Page 53

DATOS Y CIFRAS DE LA ECONOMÍA ASTURIANA 2000

pesar de que los datos de los últimos meses del año sobre la marcha del sector reflejaron cierta pérdida de impulso, al igual que ocurre en la industria del conjunto del país. Merece la pena detenerse en el análisis de su situación, por dos razones. En principio, porque es este sector del que más información se dispone; y también, porque tiene aún hoy una representación fundamental, respecto al devenir de la economía regional. En este orden de cosas, Asturias sigue siendo una región, con amplia tradición, pero también con una importante presencia industrial, en alguna medida. Y ello, a pesar de que la economía asturiana, al igual que la española, se ha convertido desde hace tiempo en una economía netamente terciarizada. Es cierto que la envergadura del ajuste laboral registrado a lo largo de las dos últimas décadas es de una tremenda dimensión, hasta el punto de que se ha reducido prácticamente a la mitad el empleo en el sector, con una pérdida absoluta de 62.050 puestos de trabajo, pasando de los 123.759 empleos existentes en 1980 a los 61.709 estimados en el año 2000. Con todo, el peso relativo de las actividades industriales continúa siendo considerablemente significativo en el caso de Asturias. Los hechos así parecen indicarlo, si se tiene en cuenta que la participación ponderada de las actividades industriales en la economía regional supera los niveles relativos correspondientes a la economía española y a economía de la Unión Europea. De hecho, las últimas estimaciones congruentes, relativas a los últimos ejercicios del siglo XX, muestran que, en efecto, la

industria asturiana aporta un porcentaje en torno al 28% del PIB asturiano, una cota que rebasa ampliamente la media nacional (23%) y comunitaria (25%), y ocupa a alrededor del 17% del empleo total regional, con un valor añadido por empleo superior a los 7,6 millones de pesetas por ocupado, lo que la convierte en la actividad de mayor productividad, en términos de riqueza generada por empleado, de la economía regional. Respecto al ejercicio de 2000, las estimaciones realizadas en base a la información que maneja Sadei apuntan una tasa de crecimiento del sector, en su conjunto, del 4,5%. La Contabilidad Regional del INE eleva esta tasa hasta el 5,9% y la Fundación FUNCAS hasta el 5,1%. En todos los casos, el crecimiento parece notable, compensado entre los diferentes subsectores industriales, para las condiciones de la economía asturiana, y en una línea similar a la del conjunto de la economía española. Además, dado el grado de apertura tan elevado de la economía asturiana, también a finales del ejercicio se observa una pérdida de empuje del sector, sin duda como consecuencia de la desaceleración percibida en el resto de las economías europeas y, sobre todo, de la española, que es con la que más interrelación mantiene, como es natural. El indicador que, seguramente, recoge mejor la tendencia del sector es el Índice de Producción Industrial de Asturias (IPIA) que, para el conjunto del año, señala que la industria regional pudo mejorar sus niveles de actividad sobre un 4,5% interanual, lo que es un dato muy positivo, si se tienen en cuenta los resultados de 1999.

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  
Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...

Advertisement