Page 1

Boletín Informativo Capellanía en Acción Año 1 No1 Marzo 2011

! E ¡ViV Los Valores Cristianos

Inicia una Gran Aventura ¡Vive los Valores! El impacto de la educación Adventista en la vida de nuestros estudiantes. www.salvrios.com


¡Vive los Valores Cristianos!

Inicia Una Ministerio de Capellanía Adventista

Gran Aventura Primeramente quiero agradecer a Dios por darme la oportunidad de realizar está Gran aventura y desarrollar el boletín Informativo “¡Viviendo los Valores Cristianos! y por supuesto también agradecer a mi bella esposa Angélica a mis hijos por todo el apoyo que me dan y puedo decir que este ministerio lo estamos desarrollando como familia. La Gran aventura consistirá en ser testigos de las grandes cosas que Dios está listo para realizar en el Colegio del Mayab. Cada alumno, maestro, padre de familia, y personal de apoyo, será desafiado a vivir la vida, tomando a Cristo Jesús como ejemplo. Vivir los valores cristianos! desafío no pequeño pero esperamos con la ayuda de Dios que cada alumno que llegue a nuestro colegio tenga un encuentro personal con Dios y pueda enfrentarse a la vida con valores que perdurarán para siempre y que sin duda serán parte de su éxito. Así que espero que mes con mes puedas darte el tiempo de visitarnos y dejar tus comentarios en el twitter@capellan_CM o mándame un correo capellan@salvrios.com. Te aseguro que tus comentarios serán de mucho beneficio para mejorar día a día.

Pastor Salvador Ríos Ávila Capellán del Colegio del Mayab


MEGA iMPACTO 30 de octubre fue la fecha en la que maestros, alumnos del Colegio del Mayab y el la Iglesia de San José Tecoh unieron sus esfuerzos para llevar a cabo la actividad denominada: Mega Impacto “Tiempo de Esperanza” un proyecto que convino el trabajo misionero y el servicio a la comunidad. 160 estudiantes y personal del colegio se dirigieron a la Colonia San Antonio Xluch, al sur de la ciudad de Mérida con el propósito de entregar 500 desayunos, los cuales fueron donados por los estudiantes de todos los niveles, Preescolar, primaria, Secundaria y Preparatoria. También se repartieron 1000 ejemplares del libro titulado “Tiempo de Esperanza” los cuales fueron donados por el personal del colegio.

por medio de representaciones Teatrales, Mimos, Guiñoles Música Especial y un ensamble de Cuerdas, todas las participaciones fueron apreciadas p o r l a c o m u n i d a d . Estuvieron presentes en el evento autoridades municipales y estatales, además contamos con la presencia del Pastor Aviran Ramírez Presidente de la Asociación del Mayab y el Pastor Raúl Lozano Departamental de Educación de la Unión del Sur de M é x i c o . .

Tiempo de Esperanza

Dentro de las actividades destaco el servicio a la comunidad con 3 estilistas las cuales hicieron un trabajo extraordinario atendiendo a 35 vecinos en corte de cabello, la brigada de Médicos familiares, oftalmólogos, Psicólogos fue una bendición atendiendo en consulta totalmente gratuita a más de 50 vecinosl talento y los dones que Dios les ha dado a los estudiantes se pusieron al servicio de Dios y se pudo llevar el mensaje de Cristo J e s ú s ,

Capellanía del Colegio del Mayab


¡Vive los Valores Cristianos!

Educación A d v e n t i s t a es más que una bendición. Cuando el capellán del colegio nos preguntó sobre el impacto de la educación adventista en nuestras vidas, mi mente empezó a maquilar ideas. Hace algún tiempo tenía ideas como… Esta escuela tiene un bajo nivel académico, no me motiva a ser mejor, los maestros no son los más capacitados y distintas ideas de apatía hacia mi colegio, pero así pasaron ya casi nueve años de mi vida escolar. Irónico o no pero ahora que estoy por terminar la prepa pienso en mi escuela con melancolía, se me hace un nudo en la garganta. Respondiendo a la interrogante con un suspiro digo que la educación adventista ha sido solamente tres cosas en mi vida, en primer lugar, mencionaré que fue un verdadero privilegio ya que gracias a esa pequeña escuelita nunca tuve problemas con el alcohol, drogas, tabaco, gracias a ella y a sus complicadas reglas disfruté de una adolescencia sana, ¡es un privilegio que no todos los chavos de secundaria y prepa pueden gozar dentro de su vida estudiantil!. Es un privilegio porque aunque muchos la desprecian es la escuela de Dios. En segundo lugar la educación adventista ha sido un regalo muy valioso que no se ve pero a lo largo del tiempo se ha sentido, me llevo experiencias muy gratas, a los mejores amigos y buenos principios. Y finalmente la educación adventista ha sido una bendición, porque teniendo miles de defectos y aunque no sea la institución con el más alto prestigio, es la escuela de Dios, es una bendición porque todo el que ha pertenecido a un colegio cristiano se lleva aunque sea algo una reflexión, un consejo, un sermón en las semanas de oración etc. que jamás olvidaremos

y que en algún momento de crisis nos hará recordar a ese maestro, consejero, pastor, amigo, la educación adventista es más que una bendición al menos eso fue para mí y tengo la seguridad de que para todo él que ha pertenecido a ella al final agradecerá por ello. Antes de despedirme te digo que si estas por ingresar a un colegio adventista o lo estás pensando, no lo veas con apatía estoy segura que si se te presenta esta oportunidad es porque Dios te está llamando no rechaces la invitación, será una bendición.


La educación cristiana busca proteger a los jóvenes adventistas de los peligros de este mundo. Abner Córdoba

Gracias a Dios he tenido la oportunidad de estar en varias escuelas con la filosofía de la educación cristiana, y he observado las variantes y similitudes en cada una de ellas, ahora al finalizar la preparatoria podría decir que, la educación cristiana busca proteger a los jóvenes adventistas de los peligros de este mundo. He tenido bonitas experiencias en las distintas instituciones, también he experimentado alguna que otra desagradable, pero, cada una de ellas me ayudó a ser mejor persona en todos los aspectos de mi vida pero sobre todo en mi vida espiritual. Creo de manera personal que si no hubiera estado en una escuela Adventista mi experiencia estudiantil no hubiera sido la misma que hasta ahora y no es que piense que Dios está solo con los estudiantes de las escuelas de la Iglesia no lo creo, pero sí creo que sería más vulnerable a las malas amistades que me indujeran a pecar contra Dios, o a faltarle el respeto a mis padres, posiblemente hubiera adquirido vicios o pésimos gustos sobre la música.

Estoy a unos días de la graduación y al pensar en las personas que he conocido en mi experiencia estudiantil, puedo afirmar, que ellas causaron un gran impacto en mi forma de ser, los maestros que me dieron clases, muchos de ellos eran bromistas y alegres y me brindaron su cariño y amistad y sobre todo me transmitieron sus conocimientos, o al menos hicieron el intento de que yo los captara y pusiera en práctica...jejeje. Otros fueron serios, pero no por eso dejaron de brindarme la amistad y camaradería que con ellos desempeñe También me ayudaron a moldear mi carácter y ayudaron a mi desempeño económico, dándome consejos de cómo aprovechar al máximo la oportunidad que tenia al estar en una institución adventista. Ya que no muchos valoramos las oportunidades que tenemos, ellos se encargan de apoyarnos con sus consejos, los cuales nos ayudan a reflexionar y a cambiar nuestra perspectiva de la vida. Quiero aprovechar estas líneas para agradecer a mis padres por darme su apoyo, consejos por su paciencia y dedicación. También le agradezco a Dios por haberme mantenido con salud, con vida, y por haberme protegido de los placeres de este mundo y demás cosas que puedan alejarme de su presencia. Pero sobre todo Agradezco la oportunidad de prepararme en una escuela Adventista. GRACIAS. Capellanía del Colegio del Mayab


¡Vive los Valores Cristianos!

Una Gran Ana Lizbeth Lozano Cuando el capellán del colegio una mañana, nos pidió escribir un ensayo acerca de cómo estudiar en una escuela adventista había logrado un impacto en mi vida, muchas cosas vinieron a mi mente, algunas buenas, algunas no tanto, pero después de pensarlo mucho, me di cuenta, de que aunque yo no quisiera reconocerlo, la escuela si había sido de gran ayuda en mi vida. Una de las cosas mas importantes en la vida de un joven, yo pienso, es definir las cosas en las que crees y puedes creer en muchas cosas, por ejemplo, los valores que vas a tener, cuales van a ser tus prioridades, si eres ateo o no, y muchas mas. Lograr mantenerte firme a tus creencias y valores cristianos en un mundo como el de ahora, parece y la verdad, yo creo que es muy difícil. Hay demasiadas tentaciones a nuestro alrededor y demasiadas cosas a las que es muy difícil decir no. Para poder mantenerte alejado de ellas deberías tener una gran fuerza de voluntad. El otro día, una amiga, cuando era llevaban a cristiana.

estaba hablando con que me contó que chica sus papas la la iglesia, ella era

diferencia

Sin embargo, hubo un momento en su vida, que yo creo que todos pasamos por el alguna vez, en el que se dio cuenta de que Dios no era algo importante en su vida y comenzó a dudar de el. Ella dice que es atea.

Estar en una escuela adventista te coloca en un lugar (aunque con problemas, porque todos somos humanos) en el que hay personas que se preocupan por ti, te dan oportunidades y consejos. Un lugar en el que esta Dios.

Y yo me pregunte: ¿Cómo es que alguien que en algún tiempo conoció a Dios puede dejarlo y cambiar completamente su forma de pensar? ¿O es que nunca lo conoció? Muchas preguntas como estas estaban en mi cabeza, y algunas todavía lo están. Pero aquí es donde la escuela me ayudo.

Aunque estudiar en una escuela adventista tal vez no te proporcione todos los recursos académicos que otra escuela te podría dar, cosas que te servirían aquí en la tierra, te ofrece algo mucho mejor, algo que trasciende mas allá de este mundo, algo que te va a servir para la eternidad.

Estar en una escuela adventista es algo de lo que muchas personas suelen burlarse, algunas dicen que es malo, porque nunca te enfrentas a la realidad de la vida, y que por eso, cuando sales de allí te pierdes completamente. Pero yo creo que eso no es cierto, estar en una escuela adventista me permitió darme cuenta de que la vida no es solo para divertirse, que hay muchas cosas que importan y de las que tú debes aprender. Que Dios realmente es importante. Que sin Él la vida esta vacía.


Estudiar en una escuela Adventista

¡es algo único! César Tun López

Cuando iba a entrar a la prepa, mis papás decidieron que yo entrara al colegio adventista porque ahí me iban a enseñar principios religiosos, e iba yo a tener una educación cristiana. Al principio yo no quería entrar ahí, porque pensaba que era una escuela de fresitas y creídos, además que me iba a tener que levantar muy temprano, iba a llegar muy tarde a mi casa en fin, muchas excusas tenía. Pero me inscribieron y pues que más le iba a hacer, cuando llegue el primer día solo conocía a unos cuantos pero no tenía amistad con nadie; por lo que me sentía solo y aburrido, al entrar el profesor a la primera clase del primer día, noté algo a lo que yo no estaba acostumbrado, nos dio la bienvenida, se presentó y comenzó a dar una reflexión; posteriormente pidió que nos pusiéramos de pie para hacer una oración y comenzar con la clase, a pesar de no estar acostumbrado a ese estilo excepcional de clases, fue un tanto agradable y más sorprendente al notar que en cada clase se hacía lo mismo.

Ha pasado el tiempo, ahora estoy en sexto semestre de preparatoria, a punto de graduar y no sé de lo que me perdí por no haber estado en otra escuela, pero sí me doy cuenta de lo mucho que me ayudó como persona el haber estudiado en una escuela adventista. Las amistades que tengo son geniales; son amigos que estoy seguro que aunque pase el tiempo, no nos dejaremos de ver, siempre podremos contar los unos con los otros. Ahora aunque estudiemos en universidades no cristianas, la buena costumbre de orar antes de un examen o evitar caer en adicciones será más fácil para nosotros por haber tenido ese hábito en la preparatoria. Estudiar en una escuela cristiana es algo único y quien experimenta eso, tal vez no pruebe las diversiones de afuera, pero se evita muchos problemas y sobre todo de alguna manera se acerca a Dios.

Capellanía del Colegio del Mayab


¡Vive los Valores Cristianos!

E

studiar en está escuela

fue bueno para mi vida y para mis padres la mejor elección Alejandra Solís:

Quiero hablarles de las cosas que me han gustado al estudiar en un colegio Adventista. Y quiero hablarte de mis compañeros y amigos, creo que si ellos no hubieran estado con migo compartido mis alegrías y mis problemas y más aun si ellos no me hubieran aconsejado como lo hicieron creo que mi vida no sería la misma, si eres un joven que nunca ha tenido la oportunidad de estudiar en un colegio adventista y en tu ciudad hay uno o tal vez uno cerca te animo a que no pierdas la oportunidad de convivir con compañeros que profesan tu misma religión ya que eso ha sido una gran bendición para mi vida. Los maestros…haaaa mis profes ellos han sido también parte de importante en mi formación, se que son personas que se preocupan por nosotros y que puedo contar con ellos si tengo algún problema cualquiera que sea. Por medio de la influencia de mis profes he aprendido a confiar en Dios en momentos difíciles y de felicidad.

Ellos me han ayudado entender que el vestirnos de manera adecuada es solo resultado del amor que le tengo a Dios hay muchas cosas que me han enseñado y otras tantas que estoy en proceso de aprender por ejemplo: el hábito de levantarme temprano y ser puntual para entrar a la escuela. Otra de las cosas que me gusta mucho dentro de las actividades espirituales son las semanas de oración y nunca olvidare la de este año ya que el capellán del colegio nos dio la oportunidad a los graduandos de preparatoria de dirigir y predicar para gloria de Dios. Sé que ir a la iglesia los sábados es lo correcto ya que es un día para descansar, alabarle y agradecerle lo que hace por nosotros todos los días de la semana, y también convivir con la familia.

En el colegio nunca tuve problemas con exámenes o clases en sábado y esa es una bendición más de los colegios y universidades Adventistas. Quiero finalizar agradeciendo por los valores que el colegio nos recuerda cada mes, como el a m o r, r e s p e t o , a m i s t a d , honestidad entre otros, los cuales son importantes para la formación de un buen carácter. Estudiar en está escuela, pienso, que fue bueno para mi vida y para mis padres la mejor elección de escuela ya que gracias a ella no he sido como cualquier otro alumno de otra escuela he sido tratada de manera cortes y respetosa, y lo mas importante me ha acercado a Dios.


La Educación Adventista

¡Si hace la diferencia!

Déjenme decirles en mi propia experiencia: La verdad es que ninguno de los que profesan ser Adventistas del Séptimo Día por lo menos en el estado de Yucatán queremos estudiar en una escuela de nuestra denominación, sus razones tendrá cada quien, son respetables. Pero muchos coincidirán conmigo “la escuela adventista tiene un bajo nivel educativo”. En mis seis años que llevo estudiando, desde primero de secundaria hasta tercero de preparatoria, déjame decirte que probablemente tengas razón. La escuela no tiene un prestigio como la Preparatoria estatal número 2, o el CUM (Centro Universitario Montejo), o la ROGERS HALL o la Universidad Modelo por mencionar algunas. La escuela no tiene unas instalaciones enormes y de lujo, así que, ¿Por qué es una buena opción para estudiar ahí? No tengo la respuesta a esa pregunta, lo único que se es… En esta institución, en el Colegio del Mayab, me enseñaron una nueva forma de pensar, una nueva visión del mundo, poco a poco las enseñanzas y costumbres que tienen en este colegio iban impactándome, aunque muchas La ayuda mutua, la compasión, la verdad, la disciplina (no la militarizada), la compresión, el apoyo, el perdón eran “cosas” que para mi no había diferencia una de otra. Mis pensamientos eran totalmente materialistas y ahora estaba experimentando un cambio rotundo.

Lo mas impactante que me pudo pasar fue que conocí a Cristo y mis maestros se cercioraron que me acercara a ÉL. La verdad que fue algo que me emociono mucho puesto que empecé a conocer un mundo nuevo y que yo creía inexistente. Pero al final de cuentas y lo más importante es que nadie puede obligarte hacer algo que tú no quieras hacer. Tu eres libre de elegir la escuela que consideres que es la mejor para ti, solo una cosa te digo: “Lo que enseñan en esta colegio en ningún otro podrás aprenderlo”. La conclusión que he llegado por experiencia propia, es que al final de cuentas la educación adventista ¡Si hace la diferencia!, en los alumnos que estudian en sus colegios. Y antes de criticarla mejor apoya para mejorarla, es cierto que falta muchísimo por hacer, es difícil, ¡sí que lo es!, pero NO IMPOSIBLE, y deberíamos ser mas positivos porque nosotros mas que nadie sabemos que tenemos un Dios que es muy peor muy poderoso, así que yo te diría que no lo pienses

Capellanía del Colegio del Mayab


¡Vive los Valores Cristianos!

si hubiese estudiado en una escuela de Gobierno Nada de lo que hay aquí (espiritualmente) lo hubiese encontrado. Alejandro Ake Tun.

Lo que más ha impactado mi vida al estudiar en el colegio Adventista es la organización y el orden que se demuestra en cada clase, no se por que estudie aquí pero se que fue obra de Dios. Mientras estudiaba mi preparatoria en el colegio no podían faltar los problemas en mi vida, pero quiero decirles que varios maestros me ayudaron a enfrentarlos y gracias a sus consejos pude salir adelante, creo que ese es de gran valor para mí. también lo que me sorprendió fue que le daban tanta importancia a tu desempeño académico cuando a ellos solo les pagan por enseñar no para aconsejar y aquí me doy cuenta que los maestros que están no son obra de la casualidad si no que Dios los puso en este lugar, porque siempre empiezan sus clases con una oración.

Hubo un momento en mi vida que me quise salir de la Iglesia, sinceramente ya no me llamaba la atención nada de lo que se hacia, por lo mismo ya no quería seguir perteneciendo al Colegio Adventista pero como ya había pagado mi colegiatura no me quedaba otra cosa más que asistir, llegue un día nada fuera de lo normal y las clases comenzaron todo me fastidiaba, pero había un profe que se llama Abel, ese profe todas sus clases las hacia emocionantes siempre tenia una reflexión nueva, pero en esta ocasión pues dije en mis adentros que me iba a fastidiar, pero fue todo lo contrario ese día dio una reflexión que sentí que fue para mí, habló de que el que no esta con Dios esta en su contra y que muchos de los que estaban allí desde que nacimos conocemos el evangelio y no tenemos excusa para estar

en su contra ya que Dios nos mostraba su amor cada día, pensé en ese momento que D i o s m e e s t a b a llamando.Termino la clase y seguía el descanso aproveche ese momento para hablar con Ivette que es la Orientadora del colegio le comente mis problemas y ella me comento algo que me sorprendió dijo: “piensa las cosas, no esperes que te acontezca algo malo para que vuelvas a Dios”. Siento que si hubiese estudiado en una escuela de Gobierno nada de lo que hay aquí (espiritualmente) lo hubiese encontrado. Amigos y compañeros del colegio los maestros podrán dar clases en una institución adventista pero son humanos y también sienten tendrá sus flaquezas pero son Ungidos del Señor Jesus.


Mi ingreso al Colegio del Mayab fue sin duda fuera de lo normal

Mi ingreso al Colegio del Mayab fue algo sin duda bastante fuera de lo normal pues toda mi vida había estudiado en diferentes escuelas públicas, jamás había estudiado en una escuela religiosa, cristiana o algo parecido. Mi primer día en el aula de clases fue una experiencia que nunca olvidare, imagínate a todo un grupo de chavos de primero de prepa cantando y levantándose para hacer una oración, y escuchando a los maestros dando una reflexión antes de cada clase. Quiero mencionar que soy católica y tal vez por eso para mí fue bastante fuera de lo común vivir ese momento. Los días que siguieron a mi primer día de clases fueron un completo “martirio” para mi suena bastante exagerado pero mi mama me llevaba a la escuela llorando y yo le decía que no quería ir a esa escuela porque era muy raro para mí todo ese amiente sin embargo mi mama lejos de obligarme a seguir en la escuela, al ver cuánto me afligía estar ahí me pidió que estudiara aunque sea un semestre pues ya no tendría oportunidad de inscribirme en otra escuela tan fácilmente y mientras no tenía nada de malo orar con dios entonces el trato fue estudiar un semestre en el Colegio del Mayab y después mi mama me dejaría escoger el colegio que yo quisiera.

El terminar el primer semestre no fue tan malo como yo creía muy al contrario empecé a darme cuenta de que efectivamente el ambiente que se vive es muy diferente al de un colegio público pero el hecho de que sea diferente no quiere decir que sea malo muy al contrario . Han pasado tres años y sigo en el colegio y lo que me ha impactado y nunca olvidare son dos cosas: 1.- La amistad es el valor que más destaca entre todos, podría estar equivocada aunque no lo creo, pero las amistades que hice no las voy a perder tan fácil a pesar estar en universidades diferentes. 2.- La fe y el poder expresarte de nuestro salvador sin pena y es que en realidad no existe motivo alguno por el cual debas sentir pena al hablar de nuestro señor Jesucristo pero a mí se me hacia un tanto difícil decirle a alguien un “que dios te bendiga” pero mis compañeros de salón me enseñaron eso, expresarme sin pena de mi señor.

Ahora estoy a unas semanas de graduarme y no tengo pena de escribir mi agradecimiento a Dios le doy gracias por haberme traído al colegio del mayab y creo que no llegue aquí nada más porque si, Dios sabia y tenía preparado para mí algo especial y ahora me siento mas cerca de él tal vez no tanto como desearía pero ahora lo conozco más. Respeto mucho a la iglesia adventista y le agradezco mucho por compartirme lo que me ha dado a través de mis profesores, compañeros y amigos, y existen muchas anécdotas que pudiera contarles solo me resta decirles que de verdad han sido los mejores tres años tanto en mi formación educativa como en el fortalecimiento de mis valores como persona y como cristiana.

Capellanía del Colegio del Mayab


¡Vive los Valores Cristianos!

Cuando ingrese al Colegio Adventista pensé que todo iba a ir bien pero en realidad no fue así.

El propósito es escribir es contarles como ha impactado mi vida la educación cristiana; solo quiero expresar que no todo me gusta del colegio y considero que hay cosas que podrían mejorar, pero a pesar de eso, nunca olvidare a mis amigos y estoy seguro que esos amigos nunca se van a olvidar de mí.

Cuando ingrese al Colegio Adventista pensé que todo iba a ir muy bien pero en realidad no fue así, fueron pasando los días y me fui dando cuenta de que la escuela no me agradaba. Los grupos eran pocos solo había uno de cada grado, los maestros no todos me caían bien, algunos a mi parecer no sabían dar su clase y mi triste final ese año fue reprobar el semestre. Volví a ingresar de nuevo a segundo semestre, me sentí raro y triste; triste porque yo era el único repetidor del semestre y raro porque no me llevaba con mis nuevos compañeros y eso me hacía sentir incomodo pero poco a poco con la convivencia de cada día conocí a muchos de ellos y me fui encariñando con todos. Poco a poco se fue haciendo menos el salón y varios de mis amigos ya no estaban, los maestros también iban cambiando, pero llegue a conocer buenos maestros.

Gracias a la educación cristiana considero que ahora soy un joven que piensa antes de actuar, la clase de moral impartida por el capellán me ha ayudado a ser más centrado en mis creencias y ha afirmado mis conocimientos, y creo que gracias a esto puedo ser mejor persona y estar mas consientes del tiempo en el que vivimos. El tener conocimiento acerca de Dios y en parte gracias a las personas que he conocido he podido cambiar, he podido volver a levantarme, me han hecho sentir mejor, han estado conmigo cuando mas he necesitado compañía, he ganado grandes amigos que no podre olvidar. Ya que me han ayudado y en ocasiones me han jalado cuando cuando me estoy yendo por otros rumbos, me han aconsejado. Por eso afirmo que si no fuese por la educación Adventista (aun cuando no nos parezca) yo tal vez no fuese la persona que soy y tal vez tendría vicios y estuviera más alejado de Dios.


Dios siempre hace las cosas

con un Propósito

Realmente se pueden escribir muchas cosas, y aunque mi relación con Dios no es como anhelo, tengo muy en claro que la religión de la que soy es realmente guía en mi camino hacia la verdad y aunque muchos intentan cambiarla yo no lo hago ya que yo sé que estoy en lo correcto dios siempre está conmigo en las buenas y en las malas. Desde que nací he asistido a la iglesia Adventista, mi abuelo y mi mamá me llevaban y aunque mi mamá tiempo después falleció, mi tía, hermana de mi papá me llevaba junto con todos mis primos. Mi papá no era adventista pero tiempo después acepto a Dios, él dejaba que asistiera a la iglesia con mi tía la cual tiempo después falleció, pero Dios había dejado a mi abuelo y él continuo llevándome hasta que cumplí 10 años de edad, por razones que no recuerdo muy bien deje de asistir a la iglesia

después de regrese cuando tenía 15 años, una amiga de la prepa me invito y llegue varias ocasiones, papá me aconsejo asistir a la iglesia donde solía asistir de niña, nunca lo olvidare, me recibieron con los brazos abierto de ahí me inscribí al club de guías mayores y ese año el camporee fue en el estado de Chiapas y fue en ese campamento donde decidí bautizarme acuerdo aun que estaba súper nerviosa, sabía que dios tenía preparado una vida muy buena para mí pero también era consciente de que mientras más me acercaba a mas obstáculos pondría el enemigo de Dios. Les confieso que actualmente no asisto mucho a la iglesia pero sin embargo tengo en cuenta que Dios me espera de nuevo en su casa y yo se que muy pronto regresare a Dios se quien es Dios sé que es grande y poderoso y él sabe por qué hace las cosas en nuestra vida y aunque en ocasiones tropecemos con piedras que no nos gustan él quiere que nos hagamos mas fuerte para luchar contra el mal,

tenemos que salir vencedores y no dejarnos caer a la primera hay momento en que reclamo a mi mamá porque me hace mucha falta pero soy ser humano y a veces en lugar de reclamarle a Dios. Pienso, que Dios siempre hace las cosas por algo y si mi mami no está aquí es por un gran propósito, espero algún día ver de nuevo a mi mama ya que la necesito y extraño mucho aunque ante otros sea una persona muy fuerte y no muestre mis sentimientos la realidad es que como joven tengo muchos sueños, temores, alegrías y ganas de realizar tantas cosas pero por ahora solo me refugio en Dios. Estoy por terminar la preparatoria y ahora me voy a la universidad sin embargo todo el apoyo de mis maestros y compañeros nunca los olvidare ya que si no fuera por su influencia no sé donde estaría quiero terminar expresando mi deseo de seguir siendo por siempre una Cristiana Adventista del Séptimo Día.

Capellanía del Colegio del Mayab


Los resultados milagrosos que solo se explican por el poder de Dios

Humberto Alexis Canto Maza

A lo largo de estos tres años en compañía de mis compañeros, maestros, amigos he aprendido que las mejores escuelas son las que honran el nombre de Dios, creo que la educación adventista me ayudo en muchos aspectos de mi vida como en mi relación con Dios, también en mi disciplina y también me ayudo a encontrar verdaderos amigos y lo mejor, que son de mi misma religión, creo que la comunión que hay entre todos los del salón es buena y me graduó llevando en mi mente buenos recuerdos Yo estudie la secundaria en una escuela no adventista y sentía que me estaba alejando de la iglesia y de Dios y mis padres estaban preocupados por como seria al entrar a la preparatoria, recuerdo cuando me dijeron que estudiaría en el Colegio del Mayab, les confieso que mi primera respuesta fue un no rotundo y agregué que esa escuela era para fresitas, pero con todo y mi negativa actitud, mis papas me inscribieron al colegio. Recuerdo que iniciar el curso de primero de preparatoria yo tenía una mala impresión de la escuela y creo que la mayoría así pensábamos creía que era una escuela aburrida y anticuada pero desde el primer día me di cuenta de la diferencia que es muy notoria no habían maestros borrachos como en la secundaria en la que estudie, no habían peleas con los compañeros no escuche insultos y algo inesperado, a los maestros les importa lo que aprendamos.

En la secundaria a nadie le importaba si aprendías o no y creo que eso influyo en mis ex compañeros de la secundaria, ya que algunos son ahora son padres, otros borrachos, trabajan con salarios bajos, la mayoría de ellos no estudia por la baja calidad de enseñanza que había en esas escuelas. La verdad es que a Dios y a mis padres les voy a estar muy agradecido por darme esta oportunidad que no a todos se le puede presentar, fue un privilegio muy grande el haber estudiado en el COLEGIO DEL MAYAB y no lo cambiaría por otra escuela y creo que voy a extrañar la tranquilidad de sus aulas y la forma creativa de enseñar de los maestros, la forma de corrección de la autoridad escolar y la convivencia con mis compañeros con todos. Existen muchos más beneficios que no incluí en mi ensayo pero las futuras generaciones se darán cuenta y creo que los trabajan en la obra de Dios se dan cuenta de “los resultados milagrosos que solo se explican por el poder de Dios”, creo que la escuela seguirá creciendo hasta que Cristo Jesús regrese por segunda vez.

Capellanía del Colegio del Mayab


ยกVive los Valores Cristianos!

www.salvrios.com

Vive los Valores Cristianos  

voletin informativo de la capellanía del colegio adventista del mayab

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you