Page 107

SECTOR AGRARIO

SÍNTESIS FINAL a debilidad del euro frente al dólar, por un lado, y la buena marcha de los mercados de la leche y los productos lácteos, por otro, llevaron a dos efectos contrapuestos: por una parte, aumentaron notablemente los costes del gasóleo y en ese sentido disminuyeron los márgenes de los agricultores y, por otra, permitieron, especialmente en la segunda mitad del año, que la situación de los productores de leche mejorara, gracias a la fuerte subida del precio que se produce en dicho período. En el caso del subsector de la carne de vacuno, las noticias sobre la Encefalopatía Espongiforme y, sobre todo, su aparición en España en noviembre llevaron al desplone de este mercado a finales de año. A un nivel más regional, el otro gran tema del año en este subsector ha sido el relacionado con las idas y venidas del plan de la carne que, poco a poco, parece estar encaminándose hacia la Indicación Geográfica Protegida. En ambos casos (carne de vacuno y leche de vaca) el año 2000 nos ha dejado como herencia dos grandes lecciones: primera, que la globalización existe y que, por poner un ejemplo destacado, el acceso a los mercados internacionales de la leche ha servido para mejorar la situación del sector, que está realmente muy integrado, tal y como han podido comprobar los ganaderos que comenzaron a exportar leche. La segunda lección es que la calidad ha dejado de ser un lujo y se ha convertido en una necesidad, entre otras razones porque el coste de la falta de calidad es muy elevado, tal y como han podido comprobar los productores de carne de vacuno al estallar la EEB.

L

Desde otra perspectiva, el clima seco, especialmente durante los primeros nueve meses del año, ha propi-

ciado la extensión de los incendios que, rompiendo con la buena marcha que había hasta ese momento, llevaron a la destrucción de prácticamente 10 mil hectáreas en septiembre. La tercera lección del año se relaciona con este fenómeno y nos dice que el problema de los incendios es multidimensional y exige esfuerzos complementarios en diversos frentes, desde el técnico al cultural o al económico. En cuanto a las macromagnitudes se refiere, la renta aumentó ligeramente en términos nominales (un 4,4 por ciento, 1997 millones), gracias, sobre todo, al aumento de las subvenciones (un incremento de 1760 millones, un 20 por ciento), especialmente de las relacionadas con tres de los rasgos que van a caracterizar a la agricultura europea y asturiana de los próximos años: primero, el relacionado con la progresiva sustitución del apoyo vía precios por las ayudas directas, reflejado en el importante aumento que han tenido las primas por las vacas nodrizas (671 millones de incremento); segundo, el vinculado a la reforma de las estructuras, que se manifiesta en el fuerte aumento que ha habido en las bonificaciones de intereses de los planes de mejora (un aumento de 295 millones de pesetas) y, tercero, el relacionado con la cada vez mayor importancia que tendrán los seguros (las correspondientes subvenciones son, en términos relativos, las que más aumentan: un 120 por ciento, unos 219 millones más) a la hora de enfrentarse a los problemas que afectan al sector, debido a su fortísima vinculación con el medio natural.

Datos y cifras de la economía asturiana 2000  

Serie de periodicidad anual, iniciada en 1975 bajo el patrocinio de la Caja de Ahorros de Asturias, que analiza los principales aspectos eco...