Issuu on Google+

 

 

SANTIAGO MATA RELATOS 2º de 5

JUSLIBOL  


Copyright 2013   

No está permitida la reproducción total o parcial de este escrito, ni su  tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por  cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopias, por registro  u otros métodos, sin el permiso previos y por escrito de los titulares del  Copyright.     Para más información póngase en contacto con el autor:  santiago.mata@live.com  

2  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

•   Esa fortaleza desde la que Alfonso el Batallador  quiso asediar Zaragoza se llamó Juslibol,  derivación de la frase Deus o vol, que en romance  aragonés antiguo quería decir "Dios lo quiere".  Mañana continuaremos, y me traeréis cada uno  un poema dedicado a Juslibol.  Las caras de los jóvenes levitas, hasta el momento  un tanto atentas a la anécdota, se volvieron  perezosas hacia sus cuadernos para anotar la  tarea. Al salir de clase, un recién llegado abordó a  los pupilos:  ‐Ballarín, te llama el superior.  La estancia del superior del seminario de  Zaragoza era fría y nada elegante, pero la  juventud de éste suplía las pocas condiciones del  local. No sería fácil decir si había llegado a ocupar  ese puesto a su edad a pesar de la escasez de  clero o precisamente a causa de ella.  ‐Javier, ha llegado una carta del párroco de tu  pueblo, que escribe en nombre de tu madre.  Quiero que la leas.  3  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Le tendió la mano y el joven ‐que no pasaba de los  dieciséis años‐ leyó con avidez la primera carta  que su analfabeta madre le enviaba en toda su  vida. El párroco explicaba que para su madre era  necesaria la presencia del chico en el pueblo,  puesto que el hermano mayor, que sacaba  adelante la familia ‐huérfana de padre desde un  año antes‐, había sido reclutado para la guerra de  Cuba. Dos guardias civiles se lo llevaron porque,  evidentemente no podía pagar su redención en  metálico.  El párroco dirigía también unas líneas a los  superiores del seminario, aclarando que él mismo  escribía la carta, y pedía en nombre de la viuda  que se eximiera al joven Javier Ballarín de sus  compromisos con la Iglesia.  ‐¿Qué dices?, preguntó el superior cuando el  seminarista levantó la mirada del papel.  ‐No sé.  ‐Pues a mí me parece que está bastante claro.  ‐A mi madre le hacía mucha ilusión dar un hijo a  la Iglesia.  ‐Pero no es tu madre la que está aquí.  ‐Yo quiero ser sacerdote.  4  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Mira, Javier, tú serás lo que Dios quiera. Y ahora  parece querer que ocupes el puesto de tu  hermano.  El superior le explicó que tal vez la guerra  terminaría pronto, y que si su hermano volvía, él  podría regresar al seminario. Le animó a vivir las  costumbres piadosas que había aprendido.  ‐Y ahora aprovecha mientras están los demás en  clase para hacer el equipaje. Ten en cuenta que  puede haber algunos en circunstancias parecidas,  y quizá les costaría comprender que tú te vayas y  ellos se tengan que quedar. Si Dios no pide lo  mismo a una misma persona en circunstancias  distintas, tampoco pide lo mismo a personas  distintas en circunstancias que pueden parecer  iguales.  El seminarista no pudo digerir bien el  trabalenguas con que le despedía su superior. El  caso es que, cuando volvió a verlo fue en  circunstancias muy distintas. Habían pasado  varios meses ‐durante los cuales huelga decir que  no había tenido noticias de su hermano Manuel‐ y  estaba trabajando en la viña familiar. La sorpresa  de Javier fue mayúscula, de modo que apenas  pudo articular un saludo. Después de una breve  conversación, con la que el superior ‐cuyo  nombre era Ángel Mantero‐ comprobó que las  5  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

disposiciones del candidato no habían cambiado,  explicó el motivo de su visita:  ‐Se han hecho colectas en la archidiócesis para la  guerra de Cuba. El señor arzobispo desea que el  dinero se reparta entre las familias de los  seminaristas que tienen algún hermano alistado.  A la tuya le corresponden doscientas pesetas.  Pienso que con eso tu madre y tus hermanos  pueden vivir hasta que vuelva tu hermano y, si  quieres, tú puedes volver al seminario.  El rostro de Javier Ballarín no reflejaba la alegría  que quizá esperaba haber provocado Mantero  con su oferta. Permanecía en silencio.  ‐¿Qué dices?  ‐No sé, quiero decir, me parece que no debería  coger ese dinero.  ‐Pero, vamos, tu familia lo necesita.  ‐Mire, Don Ángel, lo que yo veo es que mi madre  necesita a mi hermano. Por lo menos necesita  saber algo de él. Pero él ni siquiera sabe escribir...  ‐Y los militares, ¿no les has preguntado?  ‐He ido dos veces a Zaragoza, y nada,... Nada. Ni  siquiera lo tienen en lista.  6  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Ya. Quizá podríamos hacer alguna gestión a  través del arzobispado.  ‐Yo estoy convencido de que ni siquiera los  militares de aquí pueden hacer nada. Dicen que  hay muchos soldados de los que no tienen  noticias, y que ni siquiera se les puede mandar  cartas, o que no saben cuándo les llegarán esas  cartas. Le hemos escrito muchas...  Ahora era el superior quien no se atrevía a cortar  el silencio.  ‐Yo estaba reuniendo algún dinero con la idea de  embarcarme para Cuba, y buscarlo allí.  ‐Pero entonces vas a conseguir que tu madre se  preocupe el doble.  ‐Sí. Pero puedo escribirle, y estaría más tranquila.  Ella está contenta porque dice que Manuel está  sirviendo a España. Pero tranquila no está. Si mi  hermano no vuelve...  ‐Volverá. Parece que la guerra puede terminar  pronto...  ‐Hay tantos que no vuelven. Y ahora, si entran los  yankis en la guerra.  ‐Les ganaremos.  7  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

‐Sí, pero aunque ganen, eso no salvará a Manuel.  No sabe nada. No había salido nunca del pueblo.  ‐Mira, por mucho que hablemos de esto, no lo  vamos a arreglar.  ‐Yo quería... Había pensado ir a Cuba y ofrecerme  a cambio de mi hermano, y que él se volviera a  casa. Con esas doscientas pesetas mi madre  podría vivir mientras vuelve... Y yo podría llevar  una parte para ofrecerla a los militares. ¿Qué le  parece?  ‐¿Has hablado de esto con tu madre?  ‐No. Estaba esperando a tener dinero... Pero estoy  seguro de que preferirá que me vaya a seguir sin  saber nada de Manuel.  ‐Esto me parece muy arriesgado. Además, si  matas a alguien, ya no podrás ordenarte.  ‐Don Ángel, usted me ha enseñado que Dios pide  a algunos cosas que no pide a otros.             8  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

 

•     Barcelona, 13 de enero de 1898  Querida Madre:  Le escribo en vísperas de mi salida hacia Cuba.  Por fin lo he conseguido. Embarco en una fragata  que se llama Habana, de Ochoa y Compañía.  Pasaremos por el puerto de Vigo, en Galicia, antes  de salir en dirección a la isla. He conseguido un  trabajo en el barco, y así podré ganar algún  dinero. El capitán me ha prometido que, si  todavía están en La Habana cuando encuentre a  Manuel, le guardará la plaza para el regreso. Pero  yo le he dicho que pagaré el pasaje, para que  Manuel no tenga que trabajar. Siento que pronto  podré verle y estoy feliz de pensar que él volverá  junto a ustedes. Rece por mí. Un beso para los  pequeños. Su hijo que le quiere. Javier.        9  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

La Habana, 1 de marzo de 1898  Querida Madre:  Mi primer pensamiento nada más llegar a la isla  de Cuba es para ustedes. Acabo de desembarcar.  He ido a hablar con los militares y me aseguran  que Manuel está bien, y que pronto podré verle.  Aquí hay una agitación tremenda en relación al  barco yanki que estalló hace medio mes en la  bahía, supongo que también en la península  estarán preocupados. Yo estoy perfectamente  ¿Cómo está usted y mis hermanos? Sigan rezando  para que todo vaya bien. Con esta carta le envío  otras que le escribí durante el viaje. He aprendido  muchas cosas. Tendrían que ir algún día al mar.  Cuba también es muy bonita. No pueden hacerse  idea de cuántos árboles extraños y plantas hay  aquí. Y un sol tremendo. Y no hace viento. Su hijo  que le quiere. Javier.    Santiago de Cuba, 19 de marzo de 1898  Querida Madre:  Siento mucho no haberle escrito hasta ahora.  Estoy en otro puerto, donde viven muchos  mandos militares. He visto ya a algunos soldados  que están en el cuartel de Manuel, y todos me  dicen que está bien. Pronto podré ir a verle y me  10  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

parece que aceptarán que me cambie por él.  Dicen que soy muy joven para ser soldado, pero  aquí hay soldados más jóvenes que yo. Sobre todo  hay mucha inquietud por lo que puedan hacer los  yankis. Sigan rezando. Su hijo que le quiere.  Javier.    Santiago de Cuba, 1 de abril de 1898  Querida Madre:  Sigo hablando con los militares, que me llevan de  aquí para allá, y he hablado a más soldados del  cuartel donde sirve Manuel, que está bien. Estoy  esperando que se acepte mi solicitud. Me han  prometido que podré ir al cuartel, que no está en  Santiago, sino en otra ciudad, en cuanto haya un  viaje con nuevos soldados que se cambien por los  que sirven allí. Pero la situación es tan tensa con  los yankis que por ahora no dejan viajar a los  paisanos. Veo por algún periódico de la península  que allí también hay una gran indignación con la  oferta yanki de comprar la isla. No dejen de rezar  por Manuel y por mí. Pronto se resolverá todo.  Besos a los pequeños. Su hijo que le quiere. Javier.      11  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Santiago de Cuba, 10 de abril de 1898  Querida Madre:  Esta es la última carta que le escribo antes de que  tenga noticias mías por Manuel. Cuando él vuelva,  le daré otra carta para ustedes. La guerra  termina, y los yankis no podrán evitar que la  ganemos, y sobre todo usted podrá abrazar a  nuestro Manuel. Mañana marcho a su cuartel con  los soldados que harán el relevo. Rece por su hijo  que siempre le querrá. Javier.                         12  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

•   Javier Ballarín marchaba con un destacamento a  la Demajagua. Pero no era cierto que fueran a  relevar a nadie. Se trataba de refuerzos. Nadie le  había garantizado que se cambiaría por su  hermano, del que en realidad no tenía noticias  fiables. Todos los soldados que le habían  conocido estaban muertos o gravemente  enfermos de fiebres cuando los vio, y el único que  procedía de lo que Javier llamaba el cuartel de su  hermano sólo contestó a sus preguntas con  algunos movimientos de cabeza, antes de morir.  No había tal cuartel, sino una casamata en medio  de la selva. Su dinero no servía para nada, porque  no era suficiente ni para los militares ni para los  cubanos que se atrevían a adentrarse en la selva.  Ahora, por el agravamiento de las circunstancias,  un coronel que decía saber el destino de Manuel  Ballarín había aceptado la extraña solicitud de  Javier, que se incorporaba a la columna de  refuerzos tras una improvisada instrucción.  Los españoles ganaban la guerra gracias al  aislamiento a que habían sometido a los rebeldes,  al dividir la isla en trochas de las que no se podía  salir y en las que no se podía entrar. Pero eso  mismo aislaba a los españoles, y por eso no había  13  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

ninguna noticia fiable. Los únicos que podían  atravesar las empalizadas, los enfermos graves,  no podían contar nada, si llegaban con vida a  Santiago. Javier sabía al menos que su hermano  vivía. O lo intuía.  De su viaje por la selva sólo él y sus compañeros  podían dar fe, pero era algo que Javier no  pensaba escribir en las cartas a su madre.  Marchas y contramarchas, de día y de noche.  Visitas a pequeños blocaos fantasmagóricos, y a  guarniciones de ciudades, combatiendo sólo  contra la fiebre amarilla. Pero, por fin, noticias de  su hermano. Estaba en un puesto aislado... Como  todos. Nada se sabía de su estado, desde hacía  quince días. Algunos soldados del cuartel le  aseguraron que tenía las fiebres, aunque no  estaba grave cuando dejó la compañía. Una  conversación con el jefe, capitán Moreno. Un  hombre incorruptible, al que no se atrevió a  ofrecer dinero. Pero la historia de la madre hizo  mella en el militar, todavía joven.  La guerra con los Estados Unidos era ya una  realidad jurídica. En el acuartelamiento se había  recibido ese mismo día la confirmación del  rumor, tan temido por los militares en la isla  como deseado por los civiles en la península... Y  en los Estados Unidos. Aquella tarde nadie paró  en el recinto castrense. Se organizaban patrullas  14  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

para reforzar los distintos puestos de vigilancia.  Javier supo que el de su hermano estaba cercano  a la costa, y consiguió que el capitán Moreno le  apuntara como acemilero en el pelotón de  refuerzo.  Un día y una noche de marcha bajo la lluvia,  conduciendo mulas. La fatiga hacía mella en el  joven aragonés, apenas consciente de que estaba  a punto de conseguir lo que tanto buscaba. El  deseo de ver a su hermano se mezclaba con otras  preocupaciones: su madre, el seminario, la fiebre  amarilla... La bruma ‐mental, pero también física‐  apenas le dejaba ver el terreno que pisaba. El  segundo día de marcha, llegaron:  ‐ ¡Alto! ¿Quién va?  ‐ ¡España!  Javier apenas percibió la talla del puesto: un  cobertizo construido a poca altura, adosado a la  empalizada que dividía dos trochas. Un  cuadrilátero coloreado en rojigualda, con la  leyenda: ESPAÑA. O lo que quedaba de ella, que la  habitaba. Ocho hombres barbudos, algunos  tirados en el suelo. Javier tenía lo que buscaba, y  se abrazó a él. Su hermano estaba vivo, e incluso  le quedaban fuerzas para reconocerle y  responder a su abrazo.  15  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Un cabo recién llegado puso al sargento al  corriente de la última gran novedad. El sargento,  nervioso, dijo que nadie sería evacuado hasta  recibir más refuerzos. El menor de los Ballarín  quiso explicarle en un aparte el acuerdo a que  había llegado con el capitán Moreno.  ‐ Necesito aquí a todos los hombres útiles. No  puedo mandar a la mitad para acompañar a los  enfermos.  ‐ Lo ha ordenado el capitán, mi sargento...  ‐ Aquí mando yo, soldado. El capitán no conoce  esta zona... Ni siquiera yo puedo decir que la  conozco. Es muy arriesgado.  El sargento tenía razón. Aquella noche, uno de los  vigías le despertó con la alarmante nueva de que  unas lanchas desembarcaban en la playa. El rey  de aquella pequeña porción de selva,  superándose a sí mismo, despertó a toda la tropa,  los armó e incluso improvisó una arenga:  ‐ Si son yankis, ya podemos dispararles. Y si son  rebeldes, saben a lo que vienen. O los echamos al  agua o nos freirán dentro de la caseta.  Cuando salían, detuvo a Javier Ballarín:  ‐ Tú quédate cuidando la caseta.  16  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Se alejaron a la carrera. El centinela quiso  aprovechar la relativa soledad para hablar con su  hermano, aunque hubiera otros dos enfermos.  ‐ Tu madre está esperándote. Tienes que curarte.  ‐ Vigila.  ‐ ¿Qué?  ‐ Que vigiles. ¿No te lo ha dicho el sargento? ¿Está  cargado tu fusil?  ‐ No.  ‐ Cárgalo.  Cuando hubo oído el sonido del cerrojo, continuó  el mayor de los Ballarín:  ‐ Ahora sal fuera. Y a cualquiera que se mueva le  das el alto.  ‐ Manolo. Ahora podríamos irnos de aquí...  ‐ Y si hace falta, dispara. O nos matarán... Sal  fuera.  No tenía más remedio que obedecer los deseos de  su hermano delirante. Al oir disparos y gritos en  la playa, Javier tomó súbitamente conciencia del  peligro, al que hasta ahora parecía ajeno. Miró su  fusil y lo apuntó en aquella dirección. Al  agacharse se dio cuenta de que le temblaban las  17  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

piernas. La luna y el viento agitaban la selva para  jugarle una mala pasada. Entonces vino a su  memoria Don Pedro Mantero, el superior del  seminario, y las últimas palabras que le había  dicho. Con qué facilidad pensaba entonces saber  lo que Dios quería. Y ahora, tenía un fusil en su  mano.  Un ruido le sacó de sus cavilaciones. Quiso pensar  que era la selva. Pero no, el ruido seguía  acercándose. Podía incluso verlo. Apuntó. No le  salían las palabras. Seguía acercándose.  ‐ ¿Quién va?  ‐ ¡Cuba para los cubanos!  El fogonazo y el ruido del disparo le aturdieron  por un momento. Ya no se oía ningún ruido.     Antes de abrir la carta dirigida a la señora viuda  de Ballarín, el párroco había dudado bastante  tiempo. La remitía un tal capitán Moreno:  La Habana, 15 de agosto de 1898  Señora:  En estos momentos de dolor para todos los  buenos españoles, tengo que comunicarle la  gloriosa muerte de sus hijos Javier y Manuel.  18  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

Pude visitar el puesto que defendieron  heroicamente, y en el que se encuentran sus  sepulturas. Su gesto honra a su familia y también  la Patria se siente honrada en sus hijos.  Participando en su pena, se despide s.s.  José Moreno, capitán de infantería.                              19  Santiago Mata www.santiagomata.com


Copyright 2013   

     

SANTIAGO MATA .  

Doctor en Historia y licenciado en Periodismo.   Fue redactor de la revista Mundo Cristiano (1993‐1996), corresponsal de diarios y   redactor de agencias en Bratislava (1996‐2000),   de Radio Austria Internacional en Viena (200‐2004) y de la agencia Aceprensa.   Y como redactor del diario La Gaceta de los Negocios   ha publicado varias obras de investigación y divulgación histórica.  Para más información: www.santiagomata.com  

20  Santiago Mata www.santiagomata.com


Juslibol