Page 1

SEVILLA, 4 DE ABRIL DE 2010

LA LIGA DE 1946, MAS DE MEDIO SIGLO DESPUES 31 de marzo de 1946. El Sevilla empataba aquel domingo en Las Corts ante el Barcelona y conquistaba brillantemente el título de Campeón Nacional de Liga. Se cumplió el pasado miércoles 64 años de aquella gesta que Sevilla celebró por todo lo alto

EL EQUIPO

EL SEVILLA CAMPEON DE LIGA

BUSTO, CAPITAN

FOTOS: ARCHIVO SFC/AGUSTÍN RODRÍGUEZ

LOS CAMPEONES

RECIBIENDO EL TROFEO DE LIGA

EL AUTOBUS DEL CAMPEON

ARZA, EN UNA JUGADA

Lidia Cárdenas ace 64 años, el Sevilla FC se hacía con el único campeonato de Liga que luce en sus vitrinas. Una gesta que maravilló a propios y extraños y por la que Sevilla entenra se echó a la calle. Hoy, 64 años después, aún no se ha conseguido levantar de nuevo aquel título, aunque merecido queda este homenaje a aquellos valientes que plantaron cara a un FC Barcelona imparable. Busto, el guardián de Nervión, y Juanito Arza, son dos de los artífices y los únicos supervivientes de aquella gesta.

H

LA TEMPORADA Después de una campaña 44/45 desoladora, en la que el Sevilla FC acabó el campeonato doméstico en la décima posición, poco o nada hacía presagiar lo que, un año después, se viviría en la capital hispalense. La llegada de Ramón Encinas y la vuelta de Juan Araujo serían dos hechos decisivos y muy esperanzadores. Tanto que devolvieron la ilusión a una afición que no vio perder a su equipo hasta la décima jornada, tras acumular cinco victorias y cuatro empates. Arza, Araujo y Campos atemorizaban a sus rivales, convirtiéndose en los máximos artífices del gol. Bajo el mismo son se llegaba a un ocaso de la temporada en la que el equipo nervionense había cosechado 14 victorias, siete empates y sólo cuatro derrotas. FINAL EN LAS CORTS Con estos números se llegaba al último encuentro liguero en el campo catalán. EL Sevilla FC, líder con 35 puntos visitaba al un FC Barcelona que le seguía muy de cerca, segundo con 34. La

suerte estaba echada. Un simple empate haría las delicias del equipo de Ramón Encinas. Una derrota, sin embargo, acabaría con las ilusiones creadas a lo largo de la temporada. Al todo o nada, los sevillistas se armaron de valor ante una grada abarrotada de público. Eso sí, siempre con el apoyo de los suyos, ya que, a pesar de que eran otros tiempos, en torno al medio millar de sevillistas acudieron a la capital catalana para presenciar el encuentro. El Sevilla FC saltó al campo de Las Corts con Busto en portería, Joaquín y Villalonga por delante; Alconero, Antúnez y Eguiluz en el centro del campo, y López, Arza, Araujo, Herrera y Campos en la delantera. Y tanto fue el arrojo con el que salieron del vestuario, que tan sólo debieron pasar siete minutos para encarrilar este difícil encuentro. A pase del capitán López, Araujo envió de cabeza el balón al fondo de la red. Velasco, lento en sus reflejos, no pudo evitar el tanto nervionense. Silencio sepulcral en la grada, donde, claro está, sólo se hizo notar el sevillismo. Con este resultado se llegaría al descanso, tras el que el conjunto local se lanzó en tromba a la meta de Busto. Producto de ello llegaría el tanto de Bravo en el minuto 63. A partir de ahí se incrementó el sufrimiento para los jugadores y aficionados sevillistas, convirtiéndose el meta nervionense en el máximo artífice del empate. Un partido que se tornó interminable y al que Pedro Escartín, colegiado del mismo, no dudó en sumarle hasta cinco minutos de añadido. Con el pitido final, la euforia se desató sobre el césped de Las Corts, donde los sevillistas celebraron, o mejor dicho, comenzaron a celebrar, su primer campeonato liguero.

20

LOS FESTEJOS Y así fue. Comenzaron tan sólo, porque a este glorioso empate le siguieron unos días de fiesta y celebración inéditos hasta la fecha. Desde Barcelona a Sevilla compaginando tren y autobús, la escuadra de Encinas no pisó tierra hispalense hasta el miércoles después del partido. Lo que no quitó que se aplazase la fiesta. Cuentan los cronistas de la época que, a su paso por Madrid, el cantar de los sevillistas era el siguiente: “En la final de Liga de este año. En un encuentro lleno de emoción. Y en un segundo tiempo de coraje, logró el Sevilla ser el campeón”. Entretanto, Sevilla ardía en fiestas a la espera de la llegada de los flamantes campeones. Tras abandonar el tren en Córdoba, y almorzar en la ciudad mozárabe, los sevillistas reanudaron su camino en autobús hacia la capital hispalense, a donde llegarían no sin antes realizar diferentes paradas en localidades cercanas como Écija, Carmona, El Viso, Mairena y Alcalá de Guadaíra. A su llegada a la capital, el alcalde, el Duque de Alcalá de los Gazules, abrió las puertas del Ayuntamiento para recibirles con honores, haciéndoles entrega a cada jugador y técnico de varios regalos, entre ellos un reloj de oro con el escudo de la ciudad y una cartera de piel con mil pesetas en su interior, cantidad que se sumó a las cinco mil pesetas concedidas por el presidente sevillista, el Marqués de Contadero, por la consecución del título. Hasta su casa-palacio se desplazó la comitiva tras ser recibidos con honores por la población sevillana, donde celebraron el título de Liga en la más estricta intimidad.


SEVILLA, 4 DE ABRIL DE 2010

UN ARBITRO NADA CONVENCIONAL edro Escartín Morán (1902 - 1981) fue el encargado de arbitral aquel Barcelona-Sevilla en Las Corts. Un colegiado nada habitual, ya que, fue jugador y, tras colgar el silbato, entrenador de fútbol español, periodista y escritor. Nacido en Madrid, Escartín fue la joven promesa de la Real Sociedad Gimnástica Española, teniendo que abandonar los terrenos de juego dad una enfermedad pleural. Comenzó entonces a arbitrar partidos oficiales, participando en su primer choque internacional durante los Juegos Olímpicos de 1928. Participó también en la Copa del Mundo de 1934, siendo el primer árbitro español que participa en un mundial. Llegó así a ser uno de los más prestigiosos árbitros en España y en Europa en los años 30 y 40, retirándose en 1948. Ingresó como miembro del comité disciplinario de la FIFA en 1940, donde permaneció 27 años. También fue presidente del Colegio Nacional de Árbitros de España de 1952 a 1961. Tras todo ello, sucedió a Ricardo Zamora en el banquillo

P

TODO ALABANZAS EN LOS PERIODICOS DE LA EPOCA Con crónicas redactadas por teléfono y con el estilo periodístico de entonces, los tabloides de mediados del siglo XX dedicaron páginas y páginas a la hazaña sevillista l martes 3 de abril de 1946, ABC abría su portadilla de Deportes con el siguiente titular: “¡EL SEVILLA, CAMPEÓN!” y añadía: “EN BRILLANTÍSIMO PARTIDO, CON CARACTERÍSTICAS DE FINAL, JUGADO EN TERRENO DEL ADVERSARIO, EL SEVILLA CF LOGRA EL CAMPEONATO DE LA PRIMERA DIVISIÓN DE LA LIGA, AL EMPATAR A UN TANTO CON EL BARCELONA CF”. Con estas palabras, Andalucía obtenía la información que, dos días antes, la radio había tenido pegada a los transistores a toda España. Sería ésta la primera retransmisión en directo que realizó de un partido de fútbol la veterana emisora Radio Sevilla. Hasta entonces, tan sólo un bar del Prado de San Sebastián colocaba, con cierto retraso, los resultados de la jornada liguera en una pizarra. Informaciones que, por entonces, los medios escritos reflejaban de la misma forma, con el retraso propio de los medios con los que se contaba. Así fue como, el martes siguiente al victorioso domingo, hasta cinco páginas dedicó ABC en su edición andaluza al Sevilla CF y su partido en Las Corts. “Once muchachos decididos, sin más cobertura que el escudo de la ciudad, han sabido conquistar para Sevilla el título de campeones de Liga, reservado tan sólo a escasos elegidos del destino”. Así comenzaba una extensa crónica que se hacía eco, no sólo de lo acontecido en el propio partido, sino también de miles de anécdotas y curiosidades dignas de mención. Tras deshacerse en elogios con el equipo y su entrenador, F. de A. Garrigos, autor del texto publicado, califica de “viril y voluntariosa” la actuación sevillista ante el Barcelona, destacando la actuación de dos hombres, Busto y Arza, quien, “como si tuviese el don de la ubicuidad, prestó un eficaz apoyo a sus medios, impulsó la delantera y todavía se bastó para acudir a los remates

E

en el momento oportuno”. Se destaca, como en el resto de tabloides, el gran “sacrificio personal de todos en aras del éxito colectivo”; así como dedica un apartado especial a Campanal, quien no participó en la gesta: “Cuatro puros y medio paquete de ‘Lucky’ quemó Campanal viendo el partido (...) quien salió disparado hacia el centro del terreno para unirse a todos sus compañeros”. Relata, además, la alegría del equipo durante el trayecto de vuelta al hotel donde “se entonó una seguidilla con mucha gracia: El Sevilla es un equipo de muchísimo salero, porque tiene de presidente al Marqués de Contadero. Su autor, Villalonga, reclamó inmediatamente un aumento en la primea de campeones”, escribe. También el mismo martes, ABC recoge la multitud de telegramas recibidos en la “secretaría del club”, haciéndose eco de forma íntegra del enviado por el alcalde de la ciudad, duque de Alcalá de los Gazules: “Nombre de la ciudad envío cordial felicitación que ruego haga extensiva entrenador y jugadores. Que son sus esfuerzos consiguieron máximo galardón para Sevilla. Salúdale. Rafael Medina. Alcalde”. Junto a éste, llegaron miles, incluso de Lisboa, firmado por el Os Belenense, así como el firmado por “un bético” que culmina: “Viva Sevilla”. Como éstas decenas de páginas se sucedieron a lo largo de la semana, haciéndose eco de las declaraciones de los protagonistas, las sucesivas felicitaciones, el viaje de la expedición sevillista hasta llegar a la capital andaluza, los actos posteriores... Y una portada, de ABC, del día 6 de abril de 1946, donde, sobre la fotografía del once de aquel domingo día 31, reza: “TRIUNFO DEPORTIVO DE SEVILLA”.

LOS RESULTADOS DEL SEVILLA. TEMPORADA 45-46 Jornada Jornada Jornada Jornada Jornada Jornada Jornada Jornada Jornada

1. Hércules 1-2 Sevilla Jornada 2. Sevilla 3-3 Celta Jornada 3. Castellón 2-2 Sevilla 4. Sevilla 2-1 R.Madrid Jornada 5. Sevilla 3-2 Sporting Jornada 6. Español 1-1 Sevilla 7. Sevilla 4-2 Alcoyano Jornada 8. At.Aviación 1-1 Sevilla Jornada 9. Sevilla 4-2 Athletic 10. Valencia 1-0 Sevilla Jornada 11. Sevilla 3-1 R.Murcia Jornada 12. R.Oviedo 1-1 Sevilla 13. Sevilla 2-3 Barcelona Jornada 14. Sevilla 2-1 Hércules Jornada 15. Celta 4-0 Sevilla 16. Sevilla 3-2 Castellón Jornada 17. R.Madrid 1-1 Sevilla Jornada 18. Sporting 1-2 Sevilla 19. Sevilla 1-0 Español Jornada 20. Alcoyano 1-2 Sevilla Jornada 21. Sevilla 3-0 At.Aviación 22. Athletic 4-3 Sevilla Jornada 23. Sevilla 3-0 Valencia Jornada 24. R.Murcia 1-1 Sevilla 25. Sevilla 3-0 R.Oviedo Jornada 26. Barcelona 1-1 Sevilla

21

de la selección nacional en 1952, cargo que volvió a ocupar en 1961 con el objetivo de clasificar a España para el mundial de Chile de 1962, reto que consiguió. Dimitió en diciembre de 1961 como había prometido. Sobre su faceta periodística, comenzó sus primeros trabajos en 1920, comaginándolos con su actividad futbolística. En 1961 comenzó su labor de periodista a jornada completa. Trabajó para diferentes periódicos como Heraldo de Madrid, El Alcázar, Pueblo, La Prensa, y Marca. También colaboró en varias emisoras de radio como Radio España o Radio centro. Escribió libros, ensayos y miles de artículos relacionados con el fútbol para periódicos y otras publicaciones. Su libro ‘Reglamento de Fútbol Comentado’ editado en 1941 fue uno de los más importantes sobre la materia nunca antes escrito, llegando a ser un libro de referencia imprescindible.

RAMON ENCINAS, EL ARTIFICE

amón Encinas (19021967) comenzó su vida futbolística como jugador con 14 años en el equipo Sporting de Pontevedra, pasando al Rácing de Vigo. Sin embargo, no consiguió como jugador colmar sus deseos de éxitos y decidió pasarse a los banquillos, en los que consigue los éxitos que su vida como jugador le había negado. El 15 de Agosto de 1925 llega a Sevilla el primer entrenador español para hacerse cargo del banquillo sevillista, Ramón Encinas Dios, banco al que vuelve para la temporada 33/34 tras entrenar varios años en su Galicia natal. Campaña en la que asciende de forma brillante al Sevilla a Primera División. En la siguiente temporada,

R

consigue un importante 5º lugar y conquista la Copa de España. Sin embargo, con el estallido de la Guerra Civil, Monchi Encinas vuelve a Galicia. Finalizada ésta, consigue más triunfos en los banquillos de Valencia y Real Madrid, volviendo al Sevilla en la 45/46 vuelve al Sevilla para hacerlo Campeón de Liga. La siguiente temporada baja el listón clasificando al Sevilla 6º de la general, por lo que decida marchar a Inglaterra para aprender los nuevos métodos y las nuevas tácticas que se estaban aplicando en la cuna de fútbol. En la temporada 47/48 vuelve al Sevilla en donde ocupa el puesto de mánager, logrando conquistar para el Sevilla la Copa de 1948. Encinas permanece ya el resto de su carrera deportiva en el Sevilla en calidad de secretario técnico, acudiendo en su ayuda cada vez que era solicitado por Nervión tras colgar definitivamente las botas en 1955. Ramón Encinas Dios falleció el 21 de Marzo de 1967 en Madrid victima de una cruel enfermedad.

La Liga de 1946  

Reportaje para SFC Periódico

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you