Page 1

UTOPĂ?A non convencional por

Samanta Torres Herrera


Utopía non convencional Textos: Samanta Torres Herrera Ilustraciones: Casandra Torres Herrera Violeta Herrera Samanta Torres Herrera Diseño: Casandra Torres Herrera Edición 2011


Samanta Torres Herrera

UtopĂ­a non convencional


«Se cuenta que todos los días, en el momento de disponerse a dormir, Saint Pol-Roux hacía colocar en la puerta de su mansión de Camaret un cartel en el que se leía: "EL POETA TRABAJA"» André Breton - Primer Manifiesto Surrealista (1924)


Microsegundo

Ese microminisegundo: Diez mil pensamientos, quinientas setenta y cuatro mil sensaciones, una revolución, trecientas dos palabras que no hacen falta siquiera pronunciar, una distancia que se desvanece, dos espejos que se reflejan entre si, un día espléndido. El viento corre en dirección a las ideas, el silencio se desvanece entre los dedos. Las historias dejan de ser mitos, la realidad se funde con el mundo de los sueños. Caminar por el borde del abismo, elegir entre saltar o dejarse caer.


Este tambiĂŠn es el

centro del mundo.


Oportunistas Ellos están ahí… Ocultos, asechando, esperando el momento justo para aprovechar hasta la más mínima oportunidad. No los inhibe la luz, no los

detiene la oscuridad. Pero cuando se disponen a actuar, creen ser sigilosos y es en ese instante cuando su elemento de tortura los delata, ese sonido insoportable que me alerta y descubre su fastidiosa presencia.

Comienza la lucha, la persecución. El rocío tóxico se esparce por el aire. El mareo, un breve lapso de silencio. La victoria de uno de los dos.


Vi las luces de su

ciudad

.

DespuĂŠs, nada fue mĂĄs importante.


Días de querer hacer

La taza de café se enfriaba sobre la mesa. A él poco le importaba, estaba tan concentrado en sus trazos y en ese sonido áspero que produce el lápiz sobre el papel, tratando de encontrar qué era eso que la hacía única. Por momentos dejaba divagar su mente, dejando de lado el desorden que se apoderaba de su casa, hasta llegar a sentir esa sensación de vértigo, que lo hacía volver a aquella hoja y ver el caos que lo rodeaba. Bebió un sorbo de café... ya estaba frío.


Donde duermen los lobos. AhĂ­, es donde

espero

.


Nada como el viento

Un paisaje inundado en colores de árboles cansados. Desbastados de hojas dejaban ver el largo camino en el que la brisa de otoño sopla suave entre el cabello. Kira estaba sentada en un banco pequeño contemplando a la gente pasar. Tenía un tapado a cuadros sin abrochar ni un solo botón. Con la mirada fija en ese vaivén de remolinos no soportó más, una lágrima de deslizó suavemente por su mejilla. Entre sus manos jugueteaba un cigarrillo que jamás prendería, pero había salido del bolso enorme que ahora reposaba en sus piernas, que se balanceaban cruzadas hacia atrás y adelante. Olvidarlo era tan difícil, tratar de ignorarlo era inútil. No le importaba llorar enfrente de todos, ya no quería pensar más en lo que pudo haber sido o podría llegar a ser.

Comenzó a caminar, comenzó a llover, comenzó a mojarse, pero nunca tuvo la intención de acelerar el ritmo de sus pasos.


El no fin

Es un punto de partida. La mente se siente rebasada de incertidumbre, de curiosidad. El camino no está bien delimitado pero sus niveles deben ser explorados, dejándose llevar por el simple instinto que tal vez, en algún momento, demuestre que hay que saber escuchar no sólo lo que se encuentra alrededor.

Aparecen colores, repetidos, abundantes, enredados los pensamientos, se pierden... ¿Qué debo hacer? ¿Qué será mi guía? Los pies, bien plantados sobre la tierra... respirar y sentirse en la cima, los pies bien despegados del suelo y sentirme en mi mundo. ¿La meta? ¿Qué importa la meta? Son más divertidos los rincones que hay para explorar, las cosas por conocer, los misterios por descubrir, las preguntas que hacer.

La mente... bien despegada de la tierra.


Las consecuencias de un

amor intermitente son un "todo o nada".


Relieves

Hay sensaciones extrasensoriales, que se introducen casi sin ser percibidas del todo. Hasta que algo, por más pequeño que sea, denota su existencia: un mínimo movimiento, un

silencio que se sostiene por más del instante esperado, las pocas palabras, la

extraña sensación de no saber qué pasará.

Cualquiera de los sentidos puede sentir la llegada que detonará la explosión de dos mundos. Ya los ruidos contaminantes se trasladan a un lugar lejano, al que ninguno quiere regresar. Lo que antes era diferente ahora se refleja y se ve idéntico. Insomnes, cansados, aventureros... nunca se conformarán.


Respect your instinct O t r a

v e z

e l

p u ñ a l

E n r e d a d o

e n

P r o v o c a n d o

a

d e

t u

m i s

m i

v o z ,

i d e a s ,

i n s t i n t o

,

Rebelando esa sensación enceguecedora . E l

m i r a d a , Esa maldita mirada que encierra un abismo , En el que caigo encantada,

En

s o n i d o

el

p r o f u n d o

que

me

d e

l a

siento

viva

.

Canciones antiguas esconden tu nombre, Te p i e r d o e n u n l a b e r i n t o d e l i c o r e s ,

No hay salida para mi mente demente…

El

puñal

ahora

en

mi

voz

.


en mi c a b e z a impera el

s u r r e a l i s m o


Mieles

Dejarse llevar por la intuición. Darle espacio al cuerpo. No hay por qué arrepentirse. No mirar atrás. Siempre querer saber. Salir a buscar esas mieles que ensamblan las ideas. Escribir con la mirada en tu mente. Desmoronar la utopía de papel y enfrentar lo que oculta el viento. ¿Rendirse? Eso nunca. Y siempre, siempre ser diferente. Aunque quieran taparnos los

ojos.


y un día, su mirada ácida conquistó

París

.


La ventaja de ser puntual

A ella le encantaba fijarse en la cara de concentración que él ponía mientras improvisaba con su guitarra o revolvía con la cuchara en una taza de té. Eran esos mínimos momentos de silencio perfecto en los que su esencia los hacía tan particulares. Kira sentía que el desorden de su cuarto era igual al que había en su cabeza. No podía entender por qué siempre le pasaba lo mismo. ¿Tenía que resignarse? ¿Pensar que simplemente no tenía suerte en el amor? ¿No era hora de que por una vez alguien se arriesgara por ella? Como decía siempre: el tren pasa una sola vez y si uno no está en la estación a tiempo pierde el boleto. Kira no creía en las segundas oportunidades, pensaba que sólo servían para desilusionarse una vez más. Ya no sabía en quién confiar. Por miedo a no ser querida, no podía querer. Por miedo a quedarse otra vez con su corazón en la mano, trataba de disimular y pretender que todo estaba bien, para no sentirse la más estúpida. Pero cuando ya daba todo por perdido... algo increíble e inesperado sucedió.


Él le dijo que parecía una

poeta;

ella sonrió. Una vez más.


Nuit Tienen sueño y no les importa. Saben que pronto

algo

sucederá. Porque las voces suenan diferentes. Porque las luces se reducen a una pequeña llama que se hace sentir. El fuego. Las cenizas. Una luz roja que se enciende con cada inspiración. La niebla.

ojos se cierran

Sus porque le molesta. Pestañas. La mirada fija en la oscuridad. El fuego. Las cenizas que no caen. Es un desafío no las dejarlas caer. La copa. Sus piernas

cruzadas. La copa llena. Se están riendo. La niebla. Pestañas. Ya no le molesta porque la llama se mezcló con las cenizas y desapareció al caer. Dos ventanas cerradas. Dos ventanas abiertas. Aire. La niebla se esfuma. La copa vacía.

El sueño. Pestañas.


S u

n o m b r e

e s t a b a

escrito en la arena;

lleg贸 a tiempo para leerlo antes de que lo borrara el mar.


Un futuro que tal vez

Un día, después de mucho tiempo, caminaba acompañada de una suave brisa con aroma a tilo y en un breve descuido, se chocó con alguien: era él, percibió una extraña sensación porque volvió a sentirse en el medio de una ciudad llena de luces, no sabía si debía decir algo… no hizo falta. Se miraron a los ojos… ¿Y después? Después, sólo escucharon a su corazón.


Es la tĂ­pica chica

no convencional. EstĂĄ segura de que puede controlar su propio

destino.


El final nadie lo sabe

"Aquí" somos y dejamos ser, sin invadir... sin cuestionar.Aquí es bien diferente, porque somos diferentes y eso se celebra con constancia. El instinto explorador nos moviliza. Somos nómades en el viento y en todo aquello que tenga algo que decir. Pasajeros, siempre. No queremos ser presa del futuro. Las ideas fluyen, las sensaciones, un mínimo gesto que nos hace comprender. Son nómades. Están a punto de partir. El destino, no es más que su propio instinto materializado en

pensamientos de

energía impulsiva. Los de aquí, tomarán distintos rumbos, porque al final las conexiones casuales los pusieron en ese instante. Esos sesenta minutos que la causalidad del futuro les prestó gracias a una mirada intensa. Se perdieron en un

Nómades. Ya no piensan en un futuro.

abrazo interminable. P i e n s a n e n

e l

c a m i n o .

I n t u y e n .


vamos a c o n f i a r e n l a

intuici贸n


Entre Plutón y el Cinturón de Asterión Una suave brisa se escurre entre su cabello. Casi no se da cuenta, porque está muy concentrado escribiendo en aquella servilleta. Revolvió su té, en sentido antihorario, siempre. Abre los ojos y siente el perfume que se eleva con el vapor. Sus ideas se entrelazan, su imaginación tiene cada vez más poder. Se anima a apoyar la punta del lápiz sobre la mesa pero los ojos de una pantera, del otro lado del vidrio, captan su atención. Con un aire de misticismo le devuelve la mirada, siempre tan delicadamente salvaje. La pantera encontró a su presa. No descansará hasta verla acorralada. La persecución comenzó y quizá ella decida perderlo al verlo tan débil. Nada se interpondrá ante su naturaleza. La pantera mantiene la mirada firme, profunda, la tensión solo terminará con la gloria de uno. Su mirada volvió a posarse en la servilleta. La pantera perdió el interés, su presa no tuvo el valor de conocer la otra parte del universo, que quizás fuese la más interesante.


Quiero despertar y saber que

aĂşn estoy soĂąando


Detallistas minimalistas

Ayer, después de años sin verse, se encontraron Serena y Manuel. Comenzaron a hablar, recordaron cuánto les gustaba escuchar Jazz, escribir en un cuaderno nuevo y comer chocolate.

Hay personas que a pesar del tiempo siguen coincidiendo en las cosas más importantes de la vida.


no te olvides de

ser valiente


Historias, deseos, encuentros o desencuentros. SoĂąadores, aventureros, aquellos que no prejuzgan, los que se atreven a probar cosas nuevas. Todos tenemos nuestro propio universo. En este libro encontrarĂĄs una parte del mĂ­o.


Utopía non convencional  

Edición 2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you