Issuu on Google+

Valoración, Defensa y Conservación del Patrimonio Histórico Sin lugar a dudas, el patrimonio histórico es un registro vivo de la acción humana en nuestro planeta; su valoración, aprecio y protección, son claves al aceptar y respetar al desarrollo y vida del ser humano; este término nos propone el aprecio constante de nuestra propia historia como especie, esto importante al determinar nuestra procedencia de desarrollo, ya que nos ayudará a establecer, cual es nuestro futuro; al mejorar nuestra condición de vida como seres, y continuar con su crecimiento y evitar su estancamiento; de la misma forma, como lo hicieron nuestros antepasados. En nuestro viaje de investigación a la región de Huaraz, pudimos observar los vestigios que ha dejado el hombre, al establecerse en esta zona; desde las primeras civilizaciones alojadas, pasando por los vestigios Chavín y Wari, hasta los últimos desarrollos de vida hoy. El hombre durante casi toda su historia, ha sido destructivo; tanto como para él mismo, como para su espacio de establecimiento; con la supuesta excusa y mentira patológica de un crecimiento necesario; pero como nos hemos dado cuenta al estudiar historia universal en el colegio, los catástrofes sociales y ambientales más grandes, fueron realizados con las mejores intenciones de mejoramiento de vida, pero con una ignorancia de diversos factores importantes, que nos llevaron a estas desafortunadas acciones, que nos degradan como especie. Existen varios ejemplos alrededor del mundo, acerca de actos, que no han beneficiado de ninguna manera, al patrimonio histórico; y que a su contrario, en algunos casos, lo ha perjudicado, dañando la marca, de la presencia racional de su tiempo, arruinando el testimonio vivo de la prueba del desarrollo humano. En Huaraz, pudimos observar en una visita, un caso de ello; en el centro ceremonial de Huaya (que no era parte de nuestro recorrido, pero que posteriormente se incorporó, a causa de un problema en el camino al complejo de Wilcahuain), que era un grupo de construcciones, provenientes de la expansión de la cultura Wari, que había sido utilizado posteriormente como un lugar de santería por los chamanes locales; y por lo tanto, nunca había podido ser estudiado por los especialistas en arqueología anteriormente; pero hace un par de años, esto cambio ya que, el lugar fue catalogado como zona arqueológica; pero esto fue muy tarde, ya que las décadas de actividades profanas en el complejo, habían maltratado y destruido ciertas edificaciones muy bien tratadas por el tiempo; y por lo tanto, dañando el legado de la cultura Wari en la zona. Hubo también otro caso, en el que pudimos apreciar de la misma forma, que después del daño al patrimonio histórico, este ha sido salvaguardado, para que esta situación no vuelva a ocurrir; apreciando de esta misma manera, una calidad distintiva del humano, que es la de aprender de sus errores, y evitar que alguna vez vuelvan a ocurrir, esto una característica decisiva en una sociedad civilizada con ánimos y posibilidades de desarrollo. Estoy hablando, sin lugar a dudas, de Chavín; este centro, destino clave en el entendimiento del Perú Pre inca, ocupado aproximadamente en los


años 1500 y 300ac, ha tenido diversas profanaciones, desde antes de la época de la conquista, típicas del olvido de una civilización; que han llevado, hasta la desaparición de las icónicas “cabezas clavas”, dejando solamente una en su calidad de ornamento del templo, y otras cien en diferentes museos, con varios estados de conservación estructural diferentes. En conclusión, como hemos podido apreciar, el humano en toda su vida a tenido la posibilidad, de dejar una prueba de su desarrollo y crecimiento como civilización en el espacio, llamada “patrimonio histórico”; el cual siempre estará adentrado a la aleatoriedad del tiempo, en relación a un peligro de no conservación; tanto a partir de diversos factores ajenos al humano, como dependientes a él, sin lugar a dudas. Pero tenemos que aceptar de igual modo, que el humano, se encuentra en vías de desarrollo, y por lo tanto la glorificación de su patrimonio; recién se inicia, y hay que tener la seguridad, que en las siguientes décadas y años, este sentimiento y hecho de valoración, sustentado a su crecimiento aumentará y revolucionará la manera que vemos nuestro desenvolvimiento como especie.


Valoración, conservacion de patrimonio historico