Issuu on Google+



Franco también jugaba con muñecas