Page 1

Gustavo Adolfo Bécquer fue un poeta español, que quedó huérfano a los diez años. Después de la muerte de sus padres Bécquer se fue a vivir con su madrina, quién tenía una biblioteca abundante donde él se aficionó a la literatura romántica. Para Bécquer, un poema era un vehículo mediante el cual se intentaba comunicar la belleza ideal. Encontrar, a través de la palabra, la síntesis de un universo dividido entre el sueño y la razón. A parte de escribir poemas Bécquer también se dedicaba a pintar, era un narrador de leyendas y un gran conocedor de la música, de ahí la suavidad y universalidad de composiciones literarias. Durante gran parte del siglo XIX Bécquer publicó muchos de sus escritos en periódicos como El Contemporáneo, El Museo Universal, El Porvenir... Aunque había publicado muchas cosas, Bécquer tenía problemas económicos, pero su situación se alivió cuando consiguió un puesto gubernamental como censor de novelas. Gustavo Adolfo Bécquer murió por la enfermedad romántica (tuberculosis) Se le considera el precursor de nuestra mejor poesía contemporánea.

La obra de Gustavo Adolfo Bécquer Las Rimas suman un total de ochenta y seis composiciones. De ellas, setenta y seis se publicaron por vez primera en 1871 a cargo de los amigos del poeta. El contenido de las rimas ha sido dividido en cuatro grupos: el primero (rimas I a XI) es una reflexión sobre la poesía y la creación literaria; el segundo (XII a XXIX), trata del amor y de sus efectos en el alma del poeta; el tercero (XXX a LI) pasa a la decepción y el desengaño que el amor causa en el alma del poeta; y el cuarto (LII a LXXXVI) muestra al poeta enfrentado a la muerte, decepcionado del amor y del mundo. RIMA LXI [Melodía. Es muy triste morir joven, y no contar con una sola lágrima de mujer] Al ver mis horas de fiebre e insomnio lentas pasar, a la orilla de mi lecho, ¿quién se sentará?


Cuando la trémula mano tienda, próximo a expirar, buscando una mano amiga, ¿quién la estrechará? Cuando la muerte vidríe de mis ojos el cristal, mis párpados aún abiertos, ¿quién los cerrará? Cuando la campana suene (si suena en mi funeral) una oración, al oírla, ¿quién murmurará? Cuando mis pálidos restos opriman la tierra ya, sobre la olvidada fosa, ¿quién vendrá a llorar? ¿Quién en fin, al otro día, cuando el sol vuelva a brillar, de que pasé por el mundo quién se acordará? http://www.cervantesvirtual.com/bib/bib_autor/becquer/ http://www.swarthmore.edu/Humanities/mguardi1/espanol_11/becquer.htm http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/becquer.htm

Mónica Sanchis Bernardino. 4º ESO B.

Gustavo Adolfo Bécquer  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you