Page 1

Una lectura crítica sobre rol de ciudadanos

“Hay que apropiarnos del patrimonio”

La estudiante de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca hace reflexiones para conservar la riqueza patrimonial de la ciudad.

E

Detalle n El 1 de diciembre de 1999, la UNESCO declaró al Centro Histórico de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esta declaratoria se fundamenta por el patrimonio tangible y por la serie de elementos intangibles que constituyen su esencia e identidad.

l concepto de patrimonio cultural es entendido como “La herencia cultural propia del pasado de una comunidad, con la que esta vive en la actualidad y transmite a las generaciones presentes y futuras. Es el conjunto de monumentos y sitios que deben ser conservados como bienes al servicio de la humanidad porque han configurado la cultura de los diversos pueblos a lo largo de la historia”. A partir del 2003, en la Convención de la UNESCO se reconocen dos ámbitos del Patrimonio Cultural: el Patrimonio Cultural Tangible, constituido por los bienes materiales realizados por la mano del hombre y el Patrimonio Cultural Intangible, por aquella parte invisible que reside en espíritu mismo de las culturas y en la memoria colectiva. Como estudiante de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Cuenca, tras mi último año de educación cursando la opción de conservación patrimonial, he podido tener un acercamiento en este ámbito, conocer sobre el valor excepcional que posee Cuenca y dar una visión de cómo los ciudadanos ven el patrimonio y el rol que están cumpliendo los arquitectos y especialistas. He podido percibir que el no tener claro lo que es el patrimonio, el por qué Cuenca f ue declarada Patrimonio de la Humanidad ni lo que esto implica, hace que sus habitantes no nos apropiemos de lo que tenemos y no le demos el valor ni importancia que merece. Hay un reducido número de personas relacionadas con lo patrimonial y llevan adelante un trabajo poco reconocido, razón por la que la gestión del patrimonio se ha visto dificultada y sin progreso representativo. Hay, como consecuencia, un deterioro del patrimonio material que avanza con el tiempo. Además, intereses particulares echan por la borda cualquier fundamento o normativa para la conservación patrimonial, algunas intervenciones y proyectos, bajo ningún contexto respetan los estudios, violentan el patri-

monio, dejan de lado lo que representa para los ciudadanos y llegan a prevalecer las intenciones del promotor de una obra. Es pertinente un llamado a la sociedad cuencana para que tome conciencia de cómo se esta viviendo el patrimonio, que sepa que poseer un bien declarado patrimonio cultural es un privilegio en el mundo, pero que también es una gran responsabilidad. Esta recae sobre los ciudadanos, que deben conocer el valor patrimonial de su ciudad, apropiándose de él, con conciencia para aprender a conservarlo, no solo como un bien que pertenece a los cuencanos sino a toda la humanidad, asumiendo actitudes que propendan este objetivo, rigiéndose a las normativas que velan por este propósito. Recae sobre el gobierno local, que debe cuidar de la protección patrimonial, en forma efectiva y respetuosa, a fin de garantizar su conservación,

considerando a la educación como un punto de partida, desde la niñez, para formar una cultura de preservación y respeto hacia los valores patrimoniales. Es necesario saber que una ciudad es una realidad viva y dinámica, que se encuentra condicionada por actividades económicas, sociales entre otros factores que inciden en el desarrollo. Los arquitectos y especialistas son los principales protagonistas frente al del patrimonio tangible, por lo que deben saber cómo realizar una intervención, que sea una solución equilibrada entre la conservación y el desarrollo, sabiendo que conservar no es mantener una ciudad “congelada”. Las intervenciones deberán ser coherentes con el contexto, de tal manera que la arquitectura contemporánea sea un elemento renovador e integrador, que dé respuesta a los nuevos servicios y funciones que requiere el Centro Histórico, en atención a las necesidades de sus habitantes. Esperaría que estas recomendaciones sean un mensaje profundo para motivar el cambio de actitud de todos los ciudadanos y concienciar que vivimos en un espacio de valor universal excepcional, en el que se han forjado obras que nos distinguen de otros pueblos, nos dan identidad y deben conservarse para el bienestar de todos los habitantes del planeta. Aprender a amarlo para conservarlo.

Por Samaria López Delgado


2E ESPECIAL

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

El piano es su aliado para Por Jannet Alvarado Delgado

recuperar la memoria musical

C

uenca ha sido testiga de una historia en la que la música ha cruzado por los siglos. Pero, ¿cuál o cuáles han sido estas músicas, sus funciones, sus intérpretes y sus oyentes? Largas listas de personajes, estilos y obras deberían estar estudiadas, pero no es así. Pocos momentos del siglo XX y XXI se conservan en la memoria sonora colectiva, mientras que su investigación y estudio son escasos y poco especializados. ¿Qué queda de la música compuesta o interpretada en Cuenca en los siglos anteriores al XX…? ¿Dónde están las partituras que revelen la existencia de las riquezas sonoras coloniales y republicanas? Es más, ¿Quiénes se han preocupado por poner en valor la música de tradición oral, la de raigambre indígena o la llamada “música popular”? Todas estas preguntas, entre otras, me he cuestionado desde hace algún tiempo y las respuestas se han vuelto problemas a resolver. Mi conciencia sonora fue despertando desde que tengo uso de razón, porque la música me rodeaba y yo a ella. En la casa de mis padres, situada en el Centro Histórico de Cuenca, comencé con el aprendizaje del órgano y luego del piano, y no faltaban reuniones donde músicos maravillosos como los “Cuchis Ortices” entre otros, tocaban en casa con sentidas interpretaciones que hasta hoy las recuerdo. Todavía niña, tras oír y oír en vivo y en discos, música de varios estilos, desde la llamada música “clásica” hasta el jazz, pasando por la ancestral cuencana que coleccionaba mi padre, sentí la necesidad de practicar la música y estudiar académicamente su estructura, sus contextos y su técnica interpretativa. Cuenca contaba con un conservatorio. Sin embargo, con el tiempo mis expectativas de aprendizaje sobrepasaron la realidad que ofrecía la institución. Entonces se convirtió para mí en una meta adquirir un nivel pianístico, estético y musicológico que aportara a mi ciudad desde otros aprendizajes.

Educadora y compositora n Jannet Alvarado Delgado es actualmente profesora en la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, también ha dictado talleres en la Universidad del Azuay y otras instituciones. Ha compuesto obras para orquesta, para grupos de cámara, y ha realizado investigación musicológica sobre la música de la ciudad.

Pasa a la 3E


Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Descifrar el arte sonoro es el reto

Jannet Alvarado Delgado durante una clase de piano con la alumna Samantha Mora, en la facultad de Artes de la Universidad de Cuenca.

P

oco a poco, año tras año buscaba y encontraba nuevas fuentes académicas musicales que me permitirían incursionar no sólo en el piano sino en la composición y en la musicología, que en nuestro país tienen poco desarrollo y apoyo. Como consecuencia de este reducido desarrollo musicológico, en nuestra ciudad profesionales de varias áreas se animaban y se animan todavía a comentar y a hacer “crítica musical” en detrimento del público y de los mismos músicos. Se sentían y se sienten con la autoridad de opinar sin ninguna formación profesional, sino guiados por la emoción, la intuición y la lírica, como si el conocimiento del arte sonoro llegara providencialmente; como si la música solo fuera cosa de reunir sonidos, sin reparar en el rigor y el respeto que exige el analizar obras, intérpretes, estéticas, estilos, públicos, sociedades e historias. Como haciendo, más que lamentándose, se contribuye al desarrollo artístico de una ciudad, me puse a tocar mi piano con mucha dedicación y ganas para el público cuencano y de otras ciudades lejanas, compartiendo nuevos repertorios clásicos, contemporáneos y tradicionales. También me dediqué a componer obras para orquesta, para grupos de cámara, etc., y a realizar investigación musicológica sobre la música de la ciudad. Ahora veo a Cuenca como un centro importante de la cultura del país, donde se difunden todas las músicas: lo académico contemporáneo, lo clásico, diferentes ramas de lo popular, etc. Esta diversidad sonora obliga a conocer

todas las manifestaciones musicales de Cuenca para reconocer a su gente a través de ellas; pues la música es un componente cultural lleno de elementos que dan identidad y significados. Debo destacar en esta breve reseña un género musical que ha atravesado el siglo XX. Cuando llega la Navidad es imponderable su presencia en la ciudad, siendo propio de ella. Me refiero al “Tono del Niño”; los villancicos mestizos que se han desarrollado como parte de este género muestran la pentafonía andina en fusión con la tonalidad europea de una manera muy peculiar, cuencana diríamos. A los “Tonos del Niño” los he estudiado en su aspecto etnomusicológico, y ahora pretendo ir desentrañando la música anterior al siglo XX existente en conventos y archivos olvidados como ofrenda a mi ciudad. Música religiosa y profana de todos los tiempos está esperando su estudio para su integración en la historia oficial de la ciudad. A pesar de todo lo que falta por hacer por la música cuencana, ésta es valorada en el país y fuera de él por sus intérpretes y compositores. Cuando salgo de Cuenca como artista profesional para tocar el piano o para representar al Ecuador en exposiciones musicológicas, es un verdadero honor ir en nombre de mi ciudad y dar a conocer su música.

ESPECIAL 3E


4E ESPECIAL

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Una mirada a la participación política de las mujeres

El liderazgo

femenino
 se labra
 día a día

La presidenta de la Junta Parroquial de Paccha hace un recuento de la lucha femenina para participar en la vida pública. Mariana Durán, presidenta de la Junta Parroquial revisa los proyectos para la comunidad. PSR

Por Mariana Durán

L

a historia hace notar los procesos innumerables de lucha de la mujer en el mundo, en Latinoamérica y en el Ecuador por el discrimen que históricamente hemos sufrido. 
Fruto de esas luchas, en 1926 las mujeres de ese entonces conquistaron el derecho al voto universal. Sin embargo, es necesario hacer notar que Matilde Hidalgo, una ilustre lojana, fue la primera en el Ecuador y en América Latina en votar y a la “fuerza” en 1924, dos años antes de que se logre establecer este derecho en una norma. 
Ya en 1997, por primera vez en el Ecuador se establece (para mi criterio personal como discriminación positiva) la Ley de Cuotas que determinaba el 20 % de escaños para la participación femenina. Para el año 2000, con una reforma, se incrementa al 30 % de participación de la mujer, incluida la alternabilidad, y se dispone que sea progresiva hasta llegar al 50 por ciento, e igual participación entre hombres y mujeres. En la Constitución del año 2008 se ratifica esta lucha lograda a través de cientos de procesos en el mundo, como principio de rango constitucional los de paridad, alternabilidad y equidad entre hombres y mujeres en su artículo 116 en la conformación de listas para votación popular.
La realidad en el Ecuador sobre la participación de la mujer es cuestión de profundo análisis. De manera breve y sin temor a equivocarme debo anotar que no es “efectiva”. Continuamos en muchos casos “rellenando” la legalidad exigida solo desde el segundo escaño en la mayoría de listas.
Todavía no hay plena confianza para dar el voto por una mujer, de la que no conocemos el esfuerzo y los tabúes que habrá tenido que romper para llegar a captar un espacio o escaño en tal o cual lista a ser sometida a la voluntad popular. 
En estos espacios aún sigue esta

lucha silenciosa de la mujer campesina, que hoy por hoy está causando una dicotomía y el despertar abrumador de la sociedad femenina, cargada de tristezas y miedos por el machismo marcado en estos lugares. 
En muchos casos aquello es el resultado del desconocimiento, la inequidad y pobreza que resultan de una vida llena de hostilidades para una mujer que ha nacido en el campo, que siendo hermoso y amplio por sus paisajes, es triste y difícil.
Todo esto hace que siga siendo, en determinadas circunstancias, muy difícil incursionar y dedicarse a trabajar en los espacios políticos logrados, sencillamente por la falta de tiempo y apoyo. 
A esto se suman las dificultades económicas, y en la ruralidad, además las grandes distancias para llegar a los espacios de preparación, organización y participación activa de la vida pública, y la discriminación por la procedencia.
Lo narrado conlleva a una reflexión: ¿Es suficiente establecer los resultados de nuestras luchas y conquistas en normas? Sin duda, la respuesta de cientos de mujeres y hombres es ¡No…! 
Por tanto, es necesario seguir día a día buscando espacios para que los hijos, los esposos y esposas, los padres y madres, y demás miembros de la sociedad, no miren todavía a las mujeres como “seres extraños”, que con muchas dificultades han logrado llegar a espacios de administración pública, ya sea por elección popular y otras por designación.
La participación de la mujer se debe a su esfuerzo adicional que tiene que dar día a día para lograr incursionar en la vida pública o política, pero se ve marcada por el rechazo desde el hogar, la incomprensión de los esposos y demás familiares, dando como resultado la multiplicidad de actividades, esto es, ser mujer, madre, esposa, hija, profesional, campesina dedicada a la tierra y al cultivo. 


Un instante para la reflexión n Hoy es Tres de Noviembre, conmemoración de la independencia de nuestra Cuenca. Es, sin duda, día de regocijo. 
Sin embargo, estimados lectores, les invito además a reflexionar respecto de la mujer y el hombre, de la realidad social en la que nos desenvolvemos. Invito a pensar en una sociedad integradora y de conjunto entre el campo y la ciudad, en éste pequeño espacio del Ecuador, que siendo Patrimonio Cultural de la Humanidad, conocida como la Atenas del Ecuador, en sus entrañas aún hay una serie de tabúes, muchos de ellos cargados de religiosidad, que no nos permite ser libres y abrirnos a una nueva era, aquella en donde el hombre, la mujer, sin distinción de color, de lugar de procedencia, género, o por el patrimonio que posea, aceptarnos que somos seres inteligentes y que podemos aportar desde diferentes espacios a crecer juntos.
Ser personas todas y cada uno dignos de admiración en una Cuenca grande de corazón y razón; llena de conciencia y armonía con familias felices integradas en todo capaces de cruzar esa montaña imaginaria que aún nos divide.


Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Inés les dio un giro radical a su barrio “Cuando me eligieron presidenta me pregunté por qué a mí, pero con el apoyo de vecinos hemos cumplidos los proyectos”. Por Inés Argudo

P

ara una mujer, es quizá más difícil y comprometido asumir un rol protagónico en el crecimiento y desarrollo comunitario. La razón consiste en las múltiples funciones que desarrollamos. Estamos como madres, amas de casa, esposas; o, en algún momento, desempeñando varias funciones al mismo tiempo. En mi caso, he tenido que sortear esas trabas impuestas por la sociedad y el destino, que han marcado una ruta que demanda un espíritu de fuerza y dedicación. Creo haber cumplido con todas esas funciones. Lo he hecho bien y por ello me siento satisfecha por haber logrado un desempeño que ha posibilitado la felicidad de mis hijos y de las personas a quienes desde nuestros ángulos hemos podido dar amistad y cariño. Soy presidenta de mi barrio por dos periodos consecutivos. El día en que me eligieron me preguntada ¿por qué a mí?. Está actividad me resultaba ciertamente extraña. Nunca antes experimenté una función de representación con la responsabilidad que de ello deriva; pero acepté el reto, confiando en mis propias capacidades e iniciativas y, sobre todo, el apoyo que iba a recibir el vecindario para trabajar pensando en el desarrollo comunitario. Enseguida sentí el apoyo de los integrantes de la directiva, que en un inicio la conformamos solamente mujeres. Las prioridades fueron las obras básicas para el barrio como son la salud, vialidad, infraestructura. Conseguimos plasmar los objetivos casi en su totalidad en el primer período. Se construyó la casa comunal, que es la mejor y más grande obra en la ciudad de Cuenca, el pavimento en las vías, y ganamos en el 2009 el concurso de

Inés Argudo camina en el ingreso al barrio Llacta-Huasi 2 del cual ha sido presidenta por dos períodos. PSR

“Engalanemos nuestro barrio”. En la actualidad, es un barrio que bien podría confundirse con las grandes urbanizaciones privadas que existen en nuestro medio, gracias a la gente con visión de trabajo, progreso, y sobre todo las buenas relaciones que hay entre todos los vecinos. Ser dirigente ha sido una experiencia muy significativa que ha marcado mi vida, y una oportunidad para encaminar mi trabajo hacia todos los barios de Cuenca. Un mensaje para todas las mujeres: Siempre luchemos por lo que queremos y lo que nos hace sentir bien. Lo podemos conseguir con esfuerzo tenacidad constancia perseverancia y, sobre todo, con corazón.

CMYK

ESPECIAL 5E


CMYK

8E especial

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Betty Ortiz tiene bajo su responsabilidad el desarrollo y mantenimiento la tradicional marca “Café Cubanito”.

D

La empresaria Betty Ortiz recorre el local de Superstock ubicado en la parroqua Yanuncay.

es algo que lleva en la sangre

Texto: Betty Ortiz Fotos: Franco Salinas

La vision empresarial

esde mi infancia incursioné en el ámbito de los negocios; con el apoyo y ejemplo de mis padres logré desarrollar mis cualidades empresariales y de liderazgo, hasta que en el año 1992 surgió la idea de la creación de una empresa dedicada a la importación y distribución de productos de consumo masivo, que se destaque por ofrecer productos de alta calidad. El inicio originalmente fue como un pequeño negocio comercial de barrio, ubicado frente al tradicional mercado de la ciudad de Cuenca, el mercado “10 de Agosto”, manejado por Don Gerardo Ortiz Peralta y Doña Carmen Cornejo de Ortiz, los cuales hicieron de la pequeña tienda un almacén de productos alimenticios ya de mejor imagen y con una misión de progreso y mayor proyección, pero aún conservando la atención y venta directa al público. En el año de 1982 contraje matrimonio con Jacinto Jácome Marín, quien ha sido un pilar importante y fundamental en el éxito de mi vida empresarial conjuntamente con mi hija María José Jácome Ortiz. De esta feliz unión y con un inmenso deseo de renovación y grandes proyectos empieza una transformación, convirtiéndose nuestra empresa como lo es a la fecha pionera e innovadora en la importación de productos de consumo en el hogar de países lejanos como China, Tailandia, India e inicialmente de países como Estados Unidos, Chile, España, Italia, Brasil y Colombia; dichas relaciones comerciales se han podido consolidar, desarrollar e impulsar con éxito, gracias al esfuerzo mancomunado de todos estos años de trabajo lo cual nos ha permitido generar el buen nombre y prestigio de la empresa tanto en proveedores nacionales, internacionales y clientes. Hemos logrado la creación de fuentes de trabajo, desarrollo de profesionales, y permitir el sustento diario para muchas familias y apoyo a grupos vulnerables de la sociedad. Debe agradecer el apoyo incondicional de mi esposo y de mi hija que han sido los que indiscutiblemente han unido esfuerzos para lograr el prestigio actual de la Compañía. Bajo mi responsabilidad quedó el desarrollo y mantenimiento de una marca líder y tradicional como es “Café Cubanito” originalmente creada por mi padre y con la cual partiendo de Cuenca se ha convertido en la marca de referencia de café de calidad en el Ecuador cuidando siempre de implementar maquinaria y tecnología avanzada. Además mi labor diaria en el desarrollo de nuestro supermercado Superstock cuya misión es satisfacer las necesidades más especiales de nuestros clientes.


ESPECIAL 9E

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Dedicación, disciplina y perseverancia son sus lemas

Tania deja su sello en cada diseño

La diseñadora Tania Francisca Tapia coloca una de sus creaciones a Madeleine Hollaender, una de sus clientes.

La calidad de sus trabajos le permitieron a Tania Francisca Tapia diseñe una colección de joyas para 10 candidatas a Miss Universo 2004 Por. Tania Francisca Tapia Figueroa

D

esde niña fui independiente y creativa con la idea de tener mi propia empresa, viajar por el mundo como embajadora del país, mostrando un producto con un lenguaje propio y autónomo, inspirada en la naturaleza, logrando la excelencia. La dedicación, disciplina y perseverancia me han llevado a ser diseñadora de objetos, tras graduarme en la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay (UDA). El acercamiento a la joyería durante mi formación me llevó a dedicarme al diseño y producción de joyas con todo el sopor te tecnológ ico. Perfeccionando mis conocimientos en técnicas ancestrales como repujado, ci ncelado, esma lt ado a l horno, con los mejores artistas europeos como es Laura Cretara, la famosa diseñadora italiana, autora de tantos celebres diseños. En el año 1999 cree mi propia empresa llamada “Tania Francisca

Arte y Diseño”, con el propósito de investigar, resignificar, identificándose con un escenario de creación de lenguajes propios y autónomos de innovación, conformando una propuesta única y totalmente innovadora de diseño de joyas de autor con una mirada global y contemporánea. El objetivo es trasmitir parte de nuestra cultura; contribuyendo a una continua transformación del diseño de joyas con ideas diferentes, innovadoras con calidad. Considero que “Tania Francisca Arte y Diseño” es una marca con garantía, en donde cada una de las creaciones representa una historia, un momento, una emoción. Para mi empresa, el trabajo de diseñar nuevas posibilidades de innovación, en un mundo que se renueva día a día produciendo joyas únicas o colecciones. Cada joya que se diseña y se construye es un testimonio, es una

La calidad de los trabajos elaborados por la diseñadora han merecido reconociemiento internacional

lectura, es parte de la vida y la cultura. La calidad que he conseguido dar a mi trabajo me ha permitido participar en ferias y exposiciones dentro y fuera del país como: Washington DC, en los salones de la Embajada del Ecuador. (14 de octubre del 2001). Además diseñe una colección de joyas para 10 candidatas a Miss Universo Ecuador 2004. Por el creciente interés en el contexto social de encontrar objetos con diseño exclusivo con identidad

En 1999 creó su propia empresa llamada “Tania Francisca Arte y Diseño” con el objetivo de trasmitir parte de la cultura local.

se abre un nuevo espacio en la joyería contemporánea. Por esta necesidad del mercado, usuario y consumidor se realizan pasantías con los estudiantes de la Facultad de Diseño de la Universidad del Azuay (UDA) en el taller de mi empresa con una practica que sintetiza el plano de lo científico y lo creativo, comprendiendo la significación y lógica de una operatoria en el diseño, mas allá de los modelos preestablecidos entendiendo la importancia de los cambios, las

tendencias dentro de una sociedad globalizada. La practica hace que el estudiante conozca y explore tecnologías básicas, cultive la capacidad creativa y a través de ejercicios donde interactúan la percepción la interpretación y la material ización, desarrolle el comienzo de una carrera de especialización en diseño de joyas. Esta apertura a las nuevas generaciones constituye el pago de lo que la vida y la ciudad donde nací me han dado.


10E especial

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

El cariño por la ciudad es mayor cuando se está lejos Verónica León, comunicadora social, se especializa actualmente en Buenos Aires, Argentina, en asesoría de imagen.

Junto a su esposo e hijo comparten una tarde de esparcimiento en Buenos Aires.

Orgullosa de su profesión, Verónica nunca imaginó trabajar en el mundo de la belleza.

H

oy en día, las mujeres, en su mayoría somos profesionales y generadoras de ingresos económicos; pero se ve la necesidad de independizarnos laboralmente con el propósito de compatibilizar nuestro rol y tiempo en el ámbito familiar y en lo profesional. En lo personal, finalice gracias al gran esfuerzo de mis padres la carrera de Comunicación Social en la Universidad del Azuay, posteriormente tuve la oportunidad de cursar en Argentina una Maestría en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones. Paralelamente, y tomándolo como “hobby”, me capacité en maquillaje social, artístico profesional, asesoría de imagen y también Cosmetología y Estética (a nivel básico). La verdad, nunca pensé trabajar en el mundo de la belleza, pero el tiempo me fue dando pautas para hacerlo. Hace un año, decidimos con mi esposo retornar a Buenos Aires, donde actualmente él hace un postgrado en Televisión Digital; en mi caso vine con miras a especializarme en asesoría de imagen, belleza integral y producción de modas y desfiles. Mi trabajo me apasiona. Considero que la verdadera belleza es la que no se pesa, ni se mide, la que no utiliza cremas, ni maquillaje. Este tipo de belleza, es nutrir el corazón, el alma y obtener una riqueza espiritual, que no tiene punto de comparación ni con la mayor esbeltez física que pueda poseer una mujer. Con respecto a estar lejos del país, representa sacrificio, la distancia es dura. Buenos Aires es una hermosa ciudad, en donde casi todo es moderno. Esta metrópoli tiene universidades muy destacadas, cuya oferta académica es diversa. Así mismo la tecnología avanza a pasos agigantados. Pero también hay desventajas como vivir con una gran inestabilidad económica. Los precios varían de la noche a la mañana e ignoramos a qué atenernos. Con respecto al dólar (cambio formal) la relación que existe frente al peso es de un 4.5 a 1, que parecería beneficiarnos, pero es todo lo contrario, hay que subsistir con muchas restricciones. El costo de vida en este país es alto y como resultado

La cuencana Verónica León actualmente se especializa en asesoria de imagen en Argentina.

de esto, la delincuencia e inseguridad se incrementan cada día más. En Buenos Aires hay varios cuencanos estudiando. Solemos reunirnos y al platicar extrañamos a nuestros seres queridos, nuestra cultura, en suma, a nuestra Cuenca, su comida típica, sus costumbres. A veces uno sueña con vivir en una ciudad cosmopolita, en un mundo moderno, pero al palpar en carne propia, uno abre los ojos y se encuentra con la realidad, de que ninguna ciudad en el mundo, por mas

innovadora y grande que sea, puede compararse al hermoso tesoro que tenemos con gente solidaria, con atributos tan valiosos, como el apego a la familia y la gran calidez humana que caracteriza a los cuencanos. Hoy más que nunca, soy orgullosa de la tierra donde nací.

Texto y fotos : Verónica León Desde Argentina


especial 11e

Cuenca, sábado 3 de noviembre de 2012 • www.elmercurio.com.ec

Resaltar la belleza es la misión de Brigitte La cosmetología fue una actividad poco conocida en el medio hasta 1987, Brigitte Goercke de Salazar la ha fomentado.

La cosmetóloga cuencana fue la pionera en traer el bronceado con aerógrafo. PSR

Recomendaciones y propósitos de la mujer profesional

Por Brigitte Goercke de Salazar

H

ace 24 años tuve la oportunidad de estudiar y especializarme en el área de la cosmetolog ía en l a ciudad de Madrid, España. Siempre fue un campo muy interesante para el bienestar de la mujer, y porque no decirlo, también para los hombres. Cuando regresé al país en el año de 1987 la cosmetología no estaba difundida, tampoco había la información suficiente y exigencia que existe hoy en día. En realidad fue un reto poner en conocimiento y promover la necesidad que significa el bienestar, el cuidado y la limpieza de la piel para la imagen personal de la mujer. En esa época éramos tres profesionales las que nos dedicábamos a esta rama de la Belleza. Además no había los equipos y productos profesionales para trabajar, por lo que tuve que traerlos del exterior para realizar un trabajo con profesionalismo. Uno de los campos de mayor demanda era la depilación, que en ese tiempo se realizaba con cera reusable. Traje el sistema de depilación con cera desechable, que fue un éxito, ya que la higiene era 100 % segura. Actualmente ya se realizan técnicas de depilación definitiva. Cuando comenzó el auge de la Cirugía Estética hace más de 20 años, la cosmetóloga estaba muy ligada en trabajar con los cirujanos plásticos. Tuve la oportunidad de prestar mis servicios con los cirujanos de mayor prestigio en Cuenca y de otras ciudades. Con los estudios que realicé, he tenido la oportunidad de atender a las pacientes con profesionalis-

Como cosmetóloga profesional recomiendo a las personas acudir a centros calificados, que no sean empíricos, ya que existe una gran cantidad de lugares donde no tienen la suficiente preparación, donde hacen malos diagnósticos y, por ende, malos tratamientos. El compromiso que como cuencana asumo en esta fecha en la que se recuerda el aniversario de la Independencia de la ciudad es el de seguir preparándome, aprendiendo nuevas técnicas y tratamientos para, desde mi lugar de trabajo, dar lo mejor a los demás y dejar un sello de identidad personal que sea luego recordado por las nuevas generaciones. Considero que el hecho de hacer que una persona, sea hombre o mujer se vea y se sienta bien consigo mismo es mi principal aporte, pues tengo la certeza que esas personas, a su vez, seguras de su imagen, darán lo mejor de sí a la sociedad.

Brigitte Goercke de Salazar realiza un tratamiento de belleza a una cliente. PSR

mo ya que no había personal capacitado en el “Drenaje Linfático”. Fui la pionera en traer el bronceado con aerógrafo, que es una técnica muy cómoda y saludable ante los dañinos rayos del sol, para vernos bronceadas en 10 minutos, lo que hace que la persona luzca con un color bonito, sobrio y elegante. Recuerdo que hace tantos años atrás y en el tiempo de nuestras mamás no había la exigencia social que existe ahora.

Tengo en mi mente haberlas visto que dormían con los ruleros puestos y un pañuelo. Para asistir a un compromiso nosotras mismas nos maquillábamos, nos hacíamos la toca y hasta nos alisábamos el cabello con la plancha común. No se acostumbraba pedicura ni manicura. Hoy en día existen profesionales que satisfacen estas necesidades propias de una ciudad como Cuenca que cada día avanza en su desarrollo y modernidad con paso firme.

Tras una especialización en España retornó al país en 1987 cuando la cosmetología no estaba difundida.


sus

12E saludo

Cuenca, sรกbado 3 de noviembre de 2012 โ€ข www.elmercurio.com.ec

Suplemento 03 Noviembre 2012 (E)  

Suplemento parte D

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you