Page 43

DATOS Y CIFRAS DE LA ECONOMÍA ASTURIANA 2000

Aunque las diferencias regionales matizan el impacto del crecimiento económico sobre el incremento del empleo, se ha de señalar que durante 2000 la ocupación mantuvo una distribución más uniforme que en el año anterior. Nueve comunidades tuvieron un crecimiento del empleo superior al 3,3% de la economía española (Canarias, Cantabria, Murcia, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Navarra y Andalucía) Entre éstas cabe destacar el aumento del empleo superior a 2,5 puntos porcentuales con respecto al incremento producido en el año anterior de Castilla-La Mancha y Castilla y León. Por el contrario el empleo en Canarias, Murcia, Extremadura, Comunidad Valenciana y Andalucía, a pesar de experimentar en 2000 un crecimiento del empleo superior al del conjunto de la nación, se desaceleró con respecto a 1999. De entre las CCAA que experimentaron un incremento del empleo inferior al 3,3 %, se ha de señalar que Aragón, Galicia y Asturias registraron un ritmo de crecimiento del empleo superior al de 1999. En 2000 se consiguió reducir la tasa de paro en todas las CCAA, aunque cinco de éstas (Andalucía, La Rioja, Comunidad Valenciana, Asturias y Extremadura) continuaron registrando una tasa de paro superior al 14,1% del conjunto de la economía española.

Hay que destacar, a su vez, que Andalucía junto a Castilla La Mancha, Ceuta y Melilla y Murcia fueron las CCAA que más redujeron su tasa de paro, en concreto en más de 2 puntos porcentuales con respecto a la de 1999.

(1) Enrique de la Lama-Noriega es Director del Departamento de Economía de CEOE. Diego Cano Soler es profesor en la Universidad Autónoma de Madrid y Jefe del Servicio de Estudios de CEOE. (2) Los autores reconocen que este trabajo no hubiese sido posible sin la asistencia técnica de Jose Luis Cendejas Bueno, Carlos Ruiz Fonseca y David Martín Heredero, coautores de este trabajo. (3) La medición de los incrementos de la productividad, reflejo de lo que se denominó Nueva Economía, trae consigo algunos problemas. La utilización de índices de precios hedónicos en la estimación del deflactor del PIB de EE.UU., pudo inducir a la sobreestimación de éste, y por consiguiente, de la productividad. De hecho, la BEA (Bureau of Economic Análisis), en una reestimación de los datos de crecimiento ha revisado a la baja los de los últimos tres años, por ejemplo en 9 décimas (del 5% al 4,1%) en 2000, a causa precisamente de los que ellos suponen como una sobreestimación del descenso de los precios en el sector de las TIC, lo que muestra la debilidad del método y de las cifras, y por tanto, de su interpretación en este sentido. (4) Estimaciones realizadas por Julio Alcaide Inchausti y Pablo Alcaide Guindo.

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...

Advertisement