Page 13

Proyecto Educativo Institucional I.S.C la pobreza lo que debe combatirse, sino las causas generadoras de la misma. Ya desde finales de la década pasada, quedó claro que la pobreza en nuestros países es un estado permanente y no temporal, que las políticas económicas vigentes no generan pobreza coyuntural sino que reproducen y amplían la existente, motivo por el que requieren transferencias de recursos constantes hacia los más pobres; en otras palabras, se volvió a ver la pobreza como un problema político antes que como un desafío técnico para el desarrollo humano y la calidad de vida para todas las personas. La Congregación de Hermanos de las Escuelas Cristianas, en el documento PERLA (Proyecto Educativo Regional Lasallista Latinoamericano) reafirmado por la X Asamblea de la RELAL, reunida en octubre de 2007 en Rionegro, Antioquia, Colombia, como elemento motivador e inspirador, genera respuestas creativas, innovadoras y audaces a las urgencias de la región de América Latina y el Caribe, ante lo cual dice: “Atentos a las necesidades de ALC y “atrapados” por esa realidad, los lasallistas queremos dar respuestas –creativas y audaces- desde nuestro carisma, a las necesidades de los empobrecidos y excluidos del continente, llamándolas urgencias educativas, sintetizadas en cinco: Democratización del conocimiento, ampliación de los grupos de seres humanos que se benefician de los avances de la investigación científica y tecnológica, además de la posibilidad de acceso a la información oportunamente. Su objetivo es direccionar el Proyecto Educativo Institucional a la luz del carisma Lasallista para orientarlo a la innovación y a la transformación social asegurando educación a los más desfavorecidos. Nuevas tecnologías, desarrollo de iniciativas para la adquisición y uso de herramientas tecnológicas estableciendo una red de comunicaciones, acrecentando la solidaridad y la interdependencia en el Instituto. Una red que favorezca el intercambio de ideas, saberes, e investigaciones. Educación de calidad, que garantice el acceso y permanencia de los niños y jóvenes a una formación humana de calidad y el anuncio explícito del evangelio. Una educación que los acerque a los valores culturales del país, integrando en ellos la dimensión trascendente y religiosa. (Documento de Aparecida, 334). Una educación en y desde la promoción del desarrollo humano sostenible, permitiendo impulsar procesos que tengan como eje el desarrollo humanizador para una sociedad sustentable para enfrentar efectos negativos de la globalización. Situación que pone a la educación al servicio de las personas y la sociedad y las sitúa como defensoras de los empobrecidos y como voz de alerta para la conciencia social. Una educación en y desde el respeto de los derechos humanos, especialmente de la niñez y de la juventud, lo cual genera que la educación se centre en los problemas fundamentales de las personas, las familias y los grupos sociales. Lo anterior implica generar procesos que permitan crear conciencia sobre situaciones de injusticia, explotaciones, violencias, y debe llevar a un compromiso con la cultura de los derechos humanos. 2.4 Diagnóstico de la realidad Colombiana Las circunstancias originadas por la crisis económica, política, cultural, moral y familiar que vive actualmente la sociedad, afectan de una u otra forma a todos aquellos actores sociales que hacen parte del Estado colombiano. Dentro de las principales problemáticas se encuentran “…una funesta dicotomía entre la fe y la vida, entre el culto y el testimonio, pues la fe no se refleja normalmente en las actividades personales, sociales y políticas., situación que ha generado, el que se haya relegado a último plano la formación en los valores cívicos con lo cual se deja sin fundamento la formación en los valores morales y religiosos. 13

Pei 2015 2  
Pei 2015 2  
Advertisement