Page 131

DATOS Y CIFRAS DE LA ECONOMÍA ASTURIANA 2000

LA COYUNTURA INDUSTRIAL EN EL AÑO 2000 l crecimiento de la economía asturiana en el año 2000 tuvo un importante apoyo en la industria regional. Las estimaciones ofrecidas por diferentes organizaciones y equipos son variopintas, pues oscilan entre la exuberante tasa del 5,9% anunciada por el INE en la primera estimación del crecimiento regional, realizada en el mes de julio del año 2000, y el moderado valor pronosticado con antelación por el grupo Hispalink Asturias, cifrado en un 3,4%.

E

Para el lector poco avezado en la observación de la realidad económica estas agudas diferencias pueden producir incredulidad y, si se discuten con algo de detalle, mucho aburrimiento. En realidad son bastante sencillas de entender cuando se tiene una calculadora a mano: el cuantioso peso de la rama de energía en nuestra región, unido a una aguda discrepancia en la tasa de crecimiento de la rama -el juicio siempre discutible emitido por el observador de la realidad empírica-, arrojan esas diferencias en el ritmo de crecimiento del sector industrial -con la inevitable repercusión en el crecimiento regional-. El INE estimó en febrero del año 2000 un crecimiento nacional de la rama de energía del 10,6%, una tasa que rápidamente corrigió a la baja en el avance del mes de septiembre -lo redujo nada menos que al 4%-. El reparto regional realizado en la primera estimación de la contabilidad regional fue especialmente generoso con Asturias, en esta ocasión: le concedió nada menos que una tasa del 11,9%. Esta tasa representa una aportación positiva de 1,1 puntos al crecimiento total de la economía asturiana en el año 2000. Tal y como veremos, el uso de métodos ascendentes en el análisis

de la información regional puede mejorar la interpretación realizada en fechas tan tempranas por el Instituto español y formarse una idea más realista de lo acontecido. El uso de métodos ascendentes pone de manifiesto que la volatilidad de las tasas de crecimiento es mucho más amplia que la que recogen nuestras estadísticas agregadas, pero dichos métodos consumen mucho más tiempo y exigen una observación más pausada de la realidad regional, unos valores incompatibles con estos tiempos de increíble vértigo. Más allá de esta anécdota del año 2000, el conjunto de las fuentes estadísticas disponibles coinciden en destacar el buen tono de la industria asturiana a lo largo del ejercicio. Por un lado, los índices de producción industrial elaborados tanto por el INE como por SADEI confirman, en volumen, un crecimiento de la industria por encima del 4%, una valor superior a la media nacional. La encuesta industrial del INE presentaba una tasa de crecimiento del 15% en los ingresos de explotación de las empresas asturiana, una cifra por encima de la media nacional y muy alejada de las reducidas tasas de crecimiento que caracterizaron a esta variable en años pasados. Dentro de esta positiva evolución general se observan movimientos particulares en algunas ramas de actividad. Continuaron en su línea descendente las producciones de carbones -especialmente en las hullas producidas por empresas del sector privado-. El resto del sector energético muestra una evolución globalmente positiva, gracias al crecimiento de la producción de energía eléc-

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...