Issuu on Google+

DOMINGO III° TIEMPO DE ADVIENTO CICLO C Entremos en la Alianza de Dios por la conversión Lecturas: So. 3, 14-18a: Sal: Is. 12, 3-6: Flp. 4, 4-7: Lc. 3, 10-18:

«El Señor se alegrará en ti» «Griten jubilosos: qué grande es en medio de ti el Santo de Israel» «El Señor está cerca» «¿Qué debemos de hacer?»

Reflexión: En una forma hermosamente poética, el profeta prevé los efectos de la Alianza entre Cristo y su Pueblo -la Iglesia- nosotros. La próxima Navidad celebraremos la inauguración de esta Alianza, con los efectos de gracia previstos por el profeta: liberación de los males que nos esclavizan; liberación del temor. Alegre esperanza porque el Señor está casi entre nosotros. San Pablo repetirá esencialmente el mismo mensaje del profeta que acabamos de leer: regocíjense en el Señor; confíen en él; reciban su paz con un corazón orante... Sin embargo, hay una diferencia en el mensaje de Pablo: está hablando de una Alianza de gracia que ya no está más en el futuro, sino que está presente. Presente desde el nacimiento de Jesús. Una vez más, en el pasaje del Evangelio de Lucas, típico de Adviento, nos encontramos con las palabras de Juan el Bautista, colocado por el Señor como su heraldo inmediato para preparar sus caminos. De nuevo el mensaje del Bautista es sobre la conversión: nuestro cambio de mente y de corazón para hacernos aptos para recibir la gracia de Jesús en Navidad. Pero hoy Juan el Bautista nos quiere transmitir la idea de que la conversión implica actos y decisiones concretas, como vemos en las respuestas prácticas con que responde a las preguntas de la gente. Conversión es compartir con el pobre y con el necesitado. «El que tenga dos capas... el que tiene comida... que dé al que no tiene». Conversión es justicia en nuestros tratos con los demás: «no cobren por sobre lo establecido». Conversión es compasión y misericordia en el uso del poder (de cualquier clase o importancia), y es austeridad: «No abusen de nadie. No acusen a nadie falsamente. Estén contentos con su paga». Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Qué puedo compartir durante esta semana -cosas, servicios sencillos, afectopor mi cuenta o a través de la parroquia? 2. ¿De qué puedo prescindir, a fin de hacerme más apto para compartir? CPC


Homilia Lectio Divina domingo III adviento