Page 277

DATOS Y CIFRAS DE LA ECONOMÍA ASTURIANA 2000

te el año 2000, Peñamellera Alta, Santo Adriano, San Tirso de Abres, Santa Eulalia de Oscos, Amieva y Boal, con 24,83‰, 23,81‰, 22,83‰, 22,61‰, 20,90‰ y 20,301‰ respectivamente, son los concejos con las tasas más elevadas, con valores superiores al de 20 fallecidos por cada mil habitantes. En el lado contrario, San Martín de Oscos con el 3,72‰, Yernes y Tameza con el 4,41‰, Caravia con el 5,08‰, Degaña con el 7,02‰, Castrillón con el 7,57‰ y Ponga con el 7,76‰, se sitúan como los concejos con menores tasas de mortalidad.

Causas de muerte por sexo y edad Las variables del sexo y la edad tienen un comportamiento bastante estable en la mortalidad. De las 12.317 muertes que se produjeron durante el año 2000, 6.330 fueron hombres y 5.987 mujeres, que representan el 51,39% y 48,61% de los fallecidos, respectivamente. La mortalidad por edades también refleja las diferencias entre sexos, con una mayor mortalidad masculina durante los primeros años de vida, para ir paulatinamente incrementando su peso en la mortalidad femenina en las edades más elevadas; esta circunstancia justifica la mayor esperanza de vida de las mujeres, que se estima 7,8 años mayor que la de los hombres. La observación de las Causas de muerte según la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) permite apreciar la tradicional sobremortalidad endógena masculina en los primeros años de vida. El peso de la mortalidad durante las primeras edades, entre 0 y 4 años, es mayor entre los hombres que entre las mujeres, con índices del 0,32% y 0,17% respectivamente, sobre el conjunto de las muertes de la región. Astu-

rias mantiene una tasa de mortalidad infantil (fallecidos menores de un año entre los nacidos de ese mismo año) más baja que el resto del conjunto nacional, con el 2,79‰ en el año 2000. En los grupos de edades siguientes, entre 5 y 24 años, se aprecia una fuerte disminución en la mortalidad en ambos sexos, que muestran valores poco significativos. A partir del grupo de edades intermedias, de 25 a 44 años, algunas causas de muerte, de carácter exógeno como los Accidentes de Tráfico y el SIDA, principalmente (aunque esta última causa está experimentando un importante retroceso respecto a los años precedentes), vuelven a elevar la mortalidad, sobre todo masculina, con incrementos que alcanzan el 4,49% en los hombres y el 1,75% en las mujeres. Entre los 45 y 64 años las tasas de mortalidad continúan siendo mayores entre los hombres que entre las mujeres: el 15,77% para los primeros y el 6,43% para las segundas. En el siguiente grupo de edad, entre los 65 y 74 años, se mantienen las diferencias entre sexos, en detrimento de los hombres, aunque aminorando la diferencia entre sexos: 26,22% de mortalidad masculina y 12,71% de mortalidad femenina. A partir de los 75 años son las mujeres las que pasan a encabezar el peso de la mortalidad, la cual supone el 33,05% de la mortalidad femenina en el grupo de 75 y 84 años y el 45,57% en las más ancianas, de 85 y más años. En estos mismos grupos de edades, el peso de la mortalidad masculina representa el 32,65% y el 19,62%, respectivamente. Por Causas de Muerte, en las edades de 45-64 y 65-74 años, los Grupos que inciden de forma más acusada en los hombres son los Tumores, los Infartos de miocardio y las Enfermedades Cró-

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...