Page 3

Fig. 2. Imagen del valle del río Darro en su cuenca baja. Vemos el complejo arquitectónico de la Alhambra en su ladera Sur a una cota de 750 m y el Sacromonte con sus cuevas trogloditas en la ladera Norte. La apertura final del valle hacia la vega coincide con la aglomeración urbana de Granada.

2-Contexto Geográfico y Geológico El cauce del río Darro, con un recorrido total de unos 22 km, se halla situado en el sector central de la provincia, al NE de la ciudad de Granada y dentro de los términos municipales de Huétor-Santillán, Beas de Granada y Granada (fig 3). Nace en el Llano de las Minas, paraje perteneciente al parque natural de la Sierra de Huétor, sobre la fuente de la Teja (coordenadas 37º17’ N- 3º30’ W) y a una cota de 1400 m. El caudal inicial se constituye mediante infiltración de agua de escorrentía en zonas de alta precipitación relativa (unos 1000 mm/año) y su posterior surgencia. Desde su nacimiento, el cauce transcurre en dirección Sur siguiendo un trazado rectilíneo. Este hecho se debe al control tectónico de una fractura de orientación Sur (N170E) observada en imagen de satélite. En la zona de Jesús de Valle, a cota 840 m y a 14 km de su nacimiento, el curso del río gira bruscamente unos 100º hacia la dirección Oeste (N280E). Este giro queda gobernado básicamente por la acción de otra fractura tectónica de directriz N100E, además de un resalte morfológico (cerro del Llano de la Perdiz) que sirve de obstáculo. Ya en el entorno urbano de Granada, el cauce vuelve a girar en dirección Sur hasta su desembocadura en el río Genil, a coordenadas 37º10’N-3º36’W y una cota de 720 m. La cuenca hidrográfica del Darro presenta un carácter pluvial y una extensión estimada de 75 km2, nutriéndose su caudal mediante una red de barrancos con escorrentía discontinua y estacional salvo el río Beas, principal afluente, que suministra aportes hídricos constantes durante varios meses al año (fig. 4). El caudal medio del Darro en su zona de desembocadura es de unos 5 hm3/año. En todo caso, las crecidas históricas son frecuentes siendo algunas de consecuencias catastróficas, como la acontecida en 1958.

Estudio de la erosión en el sacromonte 1  
Advertisement