Issuu on Google+

Diversidad cultural: respetar e incluir a las poblaciones originarias El 12 de octubre celebramos el Respeto a la Diversidad Cultural, una buena oportunidad para conocer y comprender los reclamos de los pueblos originarios, víctimas de discriminación social y étnica, y una constante exclusión económica. Pag. 4 y 5

Votar a los 16

Edición nº octubre de 2012

19

Mamás adolescentes

El viaje del Che Bajada. Pág. 2 /3 En esta edición hablaremos sobre embarazo y maternidad en la adolescencia, sus mitos y realidades. Abordaremos la relación entre la escuela y las mamás adolescentes y te contamos que hay leyes que te protegen. Pág. 8 Están en el ojo de la tormenta. Muchos opinan sobre ellos, pero pocos les consultan. A poco de aprobarse la ley que permite votar a partir de los 16 años, Generación te muestra qué piensan los jóvenes acerca de este debate. Pág. 2 y 3.

Efemérides Te contamos algunos acontecimientos de la historia que se desarrollaron un mes como este, en 1927, 1945 y 1972. Pág. 10

Andrés Rugeri comparte su experiencia de viaje por Latinoamérica, similar a aquella que hizo que Ernesto Guevara de la Serna comenzara a ser el Che. Pág. 12


¿Por dónde empezar? Entre el voto a los 16 años y las deudas de la democracia con los jóvenes Visitamos dos escuelas de Avellaneda para conversar con distintos grupos de chicos y chicas acerca del proyecto que permite el voto desde los 16 años. Esta crónica muestra sensaciones y opiniones encontradas de algunos jóvenes de barrios populares sobre una propuesta que amplía derechos, en una democracia con varias materias pendientes, especialmente en cuestiones que ellos viven cotidianamente.

Un llamado de atención ‘De acá se van a los gritos’, fue la respuesta del remisero cuando le preguntamos por algún colectivo que nos alcanzara de vuelta al centro de Avellaneda. Curiosamente, no son más de diez cuadras, pero por Villa Tranquila no pasa ninguna línea. Llegábamos a la Escuela Secundaria Básica N°19, para conversar con algunos alumnos acerca del proyecto de ley que, de ser aprobado, permitirá votar a partir de los 16 años. A medida que nos adentrábamos en el colegio, maestros y trabajadores nos recibían con la calidez de quienes realizan sus actividades en barrios atravesados por fuertes necesidades y donde la tarea educativa se vuelve más compleja. Detrás de nosotros, una vez en el aula, entraron seis chicas: Florencia, Virginia, Antonella, Mariana, Luján y Giuliana. Nos disponíamos a empezar, pero faltaba que los siete varones se sumaran al encuentro. Ellos son Gabriel, Jonathan, Andrés, Brian, David, Rodrigo y Fernando. Entre ese grupo numeroso, sin embargo las voces van a ser pocas y las palabras tardan en salir. Los varones, derritiéndose en sus asientos, son dueños de un enojo que nos excede. Los invitamos a que nos cuenten qué piensan de esta chance de poder votar, pero el grabador no registra más que silencio. Es un silencio algo provocador, deliberado, que sugiere un mensaje: “Para qué hablar si nunca nos han oído”.

La primera mirada que emerge sobre la participación política y el ejercicio del voto apunta a la desconfianza, como si las necesidades y las carencias que ellos vivencian en su barrio fueran demasiado grandes o tal vez más urgentes que poder ejercer su derecho al voto. Como si una cosa ni tuviera nada que ver con la otra. Uno de ellos susurra que le da lo mismo, pero sería una chica la primera en contestar:

miedo de nada. Pareciera que nada de lo que pueda pasar les sorprende. Hablando del problema de la inseguridad, aclaran que la calle estaba un poco más tranquila con los gendarmes: y de “Cuando vigilaban no se escuchaban tiros, pero ahora se fueron s”. noche las vuelta... Sábado, domingo, lunes, todas

Al único patrullero que todavía se mueve por Tranquila lo tienen identificado, porque afirman que es de la Comisaría Primera, de Avellaneda. Se suma al diálogo el director del colegio, Enrique Krujoski, para comentar que los chicos necesitarían una referencia, alguien que ponga los límites: “Si no, el barrio se convierte en tierra de nadie, y ellos lo siente n. Precisan una fuerza que los acompañe, no que los persiga”.

Es el director de la 19 desde hace un mes, que es poco tiempo para ganarse la confianza de los adolescentes. Sin embargo los defiende, se para con ellos.Antes trabajaba en otra escuela de Villa Inflamable, y conoce el paño. Preguntamos a todos si piensan que hay mucho robo en el barrio, y surge una contradicción: una de las chicas se dispone a decir que sí, pero dos varones trepan sus voces para decir que no, que ‘en la villa no’. Ahí quedó. Un nuevo intento de conversar con los chicos acerca del voto a los 16 se agota velozmente, y el director ocupa el silencio para explicarnos por qué en el colegio aún no se planteó la posibilidad de organizar un Centro de Estudiantes. Un pibe pregunta qué es un Centro de Estudiantes y Enrique le aclara que tiene que ver con las reuniones de convivencia -que sí se hacen-. El director no cree que sea prioritario en la 19, y argumenta que la escasa cantidad de alumnos no lo amerita:

os se “A mí no me parece bien que se vote a los 16, porque en los colegi eso. Los está metiendo mucho la política, y creo que no es conveniente , ni de mando al están s quiéne de ni chicos no están enterados de nada, lo que pasa en el Senado, ni nada”.

familia y “Acá nos vemos las caras todo el tiempo. Somos una gran eren”. ellos saben que pueden plantear cualquier cosa, cuando lo consid

Uno de sus compañeros la interrumpe para opinar que lo que buscan los políticos, con esto del voto, es cobrarles las netbooks que repartieron. Otro de los adolescentes agrega que lo único que quieren es plata. El problema no es con nosotros, pero somos una buena ocasión para mostrar que los problemas existen y que el derecho a votar en una elección para ellos significa ser parte de un mundo que en el cotidiano los excluye porque no tiene en cuenta ni sus voces ni sus necesidades.

Notamos que su observación sólo repara en la unidad entre alumnos y autoridades, pero no contempla que un Centro también puede sembrar compromiso y participación, entre los mismos compañeros. Consultamos a los chicos, otra vez, si piensan que la política debería ofrecer algunas soluciones, más allá de sus experiencias cotidianas. No hay una respuesta firme, y uno de ellos, que no había participado, comenta que nadie se acerca, ni para traerles un paquete de arroz. Dos docentes nos ofrecen sus impresiones acerca de los temas que veníamos tocando. De regreso, el director Enrique nos alcanza unas cuadras. El ruido del tráfico reaparece, y el paisaje ya no es el mismo.

Los temores, las necesidades y la participación ‘A nadie’, murmura una de las chicas, cuando preguntamos a quiénes temen. Pero no se atreve a sacar su voz. Uno de los varones responde que a su mamá, y sus compañeras se ríen un poco. Pero enseguida vendrá la respuesta seria, y es que no tienen

.

2

pág

e ubr 12 t c o 20


Votar: ¿irrelevante o demasiada responsabilidad? En la escuela “ESB Nº 49 Simón Bolívar” , de Sarandí, nos espera el segundo encuentro con chicos y chicas para conocer sus opiniones y sensaciones. El aula de computación sería, esta vez, nuestro salón de encuentro: allí, las seis chicas y el único varón darían rienda suelta a sus opiniones, que en ningún momento seguirían una línea de total concordancia. Desharían, cada tanto, pensamientos que habían apurado, para reformularlos de una manera más convincente. Ellos son Ariadna, Melanie, Florencia, Agostina, Martín, Lucía y Leticia. La charla fluyó de manera tal que todos nos iríamos con la sensación de que podemos más de lo que creíamos. Un poco más, aunque sea. Nuestra propuesta seguía siendo el voto a los 16: este proyecto de ley que se ha convertido en una fuente de debates, entre grandes y también entre los jóvenes, sus verdaderos protagonistas. Se anima una de las chicas, postulándose en contra de la iniciativa, y lo argumentaba de esta manera: estar los “Si muchos de 18 todavía no están preparados, menos van a a ser de 16. No creo que sea una buena idea pero, llegado el caso, deberí obligatorio, como lo es para los mayores”.

La misma joven, más adelante, diría que el voto optativo sería como desprestigiar a un acto tan importante. Si en algo coinciden los compañeros, es en revestir con un manto de solemnidad al momento del sufragio, y ese respeto supremo parecería desinflarlos. Una que ya cumplió los 18, dice que aún no se siente en condiciones de poder votar correctamente: dos de

“Es una responsabilidad muy grande -piensa-, porque los resulta una elección afectan a muchísima gente”.

De a poco, y conforme transcurría el debate, ellos mismos daban crédito a sus pensamientos, y el temor comenzaba a disiparse. En la mirada de algunos jóvenes se manifiesta un sentimiento de desconfianza hacia política y a las razones que llevan a los políticos a hacer lo que hacen: “Quizá podemos estar de acuerdo con la posibilidad de votar a los 16, con lo que eso significa, pero como lo propone una persona o un gobierno que no nos gusta, entonces no nos parece bien”, dice una de las chicas, en tono confidente. Pero enseguida otra propone una pregunta bien interesante: “¿Por qué todos ven lo malo de las cosas?”

Ella misma se responde, tomando el ejemplo de las netbooks que se han repartido en la escuela: “Acá cada uno tiene la suya, y sin embargo todos se quejan”.

Su razonamiento pone en duda, cuestiona esta visión generalizada de que, detrás de un derecho popular, se esconde siempre una conveniencia política. Surge la primera opinión favorable al voto optativo, y su dueña lo argumenta de un modo práctico y sencillo:

3 pág.

os sobre

“De esa manera se apoya a los chicos que tienen conocimient política, para que puedan ejercer y participar”.

septiembre

A partir de este pensamiento, otra compañera se atreve a decir que entonces también podría pasar que fuese optativo para todo el mundo. Cuando los chicos otorgan un excesivo respeto al acto eleccionario, rondan una cuestión que no quieren justificar, pero que tampoco logran resolver: el voto calificado. Sugerimos una pregunta: ¿cuál es el criterio para saber que uno está en condiciones de votar? Mejor aún: ¿cuándo se está en condiciones de votar “bien”?, ¿qué significa votar “bien”? Los chicos, al igual que muchos grandes, todavía tienen muchas dudas.

Más voces En el próximo número de Generación publicaremos nuevas opiniones de chicos y chicas de nuestro país, acerca del voto a los 16 años. ¡No te lo pierdas!

PARA SEGUIR EN LA ESCUELA ...

Hay cuestiones que hacen al ejercicio cotidiano de la ciudadanía. El voto a los 16 no es un debate que sólo debe quedar en los medios, porque la escuela ofrece a los jóvenes (principales implicados) materias y recursos para tratar estos temas y aprender en las aulas. Desde primero a tercer año de la secundaria la materia Construcción de Ciudadanía brinda no sólo el espacio, sino algunas orientaciones para dar estos debates con todo lo que eso implica: informarse, formarse, participar y comprometerse. Les proponemos que -junto a sus profesores- recorran los ámbitos de la materia, van a encontrar muchos recursos para el debate allí. ENCUESTA DE OPINIÓN: para ver en qué andan nuestros compañeros de otros cursos, pueden hacer una encuesta de opinión a todos los alumnos de la escuela (o a una parte de ellos) a ver en qué postura los encuentran respecto de la posibilidad de votar a los 16. Los resultados sirven para que luego se hagan muchos análisis dentro del aula orientados por sus profes, y también pueden compartirlos a contacto@periodicogeneracion.com.ar porque a nosotros nos interesan, y mucho.

2012


12 de octubre: recordar el presente Hizo falta que un decreto convirtiera el alguna vez al mal llamado “Día de la Raza” en “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”. Sin embargo, muchos reclamos de las poblaciones originarias aun esperan ser oidos: la discriminación social y étnica, y la exclusion económica que padecen, deberían llamarnos la atención acerca del tipo de sociedad que tenemos y aquel que queremos. Cada 12 de octubre se vuelve a hablar de los pueblos originarios, en conmemoración de un nuevo aniversario de la llegada de Colón a las costas de América, aquel 12 de octubre de 1492. En general ya no se discute -ni desde las posturas más europeístas- que en América luego de la llegada de los primeros conquistadores comenzó un proceso de genocidios sistemáticos junto con la apropiación de territorios, bienes y personas. Esto quiere decir que en algunas cuestiones ha habido avances. De hecho, ya no es correcto hablar del Día de la Raza” (como figuraba antes en el calendario escolar), porque esa denominación no sólo reflejaba la creencia totalmente errónea, tanto desde el punto de vista biológico como cultural, de que existían “razas” entre los humanos, y que unas eran mejores que otras. El reconocer a la llegada de los europeos como “día de la raza” suponía el festejo de la superioridad de los dominadores sobre los dominados. Por otro lado, desde el punto de vista cultural, étnico y más aún genético, los conquistadores y las poblaciones originarias americanas pertenecían a distintos pueblos, culturas e historias, pero de ninguna manera a distintas “razas”. Por todos esos motivos, entre otros, es que por medio del Decreto presidencial N° 1584/2010, emitido por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el 12 de octubre pasó a denominarse en nuestro país “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”.

Pero esta medida de gobierno, que sin dudas va en tono con el avance en la discusión del que hablábamos antes, no implica de ninguna manera que se hayan terminado las miradas prejuiciosas y discriminadoras, y que los pueblos originarios no tengan reivindicaciones concretas en la actualidad.

La portación de “indiada”, la discriminación y la pobreza A ninguno de nosotros le resulta ajeno que, mientras más evidencia tenga alguien en su físico (en su cuerpo, en su cara) de un pasado aborigen, más expuesto está a todo tipo de discriminación. Tampoco podemos negar que la pertenencia a naciones con alto porcentaje de población originaria (como podrían ser Perú, Bolivia, Colombia y México) también es motivo de discriminación en nuestro pais.Y hay que saber que muchos de nosotros, de nuestros amigos y amigas tienen antepasados de pueblos originarios, hayan o no heredado sus rasgos físicos, incluso aunque no lo sepan. Seguramente más de uno de ustedes ha presenciado, sufrido o incluso cometido algún acto discriminatorio aludiendo a la nacionalidad o pertenencia étnica de alguien. Incluso las palabras “indio” “bolita” “paragua” han sido y siguen siendo usadas como equivalentes a insultos o sinónimos de algo malo, cuando lo único a lo que hacen alusión es al origen de una persona. Y nadie debiera ser discriminado por su origen,


ya que la primera condición que nos iguala es la de ser sujetos de derecho, no importa donde hayamos nacido, quienes sean nuestros padres o cuál sea nuestra pertenencia étnica. Estas cuestiones también son resabios que quedan del proceso de conquista, donde se nos hizo creer que ser originarios de estas tierras americanas era pertenecer a una “raza inferior”. Y sabemos que la discriminación no se queda sólo en miradas, palabras o actos agraviantes: también tiene un fuerte correlato económico. Por eso es necesario recordar que la mayoria de los descendientes de pueblos originarios, en gran parte de América Latina se concentran en sectores pobres, porque siguen siendo los descendientes de los dominados, que fueron esclavizados y desposeídos. Entonces los reclamos que hoy tienen los pueblos originarios no son sólo un problema de discriminación social y étnica, sino también de exclusión económica.

La condición de “indio” Cuando se hablaba de “indios”, “aborígenes” o “indígenas” se dejaba de lado que las poblaciones originarias de América eran muy diferentes entre si, y que muchas de ellas antes de la llegada de los españoles habían llegado a conformar grandes reinos e imperios. La palabra “indio” se usó para borrar esas diferencias e igualar a todos los pueblos americanos bajo la condición de dominados, borrando sus identidades y prácticas culturales. Por eso luego se empezó a utilizar la denominación “pueblos originarios”, para dar cuenta de una cantidad de colectivos diferentes, que de norte a sur del continente fueron objeto de dominación, explotación, esclavización y muerte, y que aún hoy siguen reclamando reconocimiento de derechos.

Los pueblos originarios y sus realidades hoy Por todo lo que se planteó antes, es necesario tener elementos para reflexionar profundamente sobre qué significa esta fecha, para no caer en romanticismos que reducen la visión de los pueblos originarios a algo pasado, primitivo, básico, como si fueran una imagen de un libro o una película. Los pueblos originarios tienen existencia en el aquí y el ahora, y tienen necesidades, derechos y reivindicaciones específicas, como colectivo y como parte de la ciudadanía en general.

Se organizan y accionan colectivamente, por ejemplo, por la propiedad comunitaria de la tierra, por la restitución de nombres ancestrales a lugares que llevan el de sus conquistadores, por la recuperación de restos óseos de antepasados en propiedad de museos y centros de estudio, por la contaminación

PARA SEGUIR EN LA ESCUELA ...

Los pueblos originarios son una realidad en el presente, no son un recuerdo de la historia como a veces se los quiere caracterizar. Te proponemos buscar, con la ayuda de Internet, páginas o portales donde los pueblos originarios (y sus representantes o referentes) manifiesten sus demandas específicas relacionadas con algunos de los temas mencionados en la nota. Luego retomar en un debate cuántas de esas demandas eran conocidas por ustedes o sus docentes, y cuánto de lo que reclaman los pueblos originarios se retoma en los grandes medios de comunicación. También les proponemos ver qué tipo de noticias elevan los medios masivos en relación a pueblos originarios, y cuáles son las temáticas más recurrentes. Si llegan con el tiempo -y sus docentes los acompañan- sería bueno relacionar todo lo discutido con la puesta en vigencia de la nueva Ley de Servicios de Comunicaciones Audiovisuales. Nos encantaría conocer a qué conclusiones llegaron. Pueden publicarlas y compartirlas acá www. periodicogeneracion.com.ar

y ocupación de terrenos sagrados por parte de privados, por recibir educación intercultural bilingüe, por contar con representación en las cuestiones que los incumben, como la actual discusión sobre la reforma al Código Civil, entre muchas otras. Por eso el 12 de octubre no es solamente una fecha conmemorativa de algo que pasó, sino que debe permitirnos pensar y analizar el presente, el aquí y ahora de los pueblos originarios como miembros de nuestras sociedades.


Parlamento Juvenil del Mercosur 2012 El Parlamento Juvenil del Mercosur es un espacio de encuentro de juventudes de toda la región para el debate y la construcción de acuerdos sobre diversos ejes de discusión: Inclusión Educativa, Género, Jóvenes y trabajo, Participación ciudadana de los jóvenes, Derechos Humanos. Esta propuesta afirma que la dinámica parlamentaria favorece la formación política y ciudadana de los jóvenes como activos constructores de ideas, propuestas y proyectos con incidencia territorial. En la Provincia de Buenos Aires, la Dirección de Participación y Organización estudiantil (dependiente de la Dirección Provincial de Política Socioeducativa) promueve la participación de las Escuelas Secundarias de la provincia, que alcanza a casi 700 instituciones entre las 25 regiones educativas

bonaerenses. En el mes de noviembre, delegaciones juveniles parlamentarias de todo el país se reunirán en el Museo de la Memoria para participar del Encuentro Nacional. Allí, los jóvenes de Buenos Aires presentarán la “Declaración Parlamentaria Juvenil bonaerense 2012” que sintetiza proyectos territoriales y propuestas socioeducativas.

Para más información ingresá en http://parlamentojuvenil.educ.ar/

“Presentes”: Una ventana al mundo joven El viernes 5 de octubre a las 20 hs, Canal Encuentro estrenó “Presentes”, una serie producida por Encuentro y realizada por Mulata Films que forma parte de las producciones audiovisuales del Programa Conectar Igualdad. Es una ficción sobre el mundo de los jóvenes que aborda temas como discriminación, la deserción escolar, la sexualidad, y el compromiso social, entre muchos otros. En la serie de 8 capítulos, vas a conocer las historias de los protagonistas que se entrecruzan en una escuela del conurbano bonaerense: Mariana, Nacho, Carla, Luca, Natu, Chifle, Estefi y Federico. El elenco está integrado por Ailín Salas, Vera Spinetta, Dalma Maradona, Martina Juncadella, Julián Serrano, Nicolás Condito, Nicolás Goldschmidt, y Emanero.

Agradecimiento: Relaciones Institucionales y Prensa Canal Encuentro.


Embarazo y maternidad adolescente La Ley Nacional 26.150 establece que la Educación Sexual Integral es obligatoria en todas las escuelas del país y en todos los niveles educativos (inicial, primario y secundario), ofreciendo herramientas que permiten a los jóvenes tener una sexualidad plena y evitar riesgos, como son las infecciones de trasmisión sexual y el embarazo no deseado. En este número de Generación hablaremos sobre embarazo y maternidad en la adolescencia y en el próximo número incorporaremos testimonios de jóvenes que han sido madres y padres en esta etapa de la vida. Embarazo y adolescencia El embarazo en la adolescencia es un tema de debate con algunas décadas de antigüedad. Durante mucho tiempo la Salud Pública lo consideró “un riesgo”, incorporando el concepto de que la sexualidad y el embarazo en la adolescencia son un riesgo en sí mismo. Actualmente se tiene una visión mucho más amplia sobre el tema, incorporando aspectos sociales, culturales y de género. ¿Es el embarazo adolescente un riesgo en sí mismo? Luego de treinta años de investigación, se sabe que los riesgos de salud para la madre adolescente y sus hijos provienen de las condiciones de vida que acompañan a la pobreza y no a la edad de las madres. Si las madres reciben apoyo psicológico, social y los controles prenatales necesarios los resultados son comparables o casi tan buenos como los observados en mujeres mayores de 20 años. La excepción son los embarazos en la adolescencia temprana, entre los 11 y 14 años, que pueden tener riesgos tales como prematuridad, bajo peso del recién nacido y mayor mortalidad de ambos. Es frecuente en esta edad que los embarazos sean producto de abuso sexual. También se consideraba al embarazo como un mecanismo que perpetúa las condiciones de pobreza, ya que la maternidad y la paternidad obliga a los jóvenes a asumir responsabilidades de cuidado y manutención de sus hijos y quedan impedidos de seguir con la formación requerida en un mercado laboral cada vez más exigente. Hoy se considera que la pobreza y la respuesta social al embarazo en la adolescencia generan condiciones adversas para las madres y padres jóvenes. ¿Por qué preocupa tanto la posibilidad de un embarazo? Ya explicamos que el embarazo no constituye un riesgo en sí mismo, pero sí conlleva un cambio en radical en la vida de los jóvenes y de su familia, que en la mayoría de las veces, es inesperado. Una investigación realizada en todo el país, en el año 2005, muestra que aproximadamente dos tercios de los embarazos fueron no buscados (*). Es esta la principal preocupación. Es bueno que en esta etapa de la vida se pueda disfrutar de la juventud, estudiar, trabajar, elegir con tranquilidad e ir construyendo un proyecto de vida en el que puedan desarrollarse plenamente todas las potencialidades. El embarazo en esta etapa, transforma la vida de los jóvenes y las de sus familias y deben asumir responsabilidades que mayoritariamente no fueron planificadas, no es una elección sino que es un acontecimiento que no sabían cómo prevenir. El embarazo impacta de diferente manera en la vida del varón y de la mujer, no sólo porque el embarazo se desarrolla en el cuerpo de la mujer, sino también por las desigualdades que en nuestra cultura parecen naturales pero no lo son. Estas desigualdades hacen que recaiga en las mujeres la mayor carga del cuidado de l@s hij@s. Por esto es importante hablar sobre las responsabilidades compartidas entre varones y mujeres tanto en la concepción, como en el embarazo y los cuidados del bebé.

Te invitamos a reflexionar sobre cómo es la información sobre educación sexual y reproductiva en tu escuela y en el Centro de Salud de tu barrio. ¿Hay chicas embarazadas en tu colegio? ¿Reciben apoyo del colegio? ¿Realizan talleres de educación sexual? ¿Cuáles son los principales métodos anticonceptivos? ¿Es fácil acceder a ellos? ¿Por qué siempre hay que usar preservativo? ¿Existen servicios de consejería en salud sexual y reproductiva en el Centro de Salud de tu barrio? ¿Conocés la pastilla de anticoncepción hormonal de emergencia, conocida como la píldora del día después? ¿Y que se brinda gratis en Centros de Salud y en hospitales? ¿Cómo cambiaría la vida tener un hi@? Si estás embarazada y querés contarnos tu experiencia, comunicate con nosotros al mail del periódico y las publicaremos en el próximo número.

Se hace más difícil estudiar, aparece la responsabilidad sobre un “otro”, en este caso un hij@ que depende totalmente del cuidado de sus padres, que demanda atención permanente sin importar si es de día o de noche, que no conoce las palabras “esperar”, “ahora no puedo”, “tengo que estudiar”, “estamos cansados”. Muchos jóvenes resignan las necesidades que siguen teniendo como divertirse, estar con sus amig@s, estudiar y planificar su futuro. Si la mayoría de los embarazos son no deseados, entonces ¿por qué se producen? Hay muchas causas, nosotros plantearemos sólo algunas y ustedes pueden pensar otras. • Falta de conocimiento sobre los métodos anticonceptivos y/o como usarlos correctamente. • Dificultad para acceder a los mismos. • Dificultad para hablar de estos temas en la escuela y en el seno de la familia. • Muchos jóvenes tienen el pensamiento mágico de que “a ellos esto no les puede pasar” • Falsas creencias acerca de las relaciones sexuales y el embarazo. • La creencia que la mujer es la única responsable y des-responsabiliza al varón del cuidado anticonceptivo. La maternidad y la paternidad tienen que ser una decisión que se tome con plena libertad. La educación y la información nos acercan a la posibilidad de prevenir el embarazo y tener una sexualidad plena y placentera. Y si estás embarazada o tenés un hijo en esta etapa es importante que sepas que existen leyes que te protegen y están destinadas tanto a facilitar el acceso a la salud y a los controles prenatales adecuados, como así también a la permanencia en la escuela de chicas embarazadas o con hijos. La permanencia en la escuela tiene un efecto protector no sólo para postergar el embarazo sino que la escuela puede y debe constituir un apoyo importante a las madres y padres jóvenes para que puedan cumplir con ese rol y continuar siendo estudiantes.

Mitos y verdades sobre embarazo adolescente Mitos

Verdades

•En la primera relación no se puede quedar embarazada.

• La probabilidad de quedar embarazada es la misma en la primera relación que en el resto de las ocasiones. • Puede haber ovulación en cualquier día del ciclo, incluso durante la menstruación. • Antes de la eyaculación se producen secreciones que pueden tener espermatozoides. • El lavado vaginal es superficial, no eliminan a los espermatozoides. • Es muy difícil que el preservativo se rompa. Si se rompe es porque en la mayoría de los casos no se usó correctamente. • Es una idea machista que pone el peligro el cuidado en la pareja.

•Cuando se está con la menstruación no se puede quedar embarazada. •Si el varón no eyacula en el interior de la vagina no hay posibilidad de embarazo. •Lavarse rápidamente impide que los espermatozoides lleguen al óvulo. •Los preservativos no sirven porque se rompen con facilidad. •Las mujeres no deben llevar preservativos o exigirle a los varones que los use.

Podés agregar otras preguntas! (Si querés mandanos tus respuestas personales o de grupo al mail del periódico y las publicaremos en el próximo número). * Embarazo y maternidad en la adolescencia. Estereotipos, evidencias y propuestas para políticas públicas. Mónica Gogna (Coordinadora). Ed. CEDES-UNICEF.Ver en: http://es.scribd.com/doc/39790405/Embarazo-y-ad-Monica-Gogna-2005

Pág.

8

octubre 2012


A 40 años del Milagro de los Andes El 13 de octubre de 1972 el avión que trasladaba al equipo de rugby Old Christians, formado por ex alumnos del colegio uruguayo Stella Marisen y en el cual viajaban 40 pasajeros y cinco tripulantes, se estrelló en la cordillera de los Andes, en Mendoza, a 3500 msnm. Por un error de cálculo del piloto, que dio mal la ubicación a la torre de control minutos antes del choque, las tareas de rescate fueron nulas y se suspendieron al octavo día. Los sobrevivientes permanecieron 72 días en el lugar, viviendo precariamente en los restos del fuselaje de la nave, enfrentando bajísimas temperaturas, avalanchas de nieve, falta de alimento y en algunos casos, soportando las heridas sufridas durante el impacto del avión contra la montaña. El 12 de diciembre, ya con un clima más favorable y sabiendo que su única esperanza consistía en salir a buscar ayuda, los sobrevivientes organizaron una expedición en la

que partieron Nando Parrado, Roberto Canessa y Antonio Vizintín. Tras recorrer 55 kilómetros en diez días los hombres, exhaustos y muy débiles, fueron encontrados por un arriero y posteriormente trasladados en helicóptero por miembros de la Fuerza Aérea Chilena para mostrarles a éstos el lugar donde se encontraba el resto de los 13 sobrevivientes. Este accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya se conocería como el «Milagro de los Andes» a través de los medios de comunicación de todo el mundo, dando lugar a la edición de varios libros y la producción de algunas películas, siendo “Viven” la más famosa de ellas.

17 de octubre, Día de la Lealtad Se denomina Día de la Lealtad (Peronista) a la conmemoración anual de la gran movilización obrera y sindical que tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires el 17 de octubre de 1945. Aquella fecha miles de hombres y mujeres, provenientes de clases humildes y trabajadoras, comenzaron a marchar pacíficamente desde distintos puntos del Conurbano Bonaerense hacia Plaza de Mayo, exigiendo la liberación del coronel Juan Domingo Perón. El líder popular, que se encontraba detenido desde el 8 de ese mes, había trabajado desde la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, otorgando derechos de los trabajadores a través de importantes medidas, como numerosos aumentos de salarios y proyectos que poco después se concretarían, como la Justicia de Trabajo o el pago de las vacaciones y el aguinaldo. Dada la trascendencia de este hecho el 17 de octubre es considerado como el día del nacimiento del peronismo y uno de sus máximos símbolos, como así también uno de los sucesos políticos más importantes en la historia de nuestro país.

Algunas derivaciones de esta movilización fueron la incorporación de la clase obrera a la vida política del país y el surgimiento de una nueva fuerza política en torno a Perón: el peronismo.

85 años sin Güiraldes “En el arte no hay malos motivos; hay motivos mal empleados”. Así pensaba Ricardo Güiraldes, escritor oriundo de San Antonio de Areco, nacido en 1886. Al año de vida sus padres Manuel Güiraldes y Dolores Goñi, se trasladaron a París, ciudad en la cual Ricardo, el segundo hijo, comenzaría a hablar, caminar y enamorarse de la literatura. Esa vida repleta de viajes y mudanzas, experiencias alrededor del mundo y la alternancia entre la vida urbana y la rural, forjarían para siempre el estilo de su pluma y le permitirían conocer con figuras literarias como Dostoievski, Flaubert, Wilde, Baudelaire y famosos pintores y escultores. Con el correr del tiempo, ese ir y venir entre el campo y la ciudad, se convertiría en la piedra basal que le permitiría, años más tarde, dar vida a “Don Segundo Sombra”, una de las obras cumbre de la literatura argentina, traducida a muchos idiomas a lo largo y ancho del planeta. En 1924 creó la revista Proa junto a otros referentes literarios como Brandán Caraffa, Jorge Luis Borges y Pablo Rojas Paz. Entre sus obras, principales eslabones entre el modernismo y el vanguardismo de la década de 1920 en Argentina, se destacan “El cencerro de cristal” (1915), “Cuentos de muerte y de sangre” (1915), “Raucho” (1917), “Rosaura” (1922), Xaimaca (1923) y “Don Segundo Sombra” (1926), en cuyo final el protagonista dice: “Centrando mi voluntad en la ejecución de los pequeños hechos, di vuelta mi caballo y, lentamente, me fui para las casas. Me fui, como quien se desangra”. A los 41 años, Güiraldes hizo el que sería su último viaje a Francia, y muere en París, víctima de un cáncer, un 8 de octubre.

Pág.

10

octubre 2012


El viaje latinoamericano y el Che

En 1998 Andrés Ruggeri decidió homenajear los 40 años de la revolución Cubana con una travesía poco común: recorrer Latinoamérica en bicicleta. En la odisea, el antropólogo recorrió 15 países y 15.000 kilómetros. Viaje similar, si los hay, a aquel que alguna vez hizo que Ernesto Guevara comenzara a ser el Che. A principios de los años 50, dos jóvenes argentinos, Ernesto Guevara y Alberto Granado, emprendieron un viaje en una vetusta motocicleta Norton con el objetivo de recorrer América Latina. En la moto no llegaron muy lejos: se rompió en el sur de Chile y debieron seguir su travesía a dedo, a pie, en camión, o en lo que pudieran. Atravesaron cordilleras, altiplanos, desiertos y selvas, vieron la miseria y el maltrato en que vivían las mayorías populares, especialmente indígenas y negros. Se indignaron, aprendieron, pensaron y cambiaron su forma de sentir y ver el mundo. Ese viaje latinoamericano fue decisivo para que Ernesto se empezara a transformar en el Che. Antes de salir era un joven estudiante de medicina, asmático, sin militancia conocida aunque con inclinaciones hacia la rebeldía juvenil. Ernesto poco después volvió al camino y este nuevo viaje lo llevó a conocer a los revolucionarios cubanos encabezados por Fidel Castro. El resto es la historia del guerrillero, el Comandante Guevara, partícipe fundamental de la Revolución Cubana y, posteriormente, luchador en el Congo y en Bolivia, donde encontró la muerte un 8 de octubre, hace 45 años. Mucho había pasado desde que subió a su moto para salir hacia la aventura.

allí con el equipo de antropólogos cubanos que habían encontrado sus restos y continuaban buscando los de sus compañeros.Vi el culto casi religioso que hacen los pobladores del lugar a su memoria. Recorrí el continente haciendo actividades en contra del inhumano bloqueo al que los Estados Unidos someten a su país de adopción, el que lo hizo un revolucionario de talla mundial. En Cuba, conocí a Fidel, y posteriormente, al escribir un libro sobre mi viaje (“América en bicicleta”, Ediciones Colihue), su amigo y compañero Alberto Granado escribió el prólogo. Desde aquellos días en que Ernesto y Alberto salieron en su Norton, es imposible viajar y pensar América Latina sin cruzarse con el Che.

Casi medio siglo después, en 1998, tuve la experiencia de hacer también un viaje latinoamericano, sin moto pero con bicicleta. Recorrí 15 países y 15.000 kilómetros, saliendo de Buenos Aires hasta llegar a Cuba para homenajear los 40 años de aquella gesta en que el pueblo cubano -y entre ellos un comandante argentino- se liberó de la tiranía de Batista y empezó una era de profundos cambios en la isla. Atravesé pedaleando las pampas argentinas y uruguayas, crucé dos veces la cordillera de los Andes, el altiplano boliviano, las selvas de Mato Grosso y el Amazonas, la Sabana venezolana y los pequeños países de América Central hasta llegar al sur de México y, desde allí, cruzar hacia Cuba. Al igual que Ernesto y Alberto, no sólo vi paisajes. También la miseria y la opresión, junto con dignidad y lucha, en los mineros bolivianos, los trabajadores del cobre chileno, los sin tierra de Brasil, los campesinos venezolanos, los indígenas guatemaltecos. Pero la América que yo encontré venía de cruentas dictaduras y democracias débiles, gobernada por un reguero de gobiernos neoliberales. Parecía difícil imaginar que pocos años después en muchos de esos mismos países se iba a dar vuelta la historia a favor de los pueblos, así como debe haber sido difícil prever desde la Guatemala invadida por la CIA de 1954 el triunfo de Fidel y el Che cuatro años después en Cuba. En mi viaje, visité algunos sitios importantes en la vida y en la muerte del Che. Estuve en los lugares donde se desarrollaron los últimos actos de su vida y conviví

Buscá GENERACIÓN en el Facebook y hacete amigo! O comunicate por mail a: generacionmasdigital@hotmail.com Y visitá buscá Generación nuestroHacete blog:amigo: generacionciudadanosdigitales.blogspot.com en facebook

Escribinos:

Buscá GENERACIÓN en el Facebook y hacete amigo! O contacto@periodicogeneracion.com.ar comunicate por mail a: generacionmasdigital@hotmail.com Y visitá Visitá nuestra web: nuestrowww.periodicogeneracion.com.ar blog: generacionciudadanosdigitales.blogspot.com

Andrés Ruggeri

www.elmundoentandem.blogspot.com.ar

Hacemos Generación: Marisol Algaba, Mariana Melgarejo, Laura Iribas, Roberto Mariani, Santiago Nardin, Mabel Careaga, Facundo Baños y Nereo Magi.


Generación nº 19 Octubre