Issuu on Google+

SOL Y LUNA julio 2010 –MONTEVIDEO-URUGUAY

DANZA CONTEMPORANEA

TRES MIRADAS UNA DANZA

HEBE ROSA UNA VIDA DEDICADA A LA DANZA MODERNA

FLAMENCO

JULIO BOCCA MI PAPEL DESDE HOY ESTAR EN TODOS LADOS

EL INDIANO BAILE DE IDA Y VUELTA EN URUGUAY


Corrigiendo un error En la tapa del número anterior pusimos esta foto, y cometimos el error de no decir de donde la sacamos y a quien pertenece, como corresponde. Por lo tanto, pedimos las pertinentes disculpas y el agradecimiento a Mariana Ascarraga, por prestarnos su foto para nuestra primera edición Dicha foto pertenece al espectáculo “ENLACES” producido por ella en el 2009 Esperamos que a pesar el error esto sea de un buen augurio ya que desconociendo de donde provenía la foto, el nombre del espectáculo refleja lo que pretendemos de esta revista UN“ENLACE” ENTRE LA DANZA Y SU PUBLICO Y POR QUE NO UN ENLACE CON TODOS AQUELLOS QUE HACEN ALGO DENTRO E ESTE ARTE TAN HERMOSO QUE NOS DEJAN CADA VES QUE UN BAILARIN SUBE A LAS TABLAS . NUEVAMENTE GRACIAS A LA SRA. MARIANA ASCARRAGA POR PRESTARNOS ESTA FOTO


EGOCENTRISMO “El primer título que un maestro debe obsequiar a su alumno es el de ser humano” El término “educar” significa: criar; cuidar, alimentar formar o instruir, que está relacionada con ducere que significa: sacar, conducir, y en la voz pasiva significa crecer, sacar o extraer, avanzar, elevar. Entonces educar es “extraer del lo interno del humano lo más valioso y mostrárselo para conducirlo hacia una actividad de servicio para crecer”. Alguna vez escuché decir a un maestro que el primer título que un maestro debe obsequiar a su alumno es el de ser humano porque sino todos los que vengan más adelante pueden ser una considerable amenaza. A través de los años estas palabras han sido examinadas y lamentablemente confirmadas a través de la observación, que para muchas personas es más importante obtener la envidia -no la admiración- de los demás que un mérito por su aprendizaje donde lo intelectual y humano es algo sin importancia. En el mundo a través de la creación de una cultura de la envidia donde es más importante hacer sentir al otro pequeño e impotente más que admirarlo, se fundan nuevas escalas de valores que sólo sirven para la inflación del ego de quienes los pregonan es saludable mientras no exceda el límite de la razón. No les heredemos a nuestros infantes vacíos, ni una cultura de

autoflagelación, sino una cultura de la transformación y el ejercicio de lo aprendido a través del pensamiento crítico, analítico y sensitivo. Eduquemos a nuestros artistas a tomar a la danza como un vinculo para trasmitir, para expresar, que el reconocimiento del público vendrá dependiendo de lo que haga sobre el escenario y de cómo sean en su vida particular. Que está muy bien el ser arrogante, comerse el escenario y al público, pero que cuando se apagan las luces y se baja el telón la vida de este artista cambia y vuelve a ser un ser humano , más o menos admirado pero ser humano al fin, ya no es ese personaje que muestra en escena .El maestro debe ser factor importante en la formación de sus alumnos y saber que puede estar formando dos tipos de bailarines, uno que tan solo pretende aprender a bailar, como distracción y otro que tiene expectativas de vida y que quieren ser y hacer algo con la danza y que la mejor propaganda es que todos tengamos la posibilidad de apreciar lo que con orgullo de haber aprendido de su maestro tiene para mostrar y que esto no se logra encerrándolos para deleite de unos pocos.Tiene que comprender que mientras más le dé a estos más se alejarán de él porque están aprendiendo de él a ser individuos con aspiraciones y con metas. Por eso estoy convencido que el primer título que debemos dar a nuestros BAILARINES es... el título de “Ser humano”


1ra parte

Ballet a la Uruguaya Es una carrera dura y sacrificada. Exige más de lo que da. Paga poco y no dura mucho. ¿Qué pasos hay que dar para meterse en un baile tan complicado? Extraña “mezcla de monjas y boxeadores”, como las definió el genial Maurice Béjart, las bailarinas deben sumar la devoción de una beata y la entrega de una deportista de alta competencia. “Pueden parecer regias desde la platea, pero tal vez en ese mismo momento tienen los dedos de los pies llenos de ampollas y les sale sangre. Suena terrible, aunque para un bailarín no lo es tanto. La gente piensa que la danza es una actividad muy sana y saludable, pero el desgaste físico es enorme. Nosotros tenemos un nivel de resistencia al dolor muy alto. Estamos acostumbrados al exceso de trabajo físico”, abre el fuego el director del Cuerpo de Baile del Sodre, Rodolfo Lastra, que fue cinco veces operado en las piernas por problemas de rodillas y tendones. Esos seres espigados, aparentemente frágiles, de cutis de porcelana y cuello de cisne, esconden tras de sí un historial de sacrificios y trabajo duro. El ballet tiene su propio idioma y hablarlo con el cuerpo no es nada sencillo. Renuncia, pasión y entrega son denominadores comunes de una profesión que reclama condiciones artísticas y físicas extremas. Por sus propias características, la danza clásica es una de las bellas artes en las que el cuerpo humano alcanza su máxima expresión: las manos deben hablar, y piernas y brazos ser lo suficientemente flexibles para que los desplazamientos del bailarín parezcan tan sutiles y ligeros como el aire. Trastornos alimenticios –bailarinas adultas que llegaron a pesar 39 kilos– y lesiones físicas como desgastes articulares, bursitis y tendinitis crónica, son sólo algunas de las enfermedades que acosan a los bailarines profesionales que pasan horas y horas ensayando. “El bailarín tiene que estar permanentemente en actividad. Siempre se está preparando algo”, dice la primera solista Patricia Martínez. Eso no es todo: a las destrezas físicas hay que añadir el talento para lidiar con un repertorio que explora emociones muy variadas: del amor a la muerte, de los cuentos de hadas a los derroches de sensualidad. Pájaros moribun- dos, espectros, dioses de la mitología griega, hechiceras y demás seres sobrenaturales pueblan el repertorio del ballet clásico romántico. Y para eje- cutar semejante sinfonía, los artistas de la danza se valen de la mágica combinación de apenas cinco posiciones fundamentales, esta- blecidas por Beuchamp –un coreógrafo protegido de Luis XIV– hace casi cuatrocientos años. Escuela de sueños Aquí y ahora, las piruetas de los bailarines de ballet uruguayos comienzan en la Escuela Nacional de Danza, fundada hace casi tres décadas por la legendaria –y recientemente fallecida– Margaret Graham. Cada año, unos cincuenta niños llegan hasta allí a rendir la prueba de admisión con el sueño de ser aceptados y convertirse en bailarines. Una década atrás se presentaba el doble de aspirantes. Hoy no hay espacio para todos. “Cuando di la prueba éramos más de mil doscientos, fuimos seleccionados unos


veintiséis y finalmente nos recibimos sólo tres”, cuenta la uruguaya María Noel Riccetto, que está haciendo una carrera brillante en el American Ballet Theatre, una de las cinco compañías de ballet más prestigiosas del mundo. A primera vista, la fachada de la escuela, en Julio Herrera y Uruguay, recuerda a cualquier otra dependencia del Estado: gris, venida a menos, y presidida por una bandera uruguaya acariciada por demasiados pamperos. Pero es adentro donde se juega el destino de los futuros bailarines. La primera exigencia para ingresar es la edad: lo ideal, es tener entre ocho y 11 años. Los varones la tienen más fácil que las niñas. A pesar que el ballet fue inicialmente cosa de hombres, y que Béjart volvió a imponer la presencia masculina en la danza hace ya unas cuantas décadas, todavía pesa mucho prejuicio sobre los niños que quieren dedicarse al ballet, de modo que cuando uno se anima a presentarse, difícilmente lo dejan escapar. Las pruebas parecen bastante sencillas. Los candidatos levantan las piernas para ver hasta dónde llegan, se evalúa su fuerza para saltar, y se los invita a bailar para observar si pueden seguir armoniosamente los compases musicales. Los postulantes deben estar descalzos y con las piernas a la vista para que el jurado pueda realizar una suerte de “radiografía” de su estructura ósea y condición muscular. Se escrutan el estado físico, el largo del torso, la postura y hasta la expresividad del rostro. El entrenado ojo del tribunal puede determinar, fácilmente, qué potencial tiene cada candidato, quién sigue en carrera y quién no. Se espera que los futuros bailarines sean esbeltos y apolíneos, y las bailarinas delgadas y armoniosas. “Espigaditas, de brazos, piernas y cuellos largos. Con buen empeine, flexibles, abiertas y, por supuesto, con la espalda derecha”, resume la directora de la Escuela Nacional de Danza, Marina Korolkov. “No hay un peso de balanza estipulado, pero hay que tener en cuenta que te va a ver el público, y que si estás excedida de peso podés lastimar un partenaire”, coincide la bailarina, maestra y coordinadora de la escuela Grabriela Peirano. Si están pasadas de peso les ponen una cruz. Lo mismo si son chuecas, duras, no tienen oído, gracia o fuerza; si tienen pie plano, cadera torcida, u hombros encogidos. Algunos años sólo aprueban el ingreso la mitad de las alumnas que se inscriben. Otros, no aceptan a ninguna. La dureza del fallo puede ser desgarradora. “Hemos visto llorar a madres y niñas. Es muy triste, pero es preferible, porque cuando uno es chico ni se da cuenta”, agrega la directora de la escuela, convencida de que “bailarina se nace, no siempre se hace”. El director del Cuerpo de Baile del Sodre parece darle la razón: “el rigor tiene que ver con la conciencia de lo que significa ser bailarín profesional. Sería canallesco estimular a una niñita si no tiene las condiciones básicas para bailar”, entiende Lastra. La maestra Hebe Rosa, que fundó la primera academia de danza moderna en Uruguay, recibe todos los años a muchos de los reprobados en la bendita prueba. “Llegan alicaídos porque les dijeron que no servían, pero yo tuve una alumna divina que perdió el concurso y hoy es una excelente bailarina”, cuenta Rosa, que a los 23 años colgó las zapatillas de punta y se dedicó a la danza contemporánea.

Naturalmente, las cosas son bastante más duras en las renombradas escuelas rusas de ballet, donde las niñas son medidas de la cabeza a los pies, tratando de evaluar si sus cuerpos crecerán armoniosamente o no, si tendrán hermosos arcos en los pies, largas piernas que alcancen los 180 grados de abertura, espaldas flexibles, largos cuellos y pequeñas cabezas.


En Inglaterra, para ingresar al Royal Ballet los niños son sometidos a numerosas radiografías y les realizan exhaustivos estudios médicos para determinar cómo se van a desarrollar sus huesos y articulaciones. Claro que, tanto allá como acá, siempre hay consuelo. Los que no quieren darse por vencidos una vez reprobados, suelen recurrir a alguna de las varias academias privadas donde, por unos quinientos pesos al mes, toman dos clases por semana. Hay algunas célebres, como la que tiene a su cargo Olga Bérgolo, por donde pasaron a mejorar la postura o iniciarse en la danza clásica legiones de niñas montevideanas.


PEÑA EN CAFE ES SIURELL

Beatriz Billalva Javier Cazorla Eduardo Martinez Guelo “El Piyayo” Natalia Ithurralde


"EL INDIANO" Baile de ida y vuelta el día 26 del mes de junio el flamenco Uruguayo se vio deleitado con la presencia del espectáculo "EL INDIANO" Baile de ida y vuelta, traído de la mano por el bailaor David Morales, donde nos cuenta el regreso de "hacer las Américas" del indiano a su antiguo negocio en el casco antiguo de Cádiz viéndose enfrentado a los recuerdos de su vida y es allí donde con un despliegue de baile cante y música pudimos ver y escuchar todo un fusionado de estilos poco vistos en el circulo flamenquero uruguayo viéndose vidalas y milongas tan nuestras e interpretadas con un toque muy flamenco y a su ves sin perder el estilo rioplatense como también sucedió con los ritmos salseros tanto sea colombiano como cubano Cabe destacar el impresionante despliegue escénico de David que nos deleito con su baile lleno de fuerza y arte como también de la bailaora Ana Gonzales, el cante de Morenito de Illora y Rocío Bazán ,que como nos contaba en un momento en el que pudimos conversar con ella a solas ,venia afectada por un problemita de cuerdas bocales ,que a decir verdad sobre el escenario no se noto pues nos ofreció un cante con una fuerza impresionante y no podemos dejar de reconocer que todo esto fue acompañado por un grupo de músicos de excelente nivel, que contaba con Riki Rivera a la guitarra ,Javi Ruibal a la percusión, Ale Romero al teclado y Dani Gonzales en el bajo . El “País digital” indica que en distintas entrevistas realizadas a David Morales al preguntarle sobre su espectáculo expresa: “El espectáculo El Indiano, bailes de ida y vuelta se constituye, una representación vital, tangible, del sentido de lo mestizo. Condición que atraviesa la vida de un género como el flamenco, constituido e instalado en el imaginario colectivo como un cruce de tradiciones culturales. Así, este proyecto conjuga las raíces hondas de la otra orilla del Atlántico, con las de este continente, proponiendo un montaje escénico que no borra fronteras sino que se vale de ellas para urdir el encuentro y el diálogo cultural.” Terminada la actuación en la trastienda sol y luna tubo el agrado de compartir una juerga en el local “la cueva del duende " donde pudimos apreciar un intercambio cultural español – uruguayo del arte flamenco. Al día siguiente en una charla privada con Roció Bazán ante la pregunta ¿que te pareció lo que viste en la juerga de anoche?, ella respondió: “Aunque yo ayer estaba bastante cansada y a lo mejor dio la impresión de que No me estaba gustando el estar allí con vosotros, lo disfrute mucho...de verdad pues me pareció fantástico de verdad fantástico. ... de verdad hay muy buen nivel y muy buena afición que es lo más importante en toda esta historia. La afición es lo que te va haciendo que cada día te exijas a ti misma no ser conformista con lo que ya uno sabe, sino que hay que ir aprendiendo cada vez más me quede sorprendida con tanta gente joven. que arte más grande!!!”


Consultados sobre el espectáculo, Gonzalo franco (guitarrista y cantaor) y Jonathan Acosta (percusionista) expresaron lo siguiente : Gonzalo franco “El bailaor gaditano David Morales se presentó en Montevideo con una propuesta que intenta tender puentes entre el flamenco y los ritmos latinoamericanos. La puesta se basa en una buena banda musical liderada por el guitarrista Riki Rivera en donde no hay lucimientos personales y cada músico es una pieza de un engranaje que funciona muy bien fundamentalmente en los números con un punto salsero, ya sea colombiano o cubano. En los momentos donde la historia transcurre mas por aires rioplatenses, ya sea en forma de vidalitas o milongas, son los cantaores quienes toman el control del espectáculo. Aquí aparece el oficio, la veteranía y el metal impresionante de Morenito de Illora logrando momentos de gran emotividad. También la joven cantaora Rocío Bazán, quien con muchísima personalidad se adueña de la escena y arremete con muchísima valentía los cantes aflamencados. En este caso, al igual que los músicos, destacando en los estilos más rítmicos. En un espectáculo donde predominan los palos de ida y vuelta, a mi juicio los aires rioplatenses tuvieron alguno de los puntos más bajos del espectáculo a nivel de cante, baile y fundamentalmente a nivel musical. Pero donde el espectáculo crece y brilla realmente es cuando se zambullen definitivamente en el flamenco, la solea final es lo mejor de la noche, ya no se precisa mas nada, los cantaores a gusto emocionando por solea y haciéndonos gozar por bulerías, acompañando el baile a la perfección además con unas palmas y unos jaleos que quitaron el sentío, Morales entregado en su baile y los músicos acompañando totalmente por dentro.”

Jonathan Acosta “Sobre el Indiano: Muy disfrutable desde el punto de vista musical. Buenos músicos, instrumentistas y cantaores. La propuesta me resulto media confusa con situaciones casi humorísticas en las que no me quedo muy claro si era esa la intención que se quería dar... El baile bien. Creo que todos esperamos mas de quienes vienen de la fuente pero tampoco habían muchos elementos de juicio previo. La organización fue regular y no es que me viera perjudicado por eso pero algunos pagaron entradas más caras y se encontraron en las mismas condiciones que los que pagaron la más barata. Por fuera de estas cosas me gusta ver lo que tienen para ofrecernos a modo de monitor de lo que podemos ofrecer nosotros, y que tan apegados estamos a la realidad. Sobre David Morales: Tuve oportunidad de pasar la tarde del viernes con él y hablamos sobre cuestiones del flamenco variadas, me pareció un personaje raro para lo que conocemos de los flamencos en España, dijo ser el único flamenco que juega al golf y así lo mostro en una de sus patadas por balería en la que hizo un paso en el que se representaba jugando golf, Como bailaor no me dejo eso que uno espera recibir de ellos... me dijeron los más exigentes que repitió mucho, incluso hizo la misma patada por bulerías mas de una vez en el mismo show, no le preste mayor atención a todo lo que hizo, igualmente tuvo momentos muy buenos y resaltables. Sobre el Grupo: Excelentes músicos, como ya te dije, El guitarrista y David fueron quienes se acercaron mas al público en las reuniones y a la hora de interactuar se mostraron más abiertos, luego se le sumaron Rocío y la bailaora en la juerga de la Cueva del Duende, Destacar que siempre se mostraron dispuestos a ilustrar a quien tuviera inquietudes relevantes al flamenco, Te digo más Javier Ruibal el percusionista paso la tarde del domingo conmigo, Mauro y mi hermano en una suerte de clase en la que compartimos entre flamenco y candombe, con un tipo súper humilde que nos mostro de lo que sabia y estuvo abierto a las críticas que recibió sobre el espectáculo. Trajeron un cantador de primera pero ni se lo vio... Creo que hubiera sido mejor para ellos y el espectáculo participar de la movida local.”


JUERGA EN “LA CUEVA” Ana González, Beatriz Villalba, El Miguelito, Ana Garrido, Beatriz Sanchez, Lourdes La Caracola, David Morales Ramírez, Victoria Ferrari, Luis Curbelo, Roció BAZAN


Julio Bocca es el nuevo Director del Cuerpo de Baile del SODRE el nuevo Director del Cuerpo de Baile del SODRE, Julio Bocca. El bailarín explicó que prepara un organigrama con tres años de actividades en materia educativa, descentralización y espectáculos. El entusiasmo de Bocca por el nombramiento quedó plasmado con las actividades que proyecta liderar. Indicó que su interés será la estandarización de la educación en ballet, invitar artistas del exterior, presentar nuevas obras y reponer otras, firmar convenios con escuelas de danza sudamericanas, impulsar el intercambio educativo, etc. Una de las primeras invitadas será María Pichetto, con la cual se proyecta una gira nacional. Mi papel a partir de hoy será estar en todos lados, afirmó Bocca. En palabras del director Bocca, el Presidente Mujica transmite paz, tranquilidad y seguridad, las tres cualidades que necesitaba para avanzar en este nuevo desafío. Es una nueva etapa de mi vida, añadió. El bailarín tiene como meta la reorganización del método de enseñanza de la Escuela de Danza, en conjunto con los maestros, además de extender la cultura del ballet en el interior del país. Es un cambio que, siento, se tiene que dar, dijo el director. Traigo la experiencia de incorporar al ballet a las provincias argentinas, cuando no existía la cultura en el interior. Me gustaría juntarme con los maestros de la Escuela Nacional para unificar la enseñanza de ballet, algo que aún no se hizo en Uruguay, aseveró. Hay muy buenos maestros, dijo, pero no hay una unidad didáctica. También está interesado en aunar fuerzas con el Teatro Solís porque, a su entender, la cultura es unir. “Me voy a dedicar a lo que más me gusta: dirigir y enseñar”, concluyó.


Espectáculo de alto nivel cultural En Río Negro Se presento en el Teatro Young de rio negro en el mes de junio el espectáculo “TRES MIRADAS UNA DANZA”, Proyecto Premiado por Fondos Concursables para la Cultura – MEC Danza – Edición 2009. “TRES MIRADAS, UNA DANZA” es un espectáculo que reúne tres momentos, tres coreógrafos, tres generaciones. Un creador, pilar de la danza moderna, José Limón que a su vez formó e inspiró a la coreógrafa Hebe Rosa hace más de cincuenta años. Una de las pioneras de la danza moderna en el Uruguay, Hebe Rosa que divulgó toda su vida la técnica Limón. Florencia de Freitas discípula de Hebe Rosa representa la nueva generación, el Limón del siglo XXI. El espectáculo consta de tres coreografías: la primera “In Memoriam” de Hebe Rosa es basada en la obra de José Limón. Busca lograr en este comienzo una estética moderna típica de las creaciones de José Limón. En la segunda parte del espectáculo se presenta un fragmento de la obra “Creo” de Hebe Rosa. Es una reposición de Hebe Rosa, una coreografía que sabe de utopías y realidades. Una clásica creación de Hebe Rosa. La última coreografía, “Laberinto” es de Florencia de Freitas: “Caminos que se pierden en el laberinto de vidas y tiempos. El hoy irrumpe desde una violencia de soledad y de desencuentros.”

TRES MIRADAS UNA DANZA se presentara en la sala Zavala Muniz del teatro Solís los días 14 y 15 de julio 21.00 hs


PEÑA EN “LA CUEVA DEL DUNDE”

Victoria Ferrari

Pedro Carro Ayllú Almada Zelmar Maikel Pereyra El Miguelito Laura Ramos


Hebe Rosa, bailarina, coreógrafa y maestra de danza,

Ha dedicado su vida a la danza moderna. Comienza su formación clásica a los siete años con el maestro Alberto Pouyanne en Montevideo. Luego de ver al Ballet Joss, decide que su vocación se oriente hacia la danza moderna. Entre sus maestros se destacan: Sigurd Leeder, José Limón, Martha Graham, Patricio Bunster, Ernest Uthoff, Joan Turner, Roy Hart, Dominique Dupuy; amiga y colega de Gigí Calcialeneau y Carlos Orta. A lo largo de toda su vida ha desarrollado un proyecto educativo y creativo de gran valor para la historia de la danza en el Uruguay. Fue fundadora del Ballet de Cámara de Montevideo y de la Primera Escuela de Danza Moderna del Uruguay, de los que es actualmente maestra, coreógrafa y directora. Fundó y dirigió la Escuela Municipal de Danza de Rocha, fue docente de la Escuela Municipal de Arte Dramático Margarita Xirgu y de la Casa Municipal de Cultura de Montevideo. Ha formado a gran parte de los bailarines contemporáneos del país, algunos de los cuales han continuado destacadas carreras en el extranjero. Como coreógrafa ha sido esencialmente ecléctica, abarcando una variedad de temáticas y enfoques. Recibió varios reconocimientos y premios, entre ellos: -Premio Morosoli, -Asociación de Mujeres Periodostas del Uruguay, -Instituto Profesional de Danza Valero (Chile 1998), -Premio Nacional de Danza 2001, Fundación Bank Boston, -Asociación InterArte.

-En 2006 el Teatro Solís la homenajea denominando con su nombre la Temporada de Danza Contemporánea, incluyéndola dentro de su acervo cultural.


-Ese mismo año fue declarada Ciudadana Ilustre de Montevideo por la Intendencia Municipal, en oportunidad del 50 aniversario del Ballet de Cámara de Montevideo. Bailó activamente hasta los setenta años y continúa siendo un referente ineludible para bailarines y coreógrafos nacionales e internacionales. Desde la fuerza de su creatividad, su formación y sus ideas, sostiene e impulsa a las nuevas generaciones que se incorporan al movimiento de la danza contemporánea uruguaya del que Hebe es pionera.

Ante la pregunata ¿qué conclusión sacas de las cosas que viste durante el pasado día internacional de la danza? R: Y vi danza!, ¿conclusión? Qué bueno que la gente dance, hay cosas mejores, cosas de todo tipo, pero está bien que la gente esté intentando nadar dentro ese océano de la danza, porque verdaderamente es un camino sin límite y sin fronteras, es un lenguaje en que tú te podes conectar con el mundo entero a través del lenguaje de tu cuerpo, el lenguaje de tu cuerpo es sencillamente maravilloso.


Flamenco en Lo Nuestro Restopub

Gonzalo Franco Mauro Clavijo Nelson Amaya Romina Pati単o Dayana Gonzales


MU- DANZA

LA VOZ PRESTADA El espectáculo de Danza contemporánea basado en la vida y obra de Alfredo Zitarrosa se presentó en Salto el pasado 12 de marzo en el teatro Larrañaga. Al igual que en Montevideo y en varias capitales del interior, el espectáculo fue todo un éxito. La entrada fue gratuita,

El espectáculo es abordado a través del paralelismo de su obra musical y poética con su vida y la transferencia de estas a la danza contemporánea. Desde su estética particular la danza permite relatar historias y sucesos con el lenguaje que el grupo MUDANZA logró en estos 14 años de investigación, llegando al público en forma clara y sencilla, en un diálogo fluido con el espectador. La vida del artista y el contexto histórico que contuvo y nutrió su obra, su infancia, sus amores, sus comienzos como poeta y periodista, su primer contacto con la música, sus ideas políticas, dan al grupo todo el material para crear desde la danza, un humilde homenaje. Se trata de un espectáculo de danza contemporánea minimalista, dinámico y ágil, que se potencie a través de la música de Zitarrosa. Se mezclan diversas pistas de sonido desde música sin voz, palabras del artista, poemas y música intervenida. Se cuida especialmente la propuesta estética en cuanto a vestuario, iluminación así como la utilización de elementos simbólicos que apoyen la puesta en escena. Es una propuesta atractiva para el público que disfruta la danza así como la música popular, pero también para quienes quieren reencontrarse con Zitarrosa o quienes desde las nuevas generaciones deseen conocer un poco más al cantautor.


sol y luna-julio