Page 1

LA MAÑANA DE UN DOMINGO HUELE A CAFÉ Y PAN… Fue muy agradable escuchar su voz por teléfono con un "Sí, claro!" que sonó alegre y sincero desde el corazón después de invitarla a tomar una taza de café y pan. Agradezco a Dios y a la vida esa sensación de gozo que te da el saber que alguien, en algún lugar, espera alegre tu llegada con un café caliente en la mesa

...y gracias a ti, mi amiga de siempre.

.SarahíPalacios.

La mañana de un domingo  
Advertisement