Issuu on Google+

Reseña con base en el artículo: HACIA UNA VISIÓN SOCIOLOGICA DE LA ACCIÓN ECONÓMICA: Desarrollos y desafíos de la sociología económica. De Minor Mora Salas1

<<La tesis que está presente desde el inicio es que una tarea de este tipo–desarrollar un enfoque sociológico de la acción económica- requiere la integración de los aportes de tres tradiciones de pensamiento: la Economía política; la Sociología económica y la Economía neo institucionalista, pues estas tres tradiciones aportan elemento complementarios para entender la acción económico y su contexto socio-histórico>>. Minor Mora Salas en su ensayo: Hacia una visión sociológica de la acción económica: desarrollos y desafíos de la sociología económica; se propone hacer una reflexión argumentativa y propositiva en torno de lo que podríamos denominar una nueva sociología económica. Lo nuevo entonces, no se propone sino en función de la insatisfacción o ineficiencia de lo que hasta un momento dado ha sido abordado o en función de lo que ha sido desligado de la complementariedad como factor de potencialización para el análisis y comprensión de un fenómeno. En este sentido, Minor Mora busca establecer mediante un recorrido histórico conceptual las aportaciones contundentes de la sociología económica que desde diferentes enfoques han intentado dar respuesta a la denominada <<acción económica>> logrando así sustraer un balance que finalmente de cuentas de aquellos meollos que no han podido dar respuesta a una dinámica multidimensional de la acción económica y que por otro lado, puedan sintetizar y converger todos aquellos análisis que han sido abordados aisladamente o pensados desde la contradicción y la oposición. Lograr la integración de los aportes de tres tradiciones de pensamiento: la Economía política; la Sociología económica y la Economía neo institucionalista, para la comprensión de acción económica y su contexto socio-histórico va a ser a lo que le va 1 Este artículo fue publicado en la revista Economía y sociedad No. 24. Minor Moras es Profesor de la Escuela de Ciencias Sociales del Instituto Tecnológico de Costa Rica; ProfesorInvestigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales- Sede Costa Rica.


apuntar Minor Mora, entendiendo estos elementos como complementarios y no como se venía manejando según las teoría analíticas, de forma contradictoria. Este esfuerzo de convergencia y complementariedad va a despertar una nueva visión de lo que se podría denominar una <<nueva sociología económica>> respecto de lo que podríamos denominar una sociología económica convencional, que ya no va a girar entonces en función de la crítica a la teoría económica convencional o neo clásica y sus supuestos en torno

a: el

individuo egoísta, la racionalización de la acción, la

maximización, la búsqueda absoluta del beneficio y la utilidad respecto a la transacción económica; puesto que ya ha sido una discusión abordada por la sociología económica y que se podría decir han quedado claros y establecidos supuestos entorno a: primero, que los mercados no son realidades universales y auto contenidas sino por el contrario productos socio-históricos. Segundo, que la acción económica no es llevada a cabo por agentes individuales dotados de una racionalidad económica que se superpone a cualquier tipo de racionalidad. Tercero, que la acción económica tiene lugar en contextos de tipo institucionales. De esta manera se busca abordar una nueva sociología económica a partir de la convergencia a partir de los Conceptos, elementos y unidades de análisis que permiten la complementariedad de enfoques en el estudio de la acción económica y que se desarrollan de la siguiente manera: Desde la sociología económica el principal aporte para la comprensión de la acción económica está constituido por la tesis de la actividad económica como imbricada en lo social, entendiendo que por un lado las relaciones económicas no están al margen de la vida social y separado de sus cotidianidades , y por el otro lado que la actividad económica está inmersa en un mundo de relaciones sociales, culturales, normativas, afectivas y políticas que al tiempo que generan acciones económicas también las inhibe, de manera que se plantea un análisis que tome en cuenta tanto la agencia como la estructura, lo que en Giddens es planteado como la teoría de la estructur-acción, no solo para la explicación de las particularidades y especificidades del comportamiento de los sujetos en el ámbito económico, sino también de indagar el surgimiento de las instituciones económicas a partir de la acción de los propios sujetos sociales. Desde la sociología económica la nueva unidad de análisis contrapuesta al estudio del


comportamiento individual de la teoría neoclásica sería el análisis del comportamiento de los actores –interacción social- en el mercado debe ubicarse en el nivel en que se intersectan las estructuras sociales y los individuos al tiempo que se estima de que esta interacción social se expresa mediante las redes sociales que los individuos conforman y a los cuales les dan vida mediante sus prácticas sociales recurrentes; de manera que la redes sociales son la unidad básica de análisis, en tanto que medio a través del cual los agentes sociales producen prácticas que orientan, condicionan y modifican su accionar económico.

Desde la economía neo-institucionalista, se complementa la comprensión de la <<acción económica>> desde el supuesto de que la acción económica de los sujetos sociales no solo está imbricada en un denso tejido social, sino, también, en un espeso tramado institucional, es decir, no existe acción económica al margen de arreglos institucionales, o como diría North, las instituciones constituyen “el marco en cuyo interior ocurre la interacción humana” De esta manera se abre paso a la necesidad de converger y no contradecir los supuestos de la sociología económica y la economía neo institucionalista a través de la tesis de que se ha de

estudiar el comportamiento de los actores económicos (sujetos y

organizaciones) en su imbricación tanto social como institucional una vez no es posible imaginarse una estructura social sin instituciones que orienten, normen, faciliten, inhiban la acción de los sujetos sociales, de ahí que se sostenga de que el concepto estructura social contiene, necesariamente, la presencia de una red de instituciones sociales. Por último se hace alusión a las aportaciones que desde la economía política pueden generarse una vez se tiene en cuenta el lugar de la acción económica en el contexto actual,

marcado por una

globalización económica en curso que genera nuevas

dinámicas de reestructuración de las estrategias de producción y de gobierno, de las “cadenas globales de producción” y la coexistencia temporal y espacial de varias estructuras de gobierno ligadas a las especificidades de los mercados locales.


Se hace necesario entonces ampliar el margen de acción y análisis con base en los desarrollos teóricos que la economía política ha venido subrayado desde sus orígenes, a saber, la existencia de una articulación simbiótica entre estructura económica y estructura política, tanto en el plano local como internacional.

Por todo lo anterior, Minor Moras es claro al plantear que además de posible es necesario para una nueva sociología económica integrar lo económico, social y político en un mismo enfoque, para la compresión global de la acción económica. Segundo, que es imposible dar cuenta de la acción económica si no se parte de un desarrollo teórico sobre la teoría de la acción social. Tercero, Que al plantease una nueva visión de análisis se hace referencia a una reformulación teórica, epistemológica y metodológica que puntualice unidades de análisis y materialice técnicas de investigación desde las teorías de alcance medio hasta macro teorías que logren satisfacer tanto al campo sociológico como al económico respecto a la construcción de pensamiento científico.

Presentado por: Sara Lisette Ubal


Accion economica desafios