Issuu on Google+


CULTURA Y CONVIVENCIA. Para relacionar los conceptos de convivencia con cultura es necesario primero saber los conceptos de ambos. Cultura La etimología del término moderno "cultura" tiene un origen clásico. En varias lenguas europeas, la palabra "cultura" está basada en el término latino utilizado por Cicerón, en su Tusculanae Disputationes, quien escribió acerca de una cultivación del alma o "cultura animi", para entonces utilizando una metáfora agrícola para describir el desarrollo de un alma filosófica, que fue comprendida teleológicamente como uno de los ideales más altos posibles para el desarrollo humano. Convivencia Etimológicamente proviene de conviviere que significa vivir en compañía de otros el concepto de convivencia da cuenta de un fenómeno aunque no exclusivo del humano. Se trata de un concepto vinculado a la coexistencia pacífica y armónica de grupos humanos en un mismo espacio. El ser humano es un ser social. Ninguna persona vive absolutamente aislada del resto, ya que la interacción con otros individuos es imprescindible para el bienestar y la salud. La

convivencia, de todas formas, puede resultar difícil por las diferencias de todo tipo (sociales, culturales, económicas, etc.) que existen entre los hombres. La cultura y la convivencia en zacatecas puede variar mucho desde la vocación minera que por lo regular se necesitaba trabajar en parejas donde unos de los mineros pica la piedra y el otro lleva la, o también hoy en día un grupo de 8 a 10 músicos que conformando un grupo se juntan para entonar la marcha de zacatecas en los principales callejones y calles de la ciudad, como también la actividad gastronómica. La cocina zacatecana heredo el sabor de la cultura mesoamericana que distingue a gran parte del país el platillo más representativo de este es el asado de bodas. Pero el aspecto más representativo en la cultura zacatecana tal vez es la de las fiestas regionales. Los zacatecanos se visten de gala y color en numerosas ocasiones durante el año para celebrar fiestas patronales religiosas cívicas o personales Como conclusión estos dos conceptos van agarrados de la mano ya que sin alguno no sería posible llevar acabo el otro.


EDUCACIÓN Y CONVIVENCIA La palabra educación procede de la latina ēducātiō o educatĭo, educatĭōnis familia de palabras que inicialmente tenía una acepción semejante a la de criar/crear y desde la palabra ēdūcō (ē-= fuera, desde y dūcō = extraigo, guío, conduzco) y la misma, tal como se explica al inicio tiene por lo menos dos étimos latinos: educere y educare, siendo el segundo derivado del primero; lo importante es que educere etimológicamente significa el promover al desarrollo (intelectual y cultural) del educando, es decir desarrollar desde las propias potencialidades psíquicas y cognitivas del educando el intelecto y el conocimiento haciendo en tal proceso activo al educando (o educanda según sea el género). Por tal motivo es muy importante diferenciar la educación de la forzada e

inculcada instrucción o del adoctrinamiento, en la educación el ser humano es un sujeto activo que en gran medida se guía por la inducción o incluso también del razonamiento abdicativo, aunque principalmente por la deducción, en cambio el sujeto de la instrucción o de un adoctrinamiento es aquel que solo repite la información (ya sea correcta o ya sea errónea) que se le inculca. Es decir, la genuina educación es un aprendizaje (en inglés learning) abierto que va más allá de esquemas preconcebidos y que tiende a favorecer el desarrollo de la conciencia, la razón e inteligencia de cada educando y con éstas cualidades el mejor desempeño de cada persona educada para llevar a cabo en lo posible su óptima forma de vivir (la cual, se sobreentiende, es una vida culta en sociedad).


SALUD Y CONVIVENCIA Antes la salud se consideraba ausencia de enfermedad hoy día es considerada como: el bienestar físico, psíquico y social. Se trata por tanto no sólo de curar que, en lo que hace referencia a la infancia, se trata de promocionar a niños y niñas para que sean personas plenamente desarrolladas. Al ambiente que nos rodea y nos condiciona, este aspecto el más relacionado con la convivencia, en relación a ella, se trata de cuidar la salud de las personas supone formarlas para que sean autónomas, solidarias, alegres, participativas socialmente. Se trata de hacer que las personas se enfrentes de forma positiva a la vida y que asi tengan una buena calidad de vida, la cual está relacionada con la calidad y la cantidad de las relaciones sociales, no se considera sano el aislamiento permanente y sí aspectos como:  tener amistades, familiares, salir de casa,  tener actividad de ejercicio físico compartido (por ser compartido ayuda mutua, generación de amistad)

 cuidar la naturaleza, disfrutar del contacto con ella,  cuidarnos, querernos y querer a otras personas  controlar nuestra vida, reforzar logros, disminuir el estrés, descansar lo necesario, reírnos.  pedir consejo o escuchar, compartir, aceptar opiniones, expresar sentimientos, tener interés por las cosa de otras personas, implicarse y construir lazos.  mantener y disfrutar con una dieta equilibrada El ritmo de vida en la sociedad actual genera un alto nivel de estrés. Cada persona deberá controlar las causas que a ella se lo originan. la sociedad actual en, destruye vínculos, tiende a aislar, hace que la persona camine por la vida sin contactos fuertes de forma diferente a como lo hacía. La sociedad actual presenta todas las situaciones como si estuvieran resueltas, como si todo estuviera organizado esto produce en las personas una sensación de imposibilidad de hacer nada. Para contrarrestar los


problemas sociales se debe realizar:  Reflexionar en colectivo para prestar más atención a las demandas y encontrar más sentido a las cosas.  Proponer soluciones de forma colectiva.  Enfrentar y resolver aquellos conflictos que nos sea posible, de forma individual y/o colectiva, conociendo nuestras verdaderas posibilidades de hacerlo  Evitar las contradicciones que todo el mundo tiene en el estilo de vida  Asumir un compromiso activo de acuerdo con lo que cada cual desee realmente hacer

Adquirir determinados compromisos con nuestros hijos e hijas que supongan una mayor calidad en la relación con ellos y ellas  Generar actividad que nos ayuden a salir de situaciones negativas, a pensar en positivo. La salud podría medirse por:  - El grado de convivencia e interrelación entre las personas que en él existe.  - El grado de participación en todo lo que en él existe o se organiza.  - La existencia de lugares "saludables" para vivir, jugar, educar, etc. 


SEGURIDAD Y CONVIVENCIA Es un tema del cual podremos reflexionar de una manera diferente por la forma de seguridad que tenemos en nuestro municipio y llendonos a rasgos grandes en nuestro país por la corrupción que existe en el mismo o por la corrupción que se va generando día con día.

claro es las autoridades municipales como lo es la policía que no hace su trabajo por mejor proteger tanto a narcotraficantes como a las personas de una clase desordenada o como comúnmente se llama cholos o pandilleros.

Puesto que con la confianza y convivencia se puede llegar a tener una sociedad libre de corrupción por lo que con la seguridad que ahora tenemos es muy errónea la convivencia y la confianza porque un ejemplo

La manera de convivencia en una sociedad tiene que ser de una manera confortable y equitativa para un mejor desempeño en la sociedad.


RELIGIÓN Y CONVIVENCIA. La relación entre las personas de diferentes religiones han sido siempre complicadas. Una de las razones centrales de la dificultad de la convivencia, es que las religiones se presentan como propuestas de “máximos”, es decir, se consideran referencias absolutas para alcanzar la virtud y al menos cierta felicidad. Quienes comparten una misma religión ven reforzadas sus ideas en la medida que el grupo es cerrado, pues unos y otros tejen un discurso centrado en los textos sagrados y en las referencias de autoridad que los mismos ministros se encargan de suministrar a la comunidad. Cuando todos comparten la misma religión, el asunto no pasa a mayores, incluso los creyentes comparten perspectivas políticas, morales, educativas y de salud. La convivencia se complica cuando aparecen creencias religiosas distintas. Los creyentes de la nueva religión son percibidos con claridad porque comparten otras ideas. Sin embargo, si la tradición religiosa es radicalmente distinta, la convivencia puede darse, en la medida que no se ponen en cuestión las creencias. En lenguaje llano, cada uno camina por su lado. Pero cuando la nueva religión tiene algunos vínculos con la que ya estaba presente, las cosas se pueden volver peligrosas, porque se pone en entredicho una cosmovisión instalada como la única. Es el caso del conflicto entre algunos fieles católicos y otros de la Luz del Mundo.

Se trata de una religión bíblica, que construye su identidad a partir de la confrontación con la iglesia católica. Poco a poco se les empieza a identificar como los “otros hermanos”. Pronto el crecimiento de la población acerca a los católicos a aquella zona y necesariamente la convivencia entra en conflicto. Este conflicto ha pasado por distintos momentos, desde las descalificaciones por ambas partes de los elementos de fe, los cuestionamientos por el uso de imágenes, las acusaciones de idolatría, hasta la ironía –en algunos casos- por el tipo de vestimenta o la práctica de adoración que se da en ambas instituciones. No parece que existan acciones educativas que ayuden a reconocer que se puede convivir con quien tiene ideas religiosas distintas. Si esto no ocurre, los conflictos religiosos pueden llegar a convertirse en un problema social fuerte del que no será fácil salir. Sobre todo cuando se recuerda que el occidente del país fue la cuna de la guerra cristera, y las autoridades locales y estatales se han preocupado por mostrar su vinculo con una parte de los actores en conflicto.


Revista realizada por: Fernando Ure帽o Ure帽o Cultura y convivencia Briana del Villar Murillo Educaci贸n y convivencia Sergio Sanchez Rosales Salud y convivencia Isidro Montez Bermudez Seguridad y convivencia Mario Antonio Perez Navarro Religi贸n y convivencia


Revista