Issuu on Google+

Vistiéndome para la ocasión Sandra Yñiguez


Yo tambiĂŠn sĂŠ irme sin decir nada.


Me entró curiosidad por saber dónde me había metido. Luego ví que no era una cárcel; sólo algo de caos. Tan solo era cuestión de poner un poco de orden y salir.


Ya me estaba cansando de pretender ser y no ser. Se acabó el esconderse, las máscaras no son para siempre. Algún día, la mía iba a caer por su propio peso.


Pero las excusas han caducado. Ha llegado el momento de luchar por lo que queremos y esperar que el cuerpo aguante.


Y lo harรก; pues es la fuerza interior la que hace que podamos avanzar. Llega el momento de levantarse y avanzar.


Soy propensa a tirar la toalla antes de tiempo; a rendirme cuando creo que ya no puedo avanzar. Ha merecido la pena no hacerlo esta vez.


Yo tambiĂŠn sĂŠ irme sin decir nada, pero no lo hago.


Sandra Yñiguez © 2014



Vistiéndome para la ocasión