Page 1

4

Semana por la

LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA Marcos 1, 40-45: Un leproso es curado y enviado a los sacerdotes. La Buena Nueva acoge a los marginados y trata de reintegrarlos en la convivencia humana de la comunidad.

El Capital más Valioso de un Pueblo Está en su Gente

DIÓCESIS DE PASTO

Paz

Pactar Paz es Colocarnos del Lado de Quienes Sufren

Semana

P

En muchas ocasiones tendemos a ponernos, o así lo decimos, al lado de los pobres o de las víctimas de la injusticia, de la opresión, de la guerra, de la exclusión, de mujeres maltratadas, de los que sufren. Somos sensibles a las causas dignas del ser humano, que tantas veces nos parecen causas perdidas. Y, además, en más de algún caso podemos pertenecer a esos marginados o a esas víctimas. Colocarse del lado de los más pobres, de los marginados, de las víctimas del conflicto armado, de hombres, mujeres, niños y niñas que sufren en carne propia todas las formas de violencia es construir un nuevo modelo de sociedad, en donde prime la persona sobre las cosas; donde el desarrollo para todos no sea solo el que ofrece el modelo económico; donde nadie se sienta o sea marginado. Una construcción de paz implica destruir la marginación y para ello se requiere construir un desarrollo humano integral desde: A) La Dimensión Política del Desarrollo que se manifiesta en la estabilidad y eficiencia de las instituciones democráticas y en la vigencia de los derechos humanos;

La Paz no la funda la exclusión ni la culpabilizacion, sino la inclusión y el amor; una sociedad que desconoce que lo más valioso que la compone son las personas y no los bienes está destinada a su propia destrucción, a ser protagonista de guerras y hechos violentos entre hermanos.

C) La Dimensión social del Desarrollo que se expresa en la equidad con que beneficia a todos los sectores de la población y en su participación cualquiera sea su origen raza, sexo, edad, empleo o condición;

La Biblia da testimonio de una voz diferente, contraria de la justificación social por la eliminación del diferente, al que se le culpa de todos los males. Aquella voz recorre toda nuestra historia preguntando: “¿Dónde está tu hermano Abel? […] Su sangre clama a mí desde la tierra” (Gen 4,9-10).

E) La Dimensión Cultural del Desarrollo la cual se manifiesta en las posibilidades de crecimiento personal y de cultivo de las aptitudes físicas, intelectuales y artísticas de los integrantes de la sociedad; y

DIALOGAR EN FAMILIA Y EN COMUNIDAD: El respeto y el desarrollo de la vida humana exigen la paz. La paz no solo es la ausencia de la guerra y no se limita a asegurar el equilibrio de fuerzas adversas. La paz no puede alcanzarse en la tierra, sin la salvaguarda de los bienes de las personas, la libre comunicación entre los seres humanos, el respeto de la dignidad de las personas y de los pueblos, la práctica asidua de la fraternidad. Es la “tranquilidad del orden”, es obra de la justicia y efecto de la caridad (Catecismo de la Iglesia Católica No. 2304).

“Las miramos a ellas para darles una voz de aliento, para escucharlas, para que dejen de ser víctimas, porque no existen las víctimas felices”

¿Qué personas o hechos de conozco que sufran a causa de las múltiples formas de violencia? ¿Cuál puede ser mi papel en pro de esas personas? ¿Será meramente caritativo o asistencialista? ¿Cómo puedo apoyarlas de forma efectiva y con justicia?

B) La Dimensión Económica del D e s a r ro l l o p a r a q u e e x i s t a l a disponibilidad de bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas;

D) La dimensión ecológica del desarrollo que hace referencia a la protección del medio ambiente y la conservación y renovación de los recursos naturales por encima de los intereses económicos del capital y de las grandes multinacionales;

F) La Dimensión Ética del Desarrollo expresada en la vigencia en la vida social de valores morales como el respeto a la verdad, la honradez, el sentido del deber y la justicia, la consideración al prójimo, la solidaridad, el espíritu de servicio y el anhelo de perfección.

Nariño Sufre la Crisis Humanitaria

más Grave de Todo el País Cifras del desplazamiento en Nariño: Población expulsada: 195.265 personas Población recepcionada: 174.521 personas Cifras de víctimas de Minas antipersona (MAP) y munición sin explotar (MUSE) en Nariño: Entre los años 1993 – 2011, en Nariño se han presentado 601 víctimas de Minas Anti personal y/o Munición sin explotar. Esto quiere decir una víctima cada 11,5 días. De estas víctimas 157 han fallecido; 89 de las 601 víctimas han sido niños y el 70 % son población civil. Comparativo de cifras de Tasa de homicidios año 2011 (Por 100.000 habitantes): Nariño Colombia

34,8 31,75

(MONS. LUIS AUGUSTO CASTRO)

por la

Paz

9 AL 16 DE SEPTIEMBRE DE 2012 DISTRIBUCIÓN GRATUITA

Pactar Paz es Construir Justicia

H

ace más de 15 años la Diócesis de Pasto ha venido animando, organizando e impulsando la celebración de la Semana por la Paz en los primeros días del mes de septiembre como un espacio para reflexionar sobre lo que significa la paz, la reconciliación, los derechos humanos, el compromiso de la sociedad en la búsqueda y construcción de la justicia con verdad y equidad, entre otros temas. Este año el lema de la semana por la paz nos invita a pensar en el tipo de paz que queremos para nuestro departamento y nuestra nación y en el compromiso de cada uno de los que integramos esta sociedad para construir tal objetivo. En el imaginario colectivo de nuestra Colombia pareciera que la Paz se ha vuelto sinónimo de

“La igual dignidad de la persona exige que se llegue a una situación social más humana y más justa. Resulta escandaloso el hecho de las excesivas desigualdades económicas y sociales que se dan entre los miembros y los pueblos de una misma familia humana. Son contrarias a la justicia social, a la equidad, a la dignidad de la persona humana y a la paz social e internacional. (Constitución Pastoral “Gaudium et Spes”, No. 29).

DIALOGAR EN FAMILIA Y EN COMUNIDAD: ¿Cuál es mi concepto de paz? ¿Qué hechos diarios que observo son injustos? ¿Cuál sería mi compromiso en el aporte a la Paz con justicia?

ausencia de conflicto armado, de un pacto de no agresión y de acuerdos firmados entre el gobierno y los grupos armados no estatales, pero nos debe caber la pregunta ¿la paz será solo el resultado de este escenario deseado? Y la respuesta desde nuestra corresponsabilidad social debería estar encaminada a decir “¡claro que no!; la paz es eso y mucho más”. Hoy es un deber y una exigencia el que cada uno y cada una respondamos a las nuevas realidades y situaciones sociales: nuevo auge y nuevos tipos de violencia, desempleo y exclusión, políticas gubernamentales injustas, hechos de corrupción, aumento desmesurado de la pobreza, destrucción del medio ambiente, entre otros.

La Paz será Fruto de la Justicia

Los últimos Papas recuperaron para nuestros tiempos una precisión que viene de los profetas bíblicos: La paz será fruto de la justicia. El camino hacia la paz exige un desarrollo equilibrado y sostenible de todos los pueblos de la tierra, y no el crecimiento de unos a costa de los otros.

Concentración de la riqueza y expansión de la pobreza: Existe una alta concentración de la riqueza y una más exagerada distribución de la pobreza. Injusticia y desigualdad son signos distintivos.

la población se distribuye así: China 8 %; Latinoamérica 4 %; India 2 % y África 1 %.

Entre los años 2000 – 2010 se incrementó la riqueza mundial en un 72%

¡Hay un frágil equilibrio de absurdas desigualdades!

Sin embargo: 50 % de la población adulta posee el 98 % de la riqueza, mientras que el otro 50% se reparte el 2 % restante de los bienes. El 10 % posee el 83 % de la riqueza y el 1 % posee el 43 % de la riqueza. Las 350 personas más ricas del mundo poseen un ingreso superior anual equivalente al 45 % de los habitantes más pobres (2.900 millones de personas). Europa posee el 32 % de la riqueza mundial, Norteamérica el 31 % y la Cuenca del Pacífico (excluyendo India y China) el 22 %. El 15 % restante donde reside el 58 por ciento de

Pactemos

Paz, Construyamos Convivencia


2

Semana por la

LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA Marcos 1, 23-28: La Buena Nueva combate y expulsa el poder del mal que destruye la vida humana y desequilibra a las personas.

La Paz necesita de ti

DIÓCESIS DE PASTO

Paz

Pactar Paz es Construir Convivencia en el Diario Vivir

P

ueden venir “días más malos que nos harán más ciegos”, decía un pensador español, pero el mal, los horrores de la guerra y los hechos de injusticia que observamos y que a veces parecen superarnos no deben paralizarnos; no nos deben dejar más ciegos sobre nuestras posibilidades. Ciertamente, hay una diferencia entre lo que sabemos y lo que podemos hacer. Pareciera que la cruda realidad nos supera. Hay una desproporción entre lo que desafía a nuestra conciencia, y clama por alguna respuesta nuestra, y lo poco que podemos intervenir en aquello, quedándonos así en testigos pasivos. Diariamente contemplamos cómo se hace el mal, cómo se sufre el dolor; pero el desafío que ello representa queda en gran medida sin respuesta de nuestra parte.

Jesús Resucitado nos comunica su paz y nos capacita para resistir en este mundo violento, de un modo creativo, imaginativo y no violento. ¿Cómo reivindicar nuestros derechos, nuestra identidad y nuestros orígenes, sin afirmarlos contra los de los otros? Sea como fuere, deberemos empezar a sentir, pensar y hablar en clave de personas: personas que se dirigen a otras personas, personas que protestan contra otras personas, personas que sufren a causa de lo que hacen o dicen otras personas, personas que no pueden olvidar que “los otros” son personas.

Abandono histórico de Nariño por parte de los gobiernos centrales Nariño sufre el abandono histórico del Gobierno central y a ello se le suman los más altos índices de violencia en su historia. Índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI) Nariño 43,79% Colombia 27,78% NBI Cabeceras Nariño 25,92% Colombia 19,51% NBI Parte Rural Nariño 59,39% Colombia 53,30% Índice de Calidad de Vida Nariño 69.25 Colombia 79.5

Sin embargo queda mucho campo de trabajo todavía en el camino de la paz. Lo primero es no fomentar entre nosotros las respuestas simples, los llamados “lugares comunes”, las etiquetas para los grupos de personas, los análisis simplistas, las acusaciones, las culpabilizaciones, la ansiedad por la inseguridad, ni el fatalismo. Lo segundo es

Nada les aprovecha trabajar en la construcción de la paz mientras los sentimientos de hostilidad, de menos precio y de desconfianza, los odios raciales y las ideologías obstinadas, dividen a los seres humanos y los enfrentan entre sí. Es de suma urgencia proceder a una renovación en la educación de la mentalidad y a una nueva orientación en la opinión pública. Los que se entregan a la tarea de la educación, principalmente de la juventud, o forman la opinión pública, tengan como gravísima obligación la preocupación de formar las mentes de todos en nuevos sentimientos pacíficos. Tenemos todos que cambiar nuestros corazones, con los ojos puestos en el orbe entero y en aquellos trabajos que todos juntos podemos llevar a cabo para que nuestra generación mejore. (Constitución Pastoral “Gaudium et Spes”, No. 82)

PASTORAL SOCIAL

Semana por la

LA PALABRA DE DIOS NOS ILUMINA Hechos de los Apóstoles 2, 42 – 47: La Primera Comunidad Cristiana.

Paz

3

Pactar Paz es Construir Comunidades Solidarias

A nadie le faltaba porque a nadie le sobraba

entender que para construir la paz nos falta por hacer lo más decisivo: un trabajo serio con nosotros mismos para ir a las raíces de la violencia, a la ausencia de la paz interior. La paz se construye en el día a día; en la familia cuando generamos momentos para dialogar, para encontrar respuesta a los problemas del hogar; en nuestro barrio o vereda cuando participamos de las actividades comunitarias que fortalecen el tejido social; en el trabajo cuando cumplimos a cabalidad con nuestras responsabilidades y creamos un clima de sana convivencia. En cada hecho de justicia, inclusión, amor y caridad está la paz, está tu paz y mi paz, la paz que viene de Dios y que se hace comunitaria.

Las primeras comunidades cristianas se caracterizaban por la unión en la oración, la enseñanza, la fracción del pan y la convivencia fraterna. Hoy el mundo necesita que como cristianos le mostremos al mundo la misericordia de Dios a través de la vivencia de la solidaridad y la fraternidad. La Diócesis de Pasto, dentro de su Plan de Pastoral, tiene entre sus objetivos, tareas y desafíos el que en cada parroquia se conformen Pequeñas Comunidades Eclesiales, conformadas por 10 a 15 familias del sector, del barrio ola vereda, en donde se haga vida la solidaridad y la fraternidad, construyendo comunidades vivas y dinámicas que conformen a su vez una Iglesia local “comunidad de comunidades”.

Abandono histórico de Nariño por parte de los gobiernos centrales Nariño sufre el abandono histórico del Gobierno central y a ello se le suman los más altos índices de violencia en la historia POBREZA: (Ingreso x persona al mes): Nariño 68.5 % Colombia 49.74%

DIALOGAR EN FAMILIA Y EN COMUNIDAD: ¿Podría reconocer la parte de verdad que haya en los otros? ¿Podría dialogar en paz con quien discrepa de mi visión? ¿Qué acciones de mi vida diaria posibilitan o imposibilitan la paz?

Pactemos Paz, Construyamos

Convivencia

POBREZA EXTREMA (Ingreso x persona al mes): Nariño 29.4% Colombia 15.65 % EMPLEO Y DESEMPLEO Desempleo Nariño 18,5% Pasto 13,7% Colombia 10.4% Subempleo Nariño Pasto Colombia

48.2 % 40,4% 28.8%

Realidad del empleo en Pasto: 83 % devenga 1 SMLV 12 % devenga 2 SMLV 3 % devenga 3 o más SMLV

$ 246.055

$ 97.440

P

ara construir la paz debemos ser parte de la construcción de una nueva convivencia humana que nos va a llevar a construir comunidades más solidarias, más justas y más humanas que respondan a la realidad que viven, la apropien, la critiquen y aporten a su transformación positiva. Cuando existen injusticias, desigualdades excesivas ya sean económicas o sociales, hechos de exclusión de personas ya sea por su género, etnia, lengua, ideología política o confesión religiosa es muy difícil que florezca la paz; de igual manera si en las comunidades persiste la envidia, la desconfianza y el orgullo, como las formas de relacionarnos de nada valdrá la prosperidad económica si con ello estamos destruyendo el desarrollo integral de las personas y las comunidades. “Todo lo que se hace para superar estos desordenes contribuye a edificar la paz y evitar la guerra”. (Cfr. Catecismo Iglesia Católica, 2317).

tenemos y se nos induce a comprar las satisfacciones de nuestros deseos. Se ha fomentado la creencia en la facilidad de conseguir lo que se quiere. El consumismo actual y nuestra sociedad competitiva y agresiva se basan en el deseo como carencia de algo que no se tiene y en nuevas necesidades inducidas; pero también en el deseo como poder y, por último, en el deseo como placer interminable e insaciable; y, por eso mismo, por ser siempre reproducible, nunca acabado de satisfacer, parece placer interminable. Necesitamos construir solidaridad, dar lo mejor de nosotros mismos. Necesitamos salir del marcado individualismo y el exagerado consumismo que la sociedad actual y la globalización nos ofrece como felicidad. Debemos convertir nuestro anhelo en los sueños de los demás y ello será también el querer de Dios. Falta reencontrarnos con nuestro anhelo más profundo, con el deseo que nos constituye como personas, con el soñar que nos construya.

Hoy se nos anima a anhelar lo que no Para edificar la paz se requiere ante todo que se desarraiguen las causas de discordia entre los hombres, que son las que alimentan las guerras. Entre esas causas deben desaparecer principalmente las injusticias. No pocas de éstas provienen de las excesivas desigualdades económicas y de la lentitud en la aplicación de las soluciones necesarias. Otras nacen del deseo de dominio y del desprecio por las personas, y, si ahondamos en los motivos más

profundos, brotan de la envidia, de la desconfianza, de la soberbia y demás pasiones egoístas. (Constitución Pastoral “Gozo y Esperanza”, No. 83)

DIALOGAR EN FAMILIA Y EN COMUNIDAD: Para ello comencemos por preguntarnos: ¿y si yo no supiera lo que en verdad deseo?


Subsidio Semana por la Paz  

Subsidio Semana por la Paz

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you