Page 1

20 / CUATRO CAMINOS

LA VOZ DE TETUÁN, jueves 6 de abril de 2006

Los cinco sentidos de Cuatro Caminos Casi treinta mil españoles conviven con 7.400 inmigrantes en el ambiente multicultural del barrio del distrito de Tetuán mediodía. Harrison nació hace 25 años en Nigeria y llegó a Madrid hace año y medio, después de pasar por el archipiélago canario. Es ingeniero y habla tres lenguas: inglés, francés y un español que, poco a poco, va aprendiendo. Cada mañana, se despierta en una habitación que comparte con otros dos nigerianos para emprender el camino al trabajo. Ahora ya forma parte de la estampa del Mercado Maravillas de Bravo Murillo. Lleva gorro, y mientras ladea la cabeza, comenta que este invierno ha pasado “mucho frío. Son demasiadas horas en la calle”. Sonriente, relata sus oníricas veladas frente al papel. “Escribo en una revista para una, ¿cómo se dice? ¿evangelist church? [iglesia evangélica]”. Los ojos de Harrison cambian de expresión: “Busco una oportunidad, pero nadie me contrata en lo que yo sé hacer”.

UC3M, Madrid Sabores tradicionales se fusionan con aromas del mundo. Patrimonio cultural y paisaje urbano que se presta a ser acariciado. Y el ruido del tráfico. Así se degusta, huele, se ve, se palpa y se escucha Cuatro Caminos, el madrileño barrio perteneciente al distrito de Tetuán. Con casi 150 años de historia, la famosa Glorieta de Cuatro Caminos nace como encuentro de las Rondas, las actuales calles de Reina Victoria y Raimundo Fernández Villaverde. Hasta ella llegaba la carretera a Francia, hoy Bravo Murillo. A su alrededor se empezaron a construir humildes viviendas y un mercado de pequeños artesanos y hortelanos provenientes de la sierra. Un tranvía conectaba a Cuatro Caminos con el centro de Madrid, aunque no fue hasta la apertura del metro, en 1919, cuando el barrio experimentó un gran desarrollo. Entonces, el distrito de Tetuán, al que pertenece el barrio, se incorporó al municipio de Madrid. Según datos de enero de 2006 de la Dirección General de Estadística, la población del barrio de Cuatro Caminos -que ocupa una superficie total de 118,71 hectáreas- alcanza los 37.083 habitantes. Esta cifra revela un crecimiento del 8% con respecto a los datos del año 2000.

“No se concibe que en el siglo XXI veamos ese tipo de viviendas”, lamenta el presidente de la Asociación de Vecinos

En el ambiente urbano se entremezclan intensos olores a pescado fresco con aromas que recuerdan a cuscús Dos transeúntes ante las obras de rehabilitación de la calle Hernani / Imagen: ESTUDIO UC3M

La llegada de inmigrantes procedentes, en su mayoría, de Latinoamérica pone fin al decrecimiento demográfico de la década anterior. En el barrio, 29.687 españoles conviven con 7.400 inmigrantes, con una densidad de 304 habitantes por hectárea. Y así ha crecido la actividad comercial en el Mercado Maravillas, considerado el mercado más grande de Madrid. Sabores aromáticos El Mercado Maravillas congrega a comerciantes distribuidos en las distintas

galerías del número 122 de la calle Bravo Murillo. Exóticos productos como la yuca tienen un hueco entre los puestos de la tradicional cocina del país. Productos perecederos conviven con negocios de todo tipo: desde alimentos frescos hasta textiles, pasando por el mercado de las agencias de viaje, el té o las flores. Es un espacio para la degustación y el interculturalismo, ya que no sólo la clientela, sino también los vendedores, provienen de distintos rincones del mundo. Desde la calle Palencia se accede al

parking y a una de las entradas al mercado, y muy próximos a él, restaurantes orientales, un local de pastas frescas italianas, otro de comida preparada española y cervecerías. Así, cada día, se entremezclan en el ambiente urbano intensos olores a pescado fresco con aromas que recuerdan a cuscús. En la entrada principal del mercado por Bravo Murillo, Harrison vende el periódico La Farola, desde las ocho y cuarto de la mañana hasta las nueve y media de la noche, con un descanso a

Al otro lado del barrio, en el corazón de Azca, trabaja Francisco, otro ingeniero. Cuando este mallorquín de 26 años llegó a Madrid hace nueve meses, traía consigo un contrato con Cintra. Cintra es una empresa del grupo Ferrovial dedicada al mercado de las autopistas y los aparcamientos. La compañía ocupa cinco de las 23 plantas del acristalado Edificio Alfredo Mahou. “Mi lugar de trabajo es espectacular. Las oficinas están bien equipadas, como en cualquier otra empresa, pero lo que destaca especialmente es la fachada”. En cada planta se comprueba la identidad del trabajador mediante una tarjeta con banda magnética. “En otros edificios sí hay conserjes en la entrada principal, como en Torre Europa, donde el acceso está más vigilado”, añade Francisco con la intranquilidad propia de quien ha desvelado un secreto. Visión urbana Azca es una manzana de oficinas -com-

Cuatro Caminos activa los cinco sentidos. De izquierda a derecha: puesto de jamones y pescadería en el Mercado Maravillas; uno de los edificios del Complejo Azca; reproducción a escala de la estatua de Cibeles; obras en la calle Hernani / Fotografía: ESTUDIO UC3M


LA VOZ DE TETUÁN, jueves 6 de abril de 2006 prendida entre las calles Raimundo Fernández Villaverde, Orense, General Perón y el Paseo de la Castellana- que acoge uno de los centros financieros y de negocios más importantes de Madrid. En un paseo por la zona, el transeúnte puede dejarse cautivar por los escaparates de decenas de comercios. Unos grandes almacenes, franquicias de moda nacionales e internacionales, 34 entidades bancarias, restaurantes, hoteles, cafeterías, discotecas, locales de ocio…se concentran en este complejo. Fernando García López, presidente de la Asociación de Vecinos de Cuatro Caminos define Azca como “la zona noble del distrito”. Sus bajos dan cobijo a discotecas y bares de copas frecuentados por latinoamericanos, lo que la convierte en el mayor centro de ocio nocturno para latinos de toda Europa. Alrededor de una decena de discotecas reúnen a este público cada fin de semana para bailar bachata, merengue, cumbia y reggaeton. Este ambiente ha sido testigo de peleas con arma blanca por motivos de alcohol y celos, como en el caso protagonizado el pasado septiembre, que se saldó con dos heridos de 21 años de origen ecuatoriano y cinco detenidos. Tres de ellos eran menores de edad y, según fuentes policiales, ninguno pertenecía a las bandas urbanas de Los Ñetas y Latin Kings. Marcela Manubens, mediadora vecinal de la Asociación de Vecinos aclara: "En realidad, se trata de chicos de familias reagrupadas y los medios de comunicación han dado demasiada relevancia a estos sucesos; han convertido estos hechos puntuales en una trama". García López continúa: "los fines de semana sólo hay un policía, que pasa la noche encerrado en la comisaría. No hay ni medios ni dispositivos para afrontar el problema". A pesar de estas connotaciones negativas, Azca se distingue, sobre todo, por sus modernas expresiones arquitectónicas. La Torre Picasso, la Torre Europa y la Torre BBVA son un ejemplo de edificios que se alzan intentando alcanzar el cielo infinito. La vista parece querer per-

CUATRO CAMINOS / 21

derse en las alturas de estos gigantes vanguardistas, pero el sentido del tacto también reclama un espacio donde ser el protagonista. Un toque artístico Un grupo de escolares aguardan entusiasmados a la puerta de una de las salas del Museo Tiflológico. Una guía los conduce de la mano a la salida. Unos instantes antes, los niños han tocado, palpado y sentido con sus manos maquetas como la Mezquita de Córdoba, la Catedral de Santiago de Compostela, la Sagrada Familia, o incluso el Coliseo romano y la Torre Eiffel, sin apenas salir de las cuatro paredes de la estancia. Este Museo Tiflológico es el primer museo español en el que no sólo se pueden ver, sino también tocar, todas las obras que se exponen. Su nombre proviene del vocablo griega tiflos (ciego) y se trata de un proyecto ideado por y para ciegos, donde se exhibe el patrimonio cultural de la O.N.C.E. y se desarrollan programas de exposiciones temporales. Referencias en braille de las maquetas y obras que se exponen; reproducciones a escala de la arquitectura nacional e internacional; pinturas y esculturas amables al tacto creadas por artistas ciegos y deficientes visuales posan para el espectador. Paredes decimonónicas En una calle paralela al museo, Fernando García López recibe las sugerencias y quejas de los vecinos. La Asociación de Vecinos de Cuatro Caminos cuenta con 450 socios que disponen del servicio gratuito de una Asesoría Jurídica, la cual también atiende a todos los vecinos que lo deseen del barrio. “La Asociación se fundó en 1976 y este año celebramos nuestro trigésimo aniversario. Aunque yo dejo la presidencia a mediados de abril, ¡llevo ya tanto tiempo!”. Fernando García confiesa que en estos últimos años han cambiado tanto las cosas que ya no reconoce su ciudad. “El barrio y Madrid ya no son lo que eran. Los niños ya no salen al parque a jugar y han perdi-

Dos ejecutivos en la terraza de una cafetería de la calle Orense / Imagen: ESTUDIO UC3M

do los valores de ciudadanía”. El presidente de la asociación compara Azca con el neoyorquino barrio de Manhattan, aunque insiste en la problemática del estado de ciertos edificios. “No se concibe que en el siglo XXI veamos ese tipo de viviendas”. El Ayuntamiento de Madrid inició un proyecto de rehabilitación de la calle Oviedo con el fin de reconstruir el interior de los inmuebles conservando la estética de sus fachadas. Este plan se desintegró porque las 300 familias no tenían asegurado su realojo, ni durante las obras, ni después de ellas, por la redistribución del espacio. Desde entonces, los vecinos de la calle Oviedo Abajo. Distribución por origen de la población de Cuatro Caminos / Datos: Dirección General de Estadística (Ayto. de Madrid)

Arriba. Plano de Cuatro Caminos / Fuente: Dirección General de Estadística (Ayto. de Madrid)

han creado una asociación de afectados y el ayuntamiento estudia un nuevo proyecto más viable. “La vivienda social en Madrid es casi inexistente; algunos pisos son de 28m² y su alquiler ronda 150.000 de las antiguas pesetas”. Otras viviendas son del siglo XIX y tampoco cumplen las mínimas características de habitabilidad. Varios edificios tienen un aseo común por planta y sus vecinos, mayoritariamente inmigrantes, acuden para ducharse a la Casa de Baños de Bravo Murillo, inaugurada en 1920. La actividad de Bravo Murillo, la arteria del distrito de Tetuán, da vida a zapaterías, ópticas y tiendas de moda. Un hombre de unos 45 años mira con curiosidad los fascículos amontonados en el suelo y pregunta al quiosquero por la última entrega de Gabriel García Márquez. Al otro lado de la calle, una mujer dominicana de piel tostada, con el pelo recogido y caderas anchas, mira a uno y otro lado y vocea: “¡Bananas, a un euro; niña, bananas a un euro, y aguacates!”. Dos jóvenes vestidos con mono azul transportan cajas en una carretilla y se abren camino entre la multitud que cruza el paso de peatones. Mientras, en la boca del metro Alvarado, un ecuatoriano entrega en mano propaganda de un vidente mágico africano. No muy lejos de allí, a dos calles perpendiculares, antes de llegar a la Glorieta de Cuatro Caminos, se levanta una humareda de polvo que deja su rastro sobre los cristales de los escaparates. Una tintorería, tiendas de todo a un euro, peluquerías y un estanco se enfrentan al sonido repetitivo y ensordecedor de las obras de urbanización de la calle Hernani.

.

Los cinco sentidos de Cuatro Camino  

Reportaje que descubre el ambiente multicultural del distrito madrileño "Cuatro Caminos"

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you