__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

AllĂĄ donde encontramos lo perdido AntologĂ­a de poetas mujeres de Chihuahua Volumen 1


Directorio M.E. Luis Alberto Fierro Ramírez Rector de la Universidad Autónoma de Chihuahua M.A.V. Raúl Sánchez Trillo Secretario General M.L. Ramón Gerónimo Olvera Neder Director de Extensión y Difusión Cultural Lic. Berenice León Galindo Jefa del Departamento Editorial


AllĂĄ donde encontramos lo perdido AntologĂ­a de poetas mujeres de Chihuahua Volumen 1


Primera edición: Marzo, 2020 Cuidado editorial: Luis Fernando Rangel, Ramón Rangel Flores, Alfredo Caro Espinoza, Margarita Muñoz Imagen de portada: Spirit of the Fell

Universidad Autónoma de Chihuahua Campus Universitario Antiguo s/n. 31178, Chihuahua, Chih., México editorial@uach.mx

Sangre ediciones Oyamel 6907 Fr. Esperanza 31104, Chihuahua, Chih. sangre.ediciones@gmail.com www.sangreediciones.com

Diseño y formación Sangre ediciones

Editado y producido en Chihuahua, México


Allá donde encontramos lo perdido Antología de poetas mujeres de Chihuahua Volumen 1

Margarita Muñoz Compiladora


Salmo para una Eva mitocondrial | Reneé Acosta Me levanto de noche y aún no es el día en que tu alma molecular me llene de toda incandescencia con tu voluntad de amor, nitrogenada Fuente de Eleusis Divina entre todas las mujeres Vuelve a mi campo esférico de dudas Regresa a mí, Señora de los cielos Asherá, esposa de Dios Pachamama, Gaia cuerpo de la tierra llámese naturaleza o conjunción celestial Vuelve a mi centro del que nunca te has ido Envuélveme en tu manto sicogenético y haz de tu presencia un pulsar de amor iridiscente Señora de los mil rostros doncella santísima vía láctea de tu seno multipecto emergen mil galaxias multiplicada(s) Shekina, Coyolxauqui, Asherá, Ammnáh, Isis, Inana bendita fuente filogenética Causa esencial de todas las causas Te has ocultado y hoy te busco me encuentro en ti

7


en un multiverso de caminos de tu santísima trinidad femenina diosa, madre, hija llena de hidrógeno mercurial respiramos llenos de ti desde el inicio ¿Cómo llamarte? Madre ¿cómo nombrarte ahora ante los muros de ladrillos vibratorios? cómo encontrar tu neuma en la tierra

Reneé Acosta (Ciudad de México, 1976) Poeta, ensayista, filósofa y feminista chihuahuense. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales. Es autora de los libros Moebius (Tierra Adentro, 2006), El sentido de las horas (uach, 2008), Metafísica del ojo (ichicult, 2012), Dispersión simultánea (Mantis, 2014), Tras la luz de diosa blanca: en búsqueda de Rogelio Treviño (icm Chihuahua, 2018) y Nueva iconografía guarra de la lotería mexicana (imac, 2019; Premio Nacional de Ensayo Dolores Castro), entre otros. Su obra ha sido traducida al inglés y al italiano.

8


Negaciones | Carmen Amato Soy un planeta que a fuerza de negrura ya no proyecta luz y aunque aún giro en tu órbita casi desprendida una fuerza me rechaza contra mi voluntad y otra me atrae. Soy un planeta que a fuerza de negrura pronto desviará su órbita.

Carmen Amato (Aguascalientes, 1952) Poeta, fotógrafa y promotora cultural independiente. Nació en Aguascalientes, pero radica en Ciudad Juárez desde sus cuatro años. Maestra en Creación Literaria por la Universidad de Texas en el Paso y Doctora en Literatura Hispanoamericana por la Universidad Estatal de Arizona. Algunos de sus poemarios son: Hoy somos del silencio (1992), Ciudad que se restaura (1996), El silencio que se hiela en la blancura de las hojas (1997), Gestación de la luz (2006), Ni cincel ni fragua (2009), entre otros.

9


Cuando me muera | Dolores Batista Cuando me muera no me hagan un ataúd ni se pongan a llorarme. Tírenme en un agujero y tápenlo después. Ya muertos no somos mas que basura. Ahora que estoy viva ¡quiéranme bien!

Dolores Batista (Ojachíchi, Bocoyna, 1962 | Chihuahua, 2004) Poeta, traductora y promotora social rarámuri. Recopiló la tradición oral de forma bilingüe. Ayudó al rescate de celebraciones religiosas, costumbres y creencias de los pueblos indígenas de Chihuahua, defendió los derechos de esta comunidad y fue nombrada miembro del Consejo Consultivo Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

10


La plaza | Lilly Blake Admiro las palomas cómo cruzan la calle sin mirar a los lados cómo se ríen del peso de mi pie cómo provocan al gato acechante cómo se convierten en espíritu santo.

Lilly Blake (Chihuahua, 1965) Poeta, gestora cultural y artista plástica. Ha obtenido diversos premios y becas por su obra literaria. Autora de los libros Microuniversos (uach), Mujer enigma (Onomatopeya producchons), Espejo de fuego (ichicult), entre otros. Su obra ha sido compilada en diversas antologías.

11


Yo | Nellie Campobello Dicen que soy brusca Que no sé lo que digo Porque vine de allá Ellos dicen que de la montaña oscura Yo sé que vine de una claridad Brusca porque miro de frente Brusca porque soy fuerte Que soy montaraz Cuántas cosas dicen Porque vine de allá de un rincón oscuro de la montaña Mas yo sé que vine de una Claridad.

Nellie Campobello (Villa Ocampo, Durango, 1900 | Progreso de Obregón, Hidalgo, 1986) Poeta, narradora y bailarina. Es considerada la primera narradora moderna del siglo xx mexicano. Autora de ¡Yo! (1929), Cartucho (1931), Las manos de Mamá (1937) y Apuntes sobre la vida militar de Francisco Villa (1940), entre otros libros. Es una de las narradoras más influyentes de la literatura nacional.

12


Las mujeres de mi familia enferman con facilidad | Jazmín Cano para Arely H. B. Las mujeres de mi familia enferman con facilidad. Mi madre parió a los 16 y el parto, supe, es solo una prolongación del cólico menstrual. A los 19 nos escondía a las dos, sus dos hijas, en un clóset. Tenía miedo de que nos mojáramos por la lluvia de piedras que volaban sobre el cielo oscuro. Luego enfermó de su primera enfermedad que la enfermó de las posteriores enfermedades. Ahora nosotras intentamos protegerla entre nuestros brazos, puertas de clóset, de la lluvia que mancilla su cuerpo de ventana abierta. Las mujeres de mi familia enferman. Y yo habré de enfermar pronto.

Jazmín Cano (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1993) Ha publicado en diversas revistas digitales e impresas. En el 2018 publicó Miedo (Sangre ediciones). Desde 2019, junto a César Graciano, trabaja en el proyecto editorial Anverso.

13


29 años | Paola Tásai El verso materializado en mi garganta gira en melódicos tintineos, quiere ser libre. Intento ponerle nombre a este sin sabor amargo de mi lengua, al vacío incrustado en mi estómago, a la vacuidad del suspiro que me inunda. A veces correr es la única manera de olvidar pero la carcasa se cuela como humedad, me hace recordar que allí estuve petrificada y que la culpa de ese tiempo aún me inunda. Inunda el verso, el verso amargo de hoy. No sé con qué carácter se cura la herida, a veces siento que me estoy olvidando de la esperanza y me abandono a las formas de la vida. ¿Perder esperanza es olvidarse de la vida? Yo sigo amando la vida, pero sus colores son opacos. ¿Cómo se le llama a este regurgitar consciente? me invade el calor del sol, la liviandad de las horas. ¿Cómo le nombro a ese rayito de mi pecho? ¿se me escapa? Pertenecí por un rato al mundo onírico del porvenir, y en mi intento por reducir el escarnio del mundo hoy mi voz se encuentra agotada y confundida. ¿Cómo le nombro a la temeridad de mi orgullo? Pertenezco por un rato a ese mundo de desconfiados heridos pero soy terca,

14


y me pregunto si la duda me permite volver construir lazos luminosos. La infancia que tuve sigue intacta y como corteza de árbol me protege de los aires gélidos, de las miradas, de los juicios. Estoy atragantada de vivir, los muchos giros me han agotado pero tengo un pequeño refugio, una madriguera que respira justo allí donde comienzan los sueños. Y renazco a diario.

Paola Tásai | Paola Castillo Nevárez (Ignacio Zaragoza, Chihuahua) Música, poeta y gestora cultural. Compone e interpreta su propia música indie folk, dirige Osadía Arte y Comunidad, una productora de arte independiente con enfoque social y tiene un libro de poesía llamado Color Etéreo (Secretaría de Cultura, 2013).

15


Límites | Irianna Chávez Esparza Eliza me replica: si una canción te gusta, debes cantarla. Si no la cantas, es que no te gusta. Yo le respondo: la palabra me causa vértigo. El vértigo es la causa de todas mis palabras. ¿Será que el vértigo me ha desvanecido en el silencio? ¿Será que el silencio me ha reemplazado en mi propio cuerpo? ¿Será que ya no sé dónde inicia el silencio y dónde termina mi cuerpo? Le digo que el vértigo es, también, cuestión de límites.

Irianna Chávez Esparza (Chihuahua, 1987) Poeta y narradora. Cursó la carrera de Ingeniería Industrial y es Maestra en Humanidades por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Ha publicado en diversas revistas locales y nacionales.

16


Versos móviles | Aranza Domínguez Vengo en el camión, buscando tu rostro. Por eso mis versos están desacomodados. Espero, un día, verte por accidente. Y espero, ese día, mis letras sean más claras.

Aranza Domínguez (Chihuahua, 2001) Desde niña tomó gusto por la literatura, el teatro y el arte, buscando desarrollarse en el entorno cultural de su ciudad. Fue coordinadora del programa de radio “Cobach en sintonía” y formó parte de la sala de lectura “Palabras en la puerta”. Cuenta con una participación dentro de la antología poética Coordenadas de Voces Femeninas Chihuahua (La Comuna Girondo, 2019). Le gustan las cumbias y tiene tres gatos, uno tuerto.

17


Duraznos en almíbar | Rebeca Anahí Favila Montana Había en la secadora duraznos en almíbar, mi abuelita los guardó allí porque supo que si los dejaba en la cocina se iban a acabar, porque la secadora no sirve desde hace rato y nunca quiso que se arreglara, le gustaba más dejar sus vestidos al sol y que se llenaran del olor de las flores. Mi abuelita siempre olía a flores. Cuando se fue, saqué de la secadora un bote de duraznos y me lo comí en el jardín mientras lloraba. Mi hermana después sacó otro bote y lloró en su cuarto. Ayer me di cuenta de que se acabaron los botes de durazno y que el durazno del patio está seco. Llorando me puse a lavar mis vestidos porque hace mucho calor para usar pantalones, los puse a secar al sol mientras veía el durazno con enojo. Rato después quité los vestidos del tendedero, me puse uno para salir al cine. Olía a flores. Me fui sonriendo.

Rebeca Anahí Favila Montana (Chihuahua, 1995) Licenciada en Letras Españolas por la uach. Fue miembro del comité organizador del Encuentro Nacional de Escritores Jóvenes Jesús Gardea y del Grupo de Teatro Enrique Macín. Ha publicado en las revistas Metamorfosis, La letra sangra y la antología No haremos obra perdurable (Sangre ediciones/Secretaría de Cultura, 2019).

18


Toque de queda (tercera parte) | Leticia Gámez C. I. De la estirpe de los rayos tampoco sé dónde caeré por ello puse corchetes en la noche con sus nombres y una nota vacía. Escríbeles también a aquellos amores que se han gestado sólo para morir en unas horas. Los exánimes merecen quien consuele la tumba de sus banalidades. II. Seguida por este fantasmal séquito de cómplices, qué bien se nos ve: atando la soga de la asfixia a nuestros amores bastardos. Pensamos ser padres del fruto marchito, pero no. Somos sólo dueños de la horca y su aspiración por asesinar. Nos han acusado por el matrimonio consanguíneo con la soledad. Si en las noches de ceremonia estoy acallando la sed en cuerpos que se bañan con sal, desvía la vista, voy sobre mis pasos lamiendo la alfombra donde presumimos de libertad por exilio.

19


III. Conseguí un nuevo contrato, este panteón es ahora mi residencia y cuando escucho el repiqueteo del toque de queda, sé que hace tiempo me ampara la imposibilidad de salir de mí misma.

Leticia Gámez C. (Hidalgo del Parral, Chihuahua, 1997) Ha presentado trabajos de poesía en diversos congresos de literatura. Fue becaria del décimo curso de creación literaria de la Fundación para las Letras Mexicanas. Ha publicado poemas en medios impresos y digitales. Es estudiante de Letras Españolas en la Universidad Autónoma de Chihuahua.

20


Madre-quirófano | Norma Luz González para Ian En tu nacimiento asumí al quirófano en forma de cruz. Subí a ella y mi cuerpo fue accesible desde cualquier punto. El corazón me galopaba en un territorio ajeno, frío. Fui expuesta en posición fetal sin el abrigo de la madre que ahora era yo misma. La inyección epidural fue penetrante y directo a la médula, dejándome paralítica de forma momentánea. Mis piernas se volvieron papel. El pánico me invadió hasta que las manos sucias de una enfermera circulante me sujetaron. Desde entonces me aferro a ellas en tus manitas de niño.

Norma Luz González R. (Ciudad de México, 1982) Doctora en Antropología Social y Cultural por la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente es docente de la uach. Coautora de los poemarios Signos del Agua (uach, 2010) y El destino en un sombrero (uach, 2019), así como coordinadora de Versos en el cántaro (uach, 2009) de poesía infantil. Ha recibido el Premio Nacional de Periodismo y Divulgación Científica de conacyt.

21


Te busco | Nabil Grijalba Te vi en Caminito, Alicia entre sus calles de piedra. Ya los tacones te cortan, ya el acordeón se deshoja ya es tarde, Alicia, y no vuelves. Si el aire memorizara tu nombre y me contara tu paso, sabría el cauce de tu corazón itinerante. Ahí vas cruzando tierras sin extrañar a provincia: al desierto, al cactus que pinchó tus ojos, a la Sierra que seca te espera. Y no hay rastro en Recoleta, en Puerto Madero. No te miran en La Boca ni en el mate que chorrea en La Florida. Girondo te grita, ¿lo escuchas, Alicia? ¿te has vuelto de alma porteña, de alfajor tu carne; de vino, tu sangre? De lejos te lloro en tangos, entre pérgolas cuelgo la angustia. Aquí estoy, sola Revistiendo las grietas de mi cara.

Nabil Mariana Grijalva Hinojos (Chihuahua, 1987) Estudio la Licenciatura en Letras Españolas y la Maestría en Humanidades en la Universidad Autónoma de Chihuahua. Como reportera fue galardonado por la ammpe en 2011 por el reportaje “La revolución insoluta: sin tierra y sin liberta”. Es autora de Con B labial /versos encontrados (icm Chihuahua, 2014) y aparece en la antología Versos norteados.

22


Han apagado ya las luces (X) | Jessica Anaid Hernández Tu hijo se ha perdido en el desierto como el zapato al que borraste el súper héroe por arrastrarte entre la arena mientras te escondías de la “migra” tú madre prometió no llevarte de nuevo al lugar donde naciste y borró los ojos negros de tu padre en una lata grisácea a la que rompió de un golpe para sacarle el interior y alimentarte gota a gota con el jugo aceitoso que creó la noche bajo los restos que no bebiste tu madre te dijo que te sostuvieras de su cuerpo para evitar que la corriente [te jalara a sus brazos intentó soltarte para evadir el peso de un hijo al que se le tornaban [los ojos verdes recordándole la lama flotando sobre aguas que nunca quiso beber, [pero que sorbió para evitar morir con el reflejo del sol en su boca. Te cruzó por el río bravo y tú retornaste en la corriente Dios extrajo peces y te los dio muertos clavándote las escamas en la palma de las manos comí de la carne putrefacta para revivir el aleteo y evitar nuestra hambruna el río bravo arroja borbotones de agua el río tiene forma de placenta yo nado en posición fetal tú escapas a mejor vida de un golpe le borro la imagen de tus ojos a mi hijo y lo alimento con la dosis de un desierto que envenena la serpiente [al arrastrarse y marcar una ruta sobre el estómago en sequía: – aborto –

Jessica Anaid Hernández Jiménez (Chihuahua, 1991) Poeta y editora. Es Licenciada en Humanidades por la uacj. Autora de Los orgasmos de la tierra (Tintanueva, 2016). Textos suyos aparecen en diversas revistas locales y nacionales, así como antologías. Fue editora de las revistas Livres y Arihuá. Fue becaria del pecda en 2017 en la categoría jóvenes creadores en el área de narrativa.

23


Caverna y laberinto | Lucía Mendoza Cano I La mujer es caverna y laberinto, el dragón y el Minotauro habitan sus entrañas. Héroe, caballero, ángel, hombre, cruzarás la entrada con ojos cerrados, empuñando la lengua, mojando la espalda. II Caverna. En la punta de su lengua danzan los ángeles. Siente en su garganta cómo bullen los demonios. III Laberinto. En uno de sus senos duerme una niña, en el otro, una fiera. Héroe, caballero, ángel, hombre, Podrás despertar a una, sólo a una.

Lucía Mendoza Cano Licenciada en Letras Españolas por la uach. En 2003 obtuvo el Premio Chihuahua de Literatura con Larvario (ichicult, 2005) y obtuvo el Premio Especial en la Categoría de Soliloquio otorgado por La Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica de Madrid, España. Es integrante del colectivo cultural “La Otra Feria”. Desde hace 30 años se ha dedicado a la enseñanza en nivel medio superior y desde hace 10 años es mediadora de Salas de Lectura.

24


Hijas de la rebeldía | Galia Mirsha Guardaré una botella de mezcal para brindar contigo mañana. Celebraremos la libertad, la resiliencia, la fortaleza de infinito crecimiento. Nos reiremos a carcajadas de la terquedad ingenua con que a veces regalamos la vida a guerrillas que tienen adentro un enemigo igual de grande que el de enfrente. Porque el patriarcado, compañera, es el cáncer de las utopías. La generación anterior lo dejó claro pero al parecer, a pesar de la teoría, aún son necesarias algunas derrotas más para entenderlo. Si sobrevivimos, te veo al otro lado, cuando la Historia nos absuelva de nuestros errores para gozarnos en alegre parranda. El buen mezcal no da cruda y una vida de congruencia no da remordimientos. ¡Hasta la victoria siempre!

Galia Mirscha | Galia Mireles (Ciudad de México, 1978) Habitante de la ciudad de Chihuahua desde 1984, escribe música y poesía. Algunos de sus textos han aparecido en las revistas Síntesis, Juguete Rabiosos y Blanco Móvil, así como en las antologías Quivirenses, Flores de Luna y Aún queda la noche. Autora del poemario Exilio a Las Pléyades (La Palabrería Editorial, 2019).

25


Quécaigayaelmeteorito | Yukari Morales He plagiado tu frase: “esperandoquecaigaunmeteorito” tantas veces que ya no te pertenece como tampoyco son tuyos la alcoba y el piso de madera donde nos diluimos. —Esperandoquecaigaunmeteorito— ha tomado tal fuerza que desprende el vuelo en todas las albas a la espera. Abre cajas fuertes, es un imán es una figura retórica es un pokemón eselmeteoritomismo c a y e n d o. Salgo de mí para ver la fotografía mental de mí misma (si es que mí misma existe) esperando quecaigaunmeteorito. Esperando que caiga un meteorito es convertirse en una marabunta de emociones hostiles para luego esperar ser rescatada.

26


Es poner esa cara de me da risa que me lanza a propulsión hacia un sitio más habitable más contigo cerquita.

Yukari Morales Psicóloga por la uacj. Trabaja como promotora de la Salud Mental. Ha sido docente en nivel licenciatura. En las letras su principal interés está en la poesía y la prosa poética. En los últimos años, ha participado en las Jornadas Carlos Montemayor, así como en el Festival de Poesía Chihuahua. Publicó Hablaránmisojos (Tintanueva Ediciones, 2017), editorial con la que ha colaborado como organizadora y ponente en el Encuentro de Escritores Parralenses entre el 2015 y 2018.

27


Nana Luisa | Ruby Myers Volteando el reloj de arena atrapo el rostro viejo de mi nana Luisa. Aquella niña que fui viviendo en una pesadilla recibe consuelo y ungüentos de hierbas de sus callosas y toscas manos. Ella llora y se limpia la cara con un paliacate rojo del mismo color de los golpes y reza bajito, como cantando las letanías de las ranas en las noches que presagian lluvia. —Tú no sabes mija, pero en el patio, ahí en la noria, vive una niña que tiene la piel de agua. Si la acaricias, la cara se le arruga, pero si dejas de llorar y te ríes, ella también se ríe cuando te asomas.

Ruby Myers Es autora del libro Entre café y jazmines (2016) y Calendario para las golondrinas (Sangre ediciones, 2019), y coautora de Contubernio (Secretaría de Cultura, 2019). Poemas suyos aparecen en la revista La letra sangra y la antología Poemas sobre la ciudad (icm Chihuahua, 2019), que reúne el trabajo del taller “Alí Chumacero”, impartido por el Mtro. Enrique Servín Herrera, del cual formó parte durante tres años.

28


Sobre el desapego | Johana Rascón Cortarse el cabello también es practicar el desapego, volver la espalda al amor romántico por un mechón de fibras creciendo en la cabeza, quitarnos unos gramos de calor húmedo entre el cuello y la nuca. Desprenderte del cabello como de un mal pensamiento y dejarlo ir en el piso de la estética. Hoy practiqué el desapego y aprendí que nadie se ha muerto de llorar ni de un mal corte de cabello.

Johana Jazmín Rascón Rentería (Chihuahua, 1995) Estudió la Licenciatura en Letras Españolas en la uach. Fue miembro del comité organizador del Encuentro Nacional de Escritores Jóvenes Jesús Gardea de 2015 a 2018. Textos suyos aparecen en la revista Metamorfosis, La letra sangra y en la antología Versos norteados: poetas de Chihuahua. Con su libro Migraciones (Tintanueva, 2018) obtuvo la mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño en 2017. Actualmente es becaria fomac en la categoría jóvenes creadores dentro del área de poesía.

29


Oración a la palabra (fragmento) | Aurora Reyes ¿Quién desato la voz de la ventana? Por todas estas muertes que estoy hecha, muerte a muerte la vida se me escapa. Pero aquí, a la intemperie de mi propio cadáver, en mis sienes de musgo, en mis brazos de ausencias, en mi canto de humo, en mi cuerpo vacío de cuchillos y llamas, veo cómo despiertan las corolas del aire, cómo encienden los átomos su eslabón infinito en el sueño de todos, en el beso de nadie. Escucho la cadena transparente de la arena que danza, los invisibles élitros azules en la fidelidad de la distancia. Aro de luz, desértica pupila, circúndame en tu música de piedra, desata la inicial, diáfana espada. Tener tu dimensión, crecer en ella, amar contigo la verdad terrena, combatir con el rayo de tus armas. Asísteme ¡magnolia de armonía! dame tu exactitud y tu tersura, enséñame tu idioma y su eficacia.

Aurora Reyes Flores (Hidalgo del Parral, Chihuahua, 1908 | Ciudad de México, 1985) Poeta, activista y artista plástica. Es considerada la primera exponente feminista del Muralismo Mexicano y es autora de Nueva estancias en el desierto, Humanos paisajes y Espiral en retorno, libros que por los que fue ampliamente reconocida y por los que obtuvo diversos premios. Fue fundadora de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios y fue participante activa del Partido Comunista Mexicano.

30


La memoria es un río marchito | Kareli Reyes Castruita La memoria es un río marchito: sólo quedan piedras y aún hacen ruido. Cuesta caminar sobre ellas, brincar épocas en que se unifican, verlas desintegrarse de frente. Son cráneos apilados del pasado que no vemos. Se han estancado en el pozo detrás de los ojos sin darnos cuenta.

Kareli Reyes Castruita (Chihuahua, 1998) Actualmente es estudiante de la Licenciatura en Letras Españolas. Cursó el Diplomado en Cine de la Facultad de Artes y ha rodado algunos cortometrajes. Poemas suyos aparecen en la antología Aún queda la noche (Sangre ediciones/Secretaría de Cultura, 2019) del vii Encuentro Nacional de Escritores Jóvenes Jesús Gardea.

31


Espejismo | Isabel Ruiz Figueroa Estoy condenada, particularmente, a la renuncia. Verónica Gerber en silencio construye una nación con motivo a escucharle y toda idea se alumbra parangón entre una flor y el colibrí donde la inocencia es polen y no se bebe se traga confía en los fonemas cóncavos en maniatado azar bebe el último albor la ciudad esa mancha de polvo rebelde le vigila porque la juventud es tolvanera y tus ojos un llano inmóvil

Isabel Ruiz Figueroa (Chihuahua, 1991) Egresada de la Licenciatura en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. En 2016 recibió el estímulo “La cultura en manos de la gente” por parte del ichicult con el proyecto “Laboratorio experimental de Literatura y Teatro”. En 2018 obtuvo el Premio Estatal de Poesía Rogelio Treviño por parte de la Secretaria de Cultura de Chihuahua con la obra Medir ficciones. Es autora de Elegía escolar (icm Chihuahua, 2019).

32


Taxidermia | Alejandra Torres García Papá es un perro en la oscuridad de mi sueño, él me cuida las manos del abismo, cierra la ventana cuando lluvia y espanta a los insectos que anidan en mi pijama. Lo saco a pasear al laberinto de imágenes volcadas, perro indomable que cambia de color cada vez que cruzamos por el hidrante de agua. Son paseos largos donde a veces lo enfrento, al regresar, papá me deja dormida y vuelve a su casita de madera que para mí es un palacio, su palacio de madera en el jardín. A papá le salen alas cuando mi corazón parece romperse, por favor ven volando, ven volando, y llega. Una vez me salvó de un lobo demente durante la cresta del sueño. En mis días de ojos abiertos, padre es una pipa en el cajón, un lienzo de montañas gélidas, una fotografía instantánea desde la que sonríe para siempre y yo, entre sus botas, también un perro en la oscuridad.

Alejandra Torres García (Chihuahua, 1988) Licenciada Letras Españolas y candidata a grado de la Maestría en Artes por la uach. Ha publicado en diversas revistas nacionales e internacionales, así como diversas antologías. Autora del poemario Fata Morgana (icm Chihuahua, 2017; mención honorifica en el concurso “Soltar las Amarras”), y coautora de Contubernio (Secretaría de Cultura, 2019). Es integrante del Grupo de Poesía Cíbola, y participa en diferentes proyectos artísticos dentro del colectivo Las Moiras.

33


Credo | Nabil Valles Creo en la sed, como en una roca golpeada por el mar en el amor que agoniza como una paloma en la ventana creo en mi madre escurriendo en el escupitajo del invierno creo en la promesa de no morir, en esta imagen vacía como una caracola [repitiendo la palabra oleaje. creo en los peces muertos en las costas, en la vejez que mira hacia las redes [de pescadores desaparecidos creo que un día heredaré el silencio, los planos para la demolición [de una casa en la arena me acostumbro a una sed que no pasa esta es la felicidad que conozco: mi credo es una risa en el presagio del polvo.

Nabil Valles Dena (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1989) Estudió Ciencias de la Comunicación en el itesm. Trabajos suyos han aparecido en las revistas Periódico de poesía y Este país, entre otros medios. Autora de Viento interior (uacj, 2015; Premio “Voces al sol”). En 2011 obtuvo la beca “David Alfaro Siqueiros” para jóvenes creadores en la categoría de poesía. Durante el verano de 2011 y 2012, asistió al Curso de Creación Literaria para Jóvenes que organiza la Fundación para las Letras Mexicanas. En el periodo 2012-2013 fue becaria en la misma institución.

34


Contenido 7 9 10 11 12 13 14 16 17 18 19 21 22 23 24 25 26 28 29 30 31 32 33 34

Reneé Acosta | Salmo para una Eva mitocondrial Carmen Amato | Negaciones Dolores Batista | Cuando me muera Lilly Blake | La plaza Nellie Campobello | Yo Jazmín Cano | Las mujeres de mi familia enferman con facilidad Paola Tásai | 29 años Iriana Chávez | Límites Aranza Domínguez | Versos móviles Rebeca Anahí Favila Montana | Duraznos en almíbar Leticia Gámez C. | Toque de queda (tercera parte) Norma Luz González | Madre-quirófano Nabil Grijalva | Te busco Jessica Anaid Hernández | Han apagado ya las luces (X) Lucía Mendoza Cano | Caverna y laberinto Galia Mirsha | Hijas de la rebeldía Yukari Morales | Quécaigayaelmeteorito Ruby Myers | Nana Luisa Johana Rascón | Sobre el desapego Aurora Reyes | Oración a la palabra (fragmento) Kareli Reyes Castruita | La memoria es un río marchito Isabel Ruiz Figueroa | Espejismo Alejandra Torres García | Taxidermia Nabil Valles | Credo


Allá donde encontramos lo perdido. Antología de poetas mujeres de Chihuahua volumen 1 se terminó de imprimir en marzo de 2020 en la ciudad de Chihuahua por Sangre ediciones y la Universidad Autónoma de Chihuahua con un tiraje de 250 ejemplares. Esta edición es un homenaje a las voces femeninas que han estado y están al frente de la literatura chihuahuense.


Profile for Sangre ediciones

Allá donde encontramos lo perdido  

Antología de poetas mujeres de Chihuahua. Volumen 1.

Allá donde encontramos lo perdido  

Antología de poetas mujeres de Chihuahua. Volumen 1.

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded