Page 1


Editorial Por Sr. “K”. Compramos los globos, las chucherías y los refrescos. Estaban listos los gorritos multicolores, el pastel, la vela, la piñata…pero nadie apareció. La celebración, sin lugar a dudas, no tenía razón de ser: aquí en los alrededores de la UCV, como en el resto del país, hay muy poco que celebrar, y los ánimos “no están pa’ fiestas”. Este mes, en medio de nuestro primer aniversario, nos olvidamos pues de la editorial rimbombante y del traje de gala, para vestir al fanzine, una vez más, de prisma. Los desechos no paran de acumularse y… ¿Quién se sienta a disfrutar de una agradable velada sin antes haber sacado la basura? ¿Puede alguien pasar un buen rato entre la peste y la suciedad? Nosotros no. ¿Qué tal ustedes? La misma situación se manifiesta entre los pasillos y las aulas de clase. En los espacios abiertos, desde la plaza del rectorado, pasando por tierra de nadie y rodeando todas las facultades. ¿Cómo podéis, en serio, andar como si nada? Realmente ¿Qué huele así? ¿Será el desprecio por la labor del docente? ¿Serán los ínfimos, ¡paupérrimos salarios! que cobra el profesor universitario, tras años de estudio y dedicación? ¿Será nuestra autonomía, por enésima vez amenazada? O será, quizás, la desidia del estudiantado que cree, ingenuamente, que el problema es ajeno a él y que su futuro no se ve comprometido mientras se cambien sus docentes como peones de ajedrez. “Eso no me concierne a mí”. A todas estas, la pestilencia proviene, creemos, de afuera. Creemos también, que solo desde dentro es posible acabar con ella, y nosotros no podemos solos: Haces falta tú. Querido lector, de mente crítica y activa, bien sabemos que las pasiones no son suficientes y que hace falta convenceros con buenos y virtuosos motivos. ¿Qué mayor virtud que tomar consciencia como miembro de este gigante ser que es la UCV? ¿Qué mayor virtud que actuar de modo que podamos desear ver convertida nuestra acción en regla universal? Pero, ¡Basta de preámbulos! En este texto que sostienes están las pruebas y los testimonios. Lo que querías saber de quién lo querías saber. Llego la hora de pensar en el futuro y de sumarse a una causa que NO es de sofistas o aduladores, sino de todos quienes tienen una aspiración digna y el sueño de un mañana que valga la pena vivir.


Para nadie es nuevo el tema del deficiente salario profesoral y la sombra del paro, que se acerca lentamente amenazando con ahogarnos, independientemente de los resultados de cualquier referéndum, pero lo que quizá sí está atrayendo atención son distintas propuestas que se han venido dando para evitar la oscuridad: Media jornada de trabajo, manifestaciones públicas pacíficas y asambleas qué en varios casos parecen más desahogos. Lo curioso del asunto es que las distintas alternativas se dan precisamente por la atribución de “deficiente” al paro como medida de protesta. Yo, en lo particular, soy partidario de aquel “Si no me pagan, no trabajo.” Y listo. Nadie tiene que darle su tiempo y energía obligatoriamente a nadie, ni hacerlo dentro un contexto de injusticia, y cuando este problema se localiza en el campo de la educación universitaria, sabemos que estamos llenos de barro hasta la frente. Por esto, yo apoyo al paro, aunque afecte directamente a mi desarrollo académico. He sido testigo de la toma de estas alternativas por parte de algunos profesores, así como he sido testigo de los juicios de deficiencia atribuidos al paro por otros profesores que nunca han dejado de dar clases. Profesores que admiran la protesta, pero no toman parte en ella, cada cual con sus razones, ni demuestran más que con palabras que se encuentran en una situación difícil. No sería una sorpresa entonces la deficiencia de una protesta que no se lleva a cabo. Tomando en cuenta que obviamente no todos los profesores están dentro de este saco, todos a los que lleguen estas páginas deben ser conscientes de que esta lucha en particular, la lucha por los salarios justos, no es del estudiantado, sino suya, y que, incluso estando dispuestos a ayudarlos (pues la injusticia no debe ser nunca salvaguardada), no creo que se tomen medidas


a gran escala a menos que se dé un cambio notorio en la forma actual de llevar el problema. Yo, como individuo, he tomado la decisión de ayudar en todo lo que me sea posible para el cambio de la situación. He asistido a las asambleas, he asistido a manifestaciones, incluso me he ofrecido al desarrollo de mesas de trabajo en mi escuela, Filosofía, pero notoria es la inmovilidad de la gran mayoría, cuya protesta no sale del coloquio simple del “¿Viste cuánto ganan los profesores? Burde’ chimbo.” Creo que uno de los factores por los cuales el paro se ve con aversión, es que se cree que serán unas vacaciones adelantadas y el dejo de los espacios universitarios a su perdición. Pero una cosa no está clara: Paro profesoral no significa paro estudiantil, y mucho menos el abandono de la universidad. El campus es nuestro lugar de argumentación, es el espacio donde debemos hacernos notar, donde se verá que la desidia no pudo más que el onocimiento, que la sombra no vencerá a la casa. Así que por eso te digo, prepárate, que el paro ya viene, y ahí sí se verá la cara del estudiante indiferente, la voluntad del estudiante que voltea la cara y se pega un teipe a la boca porque sus profesores les siguen dado clases como si nada pasara, la intimidación que otrora el grito de “¡U, U, UCV!” causaba en todo quien la oyera y se sentía en cada calle por la que pasaba. Ahora vemos como los formadores del futuro del país mendigan un derecho, como los arquitectos de nuestra formación se buscan otro empleo para poder subsidiar su arte, el arte de enseñarnos, el arte de construirnos. Y vemos también como a nadie parece importarle. No.

“La genialidad no siempre es valorada” Sacando la Basura #2, junio de 2012.


Un prólogo no tan importante. ¿Qué sabemos realmente de la problemática con los sueldos de los docentes? ¿Cuánto ignoramos que desearíamos conocer? Se hacen muchas conjeturas y se maneja muy poca información. Se emiten muchos juicios sin el menor interés. Se exclama sin vehemencia ni énfasis; se interroga poco y sin preocupación. ¿La simple mención del tema no debería despertar los sentimientos más apasionados? Oh, debemos preocuparnos cuando nuestras pasiones se desligan de las causas más virtuosas. ¿Qué tal si dejamos de pensar en la figura del profesor como vaga idea abstracta y escuchamos lo que estos individuos de carne y hueso, con nombre y apellido, capacidades y necesidades, tienen que decir? Y es que, de la historia contada por sus protagonistas, se sacan las más valiosas conclusiones. Gracias a la valiosa colaboración de dos de nuestras más destacadas profesoras, quienes muy amablemente contestaron mis escuetas pero bien intencionadas preguntas, os puedo traer “la historia” en respuestas claras, concisas… y a domicilio. ¡No más excusas! Ser ucevista es ser ucevista es ser ucevista. Un par de entrevistas indispensables: Prof. ª. Nowys Navas Escuela de Filosofía Facultad de Humanidades y Educación Universidad Central de Venezuela ¿Cuántos años lleva impartiendo clases en la UCV? R: “Formo parte de la nómina docente de la UCV desde el año 2002.” ¿Cuánto cobra en promedio un profesor universitario? R: “Depende de su dedicación y escalafón. Actualmente la mayoría de los profesores de la Escuela de Filosofía están en el primer escalafón (Instructor).


Un instructor a medio tiempo gana 1200Bs. Un instructor a tiempo completo gana 2600Bs.” ¿Qué tipo de reivindicación esperan obtener? R: “Sencillamente, el debido cumplimiento de las normas de homologación contenidas en el Acta Convenio (instrumento legal que rige las relaciones de trabajo de los profesores con la universidad). Toda discusión sobre propuestas de aumento salarial para los profesores debe darse dentro del marco del Acta Convenio, toda otra forma de regulación de las relaciones laborales no es admisible. El Acta Convenio ya estatuye nuestros derechos y beneficios laborales.” ¿Qué respuestas le han ofrecido los organismos responsables? R: “Frente al justo reclamo salarial de los diferentes gremios de profesores de las universidades públicas y autónomas, no ha habido voluntad de diálogo, por lo tanto, no hay ninguna respuesta. La dilación ha sido la política aplicada en este caso.” ¿Cuál es la posición de las autoridades universitarias? R: “A mi modo de ver, ha habido pasividad por parte del gobierno universitario, mientras que la Asociación de Profesores de la UCV (APUCV), ha ejercido su función gremial. Sin embargo, en la actualidad las autoridades rectorales han respaldado más al gremio y espero que su apoyo de intensifique. Por lo demás, la lucha es profesoral y todos los profesores tendríamos que acompañarla.” ¿Cuál es su mensaje para el estudiantado en general y qué diría a aquellos que consideran esta causa como lejana o ajena a sus intereses? R: “Tu pregunta revela una realidad, el reclamo de los profesores de las universidades autónomas cae en el vacío. Muchos consideran que ya que hay otras universidades públicas no hacen falta las autónomas, porque igual las otras gradúan. Otros creen que no hay lucha ni conflicto por derechos adquiridos sino un capricho que forma parte de un complot político. Finalmente, no hay sensibilidad colectiva respecto al deterioro de la universidad autónoma y su comunidad porque la propia profesionalización está depauperada. Somos un país donde un instructor de gimnasio, una esteticista o un carpintero de buen oficio ganan más que un médico con dos especializaciones y experiencia. A los estudiantes les digo, el asunto no es acompañar al profesor para que le suban ese sueldito, ni es no acompañarlo porque, “igual él se redondea”: el asunto es que somos uno de los países latinoamericanos que menos lee y creo que esto tiene algo que ver con el hecho de ser uno de los peores pagados en el mundo en lo que tiene que ver con docencia universitaria (y a todos los niveles). Si algo muestra el reclamo salarial de hoy es en qué nos estamos convirtiendo, en un país donde no tiene sentido dedicarse a estudiar para enseñar.”


Prof. ª. María Guadalupe Llanes Escuela de Filosofía Facultad de Humanidades y Educación Universidad Central de Venezuela ¿Cuántos años lleva impartiendo clases en la UCV? R: “Llevo doce años dando clases en la UCV, contando los dos primeros en que fui auxiliar docente.” ¿Cuánto cobra en promedio un profesor universitario? R: “Mi salario es el de una profesora asistente a tiempo completo: 3.093 Bs. A esto tengo que añadir los 900 Bs. de cesta tickets que me dan una vez al mes. Te envío adjunta la tabla para que veas los demás salarios.” ¿Qué tipo de reivindicación esperan obtener? R: “Un aumento salarial que nos permita dejar el pluriempleo y vivir dignamente realizando el trabajo que amamos en la Institución con la que estamos comprometidos. Además, el presupuesto para las universidades no responde a las necesidades reales. A duras penas alcanza para distribuir la depauperada nómina de profesores y empleados. Nuestro IPP está en franca decadencia: los doctores se van y no se consigue reemplazo. Por ponerte un ejemplo, no tenemos cardiólogo desde hace años, tampoco neumonólogo. Una sola endocrinóloga atiende a todos los asegurados. No te tengo que explicar cómo está la Biblioteca, y qué decir de los servicios como el Comedor universitario. El presupuesto también debería alcanzar para mejorar las becas estudiantiles, que son una verdadera vergüenza. Podría seguir pero esto se haría muy largo.” ¿Qué respuestas le han ofrecido los organismos responsables? R: “Los organismos responsables respondieron con: “Silencio total”.” ¿Cuál es la posición de las autoridades universitarias? R: “Las autoridades universitarias están afectadas y preocupadas por esta penosa situación. En un Consejo de Facultad al que asistí, tuve la oportunidad de oír a unos profesores de la Escuela de Educación, que suelen ir a dar clases a entidades pertenecientes a la UCV fuera de Caracas, explicar los irrisorios viáticos que recibían. Ahí supe que eran exactamente los mismos que recibe el Decano cuando tiene que viajar. En cuanto a un Director de Escuela, su salario aumenta apenas 600 Bs. sobre lo que le corresponde según su escalafón. Una Coordinadora Académica, como yo,


recibe 400 Bs. extra por el trabajo administrativo. Las autoridades universitarias están comprometidas con el problema salarial general de los docentes y trabajadores ucevistas.” ¿Cuál es su mensaje para el estudiantado en general y qué diría a aquellos que consideran esta causa como lejana o ajena a sus intereses? R: “Los profesores universitarios somos docentes por vocación, nuestra primera prioridad es el estudiantado, por eso somos muy renuentes a realizar paros, parciales o indefinidos. En estos días aciagos para nuestra Alma Mater los profesores nos vemos forzados a buscar trabajos adicionales para poder sobrevivir, esto limita el tiempo que podemos dedicar a nuestra investigación y a las tareas propias de la docencia, como por ejemplo preparar las clases. Esto, sin duda, afecta la calidad de la enseñanza, afecta a los estudiantes directamente. Un profesor universitario no debe ser un loro que repite cada semestre los mismos contenidos. La reflexión, los nuevos enfoques y aproximaciones a los temas deben acompañar a la enseñanza. Pero esto toma mucho tiempo, energía, dedicación y esfuerzo. Estudiantes y profesores son los dos polos de la relación de sentido de una institución dedicada a la propagación del conocimiento. Lo que afecta a uno, afecta al otro de manera directa, inevitablemente. Es necesario mejorar la situación económica de la Universidad si queremos que sobreviva libre, autónoma, plural, para que pueda seguir <<venciendo las sombras>>.”


Artículo Invitado: “La sombra está venciendo.” Por Bip, de Caracas. En la reciente consulta de la APUCV con respecto al paro indefinido votaron 2116 docentes de los 7155 convocados, con una abstención mayor al 70%, estamos comenzando mal. La opción de adoptar el paro indefinido obtuvo 838 votos y su contraparte 1278. ¿Qué significa esto? Que el día 23 de Mayo, si la FAPUV convoca al para indefinido, la APUCV no acatara la convocatoria. ¿Significa esto que los paros cesaran en la UCV y que recuperaremos la normalidad de la vida universitaria? No. Y es que en este punto el Prof. Márquez fue particularmente enfático, en rueda de prensa anuncio que las convocatorias a paro seguirían como fue acordado en asambleas anteriores, con la salvedad que un paro de 96 horas no sería un paro indefinido. ¿De que sirvió la consulta? Demostró la apatía de una gran parte del cuerpo de profesores, tanto activos como jubilados. Comprobó la incapacidad que tiene una propuesta de ser discutida a la luz de la imparcialidad, quitando el tinte de la política nacional. Hizo evidente la dificultad que representa el hacer entender a un gremio distinto las problemáticas propias. ¿Por qué la solidaridad con la lucha por parte del estudiante no paso del consuelo, de las intervenciones aisladas en las asambleas? ¿Por qué no se logró que el estudiante comprendiera que perder o no el semestre es lo de menos, que lo que está en juego es la academia? Imaginemos que llega la fecha de la hora cero (23/05) con el panorama actual, sin aumento, sin mesa de negociación, con la UPEL, la ULA y la UC, junto a FAPUV convocando al paro indefinido y por su lado la USB y la UCV diciendo que no acataran, ¿Qué se hace? ¿Cuál es ese método de lucha ideal que hará que los profesores cobren lo que merecen, que los alumnos no pierdan clases y que la beca nos alcance para comprar más de 3 resmas de papel? En fin, “la UCV rechaza el paro y se queda indefinida. Ser académico y escoger el limbo es otra forma de crisis”. La universidad está bajo asedio, nos atacan desde los flancos, a lo interno y no sabemos cómo reaccionar. Los profesores acaban de botar su carta más pesada y al paso que van perderán la partida en pocas rondas, reprimidos en su gama de jugadas por el temor a una reacción estudiantil adversa, producto de la falta de comunicación entre los miembros de la comunidad universitaria. Que la historia no nos recuerde como la generación que dejo a la sombra vencer.


Los sueldos no han cambiado desde 2011


Escuela de filosof铆a presente en la manifestaci贸n del 22/05/13


Sacando la Basura #8  

Número de Mayo, 2013. Fanzine independiente de opinión. distribuído mensualmente en la UCV

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you