Issuu on Google+

Artículo Original

urol.colomb. Vol XXI, No. 3: pp. 50-57, 2012

Prevalencia del síndrome de deficiencia parcial de andrógenos (padam) en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta de urología del HCM durante el período 2010-2011 Numas Junior Negrette González1, Ulises Rafael Pinto Martínez2, Ulises Rafael Pinto3, Pedro Enrique Villasana López 4 M.D. Residente Asistencial de Cirugía en el Hospital Militar “Elbano Paredes Vivas” de Maracay. negrette172@hotmail.com1 M.D., Residente de postgrado de 1er. año de cirugía en el Hospital Militar “Carlos Arvelo” de Caracas. ulises_pinto87@hotmail.com2 M.D., Especialista en Urología de la Clínica la Fontana. ulises_pinto@hotmail.com3 M.D., Profesor Titular del curso de Proyecto de Investigación de la Universidad de Carabobo Núcleo “La Morita”. pedrovillasana@hotmail.com4

Diseño del estudio: Observacional descriptivo Nivel de evidencia: III Los autores declaran que no tienen conflictos de interés.

Resumen

Sociedad Colombiana de Urología

50

El incremento progresivo de la esperanza de vida en la población mundial hace imperativo conocer las patologías del hombre adulto, entre las cuales destaca el Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos (PADAM, Partial Androgen Deficiency in Aging Male) el cual, en los últimos años, ha despertado gran interés en la Urología. Objetivo: determinar la prevalencia de PADAM en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta de urología del Hospital Central de Maracay (HCM) durante el periodo (20102011). Método: se realizó un estudio de corte transversal. La muestra se obtuvo de 100 pacientes varones mayores de 40 años de edad que acudieron a la consulta de Urología del HCM durante el periodo 20102011. Se dividieron en cuatro grupos: el primero de 40 a 49 años, el segundo de 50 a 59 años, el tercero de 60 a 69 años y el cuarto mayores de 70 años. Todos fueron informados de los procedimientos que se les realizaron (cuestionario de AMS y Determinación de los niveles séricos de testosterona Total). Resultados: Se observó que de los 100 varones, 58 presentaron cuestionario AMS positivo y de éstos, 57% presentaron PADAM leve según el cuestionario de AMS, 34% PADAM moderada y 9% PADAM severa. El nivel sérico de testosterona fluctuó entre 4,9 ng/dL y 2168 ng/dL. De los varones con PADAM, 20,6 % (12 pacientes) presentaron deficiencia parcial bioquímica de andrógenos, nivel mínimo de testosterona 4,9 ng/dL y valor máximo de 240 ng/dL, con una media de 134,85 ng/dL. Conclusión: Se determinó que la prevalencia del Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos en el grupo de pacientes estudiados fue del 12%, la cual se va incrementando proporcionalmente en relación con la edad. En el primer grupo (40-49 años) la prevalencia fue de 5%, en el segundo (50-59 años) fue de 9%, en el tercero (59-69 años) fue de 16 % y en el cuarto grupo (70 o más años) fue de 14 %. Palabras clave: deficiencia parcial de andrógenos, testosterona. Recibido: 07 de febrero de 2012. Aprobado: 30 de noviembre de 2012.


Prevalencia del síndrome de deficiencia parcial de andrógenos (padam) en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta...

Prevalence of partial androgen defficiency syndrome in males over 40 years who attended the urology service at HMC between 2010 and 2011 Abstract The gradual increase in life expectancy in the world’s population, forces us to become aware of pathologies that affect mostly older patients. The Partial Androgen Deficiency Syndrome (PADAM) is one of these entities and has become of great interest in urology. Purpose: To determine the prevalence of Partial Androgen Deficiency in Aging Male (PADAM) in patients over 40 years old who attended the urology department at Maracay Central Hospital (HCM) during the period (2010-2011). Methods: We performed a cross-sectional study. The sample was obtained from 100 male patients over 40 years of age who presented to the urology Maracay Central Hospital during the period 2010-2011. They were divided into four groups: the first from 40 to 49 years old, the second from 50 to 59, the third of 60 to 69 years and the fourth age 70 and over. All were informed of the procedures to be performed (AMS questionnaire and determination of serum total testosterone). Results: Of 100 men included, 58 had positive AMS questionnaire; 57% had mild partial androgen deficiency according to the questionnaire, 34% moderate and 9% severe. The serum level of testosterone ranged from 4.9 ng/dL and 2168 ng/dL. 20.6% (12) of the patients clinically classified with partial androgen deficiency, had biochemical partial androgen deficiency, with the lowest testosterone level being 4.9 ng/dL and the highest 240 ng/dL; the mean value was 134.85 ng/dL. Conclusion: The prevalence of partial androgen deficiency syndrome in the patient group was 12%, which is increased proportionally with age. In the first group (40-49 years) the prevalence was 5%, in the second (50-59 years) was 9% in the third (59-69 years) was 16% and in the fourth group (70 or more years) was 14%. Key words: partial androgen deficiency, testosterone.

El incremento progresivo de la esperanza de vida en la población mundial, gracias a las mejoras de los servicios sanitarios de salud y a los avances tecnológicos médicos, nos ha llevado a decir que el planeta va envejeciendo. La Organización Mundial de la Salud en uno de sus comunicados del año 2002 reveló que existían aproximadamente unos 6.000 millones de personas en el mundo, de los cuales 475 millones corresponden a personas mayores de 60 años con una proyección de 9.000 millones para el año 2050, con una población mayor de 60 años de 1.500 millones de personas aproximadamente (1). Venezuela, posee una población de 24.765.581 millones de personas, de los cuales 1.677.702 (6,7 %) corresponden a adultos masculinos mayores de 50 años. Localmente, el Estado de Aragua, con una población de 1.520.060 personas, posee 101.844 (6,6 %) varones mayores dentro de ese mismo grupo etario, según registros del

Instituto Nacional de Epidemiología (INE, año 2001) (2). Si comparamos estos datos con el censo anterior de 1990, en los cuales la población de adultos mayores total en Venezuela correspondía al 4% y en Aragua al 3,6%, podemos ver la tendencia creciente de la humanidad hacia la longevidad, la cual, sin una adecuada medicina preventiva es consecutiva de un gran de números de enfermedades que afectan a los adultos mayores, entre los cuales se encuentra el Síndrome de Deficiencia Andrógenica (ADAM, Androgen Deficience Aging Male). Desde hace pocos años se ha tomado este Síndrome como una entidad importante. Morales A, Morley y Heaton coinciden en que afecta la calidad de vida del paciente mayor y que consiste básicamente en un cuadro caracterizado por deficiencia parcial de andrógenos en sangre o una disminución de la sensibilidad genómica a la testosterona o sus metabolitos activos en los tejidos diana (3). Alvin M. Matsumoto, concluyó en sus estudios que el varón declina los

51

Revista Urología Colombiana

INTRODUCCION


Negrette N., Pinto U., Pinto R., Villasana P.

Sociedad Colombiana de Urología

52

niveles de testosterona 1% por año después de los 40 años. Muchos hombres pierden 20% de estos niveles a los 60 años y 50 % a los 80 años, en comparación con pacientes normales (4). De la Cruz Trejo J y colaboradores, en el año 2006, realizaron un estudio donde determinaron la prevalencia del Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos (PADAM, Partial Androgen Deficiency in Aging Male) en un grupo poblacional mexicano del Hospital Juárez de México (HJM) y los grupos etarios mayormente afectados. En el primer grupo (40-50 años) la prevalencia fue de 8,8%, en el segundo (51-60 años) de 41,67% y en el tercero (61-70 años) de 52,5%. La prevalencia total fue de 34%. Concluyeron que la prevalencia del PADAM aumenta de manera importante en los pacientes mayores de 50 años de edad (7). Este síndrome, de comienzo insidioso y muy lento, se caracteriza por disminución de la actividad intelectual, habilidad, orientación espacial, cambios de humor, depresión, fatiga, irritabilidad, disminución del volumen y fuerza muscular, además presenta calvicie, alteraciones de piel, disminución de la densidad ósea, aumento en grasa visceral, disminución del deseo sexual y disfunción eréctil. A su vez, se afirma que la diabetes tipo II, resistencia a la insulina, obesidad y Síndrome Metabólico se han asociado con el síndrome (3, 4, 9, 10). En la actualidad, no se cuenta con cifras epidemiológicas mundiales (1, 2), pero el hecho de que la esperanza de vida este creciendo, del desarrollo de nuevas tecnologías y el estudio hormonal del varón, ha llevado a los urólogos a tomar en cuenta esta entidad que está presente y que, dada lo intrigante de su sintomatología, es poco conocida por la mayoría de los médicos. Por ello, es importante el conocimiento de esta patología y es imperativo estudiar su prevalencia en nuestro Estado, enofocado en los pacientes que acudieron a la consulta de Urología del HCM durante el período (2010-2011) para valorar el impacto real que ésta ocasiona en Aragua. La sociedad Internacional para el estudio del hombre anciano (ISSAM) define al ADAM como: síndrome bioquímico asociado a la edad avanzada y caracterizado por disminución de

los andrógenos en el suero, con o sin disminución de la sensibilidad genética a los andrógenos. Puede resultar en la alteración significativa de la calidad de vida y comprometer en forma adversa la función de múltiples órganos” (11). Clínica de ADAM 1. Libido disminuida y alteraciones de la erección, especialmente las nocturnas. 2. Cambios en el humor con la concomitante disminución de la actividad intelectual, habilidad para la orientación espacial, depresión, ansiedad e irritabilidad. 3. Disminución en la masa corporal con la consecuente baja en la masa muscular y fuerza. 4. Disminución en el vello del cuerpo y alteraciones de la piel. 5. Disminución de la densidad mineral del hueso que resulta en osteoporosis. 6. Aumento de la grasa visceral. 7. No se requiere de la presencia simultánea de todas estas manifestaciones para hacer el diagnóstico clínico (9, 10). En la literatura está documentado que los niveles de testosterona después de los 40 años de edad decrecen a una proporción de aproximadamente 1% por año. Este es un fenómeno constante: el hipogonadismo bioquímico sólo se descubre aproximadamente en 7% en el grupo menor de 60 años, pero aumenta a 20% en aquellos mayores de 60 años de edad. Por este motivo, puede afirmarse que sólo una pequeña proporción de individuos desarrollarán el Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos (4). No hay claridad respecto del mecanismo endocrinológico que explique la disminución del nivel de testosterona al envejecer. El nivel plasmático de testosterona tiene un origen central (hipotalámico) y periférico (testicular). A nivel central, se produce una reducción de la G.N.R.H. con la edad, mientras disminuyen también el ritmo circadiano y el nivel de la testosterona resultante. A nivel periférico, en el testículo, disminuyen las células de Leydig y la perfusión. Asociado con la edad avanzada, también se presenta un aumento en los niveles


Prevalencia del síndrome de deficiencia parcial de andrógenos (padam) en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta...

MATERIALES Y MÉTODOS Se trata de un estudio de corte transversal. La muestra se obtuvo de 100 varones mayores de 40 años de edad que acudieron a la consulta de Urología del Hospital Central de Maracay durante el período 2010-2011. Todos los pacientes que se incluyeron en el estudio fueron informados de los procedimientos a los cuales se sometieron (cuestionario de AMS y toma de muestra de sangre para determinación de los niveles séricos de testosterona total). Como instrumento de medición se utilizó el Cuestionario Aging Males Symptoms (AMS) que consta de 17 preguntas sobre signos y síntomas que presentan los pacientes, el cual posee una sensibilidad del 83 % y una especificidad de 39 %; se otorgó un puntaje a cada paciente, catalogando como ausencia de este síndrome a los puntajes entre 17-26, leve entre 27-36, moderado entre 37-49 y severo a un puntaje igual o mayor a 50 (5). También se evaluó el estado hormonal de los pacientes seleccionados determinando los niveles séricos de testosterona total a través de la venopunción, la cual posteriormente fue centrifugada y analizada en el laboratorio, donde se utilizó la técnica de quimioluminiscencia, que consiste en la emisión de radiación electromagnética, ultravioleta o visible, que se observa cuando una especie electrónicamente excitada, producida por una reacción química a temperatura ambiente, regresa a su estado fundamental. Los valores de testosterona total que se consideran normales en hombres en edades comprendidas entre 20 a 49 años abarcan desde 245 a 1.600 ng/dL, y en los mayores de 50 años, desde 181 a 772 ng/dl. Valores por debajo de 181 ng/dl de testosterona total, acompañados de los síntomas y signos citados, sugieren deficiencia androgénica (3). Se procesaron y analizaron estadísticamente los datos obtenidos mediante el programa esta-

dístico Epi-Info®, el cual es de especial utilidad en Salud Pública ya que tiene un sistema fácil para construir bases de datos, analizarlas con las estadísticas de uso básico en epidemiología y representarlas con gráficos y mapas. RESULTADOS La muestra en estudio estuvo integrada por 100 varones que acudieron a la consulta de Urología del Hospital Central de Maracay durante el período 2010-2011, con edades comprendidas entre 41 y 83 años de edad, con una edad promedio de 60 años y desviación de 10,4. Los pacientes se dividieron en cuatro grupos etarios, el primero entre 40 y 49 años de edad (n=20), el segundo entre 50 y 59 años (n=22), el tercero de 60 a 69 años (n=37) y el cuarto de 70 o más años (n=21) (figura 1). De los 100 varones, 58 presentaron cuestionario AMS positivo (figura 2); de éstos, 57% (n=33) presentaron deficiencia parcial de andrógenos leve según el cuestionario AMS, 34% (n=20) deficiencia parcial de andrógenos moderada, y 9% (n=5) deficiencia parcial de andrógenos severa (figura 3). Dichos resultados mostraron una significancia estadística (p<0,001). El nivel sérico de testosterona fluctuó entre 4,9 ng/dL y 2.168 ng/dL. De los varones con deficiencia parcial de andrógenos, 20,6 % (12 pacientes) presentaron deficiencia parcial bioquímica de andrógenos (figura 4), nivel mínimo de testosterona 4,9 ng/dL y valor máximo de 240 ng/dL, con una media de 134,85 ng/dL.

53

Figura 1. Grupos etáreos del estudio. Años de edad

Frecuencia

Revista Urología Colombiana

de hormona Globulina Ligadora de Hormona Sexual (SHBG), que se traduce en una disminución extensa en la biodisponibilidad (libre y ligada a albúmina) de la testosterona (6).


Negrette N., Pinto U., Pinto R., Villasana P.

Figura 2. Cuestionario AMS sobre 100 pacientes.

ves (Figura 5). El nivel de testosterona mínimo de 240 ng/dL y máximo 1023 ng/dL, media de 499,3 ng/ dL. De este mismo grupo etario, sólo 5 %(1 paciente), presento deficiencia bioquímica parcial de andrógenos con un valor de 240 ng/dL(Figura 6). Figura 5. Severidad clínica de PADAM en el grupo de 40 a 40 años.

Figura 3. Frecuencia de estadios clínicos de PADAM en 58 pacientes.

Figura 6. Deficiencia parcial bioquímica de andrógenos en el grupo de 40 a 49 años (n=20).

Sociedad Colombiana de Urología

54

Figura 4. Prevalencia bioquímica de PADAM en 58 pacientes clínicamente positivos.

En el grupo de 40 a 49 años de edad, 25% (5 pacientes) presentaron Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos con cuestionario AMS positivo los cuales en su totalidad resultaron le-

Del segundo grupo, varones de 50 a 59 años de edad, 64% (14 pacientes) con PADAM según el cuestionario AMS, distribuida según su severidad clínica, así: leve y moderada en 50%(11 pacientes) y 14% (3 pacientes), respectivamente (figura 7). El nivel mínimo de testosterona fue de 61,2 ng/dL y el máximo de 2.168 ng/dL, con una media de 514,5 ng/dL. De este mismo grupo etario, 9% (2 pacientes) presentaron PADAM (figura 8), con valores de testosterona mí-


Prevalencia del síndrome de deficiencia parcial de andrógenos (padam) en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta...

nimo de 61,2 ng/dL y máximo de 167 ng/dL, media de 114,1 ng/dL.

Figura 9. Severidad clínica de PADAM en el grupo de 60 a 69 años.

Figura 7. Severidad clínica de PADAM en el grupo de 50 a 59 años.

Figura 10. Deficiencia parcial bioquímica de andrógenos en el grupo de 60 a 69 años (n=37). Figura 8. Deficiencia parcial bioquímica de andrógenos en el grupo de 50 a 59 años (n=22).

Figura 11. Severidad clínica de PADAM en el grupo mayor de 70 años.

55

Revista Urología Colombiana

Del tercer grupo, varones de 60 a 69 años de edad, 65% (24 pacientes) con PADAM según el cuestionario AMS: leve, moderada y severa en 30% (11 pacientes), 32% (12 pacientes) y 3% (1 paciente), respectivamente (figura 9); el nivel sérico de testosterona mínimo fue de 4,9 ng/dL y el máximo de 1.897 ng/dL, con una media de 497 ng/dL. De este grupo etario, 16% (6 pacientes) presentaron PADAM (figura 10), nivel de testosterona mínimo de 4,9 ng/dL y máximo de 151 ng/dL, media de 101,7 ng/dL. Del cuarto grupo, varones de 70 o más años de edad, 72% (15 pacientes) con PADAM según el cuestionario AMS, distribuida según su severidad clínica, así: leve, moderada y severa en 29% (6 pacientes), 24% (5 pacientes) y 19% (4

pacientes), respectivamente (figura 11): el nivel sérico de testosterona mínimo fue de 54 ng/dL y el máximo de 826 ng/dL, con media de 404,4 ng/dL. De este grupo etario, 14% (3 pacientes) presentaron PADAM (figura 12), nivel de testosterona mínimo de 54 ng/dL y máximo de 113 ng/dL, con media de 83,6 ng/dL.


Negrette N., Pinto U., Pinto R., Villasana P.

Figura 12. Deficiencia parcial bioquímica de andrógenos en el grupo mayor de 70 años (n=21).

tologías propias del adulto mayor. Otro de los factores que pudo haber influido es la falta de promoción que existe en el país para el programa de despistaje de cáncer de próstata, que empieza a los 45 años, y es una buena oportunidad para realizar una valoración completa del hombre que permita descartar patologías propias de la edad. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

DISCUSIÓN

Sociedad Colombiana de Urología

56

En el presente estudio se determinó una prevalencia de 12% del Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos en 100 pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta de Urología del HCM; así mismo, el diagnóstico de clínicamente positivo se presentó en 58% de los pacientes, resultado similar al obtenido por De La Cruz, Trejo en su investigación realizada en el Hospital Juárez de México (7), donde evidenciaron 34% de prevalencia y 75% de síndrome de deficiencia parcial de andrógenos de presentación clínica (7). Con respecto al grupo etario en el estudio del Hospital Juárez se observó una prevalencia de PADAM de 8,8% en varones de 40 a 50 años de edad, de 41,67% en varones de 51 a 60 años de edad y de 52,5% en varones de 61 a 70 años de edad, en comparación con 5%, 9% y 16% que se obtuvo en el presente trabajo en los mismos grupos etarios, respectivamente, además de 14% obtenido del grupo de 70 años o más (7). A pesar de que en ambos estudios se utilizó una muestra de 100 pacientes, las prevalencias de Síndrome de Deficiencia Parcial de Andrógenos fueron marcadamente distintas, con valor mucho menor en el presente estudio. Entre las hipótesis que explican estos resultados, figura la influencia ejercida por factores culturales del hombre venezolano, característicos de su idiosincrasia, que le impide acudir de manera temprana a centros de salud para detectar pa-

Se concluye que es de gran importancia determinar el valor sérico de andrógenos en el laboratorio, en especial la testosterona; no obstante, la clínica es vital en el diagnóstico de esta entidad. Es indiscutible que los resultados obtenidos corresponden, con algunas diferencias, con las cifras obtenidas en otros estudios, resultando patente que el aumento del grupo etario coincide con una disminución en los niveles de testosterona y con la signo-sintomatología observada en 12% de pacientes por encima de 40 años de la muestra estudiada, a quienes es necesario procurar un mejor confort y calidad de vida. Así mismo, en esta investigación se obtuvo una elevada sensibilidad del cuestionario AMS (100%), comparado con el valor de referencia (83%) y demostró tener una especificidad de 47%, siendo mayor que el valor de referencia (39%) cuando se cruza con pruebas bioquímicas para el diagnóstico de PADAM (5, 11). En este sentido podemos hacer las siguientes recomendaciones: Realizar estudios similares con una muestra más significativa que permitan establecer valores de prevalencia más exactos para este síndrome en la población venezolana. Realizar estudios comparativos entre los diferentes cuestionarios existentes para la determinación clínica PADAM y demostrar mediante esto cuál de ellos posee una mayor especificidad diagnóstica. Introducir modificaciones en el programa de pesquisa de cáncer de próstata; a los exámenes rutinarios para la adquisición del Certificado de Salud en las edades que abarca dicho programa, habría que añadir una evaluación clínica y la de-


Prevalencia del síndrome de deficiencia parcial de andrógenos (padam) en pacientes mayores de 40 años que acudieron a la consulta...

REFERENCIAS 1. WHO. Epidemiology and prevention of cardiovascular disease in elderly people. WHO Technical Reports. Geneva; 1995. 2. Instituto Nacional de Estadística (INE). Censo Nacional de Población y Vivienda 1990 y 2001. Disponible en: www.ine.gov.ve. Consulta: 18-02-2009. 3. Morales A, Morley J, Heaton J. The aging male: a practical approach to andropause and androgen therapy. AUA Meeting; 2000, 2001, 2002, 2003.

4. Matsumoto AM. Andropause: clinical implications of the decline in serum testosterone levels with aging in men. J Gerontol Med Sci. 2002;57A(2):M76-M99. 5. Heinemann LAJ, Zimmermann T, Vermeulen A, Thiel C. A new “Aging Male’s Symptoms” (AMS) rating scale. The Aging Male 1999;2:105-114. 6. Vermeulen A, Rubens R, Verdonck L. Testosterone secretion and metabolism in male senescence. Clin Endocrinol Metab. 1972;34:730-5. 7. De la Cruz Trejo J., Viveros Contreras C, Skromne Kadlubik G, Lugo García JA, Moreno Romero R. Síndrome de deficiencia parcial de androgenos. Rev. Mexicana de Urología 2006;66(1): 3-11. 8. Guyton y Hall. Tratado de fisiología médica. 10ª Edición. México D.F.: McGraw Hill Interamericana; 2006. p.1101-1115. 9. Wilson JO. Variaciones alrededor de la andropausia. Rev. Col Menopausia 2002;8(3):210 -216. 10. Teichman JMH. 20 problemas comunes en urología. México D.F.: El Manual Moderno; 2003. p.256-263. 11. Altman DG, Bland JM. Statistics Notes: Diagnostic tests 1: sensitivity and specificity. BMJ 1994;308:1552.

57

Revista Urología Colombiana

terminación de los niveles séricos de testosterona que permita descartar PADAM. Incorporar la realización del test diagnóstico de PADAM y la determinación de los niveles séricos de testosterona a los exámenes de rutina, en la adquisición del Certificado Médico para conducir en hombres mayores de 40 años.


padam