Page 8

Nuestro Director Espiritual

Ascensión de Cristo. Se trata de que también nosotros pasemos, que nos incorporemos al transito pascual de Cristo. Cada año más profundamente. Pues es el eje de toda la historia de la salvación. De ahí que la vivencia de la Cuaresma sea sincera, seria y comprometida. No está reñido el que se vivan las tradiciones y religiosidad popular –de características extraordinarias y atractivas en nuestro pueblo- con la seriedad y crecimiento espiritual. Curiosamente, es el mismo Papa Francisco, el que en el mensaje de la Cuaresma de este año advierte de las pobrezas de nuestro mundo, y por las que hay que trabajar y luchar para que desaparezcan. Y habla tanto de la pobreza material, por todos conocida, como de la pobreza la espiritual. Puede ser que el salir de la pobreza material, este menos en nuestra mano, aunque también podemos colaborar por acabar con la desigualdad. Pero el salir de la pobreza espiritual es cuestión prácticamente, personal. Si contamos con Dios que todo nos lo da, y nos abrimos a su gracia, podemos ser ricos espiritualmente. Fortalecidos y animados en el testimonio de unos para con otros, hagámonos hombres y mujeres nuevos; hombres y mujeres ricos en lo que más llena al ser, Dios. Vivamos y participemos en los actos cuaresmales con un auténtico espíritu de conversión; en los Oficios de Semana Santa con actitud activa, pues se conmemora el misterio del autentico amor de Dios en el mundo, especialmente en la Vigilia Pascual; visitemos, en la medida de lo posible, los Monumentos del Jueves Santo donde Dios esta verdaderamente presente esperándonos; y como no, vivamos también las salidas procesionales como una verdadera profesión de fe. Así juntos como miembros de una misma Iglesia demos testimonio de lo que da sentido a nuestro existir: Cristo, muerto y resucitado por nosotros. Como párroco de Santiago Apóstol y consiliario de esta hermandad, cristiano también en crecimiento, con vosotros, espero vivir una Cuaresma donde Cristo que pasa a mi lado sea acogido en mi vida de una manera permanente y definitiva. Y por lo mismo rezo cada día para vosotros. Para que seáis ricos en experiencia verdadera de un Dios Misericordia que nos hace vivir experiencias únicas . Francisco Roldán Párroco de Santiago y Consiliario

Misterio Pascual, Tiempo de Gracia Un tiempo de Gracia se inaugura para nosotros durante estos cuarentas días que dura la Cuaresma. Un tiempo de preparación para la Semana más importante del año. Tiempo en el que conmemoramos la Pascual del Señor. Tiempo que, como dice San Pablo, no debemos echar en saco roto la gracia de Dios (2Co 6,2). Y al igual que cualquier deportista se entrena y prepara a conciencia para unas olimpiadas, nosotros, con más motivo aún, tenemos que intensificar nuestra vida cristiana de una manera seria y concienzuda para el tiempo Pascual. Eso es la Cuaresma. Es Cristo quien da la vida por nosotros. Y no podemos, ni debemos vivirlo de manera frívola; sino poniendo toda la carne en el asador para que al finalizar las fiestas pascuales nos podamos sentir rejuvenecidos espiritualmente y vivificados. Puede existir el peligro de que para algunos la frase “Misterio Pascual” se convierta en un slongan bonito, pero vacío de sentido y de vivencia. Misterio Pascual viene a expresar lo mismo que misterio de Redención; pero de una manera: Mas concreta: porque centra la atención no en un concepto, sino en el gran acontecimiento que constituye la muerte y la resurrección de Cristo; Mas completa: porque no considera sólo la muerte de Cristo, sino también su resurrección, ambas como única intervención salvadora del poder de Dios; Más positiva: porque carga el acento en Cristo resucitado de entre los muertos, más que en la muerte misma; Y más dinámica: porque hace resaltar el paso poderoso de la muerte a la vida en Cristo. El misterio de la Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión, es el gran suceso de la historia, el acontecimiento salvador por excelencia. Acto vital, dinámico del Dios poderoso, que nos salva de la muerte por la Muerte de su Hijo, y nos introduce en la vida por la Vida nueva de Cristo. Para nosotros, el Misterio Pascual es la participación y el consorcio en la muerte, Resurrección y 8

Encuentro 2014  

Boletín Cofradía del Encuentro