Issuu on Google+

Se busca caperucita roja

AUTOR: DANIEL SANTIAGO ROMANO CACERES


Erase una vez la casa de mi abuela cada domingo junto a mi familia nos preparábamos para ir a visitarla y hacer pasar un buen rato agradable así que no pudimos salir a disfrutar el paisaje yo, me senté frente a la ventana de la sala y comencé a , observar con tristeza. Ella lo noto y me propuso que realizáramos otra actividad -podemos leer algo -yo dije si Así que comenzó la búsqueda literaria, entro aginas, letras e imagines comenzó nuestra aventura en el bosque de caperucita roja Mi abuela leyó en vos alta, avía una vez una niña de caperuza verde yo alce la mano y le dije que no es de caperuza roja mi abuela dijo si pero hay salió caperucita verde

entonces yo dije donde esta caperucita roja pues no se

dijo me abuela al rato tocaron la puerta era el lobo feroz del cuento y dijo: aquí esta caperucita roja y yo respondí -no esta el lobo preocupado dijo nada mas paso caperucita verde pero me cae mal por eso no me la comeré. –yo le dije y porque no vas a comerte a otras caperucitas?- el lobo dijo: ya me las comí a todas -yo le dije a todas? -Si respondió el, a caperuza blanca, azul, morada, rosa, naranja, gris, azul a todas la caperucitas que tienen el color


del arcoíris incluso la negra pero me costo trabajo – ¿por que te costo trabajo?

Por que sabía a amargo y me produjo indigestión – yo le dije:

¿todas esas nada más? El respondió bueno aparte de caperucita de cobre, bronce, plata, oro y diamantes también me las comí- yo dije: no mientas lobo di la verdad – el respondió bueno a caperucita de bronce la vendí por $10.000 mil millones a la de cobre la vendí en una recicladora por $5.000 millones me dieron $6.000 millones de dólares por la de plata, por la de oro me ise muy muy muy muy muy pero muy rico $500.000.000 mil millones de euros -y por la de diamantes cuanto te dieron dije yo-el lobo dijo: jun. un montón sobre pasa los $90.000.000 mil millones de euros y deje a Alemania en banca rota bueno pero este no es el momento para hablar de eso es hora de buscar a caperucita roja – tienes razón respondí yo - hay que saber donde esta vamos a buscarla rápido dijo el lobo- así que decidimos recorrer toda la ciudad para poderla encontrar le preguntamos a los tres cochinitos, blancaniebes , rapulcel, cenicienta pero nos dijeron que no incluso la bella durmiente no nos pudo atender por que estaba dormida –el lobo dijo: es imposible hemos preguntado donde esta pero nadie lo sabe ¡ oh demonios me conformare con caperucita verde, -yo le dije: no lobo la encontraremos coste lo que coste –el lobo pregunto ¿Se trata de dinero? Y yo le respondí no e inmediatamente suspiro, recorrimos toda la ciudad en busca de ella, el lobo muy cansado y agotado dijo estoy muy agotado por favor descansemos –yo respondí: bien pero luego seguimos señor gordo,- el dijo: y tu no crees que las caperucitas engordan –yo le respondí: pues ponte a hacer ejercicio.


Tiempo después de descansar decidimos seguir con la búsqueda entonces el lobo dijo: ya se donde puede estar -donde dije yo en la sociedad protectora de caperucitas -¿la sociedad protectora de caperucitas – si se fundo desde que se empezaron a extinguir -así que yo dije: que esperamos vamos entonces decidimos emprender el recorrido hacia la asociación protectora de caperucitas y cuando llegamos el lobo se mantuvo de tras de mi espalda –yo le pregunte: que pasa lobo porque te escondes – el me respondió : es que allí esta mi primo –¿cual el hippie? Pregunte yo si el hippie respondió el lobo – bueno pero porque protesta en contra tulla le dije yo- es que es vegetariano y no come caperucitas hasta es el mejor amigo de caperucita roja – yo dije: no lo puedo creer el lobo paso escondiéndose de la protesta pero su primo lo vio y dijo el es uno de los que se comen a las caperucitas cójanlo enseguida una turba enfurecida nos siguió por fortuna nosotros logramos entrar y no turba no entro, enseguida el presidente de la compañía nos atendió en su oficina el lobo trato de esconderse por que el era el cazador de la historia, el presidente se acercó y dijo hola que mas soy el presidente de esta compañía pero al mirar al fondo vio al lobo esconderse así que saco su escopeta y le dijo al lobo- lobo donde esta caperucita roja- el lobo le respondió no se niciquiera esta en mi pansa -no lobo tu mientes te reconozco por los carteles repartidos por el comisario de los cuentos de adas – yo logre


intervenir y dije: no el dice la verdad entonces el bajo su escopeta y me dijo que el es el 1 mas buscado por el aguacil de los cuento de adas, si pero esta vez dice la y yo soy testigo el cazador se calmo y dijo: bueno si ustedes no tienen a caperucita rojo yo tampoco, si pero si no esta aquí por que no vamos a la casa de la vuela a ver si esta – yo le dije buena idea pero el cazador respondió: no es una mala idea además para que para que te comas a la abuela y enseguida respondió el lobo diciendo no momento a mi no me gustan las abuelitas nada mas las caperucitas y otra razón es que me dijeron es que las abuelas producen mala digestión pero la caperucitas

son lo contrario

así que dejo eso muy claro,

después del discurso del lobo yo le dije al cazador: señor creo que tenemos un gran problema y el me respondió: cual yo le dije: es que hay una turba enfurecida esperándonos y no podemos salir

-el cazador

respondió: ooo tranquilos saldremos en la compancha -el lobo pregunto que es eso , es un objeto volador que me confecciono una de mis adas madrinas para poder patrullar la zona, sobrevolamos la turba que nos aguardaba y retomamos la búsqueda con el cazador a la cabeza, la zona era un poco boscosa así que estuvimos observando la zona detalladamente, en el medio del recorrido, el lobo constantemente preguntaba – ya llegamos? ya…, avísenme cuando lleguemos. Fuimos mas allá de la ciudad donde Vivian las familias de doncellas casadas con príncipes y unas familias olvidadas.


Entramos en esta manzana residencial donde todo era pompa y festín. En los balcones una princesa más bonita que la anterior se asomaba. En los jardines las flores y los arboles frutales engalanaban el lugar. El príncipe barbilampiño cabalgando su noble corcel se incomodo con nuestra presencia y en un tono amenazante se dirigió a nosotros; - que hacen aquí? El brillo de sus joyas nos deslumbro y atónitos lo contemplamos sin responder, pero el nuevamente formulo la pregunta, a la que de inmediato di la respuesta: - venimos en búsqueda de una niña perdida, ¿ la visto? Usa caperuza roja. No la e vuelto a ver, replico el. Con frecuencia venia con las demás niñas exploradoras a vender tortas de fruta, muy deliciosas por cierto. Pero con un alto aporte calorífico así que en una junta de vecinos, decidimos no comprarles mas esos postres engordan a nuestras princesas y así, llamaron la atención de la bruja del cuento de Hansen y greten que vendrá a comérselas. El lob, saboreo e imagino el festín de princesas El sol entro a su refugio y dio paso a la luna que con opulencia brillaba y nos observaba El cansancio

nos invadió. Así que le pedí al príncipe que nos diera

hospedaje, estas loco quien va a aceptar gente como ustedes dijo el príncipe – que indecente dijo el cazador- - pero no importa por que sus


princesas ya están un poco gordas así que voy a llamar a la bruja de Hansen y greten para que se las coma -el príncipe respondió no mejor los dejo quedarse en mi casa bienvenidos – menos mal dijo el cazador. Tan presto llego el sol no fuimos a buscar a caperucita roja la buscamos por todo el sector pero tampoco estaba por hay, nos fuimos a otro lado al lado de los bosques encantados donde viven ogros, brujas duendes; pero no era peligroso por que allí Vivian los 7 enanitos pero en el momento estaban trabajando pasamos por las casa de las brujas famosas como la bruja de Hansen y grenten hasta las menos famosas preguntamos por caperucita pero ninguna la avía visto recorrimos por el pantano encantado donde vive shrek pero no la avía visto después fuimos a la tierra de los dulce sueños todos íbamos tranquilos por el camino y de repente el lobo cae en una trampa pero nadie se dio cuenta entonces dio un ladrido volteamos a ver si se lastimado pero estaba bien

buscamos algo para ayudarlo

encontramos una soga se la

lanzamos para que saliera al ver detalladamente la trampa nos dimos cuenta de que era un trampa del caballero negro – del caballero negro dije yo- si respondió el cazador – el es el guardián que protege la tierra de los dulce sueños de cualquier intruso incluso uno de sus aliados es el gran mago y de seguro pusieron una trampa a prueba de maldad dijo el cazador –yo respondí pero por que no se activo cuando nosotros pasamos por encima? – el cazador dijo por que nosotros no somos malos en cambio el lobo si por que se ha comido todo ese monte de caperucitas, seguimos nuestro recorrido en búsqueda de caperucita roja


y de repente nos gruñe la panza por falta de comida decidimos descansar y comer algo para luego tener ideas frescas. Después de descansar decidimos seguir con la búsqueda en el camino nos encontramos con el gran mago y el caballero negro en búsqueda de el lobo feroz por invadir este espacio se acercaron a nosotros para preguntar por el nosotros les mentimos les dijimos - no lo hemos visto por que?

el caballero negro responde – callo en una de nuestras

trampas pero logro salir es muy peligroso que ande suelto ya que se puede comerse a caperucita roja. Tranquilo respondió el cazador si nosotros lo vemos les avisamos esta bien dijo el caballero negro y se marcho con su amigo por suerte el lobo se había escondido detrás de los arbustos y suspiro de saber que el caballero negro y el gran mago se habían ido.

Seguimos con nuestra búsqueda el camino nos llevo a un pueblo que se llama dulce sueños entramos el cazador y yo mientras que el lobo esperaba a las afueras del pueblo el cazador y yo recorrimos el pueblo en búsqueda de caperucita roja pero no hay ni un rastro de ella. En la parte central del pueblo encontramos una tienda de disfraces yo le dije al cazador –mira eso nos puede ayudar- el cazador respondió –a que a perder el tiempo concéntrate estamos buscando a caperucita roja no un disfraz¡ yo respondí – no si no que sirve para disfrazar al lobo ya


disfrazado nadie lo reconocerá y no tendremos problemas, el cazador dijo – a ahora si esta bien busquémosle un disfraz. Entrando a la tienda nos encontramos con la esposa del cazador ella al verlo dijo – a con que allí estas donde andabas te busque en tu empresa pero no estabas, el cazador respondió en voz baja- en búsqueda de caperucita roja no la encontramos y iniciamos una búsqueda con el lob feroz y biné aquí es para buscar un disfraz para que no reconozcan al lobo feroz, ella no se puso de acuerdo pero nos dio un disfraz y nos marchamos. Llegamos a las afueras del pueblo donde se encontraba el lobo feroz escondido lo llamamos para que saliera el salió y el cazador le dijo – ponte este disfraz así nadie te reconocerá, el lobo pregunto – de que es el disfraz? Yo le respondí -

es de un humano empresario, el lobo sin

protestar se lo puso. Luego de haber iniciado otra vez la búsqueda volvimos a recorrer el pueblo pero otra vez nada

vimos un puesto de pasteles

en donde

atendían las exploradoras y nos acordamos de que caperucita roja ase parte de las exploradoras entramos y enseguida nos atendió la jefa - que desean muchachos- dijo ella nosotros respondimos – perdone usted aquí trabaja caperucita roja? Ella respondió – si y es la encargada de este negocio y es nuestra jefa pero no a vuelto a si que mientras tanto


estoy yo atendiendo, acaso ustedes saben donde esta? Nosotros respondimos – o pero la venimos buscando.

Después de habernos retirado del local seguimos con la búsqueda fuera del pueblo el lobo cansado dijo – ya me puedo quitar este disfraz me aprieta la cola!! El cazador respondió – esta bien ya te lo puedes quitar pero fíjate que nadie te vea, en se momento venían el caballero negro y el gran mago yo le avise al lobo – lobo espera hay vienen el caballero negro y su amigo aguanta no te lo quites, ellos nos saludaron y dijeron – no han vista todavía al lobo feroz? Nosotros les dijimos –no lo hemos visto, vieron a el lobo disfrazado y preguntaron – oigan quien es su amigo? Yo les respondí – es uno de mis primos mas lejanos y supimos que se estaba quedando por haca y vine a visitarlo, aaa respondió el caballero negro.

Después de que se habían marchado los guardianes seguimos con la búsqueda es vez nos dirigímos a una ciudad llamada el rincón de los sueños.

Pasaron 48 horas y no habíamos llegado estábamos hambrientos y cansado ya que fueron 2 dias de una larga caminata.


Aceptémoslo estamos perdidos dijo el lobo, el cazador respondió – imposible no nos hemos salido del camino como nos vamos a perder, mas delante de nosotros había un castillo corrimos para tocar la puerta y el lobo disfrazado vio a ver quien habría era el castillo del gran mago que nos atendió nos dio posada y comida. Luego de haber descansado fuimos a ver que es lo que tanto hacia en la cocina, uff eran ustedes tengan coman y vallan a

buscar a caperucita la

ciudad esta a unos 15 minutos de acá buena suerte lobo yo le dije – como sabe que es el lobo? El respondió – con esa boca cualquiera lo reconoce vallan rápido a buscarla no pierdan tiempo. Llegamos a la ciudad preguntamos por ella yepeto pasaba por hay y nos es cucho y no dijo que estaba en la casa de el enseguida nos fuimos rápido para allá y la encontramos con pinocho nosotros le dijimos donde estabas caperucita roja? Ella respondió- jugando con pinocho ya que es un niño de verdad

y no pude llamar por que en esta ciudad no

hay teléfonos pero ya me iba reconoció al lobo y le dijo - hola lobo tu también me buscabas pues que milagro ya que te comiste y vendiste a mis primas, el lobo se apeno pero luego estubimo en la fiesta de pinocho y después el lobo se comio a caperucita roja pero a su abuela no



se busca caperucita roja