Page 1


Dedicado a Raquel M. P. - Sam García

Bonjour Paris. Editor: Ricardo Esteban Plaza. © Sam García, comic@sam-gc.com © Dibbuks, por esta primera edición de Marzo de 2008. DIBBUKS San Francisco de Sales, 23 - Portal 1. 28003 - Madrid - España. Tél.: 639.337.347 - Fax: 91.444.52.93 www.dibbuks.com ISBN: 978-84-935931-3-1 Depósito legal: Producción: Ino Reproducciones. Impreso en España - Printed in Spain. Reservados todos los derechos. El contenido de esta publicación no puede ser reproducido, ni en todo ni en parte, ni transmitido, ni registrado por ningún sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sin el permiso previo, por escrito, de los titulares del copyright.


Aeropuerto de Barcelona, 5 de la mañana...

¡VAMOS!

Hace meses que lo planeamos, apenas conocernos... “¿Has estado en París?”, “Me encantaría volver...” Los vuelos están baratos así que...

¡Y deja de hurgar– te la nariz!

Puerta 26, eso es por allí... Creo.

–5–


¡Cariño, mira esos aviones!

¿Crees que nos dejarán subir las magdalenas?

¿Falta mucho para embarcar?

–6–


Ambos hemos estado en París, pero nunca juntos.

¡Listos para el despegue!

h!

¡Shhh

–7–


Bonjour, Paris! ¡Allá vamos!

–8–


Nuestro primer problema es el idioma. Ninguno de los dos hablamos francés...

El hombre del puesto de información, nos indica con un gesto de hocico dónde encontrar la estación de trenes.

ARJ! Sorry... Where is the train station?

Thank yoouuu!

Estos parisinos... El hotel está situado en el bonito barrio de Montmartre...

Eso significa mucha cuesta... Son sólo las 8:30 de la mañana y tenemos toda la ciudad para nosotros...

Hogar, dulce hogar.

Cinco días para explorar y conocer todos los rincones de París... Cinco días para conocernos el uno al otro.

–9–


Siento la necesidad de vivir experiencias con ella.

Hace cinco meses que salimos juntos. Este es nuestro primer viaje juntos.

¡oye! ¿Se puede saber qué estás mirando?

Pues al ser más bello del universo.

¡Eres un

SO–CURSI!

–10–


París es una ciudad preciosa, su arquitectura, los grandes boulevards, sus pequeñas bou– langeries y sus terracitas...

...pero tampoco queremos perdernos las obligadas visitas a los museos...

Aprovechamos el primer domingo de mes para entrar gratis en el d’Orsay. Qué ganas tengo de ver a Monet...

¡Vaya! Parece que hay cola.

Ya me duelen las piernas... ...y acabamos de entrar.

–11–


Delacroix, Picasso, Matisse y tantos otros. Parece injusto que un sólo lugar acapare tantas obras de arte... ¿Estarían de acuerdo los artistas en compartir una sala de esta manera?

Mira a ese tipo, no para de hacerle fotos a los cuadros.

¿No estaban prohibidas las cámaras?

–12–


...nadie le dice nada.

Tú vigila...

Pero, amor, no me parece ético...

¿No crees que debe– ríamos sacar nuestra cámara?

Tranqui, sólo será una...

¿Qué ha dicho?

*

* Imposible transcribir.

–13–

No tengo ni idea, pero lo mejor será que nos vayamos de aquí.


¡Huyamos al metro! Vayamos al hotel, estoy saturada de tanto arte...

¡Raichel! En tu brazo hay un montón de pelillos rubios...

¡EH! ¿¡Cómo te atreves!?

¡Soy una señorita!

–14–


Además, siempre los he tenido, desde muy pequeñita...

Ven aquí, mi pequeña...

ecuerdo que iba a llorarle a mi madre... ¡MAMIIII! ¡MAMMMII! ¡Se meten conmigo por– que tengo pelos en los brazos!

Mira tu brazo a contraluz...

¿EH?

¿No ves un campo de trigo?

¡Síiiiiii!

¡Es verdad! ¡Qué bonito!

–15–


Mientras ella hace la siesta, yo no sé qué hacer...

Dibujo un rato en mi nuevo cuaderno...

Estoy despierto.

Me encanta dibujarla... Aunque se me da fatal esto de los retratos...

Me aburro...

¡Qué guapa está...

–16–


Es de barquitos y se llama “PIRATES!”

Entonces desenvuelvo mi última adquisición, un juego para niños, cómo no...

Necesito esa regresión a la infancia...

Ese dejarse llevar por la imaginación, para no perder al niño que llevamos dentro... Aunque a veces llego a extraviarme en mis fantasías...

¿Qué es tanto escándalo?

Nada, amor... Jugaba a los bar– quitos... ¿Te apuntas?

–17–


PASO A PASO: Qué hacer antes de salir de paseo por París. Primero, el gorro...

¡Vámonos a explorar Paríssss!

Doblar por la mitad.

2

1 Girar así...

3 El abrigo...

Después, el pañuelo.

Se coloca.

4 La mochila y...

¡HUY!

¡VAMOS ALLÁ!

¡BRAVO! ¡Sólo 27 minutos esta vez!

5

6 –18–


Mira que eres payaso.

No mires atrĂĄs aĂşn...

Espera a estar en la cima.


Ahora. Ya puedes...

–20–


Cariño, esto no se paga con dinero...

Vayamos a celebrarlo. Te invito a un “café olé”...

Ajá. Genial, pero mejor una cerveza.

No sé, Sam, tengo miedo...

¿De qué tienes miedo?

...De lo que pueda pasarnos en el futuro. No me refiero sólo a lo nuestro... No saber tomar las decisiones correctas, no estar a la altura...

–21–

Todos tenemos miedo. Simplemente, no podemos evitar que nos sucedan cosas que nos obligan a tomar decisiones.


A veces acertaremos y otras, en cambio, nos equivocaremos. Pero es así como aprendemos desde que nacemos...

Con un poco de persistencia, y rodeada de gente que te apoye...

¡PARECES UN MANUAL DE AUTO– AYUDA!

Sólo intentaba...

Hablemos de ti... ¿Cuándo piensas enviar muestras a alguna editorial?

–22–

Ya hace mucho que andas con ideas y bocetos. Deberías deci– dirte. Cuanto antes mejor.


No pongas esa cara, nunca una primera obra fue perfecta... Haz que salga de ti, sin prejuicios. Pero debes terminarlo y mostrarlo.

...Y perder todos esos complejos...

Es como en la vida y en el amor... Hay que apostar fuerte, darlo todo... Romper barreras...

e... O sea qu

Levantarse después de caer... Y no rendirse jamás.

R!

AA ¡A LUCHA

¡A LUUUCHAAAAARR! Sin mirar atrás... ¿No es eso lo que me decías? –23–


Usemos mi abrigo como paraguas...

¡Oh! Está lloviendo...

¿Y ahora, dónde estaba el hotel?

Se me van a calar hasta las pestañas...

Date prisa...

¿Y querías ir mañana a la tien– da de cómics?

Genial... ¿Ahora por dónde era?

–24–

Esto de que tengamos el GPS estro– peado...


¿Eh?

Quizá era por la derecha...

¡¡SAM!! ¡¡MIRA ALLÍ!!

¡Que me mojo!

–25–


Pero... ¿¡Qué pasa!?

¿Dónde, cariño?

¡ALLÍ SAM! Lo juro... ¡Estás temblando! Aquel hombre del paraguas...

¡Aquel tipo!... ¿No lo entiendes? ¡El tipo del museo! ¡El que hacía fotos a los cuadros!

Allí no hay nadie.

No te dije nada, no le di importancia...

Todo esto es muy raro... Volvamos al hotel, porfa...

¡Estaba allí, mirándonos! También lo vi esta tarde en el metro... –26–


Creo que deberíamos llamar a la policía...

Mantengamos la calma. No hay que alterarse...

Cariño... ¿Y si es un secuestrador?

O... ¿Y si quiere llevarme a la cárcel por haber hecho aquella foto?

Tranquila, intenta calmar– te... Bébete esto.

...¿Y si aún está ahí espián– donos?

Piensas que estoy loca... ¿Verdad?

Lo que pienso es que me he resfriado.

¡Puaj! Tienes mocos en la mano.

Sam...

–27–

Ale, a dormir.

Hay algo turbio en todo esto.

Si me llevan a prisión... ¿Vendrás a traerme magdalenas, verdad?


A la mañana siguiente, el día se despierta claro y soleado... ...al contrario que ella.

Oye, ¿Seguro que estás bien?

¿Tienes hambre?

Compremos unas manda– rinas.

No.

–28–

Sí.


Si–vouz– plé...

No soporto que estés tan con– tento de buena mañana.

¿Por qué demonios tienes que ponerte a vociferar como un pregonero? Pero... ¿Qué?

Yo sólo quería mos– trarme ama– ble. Sam, voy a la pastelería a comprarme algo.

–29–


Vale.

Ahora vuelvo.

Oye...

Se me olvidó decirte lo guapa que estás hoy... Y lo mucho que te quiero.

¿Sí?

?

–30–


Madre mía, debe de estar muy enfadada para irse sola...

Es indudable que está molesta por algo. Pero no sé por qué.

Seguramente cuando vuelva se sentirá mejor...

Y pasan 10 minutos.

Yo a lo mío.

Esto es el paraíso. –31–

Y pasan 20...


...y pasan 40 minutos.

Pero... ¿Dónde se habrá metido?

Quizá encontró cola en la pastelería. ¡Claro!

¿Estará en la calle por donde venimos?

–32–


...A blonde girl, just this height... So beautiful...

I’m sorry...

Merci.

–33–


Recuerdo aquella vez. Debía de tener seis años. Por entonces hacíamos excursiones los domingos con mis padres.

Aquel domingo fuimos a Cadaqués, un bonito y pequeño pueblo costero.

Sami, Isaac, no os alejéis.

¡Mira, barquitos!

¿A que no me pillas? Jugábamos a escon– dernos de nuestros padres...

Cada vez nos alejábamos más con la intención de sorprenderlos. Pero... ¿Dónde?

¿Nos han visto ya?

Déjalos, sólo juegan...

Sí, pero ya hace 20 minutos que no los vemos.

–36–


Al final ocurrió lo inevitable...

Anduvimos durante horas sin rumbo. A cada paso crecía nuestra desesperación.

s perdido! ¡Nos hemo

...por aquí ya hemos pasado.

Venga, no llores. Seguro que los encontramos pronto.

Ya pensábamos que tendríamos que quedarnos allí a vivir, buscar un trabajo y comprar una casa...

Mira, aquí buscan aprendices.

Yo creía que no volvería a jugar con mis Madelman nunca más, cuando...

¡¡HIJOS, I!! AQUÍIII

Nos llevamos una buena reprimenda. –37–

¡Buaaaa! ¡Yo no quiero ser panadero!


¿Qué...?

¿Español?

¿Se encuentra bien?

Se quedó usted Ahh... dormi– Mi ca– do... beza.

Monsieur? Mister? Are you ok?

¿Eh?

¿Mmmmm?

¡¡USTED... USTED!! ¡¡HA SECUESTRADO A MI NOVIA!!

Pero... ¿De qué está hablando? Yo no le conozco.

–38–

¿Ha... habla español?


Levántese...

Lo encontré ahí, durmiendo en el portal. Me ima– giné que no era un vaga– bundo.

Debe de estar aturdido.

¡¡MIS CÓMICS!! ¡¡ME ROBARON MIS CÓMICS!!

¡Vaya! es con Ladron . ¡Qué o t s u g uerte! mala s

Sam... e... encantado.

Debería comprobar sus pertenencias.

Bien, me llamo Rodrigo Vázquez. Soy pintor, argen– tino. ¿Y vos sos?

Entonces... ¿Seguro que no ha secuestrado a mi novia?

–39–


Muchas gracias por ofrecerse a acompañarme al hotel. Dejá de preocuparte, seguro que ella está allí esperándote.

Es aquí.

Ándate a buscarla, yo te espero.

Ok.

¿¡Qué podemos hacer ahora!?

¡¡NO SABEN NADA DE ELLA!!

Me va a dar algo, debería llamar a la policía...

móvil ...¡Y dejó el ión! ac it ab h la en

–40–


A ver, dejame pensar… Te diré qué podemos hacer…

Es demasiado pronto aún para dar parte a las autoridades. Deberíamos esperar cerca del hotel por si aparece…

Animate, sólo es cuestión de tiempo… Yo me quedo con vos.

Tarde o temprano tendrá que venir.

Mirá, podemos ir a ese bar de la esquina. Desde allí veremos perfectamente si ella entra en el hotel.

Decime… ¿Qué querés tomar?

No sé, me da lo mismo.

–41–

Bueno, que sean dos refrescos, pero que no sirva de precedente...


Si vos querés podemos ir a esa mesa de billar, está más cerca de la ventana...

Ah, ya veo…

No, no, qué va… Si yo…

Aunque yo soy nefasto…

¿Sabés jugar a cantadas? No…

Venga, animate, será divertido. Sólo para pasar el mal rato.

Entonces jugaremos al tradicional.

–42–


Hablame de ella… ¿Cómo es?

Pues es rubia, mide 1,65, ojos verdes…

Bueno, ya sabe, esas cosas que se dicen… sus ojos, su ternura, su generosidad…

Ajá...

No, no, no me refiero a eso… Si no a cómo es... ¿Por qué te enamoraste?

¿Oíste alguna vez eso de que la mujer registra más el tono y la textura de las cosas…

Como por ejemplo, un edificio. La arquitectura sería algo masculino.

…y en cambio, el hombre más su estructura?

En cambio el diseño interior, algo más femenino.

Le toca.

Nunca lo pensé... Pero parece que tiene sentido.

Esa teoría nos lleva al principio de que nos necesitamos para crear algo completo. No hay estructura sin interior, y viceversa.

Fallé.

–43–


Lo realmente importante es la elección de tu complementario…

¿Eh?... Pues… Podría ser… Esa era fácil.

…Bueno, ojalá… Lo… siento.

No seas tonto.

Si lográs hacer per-durar esa unión, podés lograr cuanto te propongas...

Entonces, decime, ¿Pretendés casarte con esa joven? ¿Es tu elección?

¡JA, JA, JA!

Yo estuve casado tres veces. Las cosas no me salieron como imaginé… Y ya me ve…

...Solo en la ciudad del amor.

No te avergüences, me gusta ver a los jóvenes con esperanza en el amor.

Suerte que siempre tuve la pintura a mi lado. Ninguna de las veces fue fácil.

Y… ¿Qué tipo de pintura hace?

¡Vaya! Ha sido suerte.

Me gustan mucho los clásicos.

El renacimiento, los impresionistas…

Los estudio en los museos, intento aprender de ellos.

Ah... –44–


Claro, por eso le vimos hacer fotos en el museo…

Ja, ja… Sí, existen acreditaciones para esas cosas…

¡Ouch! Vaya, hoy no es mi día…

Ja, ja… No te apures, habrá más partidas.

¿Qué hora debe de ser?

Parece que está oscureciendo.

...Y no hay señales de ella…

Tal vez deberíamos dar una vuelta por los alrededores, podemos usar mi coche...

No sé cómo agradecerle todo esto…

Por favor… Seguro que ella anda cerca, buscándote.

–45–


Perfecto…

Por cierto… ¿Cuánto tiempo se quedarán en París?

¿Qué?

Nada, que tenemos tiempo de sobra para encontrarla…

Pero... ¿Dónde estará? ¿Por qué no viene al hotel? ¿Qué se le habrá metido en la cabeza?

Mañana mismo, al mediodía, deberíamos coger el avión.

Recuerdo algo que me dijo un amigo…

...Dijo, “Antes de querer encontrar algo, aségurate de que lo quieres encontrar”.

Y… ¿Qué demonios significa eso?

Lo entenderás, créeme.

Adentro.

¿EH?

Todo listo.

–46–


<¿Por qué has tardado tanto?>*

<¿Algún problema con ella?>

<No iba a hacerlo a plena luz del día.>

<No, ninguno…>

<Me persiguió como un corderito cuando le dije que me enviaba su novio...>

<Muy bien, aquí tienes las llaves de su hotel...>

<Esa cría tiene colmillos.>

<Asegúrate de traerlo todo. Yo ya tengo los billetes...>

<Vuelan mañana...>

<Luego tuve que sedarla.>

<No dejes que te vean, podrían reconocerte.>

*En francés.

–47–


<Compraron los billetes hace más de un mes, nadie sospechará nada de ellos.>

<Y a ellos... ¿Piensas dejarlos aquí toda la noche?>

<En pocos días tendrás tu parte del dinero, y podrás hacer con él lo que te apetezca.>

<Sí, aquí en las afueras nadie les podrá oír.>

<Has hecho bien tu parte del trabajo.>

<Quedamos mañana aquí, a primera hora...>

<Ya huelo el dinero.>

<Hasta mañana.>

–48–

<Mañana sólo el chico cogerá el avión. Ella se quedará con nosotros hasta la entrega.>


Esto está resultando muy fácil...

Sí… Tengo la mercancía y el mensajero... Mañana llegará a Barcelona.

Mañana a esta hora, si se portan bien, todo habrá terminado.

...a las 15:25 horas. Sí… Una vez lo tengás, contactá con el comprador. Te envío sus datos por email.

Buenas noches, mis palomas mensajeras. Sueñen y estén quietecitos. Espero que no les dé miedo la oscuridad.

!

ick

¡Cl

Ajá, de acuerdo. Adiós.

–49–


¡Dios mío! ¡Qué sueño más raro!... ¡Augh! ¡Mi cabeza!

¡¡RAICHEL!! ¡¡RAICHEL!!

¡NO!

¿¡Eh!? Pero… ¿¡Dónde estoy!?

¡¡DEMONIOS!! ¡¡RAICHEL, ¿¡QUÉ HAGO!? DESPIERTA!!

Buf

...

No puedo creerlo, esto no puede estar pasando…

Buf

...

¡¡ESCÚCHAME, MALDITA SEA!!

Es una pesadilla… Tengo que pensar en algo… Mierda… ¿Pero en qué?

¡¡ESTO ES DEMASIADO!!

¡¡RAICHEL!! ¡¡¡RAICHEELL!!!

¿¿Qué puedo hacer yo??...

–50–

...Si siempre he sido un cobarde…


¡Menudo ejemplo de madurez que me estás dando!

No te vas a poner a llorar ahora… ¿Verdad?

Pero… ¿Quién anda ahí?

¿Me estás escuchando, cabezón?

¿De qué te sirven todas esas historietas y esos dibujos de héroes? ¿Te escondes detrás de ellos?

…o aquella vez en el recreo, nos quisieron pegar y tú ni siquiera te defendiste.

¿O acaso no recuerdas aquella vez que robaron a nuestro hermano en el parque?

...Pero ni con esas. Debes superar esos miedos. Dejaste que crecieran contigo, se supone que no debería ser así.

!

INA GALL

¡

Hasta los papás tomaron la decisión de ingresarte en una escuela de artes marciales…

!

AAFF

¡PAA

Nos dejaron un buen careto.

Te quedaste quieto, sin hacer nada.

Hazlo por ella, pero sobre todo por ti y por mí.

Mamá, me caí en el recreo…

–51–


Yo… Siempre hablo de superación...

Pero tengo miedo, es cierto.

Todos lo tenemos, tú mismo lo dices.

¡Oye! ¡Te toca parar a ti!

Es uno mismo quien se pone los límites... Derrúmbalos.

Deja de hablar tanto con ese adulto y vamos a jugar. Ya voy, es sólo un minuto… ¿No estarás mirándome los pelos de los brazos?... ...¿Otra vez?

¡No, qué va!

Estaba distraído…

–52–


Tengo que irme Sam.

Recuerda cuidar mucho de ella.

Seguro que saldréis de esta...

¡Venga date prisa!

Ah… Se me olvidaba…

Supongo que todos necesitamos un pequeño empujoncito...

Así mucho mejor.

?

¿Eh

Pero no se lo digas a nadie… Es un secreto.

Adiós…

Espero verte pronto…

Gracias.


Lejos del centro de París, del bullicio nocturno, del ir y venir de borrachos y soñadores, todo está en calma. Silencio. Allí, los habitantes y las casas, menos ostentosas, duermen hace rato, bajo la atenta mirada de su torre insignia.

¡Empieza a salir el sol!

Los minutos dan paso a las horas y los primeros rayos de luz empiezan a desperezarse. ¿Eh?… Las cuerdas parecen flojas…

¡LIBRE!

Si me muevo un poco quizá pueda…

¡Están cediendo!... ¡Sí!

–54–


¡Cariño! ¡Despierta!

Nunca pensé que haría esto*…

Mmm... Parece sedada.

PERO… ¿¡QUÉ DEMON IOS TE HAS CREÍDO!?

¿Ho-la? ¡Calma, amor mío! ¡Lo puedo explicar!

¡Nos han secuestrado! No entendí muy bien qué dijeron, sé que volverán en cuanto amanezca… No tenemos mucho tiempo.

¡No tuve elección!

* No lo hagáis en casa, no está bien.

–55–


Eres un imbécil.

Tu falta de confianza en el prójimo, dice mucho sobre ti.

Yo aún sigo enfadada contigo. ¿Por qué no me creíste?

Lo… lo siento.

¿Me tomaste por tonta, verdad?

Lo prometo… Pero deberíamos irnos ya, antes de que…

…Es cierto, debí creerte. Prometo, a partir de ahora, escucharte y confiar siempre en ti.

¿Lo prometes?

<Buenos días, niños. Os traigo el desayuno.>

<¿¡Pero qué!?>

¡Oooh... nooooo...!

–56–


No sé cómo lo hice. Fue la desesperación. <¡Quieto

!>

Sólo sabía que debía proteger a Raichel.

De un salto me subí a la mesa y me di impulso...

...Lo demás lo hizo la inercia.

–57–


Joder…

¡¡SAM!! S ¡¡DETRÁ TUYO!!

¿Qué te ha parecido eso? Ni Bruce Lee…

No, otra vez no…

Se terminó hacer el héroe, chaval…

Y tú, quietecita…

–58–

Soy el mejor.


No me sirve de nada con una bala en el cuerpo.

¡No mereces estar vivo!

¡Eres un monstruo! ¡Peor que la basura!

Cálmese…

...o lo lamentará...

Ah... ¿Sí? ¡Cretino! No sabes con quién te la estás jugando…

Me está haciendo enfadar. Si vuelve a hacer otra tontería disparo a su novio entre los ojos...

...Puede apostarse lo que quiera. Yo no apostaría un franco, Fidel.

¿Eh? –59–


Suelta el arma y apártate del chico.

<Detenedlo.>

Hasta aquí llegaste.

Con ese nombre, esperaba un mejor falsificador...

Yo de ti me hubiera dedicado a pintar retratos en Montmartre.

Es más honrado.

Créeme, esta vez te tenemos bien pillado.

No tenéis pruebas. No podéis inculparme.

Lo habéis hecho muy bien.

<Encarcelad al otro también y llevad a los chicos a hacerles un chequeo.>

¡Auuu! <Luego quiero interrogarlos.>

<Sí, señor.>

–60–


Ca… cariño…

¿Sigues enfadada conmigo?

No puedo creerlo... ¿Una partida de billar? Ja, ja, ja.

No me das lástima. Oficinas de la Gendarmerie. Ante todo, sentimos no haber podido impedir el secuestro.

Fuimos conscientes del trueque desde el principio. Pero nos dio esquinazo...

El guardia del museo simuló un apagón y Fidel sustituyó el cuadro original por la copia que él mismo había pintado.

Suerte de las cámaras de seguridad ocultas. No funcionan con el circuito del museo.

Sólo el director del museo y yo mismo, conocemos su existencia.

Hace años que lo buscan en cinco países.

En cuanto a la compra del original, trabajamos junto con la policía de Barcelona. El mismo método. Diferentes colaboradores. Y tan escurridizo como una anguila.

Uno de sus agentes se infiltró como posible comprador.

Registramos su apartamento. Aparte de otras falsificaciones y datos bancarios, encontramos un listado de llegadas de vuelos desde Barcelona. Al parecer, escogió una pareja al azar. –61–


Debo agradecerles su colaboración y su temple en este asunto.

Y… agente ¿Qué pasará con el argentino? ¿Irá a prisión?

La policía francesa está en deuda con ustedes.

Naturalmente, y no saldrá en mucho tiempo.

Bien, me han informado que tienen un avión que coger. No disponemos de mucho tiempo…

Un agente les acompañará en un coche patrulla. Ha sido un placer.

Les deseo un feliz regreso.

MM

!!

¿Puedo poner la sirena, señor agente?

¡¡SA

A

–62–


Bueno... Volvemos a estar en el aeropuerto…

Para ser nuestro primer viaje juntos… no ha sido muy relajante…

Ajá.

Cariño, no sé qué haría si te sucediera algo.

Te quiero.

¿Te buscarías a otra?

¡Último aviso para los pasajeros Raichel y sam, para el vuelo destino a Barcelona!

¡Si perdemos el vuelo será culpa tuya y de tus discursos cursis!

¡Anda! en Cuando quier sí que hablan español...

¡Ay! ¡Qué cruz la mía!

–63–


Mientras el aparato empieza a ganar altura, pienso en todo lo que ha sucedido y lo mucho que nos queda por vivirâ&#x20AC;Ś El estĂłmago se me encoge y me agarro fuerte a su manoâ&#x20AC;Ś


Amore, ¿Crees que esta historia le interesaría a algún editor? ¿Estás tonto? ¿A quién le iba a interesar? Ah, por cierto, vete ahorrando que el año que viene quiero ir a Nueva Zelanda...

Pero... ¿Qué se nos ha perdido allí?


Agradecimientos: En especial a Lorenzo Ramos, a Albert Agut a Guadi y a Víctor Lloret. También a David Ramírez y a Dani Cruz. Gracias por estar ahí a la família Garcés-Shellheimer, y por supuesto, a la mía propia. Cada uno ha colaborado de forma dispar y personal en este, mi primer viaje. Y también a vosotros... ¡Gracias por leerme! Sam García


Bonjour Paris  

© Sam García

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you