Issuu on Google+

LE PETIT BOOK

By: Sara Huamaní


In a galaxy far far away... Había una lonely little Petunia‌ Bueno! Ni tan lonely! Ni tan little...


Un buen día la petunia decidió aprender otro idioma para comunicarse, no sabia si algún día iría lejos! Donde hablan diferente...


En ese lugar, en un sal贸n de clases... se top贸 con una lonely little miss Emmi... Bueno! No s茅 que tan lonely...pero s铆 era little


Cuando se conocieron Cada una pensó diferente La Petunia recordó que nunca había Tenido buenos teachers Y se resignó a que así sería una vez más!


La miss Emmi pens贸 en lo que siempre piensa: otro mes! Nuevos alumnos, nuevos nombres que memorizar


Con el transcurrir del tiempo, la Petunia se dio cuenta que no era tan mala despu茅s de todo y se acostumbr贸 a oirla...


La miss Emmi le dio un nombre a la Petunia, le puso Sara, era mรกs fรกcil de recordar...


Un d铆a, la Petunia sinti贸 que necesitaba ser escuchada y la miss Emmi sin saber y sin querer... s贸lo le ofreci贸 su tiempo


Casi sin darse cuenta empezaron a compartir tiempo, hablando de trivialidades llegaron a un punto en comĂşn: mĂşsica


Para la Petunia era genial conocer a alguien tan “weird” como ella, era genial que le gustara la misma música...


Cuando la Petunia termin贸 su curso y ya estaba h谩bil para comunicarse con seres de otros planetas... pens贸 en decirle adi贸s a su sensei... y quiso hacerlo de una forma diferente


Como pensó que nunca más la vería Le agradeció por su tiempo... y le obsequió un cuadro con la foto de su banda preferida...


Cuando dejaron de verse en los pasillos de aquĂŠl lugar... sin proponĂŠrselo, idearon una forma de seguir en contacto: Ir al cine!!!


Fueron al cine tanto como pudieron y aprendieron la una de la otra...


Y entonces sucedi贸!! La Miss Emmi dej贸 de ser Miss Emmi y se convirti贸 en la Pocha 8a


Con el transcurrir de los aĂąos se dieron cuenta que habĂ­an construido algo!! Que en varios Planetas es llamado AMISTAD


La Petunia siempre se habĂ­a jactado de conocer perfectamente el significado de esa palabra...


Siempre lo había asociado a lo que el zorro de Antoine decía: “créer des liens, si tu m'apprivoises, nous aurons besoin l'un de l'autre...


Tu seras pour moi unique au monde. Je serai pour toi unique au monde...” La Petunia cayó en la cuenta: ya habían creado los lazos ...


Pasaron los aĂąos, crecieron juntas, cada una buscaba su destino... sin saber dĂłnde lo encontrarĂ­an...


Un buen d铆a la Pocha sorprendi贸 a la Petunia con una noticia: Me voy!! (le dijo)


La Petunia no entendió, y preguntó... SÍ, finalmente la Pocha había encontrado lo que tanto había esperado


La Petunia se alegr贸, grit贸 y estuvo feliz... finalmente! La Pocha lo hab铆a Encontrado!!!


En nuestra civilizaci贸n, las del sexo femenino esperamos encontrar Nuestra otra mitad... unos seres algo raros

,


escurridizos y muy diferentes a nosotras... que son esenciales para nuestra supervivencia


La Pocha habĂ­a encontrado a su Mito (porque es la otra mitad) En otro planeta y tenĂ­a que construir una nave especial para alcanzarlo...


Y es as铆 que la Pocha comenz贸 su misi贸n: construir su nave...


La Petunia empezaba a darse cuenta de lo que estaba ocurriendo... No pudo Evitar pensar: HabĂ­a llegado EL MOMENTO!!!!


Aquel momento del que alguna vez habían hablado: “la gente crece, cambia, y se dispersa, es la vida” le dijo alguna vez la Pocha...


La Petunia record贸 todas la conversaciones, las horas sentadas en su lugar preferido al que bautizaron como Don Mamino...


Las bromas, los días de cine, las veces que se molestó (la petunia sufría de un mal llamado amargura que le hacía tener días malos)


Recordó los consejos, las ideas locas, las veces que buscó su apoyo, los días que decidieron pasar tiempo dando vueltas, las veces que habían deseado que este día llegara...


No pudo evitar llorar, no pudo evitar sentirse triste...


El tiempo transcurrió rápido, la Pocha había logrado terminar de construir su nave, la llamó VISA y ya tenía fecha de despegue: 5/03/09


La Petunia disimuló su Tristeza, siempre había repetido: I´m happy if you are happy...


Y cada vez que veĂ­a a la pocha, la veĂ­a feliz, entonces pensĂł que no era justo estar triste...


Y cada día que pasaba y se acercaba el día del despegue... se sentía peor, sin embargo nunca lo hizo notar, y aprendió a disimularlo


Hasta que un buen día encendió un aparatito llamado TV prestó atención... y finalmente entendió


HabĂ­a encontrado en una frecuencia una serie de Tv... con dos personajes que parecĂ­an inspirados en la pocha y la petunia, el diĂĄlogo era como sigue...


Meredith: If I'm going to do this, and be whole and healthy and be a warm, gooey person who lives with a boy...


then I need you on board. I need you to cheer me on. Because you're the only one who knows me. Darkly. Really knows me


I need you to pretend that I can do this even if you don't believe. Because if you abandon me now‌


I will never make it, and I will never get my happy ending and that's just... Cristina: Life!!! Meredith: I'm saying please here.


Cristina: Mer, why do you care what I think? Meredith: Because YOU ARE MY PERSON! Cristina: Am I?? Meredith: yes you are!!!...


Cristina: I think you and Derek will make it. YOU will make it work. Meredith: Are you just telling me what I wanna hear? Cristina: I'm your person. I am on your side!


Y ENTONCES SUCEDIÓ... La Petunia entendió Que la pocha no la necesitaba triste, la necesitaba “on her side”, “on board”...


Y sólo quiso estar ahí... hasta el final... y quiso desearle suerte... aquella suerte que siempre pensó sólo tenía si se la pedía a la pocha...


Se limpió las lágrimas, sonrió y decidió que los últimos días que tendrían para compartir iban a ser “Cheeeeveres”


La busc贸 para hacer lo que siempre hac铆an y nunca les aburri贸, fueron al cine, a comer a su lugar favorito, dieron vueltas en su troncomovil mientras cantaban sus canciones....


Los días para el despegue estaban cada vez más cerca, la Petunia pensó en regalarle algo, pero qué?...


La petunia siempre le hab铆a querido regalar muchas cosas pero lamentablemente nunca cont贸 con el dinero para comprarlas


Por eso siempre se limit贸 a fabricar Sus regalos, le puso esfuerzo y cari帽o a cada cosa que le hizo... Siempre con la esperanza de compesar lo que nunca pudo comprarle...


Esta vez, era diferente, por eso decidi贸 regalarle Tres cosas: Su m煤sica, sus recuerdos y un metal especial...


La música le acompañaría siempre, los recuerdos le harían sonreír, el metal especial le haría recordarla...


La última vez que se vieron, la Petunia tenía 29 años, le deseó suerte como lo había pensado y le dijo adiós tratando de sonreir


Camino a su casa, la Petunia pensó, hacía casi un año le había dicho a la pocha: “Debo estar contenta hoy! Porque para mi próximo cumpleaños tú estarás lejos”


El tiempo le estaba dando la razón, se estaba cumpliendo lo que la Petunia le había pronosticado hace un año atrás...


Pensó en las promesas de no olvidar, y recordó cuántas veces había prometido lo mismo y no lo había cumplido...


Sin embargo eso que llaman “esperanza” la atrapó, esta vez era diferente, sólo dependía de ellas... y recordó aquello que antes la pocha le había dicho...


“CONFIANZA!!!... es la base de todo tipo de relación” implicaba creer a ciegas en lo que el otro promete, por lo tanto simplemente tenía que confiar en su amistad...


Había leído en alguna parte que la gente que llega a tu vida lo hace por alguna razón, la Petunia había tenido el privilegio de conocerla, de compartir sus vivencias...


Y aún hasta el final la Pocha alentó un sueño en la Petunia, que llegó a casa con la firme decisión de construir una nave para ir a visitarla.. algún día...


Y mientras Subía las escaleras hacia su cuarto recordó una película e imaginó lo que la Pocha le diría si la viera así y se dijo así misma: Head up!!! young person!!


Entonces, Una vez más... se limpió las lágrimas... y deseó...que la Pocha tenga lo que siempre esperó y que su final de película sea como siempre lo soñó...


Entonces levantรณ la cabeza, mirรณ el reloj, la imaginรณ leyendo una historia y sonriendo y sรณlo pudo repetir: OJALร TODO SALGA LINDO...


“If ever there is tomorrow when we're not together, there is something you must always remember. You are braver than you believe, stronger than you seem, and smarter than you think, but the most important thing is, even if we're apart I'll always be with you.�...


LE PETIT BOOK