Page 8

leer fue Hollywood»): su madre era corista de vodevil y actuaba en los musicales de Busby Berkeley. Su padre era tramoyista y a veces echaba una mano en otros «quehaceres teatrales».* A los cinco años, Bunker se escapó por primera vez. Cinco. A esto llamo yo precocidad, caramba. Está claro que Bunker fue un niño poco querido por sus padres, un cachocarne que estorbaba allí en medio, y aquel desamor debió marcar la primera y más profunda laceración en su alma. Desde allí, el arco es claramente reconocible: primeros hurtos, reformatorios, fugas, nuevas detenciones, primeros encuentros con la común brutalidad policial, primeros flirteos con las drogas (marihuana, benzedrina y heroína, la última ya intravenosa), amistad con chulos y putas, pachuco life, trajes zoot bolsudos, primeros timos, detención por posesión de marihuana, y primer ingreso en el célebre penal de San Quintín... Irredimible e irreformable, Bunker pasaría tercio y medio de su vida embarullado en una proverbial espiral de violencia, carcelaria y callejera, y existiendo solo para delinquir y luego «pagarlo» entre rejas.** Una y otra vez. Y luego otra más, for good measure. En los escasos momentos en que Bunker topa con una obvia oportunidad de redención (como es su duradera amistad con la mecenas y filántropa Louise Wallis,*** a quien todos llaman «el ángel de Hollywood»), algo torcido en su espíritu lo fuerza a retomar *  Su bagaje recuerda cosa mala al de Kim Fowley, otro notorio y también malogrado «niño de Hollywood». **  Es un decir. Todas las novelas carcelarias coinciden en considerar la

posibilidad de redención legal como un camelo. La cárcel no forja mejores personas, no redime sus delitos y no aporta ningún valor fundamental en cuanto a ejecutar un cambio de perspectiva o un inventario moral de los propios actos. Como resume Edward Bunker en aquel otro título, la prisión no es más que una «fábrica de animales». ***  Esposa del nabob cinematográfico Hal Wallis, productor de Casablanca.

LA EDUCACION DE UN LADRON_T_M01_grande.indd 10

26/06/15 16:49

LA EDUCACIÓN DE UN LADRÓN (Edward Bunker)  

Prólogo de Kiko Amat y primer capítulo

LA EDUCACIÓN DE UN LADRÓN (Edward Bunker)  

Prólogo de Kiko Amat y primer capítulo