Page 46

LOS MARCOS GENERALES DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

para la economía asturiana en 2000 avanzaban una tasa de crecimiento del 3,50%, cinco décimas menos que la economía española (+4,00%); a su vez las estimaciones realizadas por el servicio de estudios de la Fundación de las Cajas de Ahorro Confederadas, FUNCAS, apuntaban un crecimiento para la economía asturiana en 2000 del 4,04% y del 4,76% para la economía española; por su parte las primeras cifras oficiales procedentes de la Contabilidad Regional del Instituto Nacional de Estadística anticipan una tasa de crecimiento de la economía asturiana del 4,16%, siete centésimas más que la media de la economía española (+4,09%). Como se ve, entre las instituciones que realizan estimaciones de crecimiento por comunidades autónomas en nuestro país, las hay que prevén, en términos de tasa de incremento del PIB, sin otras valoraciones, un crecimiento bastante equilibrado entre la economía regional y la española; un crecimiento menor de la economía regional, incluso en el último lugar de las 17 regiones españolas; y también quien prevé un incremento ligeramente superior de la economía asturiana. Por consiguiente, es difícil responder con total certeza a la cuestión de la convergencia en 2000 con la media, o al menos con algunas otras regiones, del ámbito nacional. Sí parece manifiesto que se ha progresado en términos relativos, máxime en la ratio por habitante, puesto que Asturias fue la Comunidad que mayor descenso relativo experimentó en su población. Este incremento del PIB estimado por Sadei de un 3,84% supera en 3,4 décimas al avanzado en su día por Hispalink y se queda 2,0 y 2,5 décimas de

punto por debajo del estimado por FUNCAS y por el INE, respectivamente. Hay, por tanto, una gran confluencia de diferentes organismos en fijar el crecimiento real de la economía asturiana durante 2000 en tasas en torno al 4%. En todo caso el crecimiento parece que estuvo muy próximo al cuatro por ciento, cifra más que notable en el ámbito de las principales economías comunitarias. Una vez determinada la posición general de la economía regional en el contexto español y europeo, es de destacar el buen tono en general de los principales sectores productivos, como ya se ha indicado. En un primer análisis de los resultados sectoriales en que tradicionalmente se estructura una economía por el lado de la oferta, puede afirmarse que los tres sectores que más aportan en términos de valor añadido al conjunto de la economía regional contribuyeron de manera acentuada al crecimiento económico, destacando un ejercicio más el papel sobresaliente de la construcción, +7,52% según las estimaciones de Sadei, que contribuye con casi siete décimas al crecimiento conjunto de la economía asturiana. También la industria mostró una gran energía, mejorando resultados de ejercicios anteriores hasta crecer a tasas próximas al 4,5%; fue además un progreso en buena parte de las principales divisiones industriales, esparciendo sus efectos sobre el conjunto de la actividad; la aportación del sector al crecimiento de la economía se estima en algo más de 1,3 puntos porcentuales. En cuanto a los servicios, el sector que más riqueza aporta en términos absolutos, las estimaciones de Sadei apuntan a un incremento en términos reales de 3,47%, con un avance sustancial respecto al

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...