Page 1


Editorial Por Sr ‘’K’’.

Sir Conan Doyle, por medio de su famoso personaje (incluso más famoso que el) el detective Sherlock Holmes, escribió alguna vez que, si mostrábamos el primer y último eslabón de una cadena de argumentos, para el lector parecería que ni uno ni el otro tiene relación alguna (a pesar de ser así) y que este efecto siempre causaba una simpática impresión. Si les dijera que esta editorial va de memes de internet y política, ¿Qué pensarían? ¡Oh vamos!, ¡no teman contestarle a un pedazo de papel!, seguro que muchos de ustedes todavía piden deseos, o rezan de vez en cuando y no se sienten avergonzados. En fin, si que va de memes y política, y ya verán por qué, si les interesa. A estas alturas (y es que nadie escapa de las terribles garras de la procrastinación) usted, distinguido/a lector/a, debe haberse enterado de los sucesos que han girado alrededor del rebautizado ‘‘Ecce Mono’’ (antiguo Ecce Homo), la tragicomedia de la doña octogenaria que remodeló un retrato de Jesús hasta convertilo en… En fin, dadaísmo puro. ¿Pero con qué moral juzgarla? Nosotros también hemos sido parte del fantasma intangible de una octogenaria, al menos en cuanto a lo que hemos hecho con nuestra sociedad. Si bien no directamente, hemos permitido que se desfigurara cada valor importante, cada pizca de moral. Hemos colaborado con este nihilismo imperante. Y ahora, nuestro país es como el Ecce Mono. Si, ya sé que no te gusta que te regañe ni tu mamá, y seguro no vas a dejar que un pedazo de papel te siga hablando así, ¡Pero espera!, antes de echarme a la basura…hey, ¿Qué simpático juego de palabras, no? Sacando la basura ha vuelto después de unos cuantos días de vacaciones, con una edición de lo más política…y políticamente incorrecta. Échale un vistazo a las demás páginas y hazte una idea de como soltar el pincel (el pincel metafórico, alumnos de artes, abstenerse de botar sus útiles) y empezar a elaborar un mejor retrato de Venezuela.


La mayoría del tiempo la gente comete imprudencias, sin pensar en lo que hace ni en las consecuencias que sus actos puedan acarrear; pero a veces, sólo a veces, estas imprudencias rayan tanto es lo desacertado que uno podría concluir o que son adrede, para gastar una broma, o es que de verdad hay gente tan rara en el mundo, por ponerles algún adjetivo. En lo personal me gusta creer lo primero, aunque la verdad objetiva me demuestre que, lamentablemente, estoy completamente equivocado. Y es que desde que en nuestro país la política es un circo, los payasos que lo conforman no han dejado de esforzarse por dirigir un buen espectáculo. Personajes pintorescos y desinhibidos, que vinieron preparados para sus sesiones de Stand-up y matarnos a todos a carcajadas (o llantos), apretando sus relucientes narices rojas y trayéndonos lo mejor del humor politiquero al puro estilo manuelrosálico. Creo que el caso más famoso es el de la candidata presidencial María Bolívar y sus novedosas técnicas para acabar con la inflación en el país. Su repertorio consta de algunos “hmmm”, una serie de “ammm” y un par de “Como te explico…” bastante jocosos y divertidos, cuyo prestigio o movimiento final es el ahora clásico nacional “Échame una ayudaíta”. María Bolívar no está sola, en lo absoluto. Reina Sequera es otra candidata que propone soluciones a veces tildadas de postmoder nistas, otras veces de simples habladeras de gramínea. Sus políticas consisten en darle nada más y nada menos que un millón de dólares (1.000.000$) a cada venezolano, y así acabar con la pobreza y la desestabilidad económica nacional. Si esto no es gracioso por sí sólo, entonces no sé qué podría serlo. Me parece una obra de arte humorística difícilmente superable. Otro de mis preferidos es el candidato Luis Reyes, quien opta por la gloriosa República Cristiana de Venezuela, teniendo a Cristo Redentor como modelo moral, leyes basadas en las sagradas y una sociedad sin más seguridad que la protección del mismísimo padre creador de todas las cosas.

La nostalgia me invade y me hace recordar otros personajes como Chucho el Cara de Bolsa o El Conde del Guácharo, listos para ser presidentes de la república.


Al darme cuenta de que estos son la clase de candidatos a la presidencia de nuestro país, me entra una sensación de desaliento total. ¿Cómo es posible que alguien que no tenga absoluta idea de temas económicos básicos, manejados por cualquier ciudadano interesado, como la inflación, de hecho crea posible que puede llevar las riendas de un país? ¡Es increíble que esto realmente suceda! Otros plantean la destrucción entera del sistema económico nacional, quizá incluso ignorándolo, logrando que con sus políticas para nada sostenibles un paquete de arroz se revalorice en 300.000$ y que millones de servicios dejen de prestarse. Si quieres causar un apocalipsis nacional (quizá superior), lo estás haciendo bien. No conforme con esto, en serio existe gente que pretende entablar una teocracia en América, en pleno siglo 21 y de verdad cree va a funcionar, o se imagina que una política de esta clase pueda ganar en la situación nacional actual. En este punto ya no quedan ganas de ser optimista y mirarlo todo por el lado divertido del cristal. La verdad el panorama mundial en general me tiene anonadado. Neo-nazis que ganan en Europa, gritos y alabanzas en pos del anarco-estatismo (contradicción en sí misma) por parte de propios partidos nacionales, socialismos religiosos… No entiendo, la verdad no entiendo nada. Necesito que alguien me eche una ayudaíta. NO.


Pareciera que autodenominarse ‘‘Apolítico’’ es de gente progresista e intelectual. ‘‘No me interesa la política’’, dicen los eruditos del ‘‘guayoyo’’ y el cigarro. ‘’No me identifico con ninguna ideología’’, ‘‘¡yo no firme el contrato social!’’, o el bien consagrado: ‘’Soy de mente abierta’’. Lo cierto es que se puede ser apartidista y tambien anarquista (O anti-estatista, que viene a ser lo mismo, y por cuanto te ganarías mi ¡hurra!). Se puede repudiar a los representantes de la política nacional, e incluso mundial, y sin escarbar demasiado se puede sacar un camion de críticas a esas practicas tan despreciables como (lamentablemente) ligadas al mundillo de la política: La corrupcion, el burdo y vacío populismo o la idea maquiavelica del todo vale por mantener el poder. Lo que sobran son trapos sucios, de esos que se suponen son secreto, pero que van de boca en boca como refran popular. Sin embargo, ¿Puede un individuo realmente ser apolítico? ¿A que nos comprometemos cuando hacemos semejante afirmacion? Lo primero que hay que preguntarse es, ¿Que es la política? Revisando la etimología de la palabra, damos con que proviene del griego: ‘‘Polis’’, que puede traducirse como ‘‘ciudad’’, y ‘‘politikos’’, es decir ‘’ciudadano’’ o ‘‘concerniente a los ciudadanos’’. Para los griegos la política era algo que concernía a todo ciudadano. El mismo Aristoteles consideraba al hombre como un animal político. Y es que la política es mas que el protocolo presidencial, o la demagogia de los gobernantes. Política es todo un marco de situaciones de interes general a la hora de convivir en sociedad. Política es el IVA que pagas hasta por comerte un cachito en la panadería. Política es el papeleo para obtener un pasaporte. Política es cuando entre frustracion y rabia pedimos justicia para un crimen que ha quedado en la impunidad. Política es pensar: ¿Como nos la arreglamos para lograr una mejor convivencia entre tanto caos?

Entonces, ¿Se puede ser apolítico? Claro, suponiendo que hayas pasado tu vida como eremita, o en alguna isla desierta con un balon de volleyball. Pero en la vida como ciudadano es bastante difícil no forjar algun criterio. No creo que individuo en sociedad


alguno (en sus plenas facultades mentales) pueda ser apolítico. Por mas ignorante que se sea en el tema, por mas basicas que sean sus intuiciones al respecto, siempre tendra una opinion. Cuando emitimos juicios sobre nuestra sociedad y aquello que consideramos negativo en ella, pensamos en política. Cuando criticamos el desempeno del gobierno, pensamos en política. Cuando repudiamos el statu quo y sonamos con un futuro mejor: si, pensamos en política. Sin embargo, como en la mayoría de las cosas importantes en la vida, el solo hablar al respecto no es suficiente. Por algo tenían los griegos la palabra ‘’Idiotikos’’ (Idiota) designada para aquellos que se reservaban el ser participes de la política de su ciudad. Nos guste o no, la política es la herramienta que se usa para encontrar entre todos esas ideas y propositos que podemos tener en comun y llegar a acuerdos que nos permitan a cada uno perseguir los medios que consideramos pertinentes para nuestra felicidad Decir que no te interesa la política es admitir que desprecias la responsabilidad por tu futuro y que no te importa lo que otros puedan decidir por ti. Si tienes algo que aportar, aportarlo. Si tienes algo por lo que quejarte, protesta. No te conformes con ignorar la realidad, porque la realidad no va a ignorarte a ti. Rompe el molde del fanatismo intolerante, porque ser político no debe ser sinonimo de enajenacion. Forja tu criterio, lee, investiga e instruyete. No termines pidiendo una ‘‘Ayudaíta’’, si puedes valerte por tu mente y esa capacidad cognitiva que la naturaleza te dio. Y sobre todo, evita ser otra marioneta para algun ‘‘amado líder’’, feliz de rodearse de borregos. ¿Y por que, o por quien? ¿Por mi? ¿Por tu vecino? No, porque el futuro que quieres para ti, tu familia o cualquier persona que aprecies, no es para dejarlo al azar. Porque hay que luchar por lo que deseamos, y la vida es muy corta para ahogarla en la apatía y el desden. Si puedes votar…vota. Sr K.


Invitado del Mes: ‘‘Conclusión’’ por ‘‘Belial’’del Edo Nueva Esparta. Y ahí comenzó todo. En aquellos senderos, detrás de los arboles, han sucedido tragedias de amor y de dolor. Historias que susurran a las hojas en aquel invierno algo cálido, pero invierno al fin. Esa noche, donde los latidos del corazón de un búho marcaban el compás de la tétrica orquesta de ramas y cuervos, sucedió una catástrofe. La luna, cual juez, admiraba a esas dos personas que se encontraban acurrucados el uno con el otro. Pensaron que la noche nunca acabaría, pero más equivocados no podían estar. Todo fue súbito y letal... Sí aquellos muchachos murieron bajo un árbol abrazados... pero ¿Por qué? simplemente habían sucumbido bajo la promesa del amor eterno, y la luna envidiosa, pero justa, decidió darles un descanso eterno donde podrían amarse para siempre. Se dice que aquellos jóvenes se escuchan en el bosque después de las melodías taciturnas de los cuervos y que entre centenares de búhos se pueden escuchar las promesas de amor. Cuando los llegues a oír, deberás llorar, porque a pesar de que suene egoísta, el mundo extrañara aquellas sonrisas que dejaron de existir. El mundo volvió a su triste gris, y su sentido se esfumo como aquellas dos almas, y yo he de concluir. Gracias por tu tiempo, espero haberte hecho sonreír.


Busca Sacando la Basura”mensualmente, en la facultad de Humanidades y Educación de la UCV.

¿Nos quieres en tu twitter? Dale follow a @Sacandolabasur4 ¿Facebook? Busca el grupo por ‘‘Sacando la Basura Ucv’’ y ten en tu timeline actualizaciones referentes al fanzine, así como las versiones digitales de cada número, Recuerda que también puedes enviarnos ideas, comentarios o artículos que quisieras publicar en estas páginas, al sacandolabasura1@gmail.com.

“No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.” -Oscar Wilde

Creado por: Sr K & NO.

Sacando La Basura #4  

Número de Septiembre. Fanzine independiente de opinión. distribuído mensualmente en la UCV.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you