Page 17

SALUD financiera

El doctor Es mi amigo

Dilemas De Dinero Las situaciones incómodas, cuando involucran dinero, son doblemente incómodas. He aquí cómo resolver estos escenarios comunes con gracia y dignidad. Sharon Rapoport

32

SALUD Global

dilema “Mi amigo es contador/ médico/ diseñador de interiores/ abogado, y quiero pedirle su opinión profesional. ¿Debo pagarle por ello?”. respuesta Sí. Aunque su amigo sea generoso con sus consejos, dentro y fuera del trabajo, si se acerca a pedírselos, hágalo con el plan de pagar. Evite abordarlo en reuniones o fines de semana y si lo hace, aclare que durante la semana pasará al consultorio u oficina para una evaluación completa –implicando que ahí saldará la cuenta–. Si se trata de un proyecto largo, por ejemplo, una remodelación, pídale lo mismo que a cualquier otro profesionista: una cotización, contrato, fechas de entrega bien especificadas. De esa manera no habrá sorpresas y la decisión de hacerle un descuento o trabajar pro bono queda en manos del amigo. Evidentemente, si tiene alguna consideración especial, mándele un regalo o invítelo a cenar.

Establezca límites claros en préstamos familiares

Si una pregunta financiera te incomoda, no debes contestar

prEguntas inapropiadas dilema Una amiga o conocida le pregunta cuánto le costó su casa, bolsa o coche y piensa que no es asunto suyo. respuesta No está obligada a contestar. Si una pregunta le incomoda, es señal de que no es apropiada. Tiene varias opciones: a) Cambiar de tema b) Fingir demencia c) Responder: “Probablemente demasiado. Pero estamos contentos con la casa”

ofrEcEr apoyo En una mala situación

sus amigos sE cruzan la callE cuando la vEn

dilema “Mi amiga perdió hace poco el empleo y deseo ayudarla, pero no quiero hacerla sentir incómoda”. respuesta Si quiere ayudar a algún amigo o familiar que esté pasando un mal momento, ofrézcale remuneración a cambio de algún servicio. Dígale: “Sabes que en las tardes trabajo y me serviría mucho si me ayudaras llevando a los chicos a sus clases mientras encuentras empleo. Estoy dispuesta a pagarte”, o “ahora que tienes un poco de tiempo, ¿me puedes ayudar a poner al día mi contabilidad? Dime cuánto me cobrarías”.

dilema “Soy apasionada de varias causas y pido donativos con cierta frecuencia. Mis amigos están comenzando a cruzar la calle cuando me ven” respuesta Puede acercarse a la familia para todo evento de recaudación. Pero si hace peticiones más de dos veces por año, es preferible que les mande un e-mail preguntándoles qué causas prefieren apoyar. En cuanto a amigos, ahorre sus cartuchos. A su amiga que adora el arte, pídale un donativo para el museo. Tendrá mejores resultados y conservará amistades.

SALUD Global

33

Salud Global - Mayo / Junio 2014