Page 52

LOS MARCOS GENERALES DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

En todo caso, cualquier valoración del año agrario asturiano está muy condicionada por algunas partidas como son las subvenciones de explotación, el movimiento pecuario o la variación de la cabaña ganadera. Además, de otras circunstancias como que a la manzana durante 2000 le tocó el año malo del ciclo bienal que caracteriza su producción, lo que viene a restar unos 1.000 millones de pesetas a la producción final agraria. La combinación de todos estos elementos, unido a los mediocres resultados obtenidos por los productores de leche y carne, condicionan a la baja los resultados del sector primario, a nuestro juicio. Y en efecto, pese a las favorables condiciones meteorológicas de finales de ejercicio, las principales producciones agrarias asturianas atravesaron un momento de atonía, aunque seguramente respondía a causas bien distintas. Así, la producción de leche de vaca, acabó el ejercicio en niveles similares a los del año precedente, aunque con una tendencia descendente, en lo que parece ser un ajuste a la cuota asignada; a la vez, esta contención de la oferta parece propiciar una ligera elevación de los precios de la leche comercializada, que cotizó en torno a un 3% más que el año anterior. En cambio, el sacrificio de ganado, que había comenzado bien el año, registra caídas interanuales para el conjunto del ejercicio, como consecuencia del retraimiento del consumo, derivado de la alarma social suscitada por la confirmación de los primeros casos españoles de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB o mal de las vacas locas). Asimismo, esta crisis de demanda repercute desfavorablemente en los precios percibidos por

los agricultores, que resultan así doblemente perjudicados. Estas dos producciones, leche y carne, constituyen las principales aportaciones del subsector a la producción final agraria en Asturias. Y básicamente de la combinación de precios y producciones de estas dos producciones depende la evolución del conjunto del sector. Por otra parte, el subsector pesquero siguió acumulando resultados negativos en relación con el año precedente. El descenso de capturas se cifró en más del 16%, y su valor en rula experimentó una reducción de casi el 8%. En consecuencia, las conclusiones generales son de una atonía del subsector ganadero a la par de un retraimiento del capítulo pesquero, que conjuntamente hacen que el comportamiento del sector durante 2000 se haya manifestado en sentido negativo, a juicio de las estimaciones que realiza Sadei. En cuanto al mercado de trabajo en el sector, la población ocupada ha disminuido en un año en 900 personas, computándose una cifra de ocupación de 30.900 personas en términos de la EPA. A su vez, la afiliación a los regímenes general y especial agrario, así como el de los trabajadores del mar, en su conjunto apuntan una caída del número de afiliados a la Seguridad Social hasta una cifra de 24.493 personas afiliadas, 1.201 menos que durante 1999.

Industria La industria asturiana mantuvo un ritmo de actividad aceptable dentro de sus posibilidades, durante 2000, a

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...

Advertisement