Issuu on Google+

El

descubrimiento de la estructura del ADN, a mediados del siglo XX, ha permitido entender como toda la diversidad de vida que puebla la Tierra tiene un origen común. En los primeros siglos toda esa información sobre la genética estaba basada en leyendas o por cuentos que se transmitían de generación en generación. Por ejemplo que si las mujeres embarazadas salían cuando había eclipse lunar, los niños nacían con labio, paladar hendido, por misionar alguno. Las referencias a la genética se remontaban a los tiempos bíblicos. Según el Génesis, Jacob utilizaba un método para hacer que sus ovejas y sus cabras parieran crías moteadas y manchadas. El procedimiento consistía en que engendraran frente a estacas con tiras de corteza pelada que lucían un moteado similar. Las observaciones de Aristóteles le llevaron a la conclusión de que las contribuciones del macho y de la hembra a su descendencia no eran iguales. Ambas contribuciones diferían cualitativamente: la hembra aportaba la “materia” y el macho dotaba de “movimiento”, a esta teoría se le conoce como TELEGONIA. http://www.galileog.com/ciencia/ biologia/adn/adn1.htm Mayor trascendencia tenía la hipótesis del botánico ingles

Nehemiah Grew, según la cual las plantas y los animales eran creaciones de la misma inteligencia. Fue hasta la investigación de Carl Von Linneo de los Híbridos cuando se modifico el campo de las especulaciones sobre el material genético. Se planteaban diferentes preguntas, que desde mi punto de vista nos seguimos cuestionando como: ¿Cómo era posible que de los mismos padres surgieran hijos diferentes? ¿Cómo podía darse la circunstancia de que se observaran en las descendencias características que no eran de los progenitores, sino de antepasados?

Tiempo después aparece la revista Nature, un artículo donde Watson y Crick, que narraban el descubrimiento de que habían realizado, el cual comenzaba con estas palabras: “Deseamos sugerir una estructura para la sal del ácido desoxirribonucleico (ADN). Esta estructura posee nuevas características que son de considerable interés biológico” (1953). Eligiendo los datos más relevantes de un cúmulo de información y realizando con

recortes de cartón y alambre, un modelo de la estructura de doble hélice de la molécula de ADN y formularon los principio de almacenamiento y transmisión de la información hereditaria. Esto les valió el premio Nobel que compartieron con MHF Wilkins.

A partir de ese momento se entendió que cada ser vivo es una secuencia única de acontecimientos que se han sucedido uno tras otro a través de los siglos. Toda esa información está contenida en cada una de las células que nos conforman, concretamente en el núcleo, el cual tiene la capacidad de autoreplicar esa información. En algún momento el proceso de replicación cometia errores y la molécula resultante difería, así fueron surgiendo multitud de variantes, lo que ha permitido que las especies se adapten, mejoren o desaparezcan1 .

1

Paul Strathern. Crick, Watson y el ADN. Siglo XXI editores. México D.F. 1999. E duardo G hershman, C arac terís tic ad de ADN . 1 .1 .2006 .


DNA. Información genética