Page 1


POÉTICAS DEL DESIERTO [Estos tres de Tacna]


POÉTICAS DEL DESIERTO [Estos tres de Tacna] Primera edición: diciembre 2012.

Wilmer Kutipa Luque Edición, diseño y corrección: El Laykha / Editorial KOREKHENKE E-mail: skepsis_21@hotmail.com Tacna - Perú Portada: Dibujos de Luis Alberto Spinetta El contenido de esta edición puede reproducirse por todos los medios posibles, siempre que se cite: autor, editorial y contexto de origen.


P R Ó L O G O «Sólo se tiene poder sobre las personas mientras no se les oprima demasiado; porque si a una persona se le priva de lo que considera fundamental, considerará que ya nada tiene que perder y se liberará de esa sujeción a cualquier precio» Alexander Solzhenitsyn.

Este documento que transita ahora en sus manos es una antología con tres poetas obstinados que se esparcen como espesa tinta o mala semilla en una mala tierra, en un desierto todo cubierto de necesidad. Pero no nos engañemos, vivimos, y puede ser hasta un halago, en una frontera tripartita con la necesidad en la boca y el bolsillo, hambre excesiva por lo irrelevante, lo superficial, por la última novedad tecnológica, la última chuchería del mercadillo y del mall. Pero es justo ahí, en tan precarias condiciones que estos tres poetas tras sacudirse el polvo del desierto, decidieron ya no ser la simpática buganvilla y al fin asumir el rol resistente y terco de una siempreviva, aliada vegetación del desierto pero también su contrincante. Ellos sufren al desierto, pero el desierto también los sufre a ellos, el desierto que representa lo inane, lo seco e improductivo, sabe que la siempreviva no vino para decorar el desierto, sino para resistirle. Estos jóvenes poetas escriben liberados, libres para transgredir el lenguaje, fundar su pie en la pampa, abrir zanjas, peinar la zona con ojos voraces, subir al micro, mordisquearse con las ratas, llenar su tórax de asfalto y necesidad, llenar el techo de su mollera con latas de mezcla y asma. Esta Poética del desierto es movimiento en pleno acto, una poesía reconociéndose hito en la literatura tacneña, una poética que se robustece, devorando autores, escupiendo los huesos de sus mayores y cascando lo aún comestible que contienen. Estos poetas no hablan de bodegones, campiñas o de casas tradicionales con mojinete, ni de algún héroe de la época del cautiverio, ni del “lodo eso nunca”, ni del repase, ni de las rabonas. No son amorosos cuando hablan del amor, si acaso tocan el tema del amor es sólo para abrirse más el tajo. Ellos creen que de esos temas ya se ha hablado demasiado, y no parecen estar dispuestos al rol pasivo de sólo aplaudir, bien sentaditos, bien peinaditos como en su pri-


mera comunión. Estos tres, exigen a gritos su excomunión. No están dispuestos a resignarse y asentir la cabeza de pura devoción y aprobación. El poeta Jorge Pimentel confiesa que escribió su poemario “Tromba de agosto” a pie, recorriendo Lima, aspirando a Lima, para contagiarse (infectarse) más de Lima, para luego como estocada final, sentarse en un bar y escribir. Quede Ud. advertido que estos tres poetas construyen su propia épica, su propia ópera inconclusa. Y si desafinan, desentonan o improvisan, es la misma estética que usan los músicos de jazz, donde la improvisación no es una lisura ni una mala palabra, es más bien su esencia: el cambio perpetuo. Quede Ud. advertido entonces, que estos tres están en sus trece. Porque la poesía también es música en movimiento y no una caja de zapatos o un seco e interactivo manual de instrucciones, para clickear “me gusta”. Pero déjenme decirles que cuando quieren y pueden se antojan rítmicos. Son conscientes que los comerciantes, la mayor fauna de la población económicamente activa en Tacna, no leerán su experimentalismo en poesía, es más no leerán ni por curiosidad siquiera la poesía. Pero esta realidad desorejada y sorda en la que nacieron, les abre el apetito y coquetean con la tentación de trepanar el duro hueso de las cabezas para intentar algún tipo de conexión con sus contemporáneos, pero es un método o camino que ellos tienen para expresar y arrojar su amor-repulsión a esta tierra de mercadilleros, oficinistas de bancos y anfitrionas de frontera. Finalmente, podemos agregar que este proyecto de poesía del grupo de los letrasérticos va cobrando forma, uñas y temperamento. Pero no para seguir un molde de la poética tradicional, ni para ser una fotocopia chuma, pálida, sin chiste de bloqueta artesanal, son poéticas que se arriesgan, se lanzan, se pegan, se arañan. Y a pesar de su derrotismo, es como si se aferraran aún a cambiar la vida, a mordiscos o a golpe seco. A Yesebell Sechar, Yhan Koronel y Alberto Ninaski tal vez no los une el lenguaje pero sí el anhelo roto. Llevan el desierto a donde van, tierra pegada entre los orificios de sus suelas, estos 3 poetas letrasérticos presienten a la poesía como una sonda, carnada, un estetoscopio que lanzan al desierto, para ver si éste da señales de vida, pero también señales de muerto. Mario Carazas


ALBERTO NINASKI


[Puno, 1989]. Radica en Tacna desde los cinco años de edad. Estudiante de Ciencias Sociales en la UNJBG. Ha publicado poesía y cuento en la revista literaria LETRASÉRTICA. Tiene en preparación dos poemarios: “Zoóticas” y “Poemas del destornillador”. Aquí su concepto sobre la poesía: “Aún ignoro el valor de la poesía, no sé qué significa, no me interesa darle un apellido, sólo sé que está ahí y punto, quizás es sólo justificación para decir que somos gente... a veces es mejor un "no sé" elevado a la nova neuronal del distraído viajante, no obstante, si me piden ser concreto diré que la poesía es un grandísimo pero genial ¡caput!”.


Poéticas del desierto

MÁS ALLÁ DE LA MANCHA “Yo llevo mi canción hacia un dominio donde jamás se oyó la voz de los hombres…” (Alberto Mostajo, “Canción infinita”)

I Despierto a la aventura naufragando en implosiones súbitas orbitando sueños mundos indescifrables todas las estancias <<caducando>> extorsión de la muerte me voy ---> <--- regreso sin darme cuenta siento el aliento de rocinante cabalgando tras mi prisa en el rincón izquierdo de todas las galaxias ¡y miren! no hay camino sólo el alba ¿quién entiende un sueño? ¡estoy de vuelta! II A un lado de mis ejes 11


Poéticas del desierto

en periferia alucinante la marcha de mis sombras encadenando a la muerte en el olimpo de las fosas ambulante de camino de caminos sin destino la aventura tentativa está pariendo el sueño en algún lugar de la mancha donde no hay pesebre no hay suerte a lo lejos un niño llamado olvido juega en el tablero de la broma eterna III Insomnio de almas perpetuas gravitando en la habitación de los mares los animales reptando sobre los cielos los hombres orfeónidas rasgando los fondos en ascenso a tierra planeamiento de élitros hacia el óleo ultravioleta IV Está de más soy espectador gateando fantasías trepado de la crin del rocín En la nebulosa un viejo esqueleto llora en la nebulosa el viejo busca su bastón en las tinieblas el viejo llama al tiempo en la muerte sus manos llevan 12


Poéticas del desierto

el arcano polvo de la primera estrella Mundo indefinido de algún ser antiguo trono de la conjura del aquelarre los hombres sólo son tropiezos en el sendero de algún dios arcaico paradoja en mi boca ya palpitan las entrañas tibias amanece soy trapo sucio de otra muerte está allí de nuevo el pan amargo de los días (en los sesos) ¡ya no quiero acordarme!

Nike El zapato dice “anda” y vas, pero luego te dice “calla y escucha, detente, mira”, ¿qué?, “aquello…”, ¡ah!... entonces te ordena nuevamente que vayas y –como siempre– le obedeces. Pero algo hay en esto que te retuerce y entonces le dices ¿qué quieres? “No entiendo, repite eso último”, ¿qué quieres? Uhmm… entonces, cual vulgar humano, te enfadas y te mueres, “¡hey revive!”; diablos! revives y ¡miren! la marioneta se regala a la avenida sin remedio de la hora, sin la alucinante idea posible de la rebeldía. Y es que eres sólo el cuerpo dentro del señor zapato.

13


Poéticas del desierto

Film Tejeré mis dedos con cintas fílmicas para saberme cítara/ o caricatura que reniega de sus fotones cuando el circo de la aldea me extienda como alfombra en la silla del director de cine/ o para mejorar las risotadas del rocino y de la mozuela cuando me la lleve lejos del planeta/ sí/ al final para el mundo sólo somos dos dibujos animados que ya nadie mira…

Documental Los hijos del objeto saltaron de asteroide en asteroide, comunicándose con los mundos análogos y no te enteraste de nada. Las catapultas lanzaron los códigos de tu gen a los tiempos próximos de Verne. La héliC próxima se hizo en el sueño vívido de un analfabeto anacoreta y pasteurizado por la raíz cuadrada del gremio de los canes sueltos en la avenida prolongada de tu mirada analítica y cerebral… Estás hervido por la parábola que te dice que no vayas y vas, multiplicando tu sombra en cada recoveco aislado de la metrópoli erecta. Electro–paradigma exquisito de tus sonidos cimbreantes, cucaracha deslenguada… el cielo está preñado de suicidas agonizantes, ya no se puede saber si es de día o de noche… qué aburrimiento!

14


Poéticas del desierto

hijo no te ensucies la ropa… alcantarilla por donde se escapan los miedos mientras los autobuses astrológicos aquilatan las fuerzas centrífugas que nos pesan el alma y a mordiscones en lucha desigual con las ratas nos hinchamos de smog como nos saturamos de almas al igual que el cíclope estanca a sus ovejas y vas de retro y las manos austeras se pliegan al tórax y se enganchan en peldaños de fierro pero eres alma y no te ofenden las caricias y vas de retro con la nebulosa en la garganta corres desesperado y vas alcanzando el descanso ya no están las sombras y sangras cada vez menos pero la luz sigue siendo del mismo color cada tiempo menos y el sol se aparece orbitando tras tus talones hincados en el pavimento mojado vas de retro inundado con sudores de todas las gentes mil motores de automóviles la jungla en la jungla ya es tarde te espanta la carrera a pesar del agua en los tímpanos escuchas los mil motores ram ram ram ram rom rum la mañana en la jungla con sus risas de mil demonios mil demonios mil demonios mil demonios guturando en tu cabeza y estás llorando como maría pero ignoras a los cristos es cierto estás más compuesto y descansado menos despanzurrado y casi equilibrado andas pero espera a dónde marchas si tu cuerpo se tiende en el cemento y tu corazón palpita todavía cada vez más rápido más rápido más rápido incluso más rápido que el motor que oyes alejándose por la calle que todavía ignoras…

15


Poéticas del desierto

PROFETA Morir positivamente encadenado a la suerte al destino que se hace a destiempo siempre con la órbita de los ojos rotos por la muerte o por la vida que es similar a parodias feria de niños en el tiempo sin arena el bigote desenfadado de los hombres crudos los cuervos orquestando perfidias en bandadas quejumbrosas el pie del profeta prosigue en la mancha o con los remolinos retorciéndolo todo hasta el cielo y elevándolo de la tierra las aves también saben de escrituras rayan el horizonte con alfabetos agonizantes que caen del cielo le dicen por dónde no ir, él va… la mar está cerca de la vida como el río está cerca de los muertos camina, le interesa el verbo y un poema que intuye por hipótesis le salen las autopistas para encaminarlo, los rascacielos… cielos! Parece que la mar está a la vuelta los hombres trajinan con pescados desenvainados apurados corren a los barcos y siempre caen al agua izan la aurora y se ponen en los pómulos ánimos inexplicables como el rocío que cubre los ojos palpitantes de sus mujeres, luego las lágrimas, lágrimas tan dulces como los del océano de espanto tiritarán las gargantas y los dientes pero el agua es pródiga y sabe de silenciar náufragos las sirenas se alegrarán y cantarán sus himnos y aunque el hijo del hombre ande oblicuo con los pies desnudos dios lo abandonará a destiempo como siempre, dios también sabe silenciar a los náufragos de la memoria pero el desvariado profeta sonríe todo es parodia de su obra maestra, también esto… 16


Poéticas del desierto

Cuatro tiempos en descomposición luego del canto de etcétera Primero el miserable torrente de electricidad en la memoria atrabiliaria del pensamiento. / Las palancas desesperadas como palabras a punto de parir parir parir… / En la atmósfera del satélite 000F75 el descomunal tanteo en el manubrio desconfigurado de los gusanos. / Ton ni son cuando golpea la sinfonía más inmensa del cojudo. / Hágase la luz, la tierra, no jodas nunca no, el día ½, la noche inmensa lunera de tus ojos con limón… / Puedo arrepentirme del chip pero nunca del son movilizante de los hemisferios latentes de los sistemas paralelos de las elipsis dimensionales –¡qué tal dimensional!–. / Funeral natural del motor fundido, el gas del aceite confundiéndose y la piel y la sonrisa del ouououo lalalalalalalalalalalalalalalalalalá… ¿escuchaste?. / Puedo arrepentirme del chip pero nunca del son, “tengo que andar, tengo que marchar” para no pensar sobre lo que quiero decir y no puedo decir, pap, sou, altus, nunca nunca. / La melodía se inserta suave y frágil en el CPU / Wooow! / estás dentro, fresca y seria como inteligencia montada en una neurona aterciopelada y aún no te arrepientes, no sé qué pasa…! / Pensaría que ya las tuercas desvarían, pero sólo es el perro de Arquímedes que me dice que ya está moviendo el mundo; / mas, miente, yo sé que miente, karrajuskas!, ñerdas!, hospitales demenciales!, ñerdas doctas, baaah!… y el ir del planeta colgado en el éter de un dios que no se manifiesta/ Lucer, yo sé que eres tú Lucer/ Rayos Lucer en el on play musical de los parques audiovisuales/ de nuevo un karrajuskas para que sepas que es el último y. / ¿Ya captaste las fuerzas?

17


Poéticas del desierto

La ninfa y satán en polvos rosados Quizá el animal le dijera “cómete a ti mismo como yo te tragara”, y deglutido amenazó con almorzarse al gentío por el rapto y las torturas ocurridas en su infancia…/ El animal vino por el Peloponeso, en dirección que apunta desafiante como punta de lanza a la Esparta de Dionisios./ Se aferró al árbol de Adán y se fue a coquetear con Eva, así se explica la vida arrastrada y perruna que le fue otorgada en castigo por el demiurgo hebreo./ El perro cogió la afición de enredarse en líos conyugales con sus amantes y es que el amor le viene a ratos y es menester que su cuerpo se satisfaga con placeres que aún no controla,/ benditos vicios plasciris enfermos de la memoria que no recuerda nada,/ “razón mía más que la tuya jajaja”…/ Y es que el amante de sus enemigos, como adelantara el rabí de Nazaret, se ufana de sus querencias materialistas en pro de unas orgías demenciales que no sabe explicar sino con una sonrisa mafiosa que comparte con la ninfa que le adora y le acaricia las costillas prominentes cuando se acuesta con ella en alguna plaza de la ciudad./ Aquella encamada sin embargo le cuesta agüitas gratis, tirones y algunas porradas en la chinchoneada cabeza de chorlito que le acompaña desde que se enteró que era un braquicéfalo de prominente altura, gen desconocido en tierras lorchas,/ “hay que cuidarlo, hay que cuidarlo, no ven que es el rey?”/ Aprisiona la mano de la amada y corre como liebre de campo delirando estas palabras: “algún día seré un gran artista, madre”,/ pa presidente, pa presidente, pa presidente, ta ta ta tá./ Firmes!, y ella se le cuadra y le besa, para ese rato es otra plaza y vuelven a acostarse./ Mientras chapotean en el concreto y el pasto, enredándose como madreselvas en cámara rápida, los sapos y renacuajos con sus uniformes les rodean extasiados suplicando por nuevas contorsiones, volteretas, subidas y bajadas, sollozos y gemidos salvajes. Rayos y centellas, fluidos del laykhakuy, la hembra tiene el rostro de relámpago–fuego, arde, y el macho 18


Poéticas del desierto

es una bestia, un demonio que incendia feliz el paraíso, su paraíso./ Pero, pero… los perros los atacan por la retaguardia, aaah madre mía! las monjas vociferan diablos y ajíes de sus bocas cual dragonas atorrantes./ Sin más ni más los calatos cruzan la acera de Polvos, quiebran a la izquierda y se estacionan en las próximas del “circo borracho de muchedumbres”,/ las tetas de la ninfa, las tetas de la ninfa, las tetas de la ninfa y el cuerpo de satán que le oculta lo demás/ ¡Karrajuuuskaaaas!…

botines iluminantes te direccionarán los botines nuevos y se encenderán las luces de la habitación el mago jugará a destiempo con los dedos le animarán los cerebros de la muerte escarbarán el suelo de concreto y la hallarán porfiarás haberla visto virgen y reluciente la besarás pero te sabrá a lodo y mugre se alzarán tus dedos nuevamente orbitarán apenumbrados guiados por la luz mas la noche te encontrará volviéndola a tierra instalarás presuroso la máquina giratoria rotarán las hormigas y la arena el agua y el sudor se harán alma la fiesta terminará como el puño en el ojo las 5:20 imprimirá el reloj la amada descansará una vez más bajo tus botines nuevos ya no existirá la dirección

19


Poéticas del desierto

reunificación de cuerpos o automatic stabilizer / precision equipment on/off tú dirás… la curvatura del tiempo se atraviesa en tu cama con el perfume de las flores malditas agotando el silencio / einstein no me viene a la memoria pero qué bien se siente olvidar luego el espacio y dejarte en tu cama rosada, en tu camita afelpada…/ si tan sólo fueras aplicada como las exquisitas azafatas del peruvian air travel me quedaría sabes… el tiempo hace espacio y espasmo en tus preferencias / la campana de gauss se delecta boca abajo / el deleite en su vientre se extrema / los escaladores principiantes en la sinapsis coloidal del sube y baja / el desarraigo es alucinante / ya veo, estoy viendo la luz… al final del agujero, poseído de encanto y de malicia con el cuerpo des–fragmentado en el pavimento de otro sistema / pende el corazón ardiente en el recuerdo de tu cuerpo extraviado al otro lado / (((desarraigo))) / computación acelerada / esfuerzos por acabar con el sistema google / respuesta / actualizando algoritmo secreto… / totalmente acelerado / tengo que volver / volver / volver… / ¡ingresa a la ecuación! / reunificación del mal…/ tú dirás… declaración: <<<¡nosotros estamos al mando!...>>>

20


Poéticas del desierto

actos reflejos del catoblepas el inquietante universo del sacudimiento se lanza en distorsión sobre el pavimento un.. dos.. tres /1, 2, 3/ (((obvia esto, esto, esto…))) //pasado// ahora lee: el catoblepas, animal arcaico, pastorea en el llano austero [primer acto] el catoblepas interioriza el sonido que dice <<¡por ahí no!>>… <<¡por ahí no!...shshsss…>> [segundo acto] el catoblepas se equipa del rigor y de la ensalada [sí, tercer acto] el actoblepas /qué digo!/ el catoblepas... es un asco el catoblepas! se ha ido no sé a dónde… el catoblepas es un hijo de puta! bahhh!! sí, sí, este es el cuarto acto, el orto, el amén, el caput, el the end...! ¡ñerdas!/ ¡zambomba!/¡karrajuskas! ¡tengo que explicarlo, tengo que decírtelo?

21


Poéticas del desierto

el lema de un buen doctor de manicomio: la paciencia es una virtud que se gana pacientemente, por favor espere, sea paciente, sea paciente sea paciente sea paciente sea paciente sea paciente...

Canción eterna del fósil del mañana Ascensión del fotón en tus ojos / Esta era es tuya / luz multicolor de ideas contrariadas / Las teclas se alzarán parapléjicas en tus modos simplificados / Exclusión del organizador mental en tu anonimato / El hueso húmedo pedirá el pañuelo / Dadle el llanto y será hombre… Bonus Track Al revés del mundo, como un huevo frito, y el lapo enorme en tu rostro, luego el papel higiénico. Estoy locro, maravillosamente locro, las papas en mi entraña se aventajan con emolientes diversos del río noctámbulo de los ofertorios vecinales. Cuelga el esparadrapo de mis pómulos cocidos, cuelga mi ánimo bifurcado por zanjas emocionales. Out women good, fiesta, sí, fiesta quiero para mis pies ligeros, mujer. Te pondrás el sostén rosado o blanco y la boina de poeta y saldremos como imbéciles, verdad? Sí, sí, los clavos nos migran siempre en este calvario, pero ya nos acostumbramos y también sabemos izar cruces y a falta de centavos lucramos con donaciones de la iglesias adventistas, verdad? No me mires, sonríe… 22


YHAN KORONEL


[Tacna, 1990]. Joven poeta, descendiente directo de la yugular aymara. Estudiante de Psicología. Ha publicado parte de su obra: poemas, cuentos, ensayos, en la revista literaria LETRASÉRTICA, de la que es director; asimismo tiene publicado un libro de poemas titulado “Heridalia” (Sanatorio Ediciones, agosto 2012) y prepara una “Autología” que resume las directrices de su ars poética. Actualmente trabaja en la totalidad de su obra lírica: “Meteora”, “Inevitalia”, “Música de esferas”, “Laboratorios”, “Rayos X” y “Sinfonías”. Considera a la poesía como un viaje ontológico y a su escritura como una transición para su Opus Magnum.


Poéticas del desierto

QUID La quietud me llena. Respira en mis venas un arcoíris, ofidio tibio decapitado endulzando mi sangre. Soy una roca más en las montañas. Soy una piedra más en el río. Admiro el suave morir de las hojas. Ya estoy listo para ser otro.

OCASO Nadie goza como yo el otoño bajo la alegre sombra de este roble, cuyas hojas van cayendo lentamente y ninguna se queja de su muerte…

25


Poéticas del desierto

I Voy a dejarme a solas con mi canto, la herida de la que surgen notas aromáticas. Me pertenece lo maldito, lo angustiante, lo triste, lo endemoniadamente sublime, vacíos fatuos, oscilaciones blancas en las que danzan mis sentidos. Trenzo caminos para ahorcarme si es preciso, ensayar con mi carne toda forma de muerte. Destilar de este mundo todas las guerras inefables, todos los odios posibles para beberlos extasiado. Podrido de luces, quiero lanzar mis ojos a todas las lejanías, espejos quebrados flotantes: una canción de araña rayando mis globos. Tengo una vida entera para cruzar el ojo de la aguja. Dormiré en las horas para asesinar el tiempo.

26


Poéticas del desierto

XV El dolor bajo la puntualidad del crepúsculo, coro de desideratas en el tráfico de recuerdos, mi aprecio resórtico bullendo en los cadáveres. Cuarto menguante de soledades anestésicas: la hora sabática de los sueños invertebrados. El cuándo, el cómo, fragancias de un país lejano. Todas mis preguntas fueron pulverizándome. Demasiadas ofertas me han abarrotado de tedio. Soledad es la taza en la que bebo el té de mis días. Gotas erróneas desde putamadres de esperanza. Alrededor mío sólo veo la carne arremolinarse. Todas las verdades son frágiles, lloran como velas. Ahora sí, me he cansado de sangrar sólo tinta. Los vértigos me raptan, vivo en un punto aparte.

27


Poéticas del desierto

XXVI Vana ilusión de ser – estar – vivir – existir. Alguien debe haber configurado nuestros destinos. Quizá seamos algo parecido a necios algoritmos. Quizá una simbiosis sistemática, una fórmula inexacta, capricho de analogías, caos de números–letras. Alfabeto dimensional poblado de qué sé yo. Para alguien los fríos de Plutón deben ser cálidos. Quizá haya lejanos seres de cárnicas antónimas, de oscuridad combustible, de nortes comuniones. Tuitearé mis pensamientos en pocos kilobytes. Si tuviese la certeza de atravesar todos los espacios si tuviese la certeza de explicar qué es la certeza. Féretro de luces iluminando pasados proxenetas, Rilke, de este modo se celebra el dolor, la tristeza.

28


Poéticas del desierto

AKUARELA En función de las más altas catalepsias ofrezco mi indumentaria canónica de artilugios YO INVITO. YO PAGO. YO SIRVO. Y que no se diga después que NADA se ha intentado, que para ello he sacudido mis huesos y percursionado absolutamente la totalidad de mis latidos. Decía yo: tengo que fulminarlos para orinar su vacío, hacer que me las paguen y por ello arriesgaría mi vida como un saltimbanqui, malabareando mis posibilidades. Me fumé toda la realidad, me esnifé todos los sofismas pero, eso sí… estamos cerca. Ellos siempre tendrán razón, mas no por convicción, es la tradición pudiendo más que un solo EGO. Caray! Qué solos estamos aquí en el medio cuando queremos partir. Para qué volar, mejor ser oruga. Vivir en el verdor devorándolo totus. No tiene sentido ser cristal todo el tiempo. Emerger con alas habiendo tantas telarañas en el panorama chato. De qué sirvió lanzar nuestros globos y pabellones a tantas dimensiones en las que se rayaba la idiotez. Demasiados discursos. Podríamos hacer un solo batido. Poco dura el desenfreno. Sencillo sería caer en la parquedad y fingir/fungir que no hemos escuchado nada. Borrar nuestros ojos, lavar nuestras orejas, diluirnos los sesos. Y qué? SÓLO DESHACERME DE UNAS INSIGNIAS Mañana es otro día. 29


Poéticas del desierto

El arte es una pasión llamada mimetismo y explosión Cruje tu osamenta, estás aburrido, lampiño de vialácteas, féretro de impaciencias oscilantes que gruñen hambrientas, nacen, perecen, nacen perecen, socavas tu melancolía. A sartenazos buscas el huevo y el aceite: dónde, caray, dónde. Tropiezas con la metafísica de tus pasos, se rompen, y clamas, exhalas, espabilas, te sacudes, caminas, caminas y te entretiene la fagocitosis y los pecados de las plantas carnívoras. Caminas, te arrastras, garrapata escuálida, halo negro musical. Piensas en tu peso molecular, la rapidez de tus sinapsis, el flujo intestinal de tu electricidad, el potencial de tu tristeza estas harto, cabalgas, cabalgas en un pensamiento iónico que te fermenta los sesos, los sesos sí y tus entrañas sudoríparas que gritan tedio y pasión. Ahh! Hallaste el odio, la resurrección, el tímpano que martillea una aleación, emergen los teoremas. Dolor, percusionas, dolor, guturas, dolor recolectas, englobas y endosas, y esperas la señal, te untas de robotecnia, de genética, te maquillas de alquimia, de astrología, te vistes de pam!, de bum! Te das cuenta que arrastras un testamento nanotecnológico. No estás solo. NO estás solo. Tienes una creación y ojos ojos ojos ojos ojos ojos ojos ojos ojos ojos ojos……………….......

30


Poéticas del desierto

FATUM BILIS Un lapicero entintado de hartazgo comienza a parir matemáticas abstractas; TEORÍA DE CONJUNTOS, sólo tú me endiosas y arrullas tu nostalgia líquida. Exprimes el jugo de mi bilis, caída eterna que se abre de cianuro y talento. Es cierto; y las heces que me acompañan tienden sus mansos colores, revelan su monstruosidad, vehemencia teorizando leviatanes; tierras raras/ pesadas/ COMIENZO A PINTAR CON LA PALETA DE MI HÍGADO/ Desgrano la luz, faldas inexactas. Soy un fracaso halado, soy magnetismo tripolar, estallo… mis diásporas se legumbran, estallo… CUCARACHAS Y ESCOLOPENDRAS.

INNER VISION Terrenos farragosos repletos de hastío Linfa negra que placenta los 10 horizontes v

o

y

MOSQUEADO POR HABITATS EN CELO// Decía un largo camino: no corras no te lamentes qué pobres y miserables son los apurados 31


Poéticas del desierto

Y el tuétano harto de paradigmas se sumerge en la tos Pulmones acuosos vertebrando un fonema de luz VEO ESCOLOPENDRAS AEROSTÁTICAS Soy el vértigo que quedó atrapado en un vómito Agrio escupitajo, embutido de alcohol y yerbabuena Extrañas dimensiones que rayan nuestros ojos Se aceleran las callejuelas empastadas de pasos Aquella muchacha pulula el éxtasis, aquél el latrocinio Nada más fonema que mi silencio calcado en el hielo Verbo/sangre/bazo/páncreas/ lo escatológico me llama Se sincera la carne irritada inocua y tempestuosa UN ESTÓMAGO TRATANDO DE DIGERIR PIEDRAS Verborrea la tarde encendiendo sus plazas ¡#”$”%&#%#$%”/($&()/%))#/%)(¿=%((%¡”%(“¡)¡)¡¡ Arrastrando tesis hojalatas NO DIJE NADA.

32

setiembre es febrero


Poéticas del desierto

ERGIOS Periódico olvidado, vierto mis páginas en agua podrida/ diletante, castrado, inmerso en colinas opiáceas, bajo árboles de frutos eléctricos, entre raíces me pongo a conversar con morfol y serotonina./ UN FESTÍN de orgasmos bombeardea mis nubes de arena. Cargando 10 kilos de libros recién comprados, herrumbro mi sacolargo repleto de boletos de los buses y cigarros malogrados./ Avanzo por la ciudad, un loco espía a su hermana bañándose, su vieja se masturba mientras su esposo se coge a la empleada./ Harto de imágenes, paranoia total, soy transición, ¡quién como los rayos x!, una radiación ultravioleta, por qué no el sol, el cataplasma, cuartel de mitocondrias./ Jimi Hendrix se divierte en los infiernos: voodoo child >on</ Patti Smith se la mama a Rimbaud/ Go go white horses!/ Panorama de neuronas retorciéndose, lamiendo huesos, pisoteando núcleos repletos de genomas aburridos./ Las sinapsis se dilatan, calabacean, pedorran./ Instancia, solacidad, marginalidad de las entrañas pesadas, hundiéndose en un universo de saliva.

33


Poéticas del desierto

BLACKWARGREYMÓN Melómano, incluso tus dotes pirotécnicas pueden volverse un jardín en tus diapositivas. No basta con imperar y mantenerte en discurso y así un frecuentar lanzándote arrebatos. Es mejor la putrefacción que te vuelve Hombre, nada más que una ameba destinada a ser planeta. Y alégrate pues no va a alcanzarte los alcoholes para semejante afrenta en la que agotarás la alegría. Ganada la guerra no vas a conformarte con ser tierra querrás ser cielo, aire, viento, agua, oscuridad, marea y ya te veo, entonces, ciclo único, confín aparente; pero tú siempre eyacularás mecanismos, parirás y parirás más hombres y tu raza será una sola y te estará agradecida de un modo parrífono. Y párrafos y párrafos correrán a buscarte regalándote canciones esdrújulas, hermano, amigo, nakama mío. Y a qué te agrietas entonces y te lastimas mitigándote, reduciéndote a sólo dos maneras de espacio? Tú que enseñas el color y el ápice, la frecuencia, el método y amas las suturas que irrigas entre risas eléctricas, meollo amigo, exégesis proletaria que narras las inmensidades no siendo en absoluto ni el yugo ni el toro sino más bien el ojo y la visión, profeta… profeta… VINUALUKUAM EXDRAMPSII, KLETO EISHPIHUA ANAXSUKÓN GUDRUN EXLATAN.

34


Poéticas del desierto

EMMA WATSON Diéresis homogénea en el ático de los sentidos. Panóptico de blancas ilusiones injertadas en las nubes. LO QUE DESEO NO IMPORTA – XXXXXXXXXXX Me arranco la impronta de equinoccios. Instado por argumentos sístoles, Él se derrumba. La exégesis de una juventud destartalada, multivalente chorrea mi horda de gusanos, FILIPINAS ESDRÚJULAS. Rebobinando mis zapatos, la tos corticoide de amoníaco, el tufo de ácidos sulfúricos, cátedra de enclenques lacrimosos ! Me he dado cuenta del raquitismo de mi esquizofrenia. Abandono la tonta indumentaria: TREPIDO – COITEO. Arrebatado de una falsa inmortalidad, m e b u s c o. Quizá el desenfreno me ha sepultado. >>>Silencio<<< (todos los celulares vomitan sus llamadas) P O L I F A G I A ]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]]] VESTIRÉ TU PIEL Cuando seas un cadáver, te buscaré ////// te besaré. T

H R E A O feneceré. E A É L M R

Mis átomos buscarán una ciencia para revivirte. Medio siglo me pasaré observando tus huesos, TRATANDO DE DIBUJAR TU AROMA 35


Poéticas del desierto

PANELES DE SOMBRA Las bajas económicas proletarizan tu ingenio volviendo llanto esdrújulo la carnosidad de tus creaciones, protuberancias de pus y mirra, aliento eléctrico que tornasola las playas catedrales de aquella a la que nunca invitas. Te oigo –> Y pones en venta tus metáforas eviscerando tu pasado. Alcohol y chamusquinas embarrando sueños que nacieron en los hipérbatons de tu energúmena ontología en ínsulas migrañas. Te conozco. Constantemente monitoreas el clima ecléctico que viaja como misiles teledirigidos a una guerra sin norte donde el alfabeto A.M.O.R. desolla las nubes y vuela a las litósferas. Devorador de estratósferas, zepelín cáustico que diluye los cielos. Caín te ha llamado, exige tu presencia, gigantesca hormona, virus que fricciona y aglomera todos los conocimientos crasos. Ciliado de odios y venganzas, mueles, escueces el caldo de la realidad. Maldito astro, enana roja que bulle y gigantescos neurotransmisores emergen de tu falsa dendrita, sigue planchando los botones. Visión de planetas convulsionando, derramando el éter teórico del progreso. Ansia y enojo, temor, pavor, angustia inspiras, tallando ingles en las texturas glaciares del espacio tiempo donde la energía viaja y elucubra las vía lácteas y rocía y penetra esa flor gigantesca. Ladras, ladras carapulcra de teoremas que se pulverizan en las 36


Poéticas del desierto

nubes de tu holística cúpula, panóptico de radiaciones nada. Confiesa, es tu final, clama, es tu final, miente, es tu final. Estás acabado y te resientes y te arrobas en tu origami mojado. Ovulas y eres una invaginación tenue, suave, lípida y glucosa. Te regalo un adjetivo para que lo uses de soga, te esperan las alturas. Vértigo te llama, putrefacciones aladas rezan tu nombre, tu nombre. Ego, ego animal. Ya basta! Y aquella a la que nunca invitas, ladra. Taladra su timidez y te busca, te desentiendes, no entiendes que te ama, que te quiere, que espera trasquilarte la cal de tu juicio y acabar tus días con felicidad y suero y trilladas terapias. A qué esperas? NO vayas, no vayas, amárrate a los pentagramas del tiempo, del tiempo, y ensaya tu final de una a otra, y otra… Corre, corre, sigue amando la nitroglicerina, la fisión nuclear. Lanza tus plegarias, tus letanías a la ciencia, dulce esquizofrenia, pam! Visión de protozoos limpiando tus armarios histológicos. SERÁS POLVO POLVO PÓLVORA PÓLVORA !!!

37


Poéticas del desierto

VORÁGINE la poesía como un puto viaje ontológico // un móvil // un contenedor // la poesía como una conspiración contra el mundo // un terrorismo // un paroxismo // letalidad // decadencia // la poesía como una flor al borde de un abismo // repleto de músicas carnívoras // la poesía como una bomba de hidrógeno // visión de kamikazes mosqueando la luz de los nóumenos // el arte es una explosión // el arte es una explosión // clam // crash // katsu! // el ojo de la vorágine devorándolo todo // la poesía destruye // agujero negro // vía láctea // rincón de gangrenas // oscuras protuberancias // surrealismo ajedrezado // carne // esputo // semen // sangre // lágrimas! // visión de cuchillos // escalpelos // somatizando el tedio somatizando el ego // encapsulando pastillas oligoaéreas como reactores nucleares // odio // ego // rencor // tedio // hartazgo // zas! // la poesía es destrucción // la poesía es destrucción // minándome el corazón de densos platelmintos // pus corticoide // aceleración vital // unos años más // dale // unos años más // dale // guturación // espasmo // carne abismal // el magma cubre tu piel // te rodean los 7 elementos // todas las esferas se cagan de miedo // poeta, espeto // poeta, regulo // caminas en un sendero bifurcado extrayendo el ATP de la realidad // la quintaesencia lipidada de stress y glucosa // fisión nuclear.

38


YESEBELL SECHAR VELAZCO


[Tacna, 1993]. Poeta. Estudiante de Psicología. Aficionada a la astrología, la música y al psicoanálisis. Ha publicado parte de su obra poética en la revista literaria LETRASÉRTICA. Considera a la poesía como un proceso de automatismo alquímico.


Poéticas del desierto

LA MUERTE HACE AULLIDOS DE SOLEDAD Ciudad que sube a temperaturas obsesivas de matarasesinar como un cuerpo en batalla del infierno que no se pinta las uñas, debajo de los puentes la fuga transpira el ensueño primitivo y en medio de un tráfico peatonal del vacío donde los rostros emergen los pies amortiguan cerebros de mi llanto o de la boca existencial. He visto a los colores en los hospitales tratando de volar pero mis ojos fusilan las piernas de la miseria Es el fantasma ¡de ruidos relojes que inducen cuchillos de ruidos relojes que exigen cuchillos! de silencios musicales desagües con patas / desiertos sin piernas zapatos con alma / bosques sin pulmones nidos huevos larvas El diente de lágrima fecunda la noche La muerte hace aullidos de soledad, gimen las sirenas promesas de perros a la Luna

41


Poéticas del desierto

BELL HORIZONTE Puedo hacer mariposas de arena subir a una nave de papel remar hasta el mar plata, llegar a tus ojos y volver a nacer Quiero entrar a tus sueños con mis estrellas de puré asesinar tus miedos de hombre y surfear la oscuridad de un bebé quiero estar en lo más absurdo de tu perversidad para que me mate un color y regrese a respirar quiero estar contigo en todo ser la boca de lo que dicen tus ojos ser el ángel doblemente cruel Puedo volar contigo sacar licencia visitar al enano matar un anciano llevarte a mis cuentos de café donde no existen niños ya sin fe volar contigo y siempre despertar jamás hacerte postres de riel-manzana y que tus suspiros estén llenos de miel Quiero salvarte porque sí porque no porque tú eres té el reflejo de mi niñez quiero salvar tu inocencia astuta porque yo estoy muerta muy muerta. 42


Poéticas del desierto

LACERACIONES Hay un mar muerto sobre mis ojos como volcán que estalla de peces putrefactos y sirenas asfixiadas, es un canto que se atora en el vacío musical, es la injusticia de la vida que dibujan las arrugas de los rostros, es mi madre, los amigos, los zapatos, el paso caótico y la mirada lánguida. Fuiste tú porque no fue la luna, la noche, las estrellas, ni aquellas buganvillas en esta banca que secan mi llanto, ni aquel llanto que moja mis pechos de muerte. Dado travieso que sacrifica cabezas en la torre del olvido, ¿quién me abortó a este cuerpo sin cara ni fe? En las calles de la infancia, entre cárceles, avenidas y remembranzas el gigante ciempiés cae por nuestra mejilla devorándonos las esperanzas, preguntando ¿dónde se esconde la llave de nuestra propia jaula?

43


Poéticas del desierto

Y's en huelga Decadencia de ser las palabras H U M A N O mamá durmiendo Sus sonidos enfermos inspiran la elocuencia Esta madrugada… los pájaros mataron la lluvia y un mostro gigante orina mi cabeza Y sigue durmiendo Y sigue soñando Y yo sigo a su lado Y's que se sublevaron Y´s intrapersonales que circulan las cafeteras hablando, seduciendo las tazas del acecho Y putas a la economía con osos púrpuras Violadores y elefantes Zapatos y pensamientos Luna de caos de sesos volando orgasmos ultrajados Y´s de nunca encajar 44


Poéticas del desierto

que se aletean que se aletean Estoy patriarca demencia buscando letras que me definan Humano Mamá no duermas

UNA MAÑANA Y LA EXISTENCIA Veo la calle de enciclopedia mi rostro anexo perdido que la ciencia no liberta ¿Qué soy si no fui existencia? Los zapatos que se recogieron de una tienda [danzando en la calle sin pasos..] ¿Qué soy si no estás a mi lado, humano? El irónico poema la partitura promiscua cuando la tierra juguetea ¿Qué soy, entonces? Si me veo sin manos sin pechos sin labios hombre mutilado el andantino sin caminos que se arrastra en tu dorsal.

45


Poéticas del desierto

SALTOABISMO Fundirme en el cuerpo oxidado de un maniquí Cadáveres con tacos bailando un tango gris SALTOABISMO Llorando los monstruos La noche ruboriza de muerte desnudándonos de pies a la luna desde tu ventana hacia el infinito volar al vacío a salto abismos salto abismos Fundirnos de muertos devorándonos como gallinazos los cuerpos mentir al sol con nuestra locura salto abismo muriendo de sed en un mar de llanuras atorarnos de llanto con bisturí que venus hambrienta se meza al primer delirio de nuestro beso

46


Poéticas del desierto

FUERTE Y SUFICIENTE Mi mamá no me quiere fuerte pero yo la quiero y eso es suficiente. Mi mamá es fuerte, pero para la vida no es suficiente, es por eso que cuando perdió todo, dijo que la vida tiene cosas así de fuerte. Mi mamá toda la vida trabaja, trabaja fuerte, pero el dinero no es suficiente, nunca fue suficiente nada, ni el cariño que yo le daba. Mi mamá sí que realmente es fuerte, mis lágrimas ignoraba, ahora entiendo porqué me abandonó para hacerme así de fuerte. Mi mamá la mejor de las madres, la madre fuerte. Por eso ahora, con mucho orgullo, y en tono fuerte, con el mayor afán que se siente, digo que la quiero y ella a mí lo suficiente.

47


Poéticas del desierto

V(B)OMITO Órbitas Pedazos de pescados y manzanas de un bar Planetas opuestos que dibujan al interior de la soledad Garras llantos risas miedos gástricos ojos de luto invadiendo en el vértigo de la identidad Pretendo que el tiempo camine con tacos y no le importe pisotear Vomito Rótulo humano vomitado.

48


Poéticas del desierto

ENFILADAMENTE Se llora. Se llora dejando el firmamento a la monstruosidad de las estrellas. Que a veces, otras veces no. Se llora al pasar las esferas donde el recuerdo hace la desaparición hasta las rodillas la axila y es de noche y se sigue llorando.

SACRAMENTO Tú te quedabas aunque el viejo ya no estaba porque eres una mujer decente en Sacramento que es triste. Perdóname vieja tus ojos resignados dilataban en cada buenas noches ante los nietos el amor del árbol grisáceo de soledades buscando los belfos para nunca despertar..

49


Poéticas del desierto

Me pregunto si Janis en estos instantes se hubiera matado… /Ahora todo parece banal/ la belleza es tan superficial/ es felicidad con trozos de caca/ ya lo sé,/ no hay algo más creativo que la gente pueda decir en las avenidas… /Adaptación es sinónimo de inteligencia dicen algunos libros/ mi cerebro entonces tiene 3 años de edad mental/ la edad de un pollo (si es que los pollos sienten)/ y es perfectamente de abarcar asuntos de maíz…/ por eso hoy corre desnuda en el cuarto la persona de mi espejo y yo estoy impotente…/ Muerte muerte nada nada/ muerte nada muerte nada/ nada en las olas de mi abismo.../ Hablar de amor en la esquina de la ferretería/ preguntarle al soldador qué sabor tienen los metales/ enamorarte de un vaso y gritar a la rodilla de una pobre niña/ llorar los conflictos de una cebolla/ hacer el amor con un plato y entregar tu vida a cualquier huevón que se te cruce en el camino./ Solamente quiero en este mundo cosas tan pequeñas…/ Vida, hace tiempo es que quiero verte la cara y que no me escupas ni me des el culo/ como todos los días que mi saliva que cae no sea en vano/ y mis palabras que ya están muertas puedan tener alguna conexión con la vida/ ambiciono humildemente ser YO y no auténtica/ dejo en claro que no soy poeta/ y que quizás me vean con la barriga a cuestas/ y haga chispazos de maravilla al aborto-vida/ quizás me olvide de todo, hasta de mi nombre/ y una mañana me despierte con los brazos y me ponga el calzón en la cara/ y salga pensando de pies y me lave los dientes con cuchillos/ y me peine con groserías,/ puedo cambiar todo y no ser nada y ser todo para mi nada…/ Todos pueden esperar de mí muchas cosas… sigan esperando!/ mi locura adolescente dura un par de años/ el problema es que soy una eterna niña… 50


Poéticas del desierto

DÉJAME... triturarme con tus palabras doler/querer. Tu ojos estrellas de noche susurrando a mi lengua sólo tu nombre que se blasfema por dentro carbonizando la razón. Niño, nos vale nada la palabra déjame la absurda necesidad de tus mil decaídas que los colores en tu cuerpo danzan la ausencia. Quiero abrazarte así… ( ) a verso simple libre y prohibida a tu hombro sin fin. Déjame y no te vayas como la niña desprotegida que abraza sin brazos crucificando los labios al anticristo de sus penas.

51


Poéticas del desierto

EL VIENTRE DE LA EXISTENCIA Porque no dejamos nada y somos todo el hombre te punza tan aquí si no existe se mira existir y si existo nunca existió [El cadáver desesperado grita] la carne se arraiga si puedes decirme dime

ASTRO Camino a Lima por los días de leo, la luna en tránsito juega una conjunción a la casa IV de mi luna. Júpiter-trígono, júpiter-orbe, 0° 10' en aumento me da la estación perfecta para dilatar mis alas. La energía jupiteriana, venus incandescente y las posiciones del caos bailan en torno a la armonía de mi cabeza.

52


ÍNDICE Prólogo___________________________________7 Alberto Ninaski____________________________9 Yhan Koronel_____________________________23 Yesebell Sechar Velazco_____________________39 Índice____________________________________53


Alberto Ninaski

Yhan Koronel

Yesebell Sechar

EL ALZAMIENTO DE LOS BÁRBAROS O LA CAÍDA DE LA HYDRA Panorama de voces precipitándose sobre el páramo, agítase la aldea, el cielo se encalabrina, espasmos a granel contemplando la sucesión de altazores, kamikazes y dédalos en vuelo bifurcado que corta la ventolera como cuchillas en celo, –tómese nota– ¿espantable visión de suicidas en picada? no, ¿evolución de jinetes apocalípticos en pos de la hydra? oh! sí, el latigazo estalla en su morrillo, de súbito en violentas sacudidas desplómase la hydra –mírenla cómo sangra!–, el gentío se arremolina, la bestia profiere maldiciones como versos alejandrinos –póngase por escrito esto–, de su vientre infecto emergen bacterias en forma de rimas, oscuro presagio que sacude el desierto, –no es cierto que esto esté ocurriendo, Sancho– contra ellos nada puede el huracán, ni la camanchaca, ni la lagartija, ni siquiera la pobre buganvilla que se desangra sobre el pavimento –otrosí digo– porque el rumor del río travieso y hasta el gruñido del león de espléndida melena han enmudecido, apenas se percibe el lánguido aleteo del animal de los ojos de luciérnaga, el del otrora vuelo fúnebre –consígnese los anexos–. Es el apocalipsis total, la aldea ha sido devastada, sangra la hydra a borbotones, el torrente alcanza el ángulo estrecho de los últimos mojinetes. El fabuloso reino de Ancat, orgullo de linajudos portaliras, ha sucumbido ante la embestida de la barbarie alzada. Todo está consumado. Ya puedes anunciarlo Juan de Patmos, estos tres han llegado –fírmese y mándese a publicar–. (W.K.L.)


Poéticas del desierto - Ninaski/Koronel/Sechar  

...Takna

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you