Issuu on Google+

PARA MI AMIGO…

Me sorprendo al encontrarnos tan iguales.. descubrir con agrado que eres de los míos, que somos de los mismos, que soy como tú. Que como tú, también disfruto la alegría de vivir.. o como dirían los orientales: el gozo de estar de estar vivos! Porque definitivamente no es lo mismo estar vivo que estar viviendo, como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo (discúlpame por las palabras, pero vino a mi mente y no pude evitar escribirlo. Volviendo y ahora que re-leo, creo que debo corregirme, y es que no nos encuentro iguales, eso definitivamente sería muy aburrido, totalmente, absolutamente aburrido, se acabaría así la ilusión de saber qué piensas, que sientes, cómo es que ves tú el mundo; así que diré para corregir: Me sorprende encontrarnos tan parecidos. Sí, parecidos es la palabra, que aunque no suena mejor, suena más sincero. Como sincero el agradecimiento que ofrezco al Universo por aquella confusión que algún día tuviste y por aquel verso de Facundo Cabral que me animó a hablarte.


Para mi amigo