Page 1

GuĂ­a para el viajero hernandiano Primera Parada: Orihuela. Segunda Parada: Cox. Tercera Parada: Murcia. Cuarta Parada: Cartagena. Quinta Parada: Alicante.


Orihuela

Miguel Hernández Gilabert nació en Orihuela él 30 de octubre de 1910 . La familia de Miguel estaba compuesta por el matrimonio, un niño, Vicente, y una niña, Elvira. El padre, Miguel Hernández Sánchez, se dedicaba a la crianza y pastoreo de ganado. Su madre, Concepción Gilabert Giner, se ocupaba de la casa. El matrimonio tuvo, en total, siete hijos, de los que sólo sobrevivieron cuatro: Vicente, Elvira, Miguel y Encarnación.


Cox

La ciudad de Cox siempre ha sido un referente agradable paran Miguel Hernández, durante años ha acogido con generosidad a los caminantes hernandianos. También recibía con alegría las llegadas de Miguel Hernández. Josefina nos decía que los niños acompañaban al poeta cuando regresaba a su casa de Cox ¿Su casa? No podemos olvidar que en esta bella ciudad de la Vega Baja sitúo su domicilio familiar.


Murcia

Miguel no ceja. Tras el fracaso de su primera aventura madrileña se lanza a la publicación de su primer poema que titulará Perito en lunas. Financiado gracias, a la incansable búsqueda de mecenazgo a la que se apresta nuevamente el incansable Ramón Sijé, el libro, barroco y gongorino, compuesto por 42 poemas en octavas reales, se publica en enero de 1933.


Cartagena Tras este prometedor comienzo marcha a Madrid por segunda vez para obtener trabajo, esta vez con mejor fortuna, pues logra primero ser nombrado colaborador en las Misiones Pedagógicas y más tarde le escoge como secretario y redactor de la enciclopedia Los toros su director y principal redactor, Jose María de Cossio, que será en adelante su más ferviente entusiasta. Colabora además con asiduidad en Revista de Occidente y mantiene una tórrida relación con la muy liberada pintora Maruja Mallo, que le inspira parte de los sonetos de El rayo que no cesa. Se presenta a Vicente Alexaindre y hace amistad con él y con Pablo Neruda; este es el origen de su breve etapa dentro del surrealismo, con aliento torrencial e inspiración telúrica.


Alicante Miguel Hernández es condenado a muerte, pena conmutada por la reclusión perpetua gracias a la intercesión directa ante Francisco Franco de Cossío, entre otros intelectuales del bando vencedor. Tras un penoso periplo por penales de Sevilla, Madrid, Palencia y Toledo, Miguel fallece de tuberculosis en el Reformatorio de Adultos de Alicante. Allí, su compañero de celda, el joven dramaturgo Antonio Buero Vallejo, pintará el más célebre retrato del poeta que contaba, el día de su fallecimiento, 28 de marzo de 1932, apenas 31 años.


FotografĂ­as de Miguel


Alumnos de 3ºB y 3ºA ●

Salam Hassan Bagdad

Walid Haouzi Musa

Benito Javier Hernández Martínez

Háfid Labyan

Ilias El Hamdi

Faddir Aísa

Tras las huellas de miguel hernandez  

Miguel Hernandez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you