Page 1

SANTIAGO MATA RELATOS 3º de 5

PLAZA CASTILLA


Copyright 2013   

No está permitida la reproducción total o parcial de este escrito, ni su  tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por  cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopias, por registro  u otros métodos, sin el permiso previos y por escrito de los titulares del  Copyright.     Para más información póngase en contacto con el autor:  santiago.mata@live.com  

2 Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

• ‐Hay que dar de comer a los zombis de la línea  cinco. ¡Maldita sea, les tocaba ayer! ¡Ricardo, ¿qué  pasa con esa máquina?!  ‐Sigue estropeada, teniente RU.  Un hombre de unos treinta años, moreno y flaco,  de rostro enjuto y aspecto cansado pulsaba teclas  y botones. Otros dos permanecían en sus asientos  sin hacer nada, como cubriéndose del chaparrón  de ira que estaba a punto de caerles encima.  ‐Mercurio, ve a darles de comer.  ‐Teniente, ya fui la semana pasada.  ¡La semana pasada! Esa referencia significaba  mucho para los cuatro hombres encerrados en el  búnker de la Plaza de Castilla. Hacía cuatro días  que había caído la última bomba atómica sobre  Madrid y tenían problemas. Ir a dar de comer a  los zombis de la línea cinco no iba a ser nada fácil.  El robot encargado de estas misiones llevaba más  de un mes estropeado. No habían podido  3  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

repararlo, por falta de piezas. Pero dar de comer  a una población de cientos de homínidos  subnormales no era lo mismo ahora que hacía  una semana. Estaban hambrientos, quién sabe si  medio locos.  ‐¡Urano!  Al no obtener respuesta, RU se acercó al tercero  de sus hombres, que en realidad dormitaba sobre  su silla. Dio una patada al asiento, y el hombre,  también en la treintena, se sobresaltó, sin  despertarse.  ‐¡Drogado! ¡Como siempre! ¡Si tuvieras sesenta  años!  El teniente se refería a la edad en que se aplicaba  la eutanasia. Mercurio no entendía cómo podían  coartar las ordenanzas a un hombre que sólo  representaba a los residuos de un ejército, o ni  siquiera eso, de una organización en retirada en  medio de los escombros de lo que había sido una  gran ciudad.  ‐¡Vas a ir tú otra vez! ‐gritó la voz ronca de RU,  mirando a Mercurio‐, ¿entendido?  El condenado, porque esa orden era una condena  a muerte, era el más alto y el más joven ‐el único  que no llegaba a los treinta años‐ del grupo, pero  también era flaco. En tiempos su nariz aguileña  4  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

debió darle un aspecto hermoso. Había nacido en  Levante, y su carácter no era nada vengativo.  Para qué insistir en que le tocaba al hombre  drogado. No sentía afecto por esa piltrafa humana  con nombre de planeta, pero tampoco quería  perjudicarle.  RU era inflexible. Al teniente le habían puesto el  nombre de un antiguo laboratorio de píldoras  abortivas: Roussel‐Uclaf. Había nacido por error.  Y él, que era de la meseta, sí era vengativo, y  parecía haberse propuesto no cometer jamás  errores. Pero ahora se había olvidado de dar de  comer a los zombis.  ‐¡Coge el coche ahora mismo y lárgate!  Mercurio dudó un momento, sin fuerza para  negarse. Ricardo había dejado de pulsar teclas y  le miraba. Mercurio se levantó y sostuvo aquella  mirada. No recordaba haber conocido otra  persona que le mirara habitualmente de esa  forma tan especial. Nunca le habían enseñado  cómo podía definirse aquello.  Esa mirada solía ir acompañada de una frase:  "eres un buen tipo, Mercu". Nadie le llamaba con  diminutivos, en esa sociedad donde no había  nombres, sino más bien matrículas. Era curioso  que la matrícula de Ricardo ‐normalmente no  usaban el número que precedía al apellido‐ fuera  5  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

un antiguo nombre. Pero es que Ricardo era un  tipo raro. Decía que había tenido madre, y que no  sabía cómo la mujer consiguió ponerle ese  apellido.  Mercurio se disponía a salir. No dijo nada para  despedirse, pero Ricardo sí:  ‐Ponte el traje de lluvia... ¡Y suerte!  Mientras se ponía el traje especial para actuar en  atmósferas enrarecidas, Mercurio intentaba  recordar una palabra que decía a veces Ricardo.  La encontró y esperó al momento de cerrar la  puerta, para dejarla caer:  ‐¡Gracias!  Antes de despegar, Mercurio consultó todos los  radares de la zona, ayudado por Ricardo desde el  búnker. Había bastante vida en el largo trayecto  que le separaba de la línea cinco, pero no  funcionaban ni la mitad de los sensores. Se  detectaban algunas hogueras: todo dentro de lo  normal. Se trataba de los moros que pululaban,  sobre todo, en torno a las grandes galerías  subterráneas de Avenida de América.  Era curioso que los subterráneos conservaran los  apelativos de unas estructuras a las que habían  sobrevivido, y que les dieron nombre en el siglo  anterior. Solamente algunos lugares más usados  6  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

durante las operaciones habían cambiado su  denominación. Así, por ejemplo, llamaban "el  cañón" al conducto por donde en otro tiempo  fluyó el Manzanares. El nombre tenía su sorna,  porque por ese "cañón" solían ir o venir ahora los  misiles balísticos.  Mercurio cruzó a toda velocidad el hoyo que  separaba el "búnker impares" de la entrada de los  túneles de la línea nueve. Por ser profunda,  todavía era una línea subterránea, a diferencia de  la cinco. Era la única línea que habían podido  mantener transitable, pero en una situación que  rayaba lo absurdo. Mercurio se preguntó cómo  podía el teniente mandar a un hombre a la  muerte sólo para intentar dar de comer a unos  cientos de homínidos.  A su izquierda, Mercurio vio los restos de las  torres de Puerta Europa. Llovía un líquido tan  corrosivo que despedía humo en contacto con las  superficies protectoras de su vehículo. Por la  hora, sabía que se estaba poniendo el sol. El sol  debía seguir ahí. Era lo único que le recordaba  que vivía en la misma tierra donde vio la luz. Pero  ya no recordaba cómo era aquella luz del sol.  Duque de Pastrana. Al entrar en el túnel, redujo la  velocidad y comenzó a fijarse en los sensores. No  había calor ni obstáculos. Pío XII. Unas hogueras.  7  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Debía de haber moros. Lanzó unos proyectiles de  gases, pero no percibió respuesta. Colombia. Más  moros. Redujo la velocidad para observar. Había  bastantes, pero huían ante su presencia, así que  pasó, no sin disparar a algunos de ellos. Observó  que caían al suelo llevándose las manos a la cara.  La munición láser cegadora funcionaba bien.  Concha Espina. Los moros se tiran al suelo al  notar la presencia del vehículo. Cruz del Rayo.  Había una masa de moros notable, con  estructuras habitadas que obstaculizaban el paso.  ‐¡Sigue adelante! Tírales un pepino.  RU seguía atentamente la operación.  Maquinalmente, Mercurio disparó un proyectil  que explotó haciendo una escabechina y  provocando el caos en el túnel. Tuvo que  continuar disparando munición cegadora,  porque, después del túnel seguían viniendo  muchos moros. Subió a la bóveda y se dispuso a  observar. Algo estaba pasando en Avenida de  América. No era el trasiego normal de moros,  estaban huyendo.  Los zombis se habían vuelto locos, eso estaba  claro. Disparaban a los moros en Avenida de  América, pero había tal cantidad que se había  organizado una batalla campal. Miles de moros  casi desarmados contra algunos cientos de  8  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

zombis hambrientos y con armamento cegador.  ¿De qué serviría seguir hasta la línea cinco y abrir  los comederos?  En ese momento una fuerte luz entró en el túnel y  se oyó el ruido característico de una bomba que  había estallado en el exterior. Mercurio no sintió  la vibración de las paredes, pero el vehículo se vio  arrastrado por la onda hacia Avenida de América.  No pudo controlarlo, y acabó estrellado contra el  suelo.  Pasados unos minutos, Mercurio trató de  moverse. Estaba aprisionado entre el asiento y  los mandos. Sentía dolor. El traje no se había roto.  No funcionaba ninguna luz, pero tampoco  necesitaba ver para abrir la caja donde Urano  guardaba sus drogas. Cogió una pastilla, la  depositó en un orificio de su yelmo y pulsó un  botón. Los mecanismos del traje funcionaban, y  fueron desinfectando la pastilla, que a los pocos  minutos estaba en su boca. La tragó.  Cuando despertó, se vio rodeado de unos seres  envueltos en plásticos. ¿Serían zombis?  Imposible, sólo saben disparar... ¡Moros! Intentó  zafarse de ellos, pero estaba aturdido. Los brazos  no le respondían, y se mareaba.  Los moros habían sobrevivido. Había sido una  pequeña bomba. Contra el búnker de impares,  9  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

seguro. Sabía de dónde procedía. Hacía tiempo  que habían avisado al mando. La bomba anterior,  dirigida contra otro búnker, había sido el último  aviso de los rojos. Pero el mando blanco no era  mucho más inteligente que el rojo, y había  decidido abandonar Madrid. En el fondo, ellos  cuatro no eran más que un instrumento para  retrasar algo imparable. No eran más que cuatro  supra‐zombis que esperaban su turno para morir.  Morir. ¡Estúpido RU! Sabía lo que le esperaba. La  semana pasada, hubieran podido salvar el pellejo.  Y Urano, era un pobre hombre. Especialista en  tratamiento de zombis, pero había perdido la  cabeza. Y Ricardo. ¡Un buen tipo! Y él mismo...  Había tenido suerte. Pero, ¿qué suerte?  Uno de los moros manejaba un soplete. Tardaron  un buen rato en sacarle del aparato. Lo  depositaron en un túnel, rodeado de otras  personas vivas. Sabía que estaban vivas por el  visor de infrarrojos que llevaba incorporado al  traje. Había algunas hogueras.  La normalidad parecía haber vuelto a los túneles  de Avenida de América. No podía ver las caras de  los moros. La mayoría estaban ciegos. Algunos de  los que veían llevaban gafas protectoras. Había  un corro en torno a una hoguera. Cuando se  dieron cuenta de que Mercurio estaba mejor, lo  10  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

llevaron al corro y lo sentaron. No podía andar.  La pierna izquierda debía estar rota. Una voz de  apariencia anciana le interpeló:  ‐¿Cómo te llamas?  ‐320 Mercurio, contestó, señalando la tira en que  estaba escrito sobre su uniforme.  ‐Muy bien, 320, bienvenido.  Mercurio no respondió. Tenía miedo.  ‐Has visto que vuestros esclavos nos matan, tú  mismo quizá venías a matarnos.  El recién llegado no pretendía discutir en  absoluto con sus captores. Sabía que la música  amansa a las fieras y que tenía que llevarles la  corriente.  ‐Iba a dar de comer a los zombis...  ‐Has matado ya a demasiadas personas. Pero,  como tú dices, no eres más que un esclavo. Sin  embargo, ahora tienes que decidir. Puedes seguir  tu camino para reunirte con los otros esclavos, o  puedes quedarte entre nosotros.  El anciano no obtuvo respuesta. Mercurio no  tenía elección. Pero se le iba pasando el miedo.  No parecía que quisieran liquidarlo.  11  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Dinos si quieres quedarte con nosotros, 320.  Mercurio hizo un gesto afirmativo.  ‐Bien. Tendrás que ayudarnos frente a tus  esclavos. Tú sabes cómo tratarlos. Ahora vete.  Llevaron a Mercurio a otro pasillo. Uno de los  moros tenía el fusil cegador del coche estrellado.  Le pidió que le enseñara a usarlo, pero Mercurio  hizo ver que no estaba en condiciones. Le  despojaron del traje, a pesar de su resistencia, y  le vistieron con plásticos. Gritaba que tenía una  pierna rota, pero no le hacían caso. Se quedó solo.  Sin vigilancia. ¿Adónde podía ir a ciegas?  Al rato, apareció un moro que le palpó las  piernas, hasta que gritó por el dolor. El moro  depositó su antorcha en una botella y comenzó a  hacer un entablillado. Mercurio notó una  sensación extraña. Le dolía, pero la forma en que  estaba siendo manipulado era algo nuevo. No  había brusquedad. Le movía despacio, con  cuidado. "¿Qué es esto?", se preguntó, mirando al  moro. Lo que tenía enfrente era un ser extraño.  ‐¿Cómo te llamas?  Era una voz aguda, de apariencia infantil, a pesar  de su tamaño adulto. Mercurio dijo su nombre y  se atrevió a preguntar por el de su interlocutor.  12  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Sandra. ‐¿Eres... moro?  Se oyó una risa:  ‐¡No, qué cosa! ¡Soy mora!... En realidad, no lo soy:  soy india. Pero para ti, es lo mismo. Y tú, ¿eres  rojo o azul?  ‐Supongo que azul, para ti. En realidad, debo ser  blanco, qué sé yo.  ‐Vaya. Lo siento. Parece que no os van bien las  cosas.  ‐Sí, claro. India. Vosotros preferís que ganen los  rojos.  ‐Supongo que no hay más remedio. Van a ganar.  Aquí sólo queremos que todo termine cuanto  antes. Los rojos, de todas formas, se llaman por su  nombre, y vosotros os hacéis llamar blancos.  ‐Tú,... ¿no eres un hombre?  ‐¡Pues claro que no! Soy una mujer. ¿No te habías  dado cuenta?  Mercurio no quiso confesar que no sabía lo que  era una mujer más que por referencias.  Afortunadamente para él, la india siguió hablando  mientras terminaba el entablillado.  13  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Hace cuatro días murió mi madre... Por la otra  bomba, ¿sabes? Ahora sólo me queda mi  hermano: el que ha cogido el fusil de tu nave...  ¿Tú, tienes hermanos?  ‐¿Hermanos? No, no. Siento lo de tu... madre.  Mercurio se quedó perplejo. No recordaba haber  dicho nunca "lo siento". ¡Menudo día! Era una  auténtica vuelta a las cavernas. Lo del hermano...  También conocía esa palabra por la literatura.  ‐¿Y tu madre, vive?  ‐No, no tengo madre.  ‐Vaya, yo también lo siento.  Otra sorpresa. ¿Había sentido alguna vez no tener  madre? Era el individuo clonado número 320 de  la serie Mercurio (en su momento, el último  grito). Había sido gestado en una zombi. Ricardo  sí tuvo madre, incluso la recordaba. Mercurio  pensó que, si hubiera tenido madre, habría sido  un poco más parecido a Ricardo. Pero ahora  Ricardo estaba muerto.  ‐¿Te duele?  ‐No, ahora no... gracias.  ‐Entonces, ¿por qué lloras?  14  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

¿Lloraba? No había salido de una sorpresa y  entraba en otra. Decididamente, algo le estaba  pasando.  ‐Te acuerdas de tu madre, claro. No te preocupes.  Seguro que está en el cielo. Ahora descansa.  La india se fue. ¿En el cielo? ¡Vaya, otra de esas  cosas de la literatura antigua!  Al rato volvió Sandra, con un plato de comida.  ‐No, deja, seguro que eso no me sienta bien.  Verás, en mi nave tengo unas pastillas...  ‐Pero tu nave ya no existe. La han utilizado en  unos parapetos para defendernos de los esclavos.  Come, ya verás que está bueno.  ‐No, mira, déjalo para otro momento. Ahora  prefiero... No sé, sígueme contando cosas de esas.  Sandra se sentó frente a Mercurio y éste puso la  antorcha en medio. El muchacho notaba que le  importaban las cosas que le contaba ella: más de  lo que hacía tiempo le había importado cualquier  cosa. Parecía como si la guerra hubiera  terminado. Habían desaparecido las  preocupaciones que sólo hacía una hora le  agobiaban. 

15 Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Mercurio veía a duras penas la cara de Sandra. No  había sido educado para apreciar la belleza, y no  la había en ese físico demacrado por los efectos  de armas atómicas y químicas. Pero el joven  estaba sorprendido por esos dos ojos que le  miraban con... Era una atención especial, no sabía  cómo definir lo que sentía. Por un momento, le  recordó a Ricardo. Otra vez los problemas de  aterrizar en un mundo distinto.  Siguió pendiente de aquel rostro que le producía  una sensación desconocida, aunque no podría  decir qué significaban las frases que salían de esa  boca. Hubo un momento, en que, sin apenas  pensarlo, Mercurio llevó su mano a la frente de la  chica y movió el plástico que cubría su pelo. Notó  un golpe en la cara y su cabeza pegó contra la  pared.  ‐¿Qué haces? ¿Por qué me tocas?  ‐No sé. Supongo que quería ver mejor tu cara.  ¿Pasa algo?  ‐¡Claro que pasa! ¡Tú no eres mi marido! Tienes  suerte de que no esté casada.  "Marido", "casada"... Definitivamente, era  demasiado para un solo día. Pero Mercurio tenía  recursos, había estudiado la vida de estos pueblos  primitivos.  16  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Seguramente tendrás miedo de tu... hermano,  eso es.  ‐¡Qué tontería! No tengo miedo de mi hermano. Él  me quiere y me protege. En cambio tú eres un  desconocido, ¿qué sabes de cómo hay que  respetar a una mujer?  Querer, proteger, respetar. ¡Uf! Mercurio cayó en  la cuenta de que se había precipitado.  Precipitarse era el verbo más usual en los  diccionarios para traducir lo que en lenguaje  antiguo se llamaba "obrar mal".  El mundo de los moros era otro mundo. Un  mundo desconocido, bien lo había dicho Sandra.  Pero le resultaba atractivo. ¿Por qué? Imposible  saberlo. Se basaba en conceptos que le eran  extraños... ¿Los desconocía, o simplemente los  había olvidado? Mercurio pensó que esos  principios no debían poderse transmitir con  medios electrónicos. Sólo así podía explicarse que  no los conociera. A lo mejor se transmitían con la  mirada. A lo mejor eran esa mirada que tenía  enfrente.  ‐Perdona ‐otra vez Mercurio echó mano de sus  conocimientos históricos‐, pero... es que en mi  mundo no hay mujeres. Hace años que no las  hacen. Me parece que yo debí haber visto alguna  en mi... niñez ¿se dice así? Al principio, las  17  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

mujeres trataron de adaptarse... pero se fueron  extinguiendo. Ellas mismas dejaron de tener  niñas, prefirieron tener niños. Luego vino la  guerra, y desaparecieron... Eso creo. Las clínicas  sólo fabricaban seres aptos para la guerra. No sé,  son cosas que deben saber los mandos. Al menos,  ahí arriba las cosas son así.  ‐Sí que era un mundo raro el vuestro.  Un estruendo en los pasillos terminó con la  conversación. Sandra lanzó un grito que  sorprendió a Mercurio tanto como el ruido bélico,  al que estaba habituado. Pensó que la mujer debía  intuir el peligro mejor que él.  Apareció el hermano de Sandra con el fusil. Se lo  entregó a Mercurio, pidiéndole a gritos que lo  hiciera funcionar. El joven se incorporó y empezó  a manipular el aparato. Los moros corrían  atropelladamente por el túnel y le molestaban. Le  dolía la pierna. Hubo una pausa. Sandra estaba  nerviosa y emitía sonidos agudos. Apareció un  zombi que la encañonó con el fusil. Mercurio  sintió que se le caía el mundo encima y gritó con  todas sus fuerzas:  ‐¡¡Noooo!!  Aún tuvo tiempo para ver a la chica caer al suelo  con las manos en la cara.  18  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Próxima estación:  ‐Plaza de Castilla.  ‐Correspondencia con:  ‐Líneas ocho y nueve. Final de trayecto.  De modo que todo había sido un sueño. "Yo no  me llamo Mercurio, me llamo Javier ‐pensó‐;  menudo grito debo de haber pegado". Le dio  tanta vergüenza ver que todos los pasajeros del  vagón le miraban que se levantó rápidamente  para confundirse entre el grupo que esperaba la  apertura de la puerta.  Estuvo a punto de caerse porque... tenía la pierna  izquierda dormida. Claro, se había subido en  Miguel Hernández, donde estuvo visitando a una  familia bosnia en un asilo. Se había quedado  dormido. Eso es, tenía una cita con una amiga, en  la Plaza de Castilla.  De repente dudó: ¿Seguirá existiendo todo? Sí  claro. Mujeres desde luego había. La gente iba con  caras largas en el vagón, pero no parecía que  fuera el fin del mundo.  ¿Y la chica con la que había quedado? Le estaría  esperando ‐marchaba a toda prisa por los pasillos  hacia la salida‐, era de suponer. Llegaba tarde, y  era la primera vez que salía con ella a solas. Se  19  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

llamaba... María, claro, cómo podía dudarlo. Era  un poco tímida, pero tenía algo... ¿Y qué le iba a  contar? No había pensado nada. En fin,  improvisaría, como siempre.  Aunque no se habría atrevido a confesar que le  entró la duda, Javier se quedó tranquilo al ver que  lucía el sol en la Plaza de Castilla, y tampoco pudo  evitar una mirada fugaz a la derecha, con la que  comprobó que seguían ahí las torres en  construcción de Puerta Europa. Luego vio a la  chica, morena, un poco más baja que él, vestida  con pantalón vaquero... Una cosa discreta.  ‐Hola, Javier.  ‐Llego tarde...  Un poco confuso, pensando que ella iba a tomar la  iniciativa, no se adelantó a saludarla con un par  de besos, como hubiera sido normal de habérsela  encontrado, como otras veces, en un grupo. Y  parece que acertó, porque ella simplemente le  dijo, en tono amable:  ‐¿Adónde vamos?  Javier hubiera preferido un "adónde me llevas",  pero tampoco era mala cosa conjugar el plural.  Improvisó, como era de esperar, un bar conocido,  cosa que tampoco requería mucha imaginación.  20  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Me he dormido en el metro, ¿sabes? Todavía  tengo una pierna casi dormida. He tenido un  sueño.  ‐¿Un sueño bueno o malo?  ‐Era un sueño de guerra. Pero no podría decir si...  Espera. ¿Puedo pedirte una cosa?  ‐Depende. A ver.  ‐Mírame a los ojos.  Los dos chicos se miraron. María sonreía, un poco  sorprendida.  ‐Sí, era un sueño bueno.  ‐¡Vaya!, ¿por qué?  ‐Porque he soñado contigo.                21  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

   

SANTIAGO MATA .

Doctor en Historia y licenciado en Periodismo.   Fue redactor de la revista Mundo Cristiano (1993‐1996), corresponsal de diarios y   redactor de agencias en Bratislava (1996‐2000),   de Radio Austria Internacional en Viena (200‐2004) y de la agencia Aceprensa.   Y como redactor del diario La Gaceta de los Negocios   ha publicado varias obras de investigación y divulgación histórica.  Para más información: www.santiagomata.com  

22 Santiago Mata www.santiagomata.com

Plaza Castilla  

Relatos históricos http://relatossantiagomata.wordpress.com/

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you