Page 1


2 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012

Homenaje a Dickens a lo grande A tenor de los últimos acontecimientos, parece ser que tenemos una clase dirigente ilustrada y culta. Ahora que se va acercando el tiempo estival, cuando no hay pueblo que se precie que no tenga su escenificación histórica -que abarca desde Atapuerca hasta la afrancesada- la clase dirigente que padecemos ha tenido la feliz idea de hacer, en toda España, una representación de la obra de Dickens y ha editado para ello un libreto, al que ha llamado Reforma Laboral, en el que figuran todos los personajes que los españolitos tenemos que representar para hacer más fiel ese mundo dickensiano: buenas dosis de pauperismo, colas en comedores de caridad, desalojos en viviendas, malnutrición, trabajadores currando enfermos por aquello de que al noveno día el patrón puede decirte adiós, contratos humillantes, falta de seguridad en el trabajo, madres recientes con el bebé en brazos por aquello de no perder el trabajo, trabajadores ancianos empujando carretillas y apretando tuercas y parados trabajando en tareas comunitarias que recordarán al histórico coloño… En ese guion impuesto solo queda incluir la representación de niños trabajando, pero todo llegará. Parece ser que el estilo pistolero de Eurovegas se está imponiendo. Barra libre y falta de leyes con tal de conseguir aumentar la plantilla de cotizantes a la Seguridad Social. Claro, la palabra flexibilización o la más culta de resiliencia, no significan exactamente trabajos de 12 horas por 500 euros, o trabajos en precario, o con condiciones laborales denigrantes, o… Si las mentes lúcidas de nuestro país han llegado a la conclusión de que para competir con los chinos hay que trabajar como los chinos, además de que para ese viaje no hacían falta alforjas, mal van. Más que nada porque, a igualdad de condiciones (¿) laborales, ellos son más. Al menos parece ser que el personal no pasa del tema y entre todos hemos sido capaces de articular una contestación a tanto despropósito. Miles y miles de personas salimos a la calle a protestar, a mostrar nuestro enfado y cabreo, a decir NO. Aunque ni los sindicatos (tampoco es para tirar cohetes movilizar al 5% de la población) ni los partidos políticos (abstención del más del 40% en las últimas elecciones de Asturias y Andalucía) no deberían de creerse que tienen un crédito muy amplio y que son apoyados a ojos ciegas. Más bien, está latente el lema de los indignados de "Que no nos representan, que no", aunque -como diría un castizo- "algo hay que hacer". Existe una corriente popular oculta, poderosa, en la que se entreveran escépticos, lúcidos y radicales -al margen de todo stablishment- que a veces sale a la luz, y que todavía no es capaz de aglutinarse en otra alternativa. Una red de redes que va y viene y que está ahí; que se la siente. Y que, potencialmente, tiene tanto poder como el establecido. Quizás algún día rompa aguas…

En fin, seguimos rodeados y bombardeados por informaciones económicas, de medidas económicas que nos quieren meter el miedo en el cuerpo, de millones y ayudas a tutiplén que van y vienen cual vals vienés… Ya lo dijeron los clásicos (Marx…), que la economía era la madre del cordero y los políticos hombres de paja. Bueno, lo dijeron más fino pero, al final, se ha visualizado quién corta el bacalao. Por cierto, hablando de millones y de bacalao, ¿por qué no se exige al anterior alcalde de la ciudad, Juan Carlos Aparicio, una responsabilidad política -ya que no civil- en el despilfarro, desorganización y desastre económico que ha tenido el Ayuntamiento burgalés bajo su mandato? ¿Es de recibo haber tenido cientos de facturas impagadas, escondidas, sin control alguno, sin saber ni lo que se tiene ni lo que se debe e irse de rositas manteniendo el título de Buen Gestor, de Alcalde Esclarecido? En cualquier empresa o casa particular le hubieran defenestrado ya y adjetivado como inútil e incapaz. Y a su discípulo Lacalle, ídem de lienzo. Parece ser que el nombre de Juan Carlos Aparicio es tabú. Al hilo de este desfalco, y vista la boyante economía que tiene la ciudad, y los pocos motivos de alegría de la mayoría de sus habitantes, mejor que la anunciada Noche Blanca para el 26 de mayo, esta fiesta podría cambiarse por la Noche en Blanco, por el insomnio que provoca a muchos burgaleses poder llegar a fin de mes. ¡Menos fuegos artificiales y más cultura cotidiana! ¡Tantas cosas que no sepamos! Sigamos reflexionando, dialogando, caminando, disfrutando y creciendo con El Roto y con Forges, y con otros humoristas, músicos, pintores y escritores, y como dice Forges: No nos olvidemos de Haití ni de tantos lugares del mundo donde las hambrunas, las guerras y las injusticias dejan como cuentos románticos los relatos de Dickens. Recientemente 20 ligas europeas de fútbol han salido con sus camisetas bajo el lema "Juntos podemos salvar vidas". Un detalle. A ver… Fernando Ortega Barriuso


EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 3

Medios de comunicación y democracia en España Vaya, me ha salido un título altisonante. Bueno, al grano. Decía el humorista Ivá: "El País, prensa del Movimiento". ¡Hace más de veinte años! Si levantase la cabeza, se pegaba un tiro con el revólver de Maki. El modelo expuesto, sólo un ejemplo, no sirve en la actualidad. En las últimas décadas la derecha centrista, ultraliberal, extrema, ha ocupado casi todos los nichos de uno de los indicadores de la libertad y la democracia occidentales: los medios de comunicación. Es lo que tiene el dinero, sabe donde está el poder, y lo compra. ¿Escrupulosos nosotros? ¡Sin complejos, que es España, coooño! La izquierda, por supuesto, no sabe ni de qué dirección soplan los vientos. Si está en el poder aplica políticas de derechas, y si le toca chupar banco en la oposición, de puta madre, compañeros: ¡a vivir, que son dos días! A propósito de las tan traídas y llevadas cifras de participación en las últimas manifestaciones y en la huelga del pasado 29 de marzo, pero también en muchos casos similares, los medios citados manipulan datos de participación ciudadana con total impunidad. Con motivo del número de manifestantes en la tarde de la jornada de la última huelga, polemizaba con un periodista (?) por los datos ofrecidos en los medios locales. En el calor de la discusión, no tuvo el menor sonrojo en espetarme: "Que los afiliados a los sindicatos aporten mil euros cada uno y hacéis vosotros un Diario". Dicho de otro modo, el dinero te permite poseer medios, en más de un sentido, para manipular la verdad, engañar, insultar, denigrar, o, como sucede en muchas ocasiones, obviar la noticia censurando su publicación directamente. Es lo que hay, amiguitos y amiguitas. Ni derecho a réplica ni pollas en vinagre: lo que diga el Amo va a misa. Me viene a la cabeza el dicho fácil: "Que la realidad no te joda un buen titular". En fin, tengo muchos amigos y amigas periodistas -espero seguir manteniendo vuestra amistad-, soy consciente de las dificultades en muchos medios: recortes de salarios y plantillas, imposición pura y dura de la línea editorial… Y no sería justo exigirles a ellos un sacrificio superior al que padecen. Amparados en una libertad de expresión que niegan a todos los demás, los cavernarios revisionistas difunden diariamente su mantra de odio, desprecio y descalificación de la democracia y de los demócratas. Tal vez, fiscales y jueces ¡Ay! (suspiro) deberían perseguir de oficio la campaña de insultos y manipulaciones en los medios reaccionarios. Un poder que no dudan en emplear cuando se trata de sacudir a díscolos y desviados de la izquierda. La democracia española, tan puteada, se lo agradecerá. Ya sé, ya sé, o dejo estas pastillas o cambio de camello. Carlos de la Sierra

COPLAS DEL ARLANZÓN Ya vienen los africanos Que buscan trabajo y pan, Tienen vacías las manos, La espalda amarga de mar Y el frente oscuro y lejano De arriba a abajo A mayores jornales Menos trabajo. De abajo a arriba Que aquel que nació pobre Hambre y fatigas. Fatigas y hambre Currar de abajo a arriba Sudor y sangre Sangre y sudor No por ser extranjero Perdió el honor Que un extranjero Nunca cambió su orgullo Por tu dinero. CURRO DE LA O


4 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012

Fractura hidráulica, la nueva amenaza ambiental La fractura hidráulica, o también conocida como fracking, es la nueva amenaza ambiental para nuestro territorio. Un importante número de permisos de investigación han sido solicitados y concedidos, abarcando, solo en el caso de la provincia de Burgos, la mitad norte de la misma. En un mundo hambriento de energía como es el nuestro, se ha presentado como la solución al problema ya que permite acceder a reservas de gas inaccesibles hasta no hace mucho tiempo. En EE.UU., de donde viene este invento, lleva utilizándose, a gran escala, más de quince años y se han perforado más de 50.000 pozos. La experiencia en este país nos muestra que esta técnica lleva asociados importantes daños a la salud y al medio ambiente. De forma resumida podemos decir que la fractura hidráulica conlleva: Una alta ocupación del territorio, con su consiguiente transformación, debido a la necesidad de múltiples pozos para extraer una cantidad "rentable" de gas (una plataforma de seis pozos por kilómetro cuadrado) y toda la infraestructura asociada. Además, los terrenos utilizados para el fracking quedarán, tal y como expresa en su informe sobre fractura hidráulica el Tyndall Center, inservibles para cualquier otro uso posterior. Un elevado consumo de agua que puede entrar en conflicto con el abastecimiento para otras necesidades de la población. Un riesgo importante de contaminación de las aguas subterráneas y de superficie por los compuestos tóxicos que son utilizados en la extracción del gas. El fluido que se inyecta en los pozos contiene entre 55.000 y 225.000 litros de productos químicos por pozo. Muchos de ellos están reconocidos como tóxicos, alergénicos, mutagénicos o cancerígenos. Además, el fluido recuperado puede arrastrar metales pesados extremadamente tóxicos: arsénico, plomo, mercurio,… y elementos radioactivos: uranio, radio,… presentes de forma natural en las capas profundas de la roca. Un balance importante de gases de efecto invernadero, principalmente por la liberación de metano a la atmosfera. Ante este panorama numerosas voces se han alzado contra la fractura hidráulica y tanto en nuestra provincia, como en otras afectadas por el fracking, se han creado asambleas y plataformas absolutamente decididas a luchar contra la fractura hidráulica. Quizás tengamos que, como las mujeres Chipko abrazarnos a los árboles, si quienes nos gobiernan no actúan con sensatez. Abrazarnos, o lo que haga falta. Ecologistas en Acción.

¿Merece la pena seguir escribiendo? ¿Se puede hoy escribir sobre política? Ante la fatiga, incontinencia, pesadilla lingüística y ética provocada por los medios de comunicación, la imposibilidad de denunciar en ellos la mentira, impostura que han alcanzado palabras y conceptos como democracia, justicia, valores humanos, ciudadanía, estado de derecho, etc, las censuras de toda índole impuestas por los dueños de la mercancía cultural y controladores de lo que se habla y escribe, se ve, se legisla, el agotamiento burocrático y acomodaticio de los partidos políticos que se dicen de izquierdas -izquierdas y derechas, según se usan, otros valores sonrojantes- y organizaciones sindicales, y sobre todo el aborregamiento y estulticia de ese motor de la historia, según el marxismo, que es la llamada clase obrera occidental, nos preguntamos: ¿no es perder el tiempo, dar gritos en el vacío, lo que hacemos quienes nos obcecamos en seguir escribiendo?

hubo un ciudadano en Grecia que dijo basta. Contaba 77 años y había dejado de cobrar su pensión tras toda una vida de trabajo. Se suicidó. Los banqueros se rieron del hecho. NO. El camino no es quitarse de en medio por mucho honor que merezca el ciudadano griego. El camino es quitarles de en medio a ellos, como sea.

Ellos, a los que se conoce como el poder. Son los dueños de la violencia. La violencia que emplean según sus necesidades: con lo que denominan fuerzas de seguridad del Estado y del orden: señores del fusil y de la toga y también con las doctrinas que enseñan e imparten, morales dicen los capos de la Iglesia. Ellos, los ocultos en palabras como mercados, bolsas, bancos, empresas... ¿Que violencia podemos nosotros describir si no llega a ninguna parte?. ¿De qué organización de la violencia contestataria podemos hablar, si nos movemos como corpúsculos de catacumbas prácticamente en la nada? La nada es el nacer y el morir pero ahora la nada, también, cuando no es capaz de alumbrar pensamientos y desear exteriorizarlos, es el vivir

Y buenas han sido estas fiestas, como son todas las fiestas impuestas para su culto y celebración para ilustrar esta amarga duda. Hasta las próximas felices fiestas, que entre golpe y golpe nunca han de faltar y guardar... Andrés Sorel.


RETORNO AL PASADO Cuando Fernando VII usaba paletón, su madre la reina María Luisa se entendía con Godoy. Esto no es un pareado, es un hecho. Fue tan grande el enojo del Príncipe de Asturias, que no tuvo reparos en difundir un panfleto por la Villa de Madrid contra ese apuesto pretendiente que decía "…la realeza te hizo muchos favores, y tú sólo le diste ajipedobes, Anda Luisa, pronúncialo a la contra, verás que risa…". Estas cosas veredes sucedían en aquel tiempo, poco antes de que la dinastía española entregara deshonrosamente su corona a José Bonaparte. Con el estallido de la Guerra de la Independencia nuestro país entró en el siglo XIX, y a decir del historiador Pierre Vilar, arrastrando una contr dicción fundamental, que habría de marcar nuestro porvenir por mucho tiempo: la lucha de una minoría activa y políticamente consciente que quería acabar con Napoleón pero también con el Antiguo Régimen y una gran parte de las élites privilegiadas y una masa apasionada que se oponía a cualquier cambio. En tiempos de Isabel II el régimen absolutista fue abandonado, no tanto por voluntad propia, sino por la inviabilidad de tan anacrónico régimen. La reina Isabel casó con Francisco de Asís Borbón, al parecer omnipotente y sin vida marítima, hechos que no impidieron a su Majestad tener doce hijos (incluido Alfonso XII) fuera del matrimonio y con diferentes progenitores. Estos deslices de la carne, no fueron obstáculo para que la reina se rodeara de una corte frailuna, en la que brilló con luz propia Sor Patrocinio o también conocida como la monja de las llagas. La Sor en cuestión tenía visiones místicas que dejaban huella en sus carnes en forma de llagas e incluso mantenía amenas conversaciones con el mismísimo Santísimo Cristo de la Palabra. Su supuesta santidad no fue óbice para que fuera procesada por impostura y acusada de carlista. En el juicio que tuvo lugar confesó que se había hecho las llagas ella misma, mediante un artilugio que le había proporcionado un padre capuchino de nombre Fray Fermín de Álvarez. El motivo de tan bochornoso engaño no fue otro que el vil metal, es decir, los beneficios obtenidos con limosnas y donaciones. A pesar de este truculento suceso, Sor Patrocinio volvió a frecuentar a sus majestades, proporci nando episodios igualmente surrealistas a la Historia de España. Y mientras que la Corte se entretenía en estos asuntos, en el país se iba asentando un capitalismo rudimentario y especulativo, al socaire de la construcción de la red ferroviaria y de la implementación de una reforma agraria liberal que benefició casi en exclusiva a las viejas y nuevas élites, impidiendo el nacimiento de un fuerte campesinado pr pietario, que en otros lugares fue motor de desarrollo y progreso

EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 5 Estas cosas del ayer pueden sugerirnos algunas preguntas para el hoy. Recientemente se ha conmemorado el bicentenario de la promulgación de la Constitución de 1812. Mariano Rajoy, en presencia de su Majestad y de gran parte de los líderes nacionales del PP, pronunció en la iglesia de San Felipe Neri un discurso sin complejos, en el que definió su política como reformista y heredera de los ideales "doceañistas". Y yo me pregunto ¿ ese espíritu es el que se desprende de una reforma laboral que pretende devolvernos al siglo XIX o de una reforma del código penal que aspira a penalizar toda disidencia, de obra y pensamiento, convirtiendo los problemas sociales en problemas de orden público, como en los mejores tiempos del Duque de Ahumada? ¿Ese espíritu de cambio de D. Mariano es el que ha acompañado a la derecha política y sociológica en nuestra tormentosa historia contemporánea desde aquel lejano ¡Viva la Pepa!?. ¡ Además de jodidos, nos quieren amnésicos ¡. Visto lo visto, y dado el furor seudohistórico de nuestras autoridades locales, la próxima me disfrazo de Cura Merino o de Fernando VII y doy color a la programación carnavalesca de nuestra incombustible Fundación Burgos 2015. Recuerdo para la ocasión aquello que con tanta ironía dijo Bernard Shaw…la experiencia nos enseña que los ho bres nunca aprenden nada por experiencia… Biscuter.


6 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012

Huelga La huelga del otro mes fue un torito burriciego, afeitado, sin pitones astifinos que afilar en los burladeros de las empresas. Malencarados y feos son ahora los eslóganes explícitos de las quimeras. Las bravas recomendaciones a las puertas de las usinas, deconstrucción de la camaradería. La silicona justiciera, ilegalidad manifiesta. Y si a muchosobreros no les conocería ni la madre que los parió, entonces, huelga, ¿para qué? A la huelga de los valientes le han cortado las alas y se duele de su herida aullando como los perros a las campanas de la torre. La huelga del 29-M comenzó con los suaves acordes de los piquetes dirigiéndose al matadero con la pancarta bajo el brazo, pero, como decían algunos de sus ojos, nadie quiere el estandarte si es larga la procesión. Los representantes de la aborregada clase trabajadora han dejado de ser aquellos héroes de puño fiero porque los medios que sujetan a la comunicación por el mango así lo han querido. Ahora el ejemplo a seguir es el de los esquiroles, ésos que le han dado la vuelta al forro de su almita para que el historial trabajador de hace unos años, grande y limpio como la patena, parezca una reblandecida leyenda de un tiempo oscuro que nunca existió. Han pasado demasiadas jornadas desde el 29-M y la reforma laboral de este gobierno de tecnócratas suplantadores continúa en pie, viento en popa, desafiante y erguida como un dedo corazón beligerante. Por mucho que algunos digan que los pulsos de la huelga laten y laten que es un disparate, lo cierto es que los jirones de la huelga andan volando bajo, reptando hasta el desvanecimiento por entre el secarral de las palabras redondas, sin aristas, y heridas de muerte. La huelga del otro mes ya está muy flaca, se conoce que come comida barata. Kuachan

REFLEXIONES DE LA REVISTA EL PERDIGÓN. DESPUES DE LA HUELGA ¿Qué hacer? En primer lugar: Organizar un amplio tejido social que nos lleve má sallá de la huelga. En segundo Lugar: Ir superando con inteligencia e imaginación las estructuras del actual sistema. En tercer lugar: Urge vencer el miedo con el que intentan paralizarnosy desterrar de nosotros mismos el poso histórico que durante siglos ha sido introducido con el único fin de someter nuestro pensamiento y voluntad. En cuarto lugar: Tomar la calle para la defensa de los derechos sociales que durante siglos generaciones pasadas arrancaron con sudor y sangre a las clases dominantes y que hoy los herederos de aquel reino despótico quieren anular con el único fin de perpetuarse a costa de nuestro sudor y sufrimiento. Y por último: Ser conscientes de que en esto momento nos estamos jugando no sólo los derechos sociales sino, la libertad y la dignidad. Si esto lo perdemos, el presente y el futuro será un mundo sin humanidad.

LA LIBERTAD NI SE NEGOCIA NI SE DELEGA, SE CONQUISTA Y SE DISFRUTA GANEMOS EL PRESENTE PARA TENER EL FUTURO QUE LA LUCHA NO ACABE AQUÍ. UNIDOS PODEMOS


8 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 No pretendemos reclamar la figura de Jorge, por supuesto, sólo hacernos eco de la pérdida de quien también pasó por aquí. Como era su costumbre, por amistad, por cariño, por compromiso o por ganas de pasar un buen rato Jorge colaboró de distintas maneras con “Los Otros”. Era un valor seguro, bastaba pedirle un favor... Si no me equivoco fue quien preparó el primer taller de escritura que se dio en Burgos, aquí en el Ateneo, hace ya trece años. Bueno, nos quedamos sin una sonrisa, sin alguien con quien poder hablar de literatura, con una voz menos a la hora de recitar versos, sin su continuo trabajo ni sus inagotables anécdotas. Sin alguien que fue generoso hasta con quienes no necesitaban generosidad alguna. Reproducimos aquí uno de sus últimos artículos publicados en los que describía las impresiones extraídas de su participación en la manifestación internacional contra el cambio global. Amigo Jorge, que la tierra te sea leve.

15 DE OCTUBRE. BURGOS Allí estuvimos. Dos mil o cuatro mil burgaleses. Da igual que unos aumenten la cifra o la reduzcan a su conveniencia. Allá con los juegos de cifras de los que pretenden acercar el ascua a su sardina o mejor dicho la lonja entera, aunque se les estropee el pescado por no bajar los precios... Allí estuvimos, indignados o no. Maestros, médicos, comerciantes, madres, estudiantes, parados, funcionarios, desempleados, periodistas, amas de casa, abuelos, empresarios, que los había... Ciudadanos en general, gritando consignas, lanzando preguntas al aire, sabiendo que nadie las responderá inmediatamente, pero que responderán de sus actos todos aquellos que en nombre de sus miserias y avaricias han creado un problema global sin precedentes. Alrededor de los convocados mucha policía en perfecta sintonía con los que allí se manifestaban. De la Plaza Mayor a la Plaza Mayor. Un clásico en Burgos. La prote ta, el grito colectivo y pacífico, contra la banca, la crisis y los corruptos. Pidiendo justicia global, denuncia do los crímenes económicos y la pasividad de los políticos, que aquí y allá, han consentido tanto desprop sito, comprando poltronas y sacrificando la llamada sociedad del bienestar, a la que muchos ni se habían acercado. Estos son algunos

ejemplos de las frases que se podían leer en las pancartas de la manifestación: «La lucha sigue cueste lo que cueste. Ni Dios nos representa. Rescatad personas no bancos. El pueblo unido funciona sin partidos. Ningún corrupto en las listas. Pepepsoe. Le llaman democracia y no lo es. Es una dictadura y lo sabéis... Un banquero se balanceaba sobre la burbuja inmobiliaria, como veían que no se caía fueron a llamar a otro banquero... Los que miráis también lo pagáis. Banquero muerto abono pa mi huerto. La calle es de Burgos no Burgos de Lacalle. Queremos un pisito como el del principito. Ni con vino tinto sale uno de este laberinto. Con los jóvenes no se juega. Si somos el futuro por qué nos dan tanto por culo. Mas educación menos corrupción. Por qué manda el mercado si yo no lo he votado. A la puta calle, nos dijeron, y eso hicimos »… Para terminar con esta frase: «Si no salimos en los periódicos, saldremos en los libros de Historia»… Jorge Villalmanzo DB jueves, 20 de octubre de 2011


EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 9

Entrevista... a Olegario, el del Centenario

Hacía años que no sabíamos nada del amigo Olegario, aquel que, un buen día y sin motivos aparentes, decidió abandonar la ciudad gris y asperona que le vio nacer. Sí, amigos perdigoneros, el mismo cuya azarosa vida inspiró el libro "Olegario, el del Centenario", de Virgilio Mazuela y Carlos de la Sierra. Aquel hombre pegado a una boina que un ilustre día salió de su casa para comprar tabaco y desapareció del mapa. Quienes le conocimos nunca dejamos de preguntarnos por qué Olegario se marchó sin decir ni mú. ¿Qué perentorios motivos le convencieron para abandonarlo todo -mujer, suegra, hijos, amigos- y largarse a la chita callando? Por suerte, y gracias a las esclarecedoras y fidedignas investigaciones de sus hagiógrafos, a día de hoy podemos afirmar que la culpa de su volatilización la tuvo el vino. Según cuentan los precisos datos de sus diversas biografías, el día de su arrebato Olegario llegó a casa con unos cuantos tintos de más y la emprendió a epítetos verdaderamente soeces contra su suegra -la tía Cataplines-, pregonándola de tragona, guarra, flatulenta y otras lindezas de similar pelaje, tras las cuales le amenazó con llevarla a terminarse a una residencia no sin antes requisarle el dinero de la cartilla. Esto último es lo que verdaderamente escoció tanto a la tía Cataplines como a su hija: que Olegario, sin corazón ninguno, quisiera adueñarse de unos ahorros que con tremenda usura y hartas privaciones habían amasado a lo largo de los años. Sin pensárselo dos veces, madre e hija le dieron una somanta de palos que tembló el misterio. Dicen que la venganza de Olegario fue cobrar a las bravas la paga y la extra de julio y marchar a ver otros mundos menos violentos tras mercar una buena botella de linimento de Sloan. Pero el terruño tira que se jode en su alma. Cuando las hojas pardas del otoño, con los pausados giros de su vaivén, emprenden el postrer viaje que las llevará a posarse definitivamente sobre este valle de lágrimas, uno siente de tal manera la perentoria llamada de la tierra que le vio nacer, que se le ponen de punta hasta los pelos de las rodillas. Esa tierra hermosa que se encargó de descalabrarnos el carácter, llena de recuerdos oliscantes, donde catamos los primeros amores y las mejores desdichas… Y allí, en el centro de tan entrañable lugar, sobre la acera derecha de su pisoteada calle de San Pablo, haciendo cola en la oficina del paro, volví a verlo. Los años no pasan en balde para nadie y me costó una incredulidad reconocerle. Tenía el pelo cano y revuelto, barba al estilo Bakunin, gafas ahumadas y ropa de los años 40.

Olegario recibió sombrero domingo

nos con de

P.- ¡No me jodas que tú eres Olegario! Ole.- ¡Hombre, Faustino, mecagüen tó lo quei estudiao! Pensé que no me reconocería nadie después de tanto tiempo. P.- ¡Joder, joder! La de tiempo que ha pasado ya, lo menos 30 años, si no recuerdo mal te marchaste recién muerto Franco. Anda que, con la de leches que te dieron viviendo Paquito, y vas y te largas cuando se muere. Ole.- No aguantaba más, ya estaba harto de palos. Entre Franco, mi suegra, y aquel mamonazo de teniente, me llovían hostias un día sí y al otro también. Así que me dije, vámonos al paraíso del proletariado, a la URSS, que para algo soy del partido. Y fíjate si será mala suerte la mía, que al poco de llegar se acabó el paraíso, empezó la perestroika y vuelta a la manía de zurrarme. Así que me largué a la democracia capitalista y me he pasado la vida de país en país, hasta ahora. P.- O sea, que has recorrido medio mundo para venir a acabar en la cola del paro… Poca suerte has tenido en estos 30 años. Ole.- Cagüensós, si yo te contara… Acabé por romper el carnet del partido después de ver las maneras de cortar el bacalao que tenía la nomenklatura de allí, que son como los señoritos de aquí pero con abrigo de oso moreno. Se me cayó el alma a los pieses al darme cuenta de lo mucho que se parecía aquel pueblo a la vaca del tío Mauricio, que en lugar de leche daba pena. Todo era engaño, mentira tras mentira, con el único fin de mantener los privilegios de una clase cuyo único objetivo era perpetuarse en el poder y comprarse una dacha en el campo. El poder popular era una trapisonda que se inventaron las élites corruptas y despóticas que gobernaban a fuerza de perseguir y condenar toda disidencia. A mí, escucha lo que te digo, que yo era trotskista desde antes de hacer la primera comunión, me zurraron la badana de narices. Fíjate cómo sería la cosa, que un día que abusé de la vodka me puse sentimentalote y me dio por gritar "¡Viva Troski!" a diestro y siniestro; pues bien, no habían pasado dos vivas bien echaos cuando un Nikita que parecía estar haciendo la kagebé de voluntario me agarró por el sobaquillo y me mandó tres meses a la trena. Así que pensé, ahí os pudráis con vuestro paraíso y vuestra miseria. Y cuando ya me iba a largar va y llega Gorbachov con su perestroika y su glasnost y su tócate los huevos, y me quedo un rato más a ver qué coño era aquello. ¡Buena la hice! Después de Gorbachov llegó Yeltsin, ilegalizó el PC a las primeras de cambio, investigó los archivos de la KGB y allí estaba la ficha del tonto de Olegario, amigo de trotskistas y anarquistas. Total, dos años al trullo para reformarme… ¡tiene cojones la cosa! P.- ¡Vaya experiencia, amigo Olegario! ¿Y de allí a dónde fuiste? Ole.- Estuve en Cuba un año. Otra moto de paraíso, venga a cortar caña y a enrollar puros. Según decían, eran trabajos reeducativos para experimentar lo que supone ganar el salario con el sudor de uno mismo, como si yo no supiera de sobra lo que es éso. Lo que pasa por allí, al ser trópico, es que se suda aún sin hacer nada y el personal no tiene muy claro el concepto. Al final me largaron de la isla por criticar las decisiones del partido y participar en una protesta a favor de los presos de conciencia. Acabé hasta los cojones del paraíso proletario y me largue a Méjico, y de allí al paraíso capitalista, a EEUU. P.- Y allí, ¿qué tal?, ¿triunfaste? Ole.- ¿Qué si triunfé…! Nada más que me veas como estoy ahora. Yo, al revés que el emperador romano: llegué, vi y la cagué. P.- Pero, ¿qué viste para cagarla? Ole.- ¿Que qué vi? Que todo dios vivía como un Juan Carlos cualquiera. Allí invertías un dólar y al día siguiente tenías cinco, te encontrabas al dinero de frente, por la calle. Y yo, viendo la fiesta que


10 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 se traían, pedí unos préstamos apañaos, de 500.000 dólares al 4%, y lo metí en Lehman Brothers, que me daba un 10%. Fíjate si serían redondos mis planes que con los ahorros me compré un apartamento y un coche. ¿Podrás creerte que sin estrenar el coche y el apartamento, llega el Lehman Brothers y da bancarrota? De la noche a la mañana me encontré en la más absoluta miseria y con más de 600.000 dólares de débitos. La Banca se quedó con el coche, el apartamento y me embargó los salarios. Así que te digo una cosa, para los humildes no hay paraíso que valga. Yo sólo he visto cárceles, vejaciones y poderosos tratando de vendernos un mundo del coño su madre. Pero lo que me pasó en EEUU se me estuvo de cojones por querer jugar a ser rico. Cada vez que lo pienso no me entra en la cabeza cómo un trotskista como yo pudo caer de hoz y coz en tamaño cepo. ¿Qué leches tendrá este sistema para que te atrape de esta manera? P.- Que lo llevamos dentro, Olegario, y de éso se aprovechan. De todas las maneras has sufrido más penalidades que el Lazarillo de Tormes. Después de dejar EEUU, ¿dónde acabaste? Ole.- Estuve unos meses en Alemania, que maldita la hora en que aparecí por allí. Catorce horas diarias para ganar 1000 euros, que justo llegaba para pagar el alojamiento. Con el cuento de la crisis te dicen sin el menor sonrojo que menos se gana en Grecia y en España. Encima, para joderte más, te sacaban a la puerta y te enseñaban una porrada de marroquís y de saharauis dispuestos a trabajar más horas por menos dinero. Así que me dije: arrea que esto no es para ti. También pasé por Francia y me pasó tres cuartos de lo mismo. Visto lo visto decidí venirme para a la tierruca y, ya ves, tres meses que llevo aquí y no salgo de la cola del paro. Sólo saben decirme vuelva usted mañana, y los viernes me dicen que el sábado y el domingo no venga porque cerramos. Y a comer a Cáritas. P.- Pero Olegario, tú tienes una buena preparación, sabes idiomas, eras un buen albañil antes de marcharte, algo te saldrá, ten confianza. Ole.- Lo que me está saliendo es una mala leche, que no se cuánto aguantaré. Así no pueden tener a un ciudadano por muy trotskista que sea y por mucha edad que aguante a las espaldas. Esto tiene que explotar. El mundo capitalista es muy maligno, ése no puede ser el futuro. Tenemos que echarlo abajo si queremos subsistir como especie. El cuento de que todos somos culpables de la crisis no es verdad, los culpables son los mercados y los políticos que se ponen a su servicio. En todos los sitios me decían que no hay alternativa… ¡es mentira! La alternativa es empezar a caminar por la senda de la utopía. ¿Alguien se cree que esos llamados antisistema con anarquistas y troskistas a la cabeza lo harían peor? ¡Ni hablar! Un mundo donde mueren niños por falta de vacunas, un mundo donde los traficantes de armas programan guerras, un mundo donde la riqueza de unos pocos es el sufrimiento de los muchos, un mundo donde la codicia y la corrupción no tienen ley, un mundo donde la ciencia y el progreso sólo lo disfruta un tercio de la población, un mundo donde la tierra y su diversidad está herida de muerte, un mundo donde el pensamiento es acorralado y la voluntad encarcelada. ¿Alguien puede

decirme que la barbarie capitalista no tiene alternativa, cuando sólo hay que emplear el sentido común para diseñar algo más humano y más fraterno? P.- ¡Jodo Olegario, que espiche me has soltado! Ole.- Es que estoy que me subo por las paredes. Esto hay que pararlo. Hay que ser más radicales. Ya no valen huelgas domesticadas ni procesiones gritando: "Queremos negociar". ¡Qué coño de negociar! lo que hay que hacer es echar abajo la reforma y a los reformistas. P.- Eso se dice muy fácil, pero, ¿quién le pone el cascabel al gato? Ole.- Pues, quién lo va hacer, los de siempre, el pueblo. Mira Faustino, en este país lo poco o lo mucho que se ha hecho, lo ha hecho el pueblo. Las clases dominantes, en nuestra historia, jamás levantaron un dedo para que el pueblo fuera más libre y pudiera vivir mejor. Siempre emplearon y siguen empleando el palo para reprimir cualquier aspiración. Su estado ideal siempre fue el fascismo. Primo de Rivera, Franco, Aznar y sus descendientes, en este escenario se sienten seguros. Y para que la cosa se notara menos tuvieron (salvo raras excepciones) el apoyo de la jerarquía eclesiástica. Una jerarquía ésta, que no acaba de entender el mensaje que dejó su jefe, o quién sabe, quizás, entender sí que lo entienden, pero mejor no menearlo, no vaya a ser que se corte la leche. Como te digo, esperar algo de la derecha y de los poderes fácticos es querer mirar para otra parte. O lo hacemos nosotros, como siempre, o la casa se queda sin barrer. Solo hace falta ver las nuevas ocurrencias de los herederos del fascismo, sacar una nueva ley penalizando con dos años de cárcel a quien convoque una manifestación y haya altercados violentos. Como si no supiera uno de dónde viene la violencia, la mayoría de las veces provocada por ellos mismos. Los de la boina y la alpargata no llevamos la violencia dentro, lo que hacemos es defendernos del casco y de la pelota de goma. El mundo se encamina a estados policiales. P.- Todo se ha globalizado de tal manera que no sabe uno si la culpa es de aquí o de allá. Ole.- La culpa es nuestra. Las cosas están como están porque no queremos ejercer el poder que tenemos. Si los pueblos fuéramos conscientes del poder que tenemos y lo ejerciéramos, otro gallo cantaría. P.- ¡Cómo se ve, Olegario, que has recorrido el mundo y le conoces bien! ¿Qué crees que nos depara el futuro? Ole.- Mira, amigo Faustino. Desde la caída de la Unión Soviética, pasando por la era de Reagan y Tacher, se van desarrollando las teorías de la Escuela de Chicago. Esto lleva consigo que de forma pausada la política vaya dejando la organización social y económica en manos de los mercados. La economía especulativa ha pasado a ser la nueva fuente de riqueza en detrimento de la economía productiva. Los mercados causantes de esta crisis no solo no han corregido el rumbo, sino que están imponiendo sus reglas a los estados. Las medidas que hoy toman los gobiernos están dirigidas a cumplir los mandatos de los mercados. Ahí tenemos al "intelectual" de Rajoy y al soso de Zapatero tomando medidas y desmantelando las conquistas sociales para ganar la confianza de los mercados sin importarles un pepino si ganan o pierden la confianza de los ciudadanos.


EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012 11 P.- Tienes razón, Olegario. Pero yo insisto, ¿cómo ves tú el futuro? Ole.- A mi corto entender pueden suceder varias cosas: que salga un mesías de esos populistas con rasgos fascistas y acabe embobando al pueblo ofreciéndole otro "paraíso". Que los mercados se adueñen de la política y pongan a gente de su entera confianza, cosa esta que ya están haciendo, cuando ven que los políticos no tiran lo suficiente. Otro escenario posible es que la izquierda revise su discurso y sus formas de hacer política y se convierta en una alternativa real al desmadre que estamos viviendo, lo cual, hoy por hoy no se vislumbra, a pesar de la que está cayendo. P.- ¡Qué negro lo pintas! No ves ninguna esperanza en el empuje de los jóvenes del 15 M., de Democracia real, de toda esa fuerza juvenil que empieza a plantear otras formas y otros métodos de hacer política. Ole.- No cabe duda que han dado en el clavo en cuanto hacer visibles los problemas y a plantearlos con unas formas organizativas radicalmente opuestas a las establecidas. Pero si no son capaces de romper el discurso y las viejas estructuras con las que se ha dotado la izquierda parlamentaria, mal lo vamos a tener. Hay algo a su favor, y es que en muy poco tiempo el mercado va a intentar romper todo el tejido social que la izquierda ha ido construyendo en los últimos 200 años, lo que podría posibilitar un nuevo discurso. Por otra parte el sindicalismo, si sigue con la modorra que tiene, va a quedar con un poco de suerte en una ONG sin subvención, o lo que es lo mismo… en nada. P.- ¡Vaya un panorama! Y como decía aquel de mi pueblo: ¡y yo con estos pelos! ¿Un escenario de guerra crees que sería posible? Ole.- La guerra ya la tenemos encima. Que acaben hablando las metralletas dependerá de nuestra valentía y de nuestra imaginación. El miedo, amigo Faustino, no se combate con más miedo. Las guerras son el arma del sistema, la imaginación es el arma de los pueblos. Hagamos lo que ellos no esperan que hagamos. Gandhi no hizo lo que los británicos esperaban que hiciera… y ganó. P.- Cuánto me alegro de haber tenido esta charla. Oye, Olegario, te invito a comer. Qué cojones, un día es un día. Este encuentro tuvo lugar el día 17 de abril, festividad de San Pánfilo obispo. Cuenta la tradición que estando en el Concilio de Constantinopla se quedo como ido, poniendo unas caras muy raras y hablando sin saber lo que decía, igual que Aznar. De ahí viene el dicho "tienes una cara de pánfilo que no puedes con ella". Santo Barón que a los altares llegó.

AUTOGESTIÓN Venid, venid…, venid, con vuestro carné de obrero con vuestro carné de paro con las heridas abiertas por haber sido expulsados por los perros que dominan este mundo del trabajo, traer vuestras manos límpidas traer vuestros puños cerrados con vuestras bocas abiertas con los puños apretados. Venid, venid, venid, salgamos de las cunetas levantémonos la frente y pongamos en común nuestras manos, nuestros puños, nuestras mentes para que olvidemos "lo mío" pues "lo nuestro" es lo de siempre, subiremos al estrado y gritaremos muy fuerte: jamás habrá un futuro si no se arregla el presente. Venid, venid, Venid, ocuparemos los tajos y también las direcciones y diremos a los perros que trafican con los ajenos sudores: Estáis todos despedidos despedidos para siempre, el sudor es de quien lo suda y comparte con la gente, la utopía es la autogestión la utopía se hará presente.

Rufino Hernández


12 EL PERDIGÓN 58 / MAYO 2012

HAY QUE LOS PIES

PARARLES

El pasado día 29 de marzo se convocó una huelga general. Dice Teresa Mollá que esta huelga general ha sido necesaria hacerla por dignidad en primer lugar. Por dignidad personal y colectiva. Porque se está jugando un modelo social en donde algunos derechos de ciudadanía se pueden perder. Con la reforma laboral impuesta por el PP se recortan derechos en todos los ámbitos, pese a que esa parte más oscura, la maquillan con la justificación de la creación de empleo. Tengo casi cuarenta y ocho años y estoy harta de escuchar ese discurso. He secundado todas las huelgas generales que se han convocado desde mi entrada como limpiadora de un instituto, al mercado de trabajo. Y en todas las reformas que han motivado esas huelgas se ha dicho lo mismo: es necesario crear empleo. La gente que ya tenemos unos años y que nos hemos pasado media vida luchando por los derechos propios y ajenos, sabemos los que estas medidas esconden: la posibilidad de liberalizar y desregular el mercado de trabajo y por tanto acabar con los derechos que tan duramente han costado de conseguir por parte de miles de personas que cada día han (hemos) hecho de nuestras creencias en una sociedad mejor, una forma de vida. Ahora toca demostrar quienes somos como sociedad y lo que nos importa el futuro de nuestros derechos y los de quienes vienen detrás. Toca plantar cara al liberalismo más feroz y decir basta. Hay que pararles los pies porque, como rezan las consignas sindicales, quieren acabar con todo y hemos de impedirlo. Ahora toca dar la cara y no esconderse detrás de los argumentos de siempre o de los nuevos con aquello de: ahora no era el momento de hacer esta huelga. Sí, ahora era el momento de hacerla. Es el momento de exigir justicia social. Es el momento de exigir igualdad. Es el momento de exigir respeto. Es el momento de exigir reparto en los esfuerzos por salir de esta crisis que no hemos generado como clase trabajadora. Es el momento de exigir a las grandes fortunas que aporten su parte para salir de este pozo llamado crisis. Es el momento de exigir a la Iglesia que pague sus impuestos como los pagamos el resto de ciudadanas y ciudadanos que trabajamos cada día. Es el momento de parar los desahucios de los bancos y de exigirles que revisen sus comisiones y sus beneficios. Es el momento de plantar cara a la patronal y de exigirles respeto a las negociaciones colectivas. Es el momento de exigir que no se recorte en la educación pública mientras se siguen hinchando las arcas de la escuela privada. Es el momento de exigir la paralización inmediata de la degradación de nuestro sistema de salud público. Es el momento de pedir explicaciones a quienes llevan años privatizando los servicios públicos para enriquecer más a un reducido grupo de especuladores. Es el momento de recordar que mientras se pagan millonadas por la fórmula uno en Valencia, se desmantelan los servicios sociales básicos o se cierra el Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia. Es el momento de la verdad; por compromiso social, por dignidad como decía antes, pero sobre todo, para que no acaben con todo y pararles los pies. Rajoy prometió lo que no podía cumplir y ahora se está viendo. Vemos cómo su concepto de

justicia social pasa por que los mercados y los mercaderes estén tranquilos, aumentando sus beneficios, enriqueciéndose todavía más a costa del trabajo de millones de personas que no tenemos más que trabajo, orgullo y dignidad. Y hoy más que nunca siento orgullo de ser mujer, trabajadora y comprometida con aquellas causas que considero justas. Y esta reforma laboral impuesta es profundamente injusta. Mi dignidad de género y de clase no les permito que me la cuestionen y por eso secundé la huelga y pedí a mi entorno que la secundara, porque es mucho lo que hay en juego. Si con esta reforma laboral quieren estos del PP, como Arenas, devolvernos a las mujeres trabajadoras a nuestras casas para ocupar ellos los puestos de trabajo, lo tienen claro. Si los gobernantes del PP pretenden despojarnos de nuestros derechos de ciudadanía como mujeres para imponernos sus modelos de familia y hacer más grandes todavía las diferencias existentes entre mujeres y hombres, se olvidan que somos más, sabemos resistir y luchar por nuestros derechos. De forma pacífica, como lo hemos hecho siempre. Pero pacífica no significa cobarde, que nadie lo olvide. Si los dirigentes y gobernantes del PP pretenden imponernos, de nuevo tutelas y jerarquías sobre nuestros cuerpos de mujeres se van a encontrar con consecuencias que quizás no imaginan. Nuestros derechos no se tocan. Y como mujer trabajadora orgullosa de serlo he ido a la huelga general. Y espero que seamos muchas y muchos los que continuemos luchando para poderles parar los pies a esta gente del PP que no entiende de justicia social más que para repartirse los beneficios del tipo que sean. Nos jugamos mucho, pero sobre todo nos jugamos el futuro. Para finalizar os recomiendo que leáis los tres escritos ¡A la Plaza! que se pueden encontrar en http://www.alaplaza.es Siempre en el recuerdo José Luis Estrada LA MORADA

perdigonINTERNET58  

2 ELPERDIGÓN 58 / MAYO 2012 Fernando Ortega Barriuso Fatigas y hambre Currar de abajo a arriba Sudor y sangre COPLAS DELARLANZÓN De arriba a...

Advertisement