Issuu on Google+

1

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

EL APRENDIZAJE


2

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

INVESTIGADORES DE LA U. DE GEORGETOWN ENCONTRARON QUE PERSONAS MÁS DISPERSAS APRENDEN MÁS.


3

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

Prestar demasiada atención o estar demasiado concentrado en los estímulos que se reciben puede inhibir el aprendizaje implícito, como el que permite aprender hábitos buenos o malos. Esta es la conclusión a la que llega un estudio de la Universidad de Georgetown, EE. UU. “La atención plena en algo puede impedir la formación de hábitos automáticos -que se adquieren a través del aprendizaje implícito porque una persona consciente está precisamente consciente de lo que están haciendo", dijo la autora principal del estudio, Chelsea Stillman, en el sitio de la universidad. Para llegar a estos resultados, los científicos hicieron pruebas a dos grupos de adultos, a quienes se les solicitó aprender modelos


4

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

Probabilísticos complejos, sin estar conscientes de ello. Antes de esta prueba, se les había medido su capacidad de concentración. Los investigadores encontraron que las personas más dispersas tendieron a aprender más. También vieron que sus tiempos de reacción fueron más rápidos en estas personas.


5

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

LAS SIESTAS BENEFICIAN EL APRENDIZAJE Y LA MEMORIA EN PREESCOLARES

Hacer siesta en edad preescolar ayuda a mejorar el aprendizaje, afirma un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences ( PNAS). Esto porque contribuye a consolidar los recuerdos adquiridos al principio del día. “El sueño distribuido es fundamental en el aprendizaje a edades tempranas, cuando las reservas de memoria a corto plazo son limitadas. En esa etapa, la consolidación de la memoria debe llevarse a cabo con frecuencia”, explican los investigadores,


6

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

quienes consideran que las pérdidas en el desempeño ocasionadas cuando no hay

siestas no se recuperan con el sueño de la noche. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores de la Universidad de Massachusetts Amherst reclutaron a 40 niños de diferentes centros de educación preescolar y vieron que los que dormían la siesta tenían un desempeño significativamente mejor en tareas visual-espaciales, en la tarde, después de haber dormido 77 minutos, y al día siguiente, en comparación con los que no hacían siestas. “Los beneficios fueron mayores en los niños que hacían siestas regularmente, independientemente de la edad”, aseguraron los investigadores.


7

DI

sandra

EL APRENDIZAJE

ESPERO LES HAYA GUSTADO LA INFORMACION GRACIAS


Periodico