decir, en la búsqueda de ayuda junto con otro compañero para la retroalimentación de saberes. Por otra parte, Rojas (2010), emplea el término de aprendizaje cooperativo o colaborativo para referirse a los procesos de aprendizaje que se desarrollan a través de los trabajos de grupos de estudiantes, este tipo de aprendizaje es de orden cognitivo, puesto que lo utiliza una persona para aprender, con la diferencia que lo


realiza en conjunto con otros individuos que trabajan en el mismo tema, por medio de intercambio de ideas, discusión en clases, la conversación y análisis del tema de manera grupal. Estos mismos autores utilizan la estrategia de aprendizaje por ensayo, la cual se caracteriza por la toma de apuntes, la plática de términos en voz alta y subrayando, concentrándose siempre en las ideas principales. Según asevera Herrera (2009), existen varias estrategias de aprendizaje, aunque sólo se base en tres como son: a) el aprendizaje organizacional, en donde se utilizan esquemas, resúmenes, mapas mentales y conceptuales, así como cuadros comparativos y sinópticos, para la implementación del aprendizaje. b) el aprendizaje por monitoreo de la comprensión, el cual consiste en la memorización del conocimiento, que actúa por medio del interés del mismo estudiante, realizando el intento por mantener ese aprendizaje, y que se puede realizar por medio de cuestionarios, entre otros, y, c) el aprendizaje metacognitivo, el cual al igual que Rojas (2010), emplea el aspecto cognitivo que interviene en su aprendizaje, analizando e interpretando la información y llevando a cabo la concientización de la información. En relación a esto, Rodríguez, S., Vargas, S. y Luna, C. (2010), definen otro tipo o estrategia de aprendizaje, que se realiza por medio de proyectos, conocido comúnmente como aprendizaje basado en proyectos, en donde los estudiantes realizan un producto final, dedicándose a la investigación de determinado tema, investigando y siguiendo una temática, gestionando, diseñando y elaborando un producto, en donde implementan también utilizan el aprendizaje por problemas, para


poder llegar a obtener el producto deseado, es importante destacar que los estudiantes de este tipo de aprendizaje, obtienen mayor autonomía, además obtener experiencias más positivas y percibir mejor el aprendizaje, pero para poder lograr esto, los docentes se deben esforzar más y dedicar más tiempo para esta dinámica, no sólo para ayudar en los buenos resultados de los estudiantes, sino también para que pueda quedar bien definido el trabajo por parte de los estudiantes. Existe otro tipo de aprendizaje según Rodríguez (2010), que es el aprendizaje basado en problemas, en donde el estudiante, busca la solución a determinado problema de acuerdo a ciertas situaciones presentadas al alumno, la solución de manera auténtica para este tipo de aprendizaje, permite desarrollar la autonomía y la responsabilidad, que es importante desarrollar en un alumno, y en donde según estos autores, “el profesor desempeña un papel de orientador, que da recomendaciones, formula interrogantes, ayuda al grupo en el proceso de toma de decisiones y permite que los estudiantes desarrollen su tarea en forma independiente” (p.17). Por otro lado, Islas y Carranza (2011), mencionan que otro estilo de aprendizaje es el uso de las redes sociales, pues ha facilitado la comunicación y el aprendizaje colaborativo y además ha introducido nuevas formas de trabajo entre los representantes de los procesos de formación. “Las redes sociales pueden convertirse en una estrategia de aprendizaje, entendida como el conjunto de operaciones, pasos, planes, rutinas que usan los estudiantes para facilitar la obtención, almacenamiento, recuperación y uso de información al aprender” (p. 5). A pesar de que según menciona el autor antes citado, existen algunas desventajas al implementar este tipo de aprendizaje, pues son los sitios con información irrelevante y de baja calidad


académica, así como la saturación de contenidos que, en su momento, no pueden ser categorizados como pertinentes e interesantes para el estudiante, es decir, para lo que el estudiante debe aprender. Por otra parte este mismo autor señala que aunque en cierta manera existen desventajas en cuanto a la información, también existen ventajas, puesto que se promueve la inteligencia colectiva, así la información y contenidos relevantes que otros obtienen, puede ser transmitida y usada, por medio de estas redes sociales hacia otros individuos, generando comunidades virtuales en el ámbito educativo. Esto puede convertirse en transformación educativa, no sin antes olvidar el papel

tan significativo que tiene el docente, durante el proceso de generar

conocimientos en forma compartida, el docente debe guiar al estudiante a verificar la información y enseñar a encontrar contenidos relevantes para su aprendizaje, centrando el proceso de aprendizaje en la organización y comprensión del material informativo, pues de ello depende la interpretación de la búsqueda obtenida. Si este tipo de búsquedas se realiza de la manera correcta, el estudiante se volverá más autónomo y autosuficiente, pues construirá sus propios conocimientos.


CONCLUSIONES El papel del docente en el fomento del aprendizaje, requiere el seguimiento de ciertas estrategias y adecuarlas para sus pupilos, además no necesariamente el maestro debe actuar como facilitador de la información, sino orientar

y guiar al

alumno para la adquisición de esos aprendizajes significativos y evaluar cuán fructuosos han sido para los educandos. Furlan, Sánchez, Heredia, Piemontesi e Illbele, (2009), aseveran que es responsabilidad del docente la implementación de estrategias de aprendizaje, ya que el alumno tenderá a utilizar aquellas que visualice como más adecuadas para el tipo de consignas, a las que deba responder en la evaluación. Es de gran importancia entonces promover entre los escolares el uso de estrategias de aprendizaje, sobre todo en las que se requiere la reflexión, pues es aquí donde se puede desarrollar un pensamiento crítico en el estudiante, que le ayudará también en su aprendizaje y vida futuros. Aragón, C., Castro. L., Gómez, H y González, P. (2009), realizaron una investigación donde demostraron que, la utilización de objetos de aprendizaje promueve la construcción, comprensión y aplicación del conocimiento, mediante el trabajo de colaboración realizado por los estudiantes, y esto encierra elementos importantes para una nueva concepción en la enseñanza y el aprendizaje. Es importante no olvidar que la utilización de las distintas estrategias de aprendizaje, deben ser de manera intencional, para activar la enseñanza por parte


del docente y favorecer y al mismo tiempo reforzar el aprendizaje con la nueva información. La meta, por cierto muy desafiante para el maestro, es la utilización de las distintas estrategias de aprendizaje, de tal manera que promueva entre los estudiantes ser capaces de trabajar de manera colaborativa, y actuar de manera autónoma y autorregulada en la adquisición de aprendizajes. Con base a esto Rodríguez, S., Vargas, S. y Luna, C. (2010), aseveran que “los estudiantes que trabajan en pequeños grupos logran un mayor rendimiento que cuando se emplean otros métodos de enseñanza” (p. 22). Hay que recordar que el alumno pueda implementar las estrategias de aprendizaje, es necesario que haya motivación en el aula, y que esta puede depender de la interacción entre el profesor y sus estudiantes. Por lo tanto, se podría decir que el principal responsable de la tarea evolutiva del aprendizaje en el aula es el docente, por ello la importancia de la buena implementación y enseñanza de las estrategias de aprendizaje.


REFERENCIAS Aguilar, R. (2010). Estilos y estrategias de aprendizaje en jóvenes ingresantes a la universidad. Revista de psicología. 28(2), 207-226. Aragón, C., Castro. L., Gómez, H y González, P. (2009). Objetos de aprendizaje como recursos didácticos para la enseñanza de matemáticas. Apertura, 9(11), 100-113. Arias, C., Cano, P. y Torres, L. (2010). Estrategias de aprendizaje de los residentes en medicina general integral del Centro Oftalmológico José Martí. Educación Médica Superior. 24(2), 223-239. Boza, C. y De la O Toscano, C. (2012). Motivos, actitudes y estrategias de aprendizaje motivado en alumnos universitarios. Revista de Curriculúm y Formación de Profesorado. 16(1), 125-142. Coll, C. y Monereo, C (2008). Psicología de Educación Virtual. Madrid: Morata. Furlan, Sánchez, Heredia, Piemontesi e Illbele. (2009). Estrategias de aprendizaje y ansiedad en estudiantes universitarios. Pensamiento Psicológico. 5(12), 117123. García, S. y Alonso, J. (2009). Uso de las TIC de acuerdo a los estilos de aprendizaje de docentes y discentes. Revista Iberoamericana de educación. 48(2),1-14. Gargallo, B., Almerich, G., Suárez R. y García F. (2012). Estrategias de aprendizaje en estudiantes universitarios excelentes y medios. Su evolución a lo largo del primer año de carrera. Relieve. 18(2), 1-22. Grisales F. y Gonzáles A. (2009). El saber sabio y el saber enseñado: un problema para la didáctica universitaria. Educación y educadores. 12(2), 77-86. Herrera, T. y Lorenzo, Q. (2009). Estrategias de aprendizaje en los estudiantes universitarios. Un aporte a la construcción del espacio Europeo de educación superior. Educación y Educadores. 12(3), 75-98. Islas, T. y Carranza, A. (2011). Uso de las redes sociales como estrategias de aprendizaje. ¿Transformación Educativa? Apertura. 3(2), 1-9. López, V., Hederich, M. y Camargo, U. (2012). Logro en matemáticas, autorregulación del aprendizaje y estilo cognitivo. Suma Psicológica.19 (2), 3950.


Mena, L., Cabrera, A. y Ordaz, H. (2010), Estilos y estrategias para el aprendizaje de las ciencias básicas en la carrera de agronomía: experiencias desde la universidad de Pinar del Río. Pedagogía Universitaria. 15(1), 18-41. Pérez, M. (2009). Las estrategias de aprendizaje. Radiografías necesarias para su comprensión. Revista Electrónica Actualidades Investigativas en Educación. 9(2), 1-26. Rodríguez, S., Vargas, S. y Luna, C. (2010). Evaluación de la estrategia “aprendizaje basado en proyectos”. Educación y Educadores. 13(1), 13 – 25. Rojas, C. y Tineo, D. (2010). Estrategias de aprendizaje que emplean estudiantes venezolanos de las aldeas universitarias. Revista Universitaria de Investigación. 11(1), 127-144.


Estrategias de aprendizaje