Page 1


B. - LISTA POR ORDEN DE APARICIÓN:

a. qk Merchan (Cuenca - Ecuador)......www.flickr.com/photos/qk_ b. Carmen Dávila (Quito - Ecuador)..........negra_cd@hotmail.com c. María A Balladares (Quito - Ecuador).........isdu@hotmail.com d. Carmen E Camacho (Quito - Ecuador).....camena99@hotmail.com e. David Arroyo (Quito - Ecuador)...........www.estudiomorron.com f. Toty (Quito - Ecuador).................doomedia.estudio@gmail.com g. Colectivo Pezcueso (Quito - Ecuador)..........www.elpezcuezo.tk h. Darwin Fuentes (Ibarra - Ecuadro)....... www.flickr.com/photos/ darwinfuentes/

i. Diana Armas (Quito -Ecuador)............................dianaarmas@gmail.com j. Salvador Kingman (Quito - Ecuador)...............saki-do.blogspot.com k. Edison Pereira (Quito - Ecuador)..............nosidepb@hotmail.com l. Lucas Andino (Quito - Ecuador)..........zappingmental.wordpress.com m. Galo Andrés Mosquera (Cuenca - Ecuador)....gammanual@hotmail.com n. Francisco Galárraga (Quito - Ecuador)...www.franciscogalarraga.com o. Enrique Pesantes (Guayaquil - Ecuador)......enquepc@gmail.com p. Elisa Montero (Guayaquil - Ecuadro).........www.flickr.com/photos/ 56270508@N07/

q. Damián Vázquez (Riobamba - Ecuador)...............www.damianvasquez.com p. José Luis Jácome G (Ambato - Ecuador)............................................ ..............................................................www.elmundodelacruz.blogspot.com


las palomas y el calor del intersticio

sube la escalera encuentra los nidos encuentra palomas acieladas aterradas a pesar de sus alas toma dos de ellas del preciso intersticio en donde se ocultan buscando calor y sombra sombra que no la de mi cuerpo a las tres de la tarde calor que no el de mi cuerpo atisbo de luz en la noche toma dos de ellas las otras vuelan pensando en el momento en el que el cuerpo largo y sin plumas baje de su escondite toma dos de ellas y las amarra a su cinto esa noche en casa tomarรกn el caldo del calor del intersticio


aunque las palomas no saben contar serán dos cuerpos menos por lo que el arrullo esa noche golpeará intenso grave y desmedido y otra vez en casa no podrán dormir a la mañana siguiente en sus espaldas los niños notarán dos breves bultos crecer como alas calientes como alas calientes y pensarán alegres que su padre les dio de comer el don de volar


Los mejores momentos de mi infancia los pasé fuera de la ciudad cuando me llevaban a conocer un río. ¿Por qué me llevan a conocer un río, les decía a mis padres, si no se me parece? Por eso mismo te llevamos, me respondían, porque tú ya te conoces demasiado. El río no era tan ancho, como yo siempre lo recordaba, y cuando llegaba me ponía bravo por haberse achicado. Pero cuando me acercaba empezaba a sonar el agua y me tranquilizaba. Yo orinaba en la orilla del río y el río nunca se puso bravo conmigo. Nunca supe si era del agua el sonido fluido, si de las piedras el sonido seco, si del lodo el sonido acolchado. Pero los tres lo componían y cuando se unían mi estómago se calentaba tanto que era triste tener que alejarme del río. Un día, cuando el río me llamaba desde lejos, pedí a mis padres que me llevaran allí


y pude ver que un árbol había muerto en la orilla, formaba un puente que atravesaba el río y lo dividía en dos partes iguales: hacia arriba se confundía con el cielo; hacia abajo se confundía con el infierno. El árbol muerto estaba en el medio y comprendí que ese era su lugar y nadie le obligaba a subir ni a bajar por el río. Me acerqué temeroso, las raíces salidas olían amargas y no me dejaban percibir los sonidos, pero me dieron valor y crucé al otro lado de mi infancia.


María Gomez (Bogotá - Colombia)


DE ACÁ EN ADELANTE, ORDEN DE APARICIÓN:

Juan Pablo Dávila (Cuenca - Ecuador)............................juam_davila@hotmail.es Lenin López (Ambato - Ecuador).......................................aerobombing@hotmail.com Joe Houlberg (Quito - Ecuador).............................................yosoyjoe@hotmail.com Lenin Dávila (Quito - Ecuador)....................................www.flickr.com/subamerika Emilia Andradre (Quito - Ecuador)...............................emi_andrade@hotmail.com Pin8 (Baños - Ecuador)...............................................................fenofeno.tumblr.com Luigi Rafo (Guayaquil - Ecuador)......................www.otroladodelarte.blogspot.com Teodoro Monsalve (Quito - Ecuador)........................www.teomonsalve.blogspot.com Mario Rosero (Quito - Ecuador)....................................www.flickr.com/mensastyle La Suerte (Quito - Ecuador)..............................................sofia.acostav@gmail.com Mona Pérez (Guayaquil - Ecuador)...............................................www.monasita.com Susana Garcés (Quito - Ecuador).................................susana_garces@hotmail.com Juan Sebastián Aguirre (Quito Ecuador)..................www.apitatan.blogspot.com Diana Torres (Quito - Ecuador)........................................res.studio@hotmail.com Alba Keriz (Barcelona-España)..................................................www.cattberry.com


MONOLOGO DEL PEDO EN SEGUNDA PERSONA

Se ha escrito mucho de todo y poco de nada, y de nada te voy a hablar. De ese un que viene por un instante y se va para siempre, de aquel que es único en su breve existencia. De él, que es hijo de todos, producto de todos. Nace y se deshace, se esparce sin quejarse. Es impredecible, invisible pero imposible no percibirle. Puede ser tu mejor amigo, así como tu peor enemigo. Te dice todo lo que hay que decir sin sonar ni una palabra. Es un alivio para unos, un tormento para otros. Es tu arma y tu quimera. Tu descarga larga o tu carga amarga, descargable y adorable. Sonríes cuando nace, pero frunces cuando lo conoces. Nunca se ha escrito de él. Vive en el anonimato. A veces se manifiesta discreto, otras indiscreto. Es tema de nadie y producto de todos. Nace en un infiero y muere en el cielo. El día que nace muere, esta conciente de eso, y por eso te dice todo y no esconde nada. Vive en lo oscuro y muere al conocer la luz. Esta naciendo y muriendo todo el tiempo en todos lados. Es inmortal e inmoral, nunca es igual. Puede hacerte llorar, así como reír. Presente desde siempre. Todos somos dueños de él y él es dueño de todos nosotros. Todos le conocemos y nadie lo nombra. Tabú y cliché. Largo y corto. Conoce todo el mundo y a todo el mundo. Más famoso que Jesús, incluso que Dios. Ha existido por siempre y resucitará por siempre. No es hombre ni mujer, no es humano tampoco. Tu fiel compañero desde que naces hasta que mueres. Rápido y lento. Pesado y liviano. Agudo y grave. Su nombre se ha escrito en todos los idiomas. Se ha acostado con todas las mujeres, todos los hombres e incluso todos los animales. Es somnífero y alarmante. Todos lo ignoran pero nadie se salva de él. Amado por dueños y odiado por ajenos.


La gente le huye y él les persigue. Tiene su misión en el mundo. Es un artista, un músico, un actor, es todo un personaje, es todo. Puede ser descarado, ruidoso, callado, inoportuno, frió, caliente, húmedo, irritable, de la sierra, de la costa, del agua ( solo ahí se lo puede ver), inflamable, gracioso gaseoso. No es retornable, es libre. Es un milagro de la naturaleza. Es tan variable y tan poco mencionable que se podría hablar de él por siempre. Pero hay que ser como él, breve y sincero, sin apellidos inútiles, sin historia insignificante, de pocas explicaciones. Después de todo leyendo esto se debe pensar que él es más que todo, pero él es nada, y por eso no se ha escrito de él porque nadie aprecia a la nada. Pero ya es hora de que alguien reconozca a esta personificación, porque después de saber su nombre, uno que a nadie más le han puesto, tan insignificante para todos, todos se van a tener que dar el lujo de leer otra vez esta introducción y brindarle unos segundos mas, ya que nunca no se le a brindado ni uno. Él es nada más y nada menos que Pedo. Amigo de los frijoles y de su amiga que lo acompaña en ocasiones, la Caca, objeto volador no identificado, más noble que una lechuga, al que le gustan los lugares cerrados ya que puede vivir más y hacerse conocer mejor. Es tu fiel amigo, tu amigo invisible, el que ayuda en situaciones incomodas. Que a veces es tímido y no le gusta salir, porque nadie lo aprecia. Pero si tu le acolitas el te da colitas y podría darte mucho mucho más. Al final todo es un pedo de mierda.

JOE


güillis

Era diciembre, el colegio estaba por terminar en unas semanas y aún no tenía listo su proyecto final. Había pensado en la metamorfosis de los sapos, ese proceso lleno de cambios la atemorizaba un poco, pero también la maravillaba. Debía conseguirlos pronto si quería registrar paso a paso ese desarrollo. Habló con su abuelo, la pasaría recogiendo muy temprano para ir en busca de los famosos güillis güillis. Esa noche soñó en que se despertaba con otra piel, transformada en un nuevo ser de colores brillante, viviendo en el mar, nadando y respirando bajo el agua. Había sido un buen sueño. 6:00am su abuelo timbró, ella aún sonámbula, atinó a ponerse un calentador y una chompa, se recogió el pelo, bajó por las escaleras y agarró los frascos que había dejado en el mesón de la cocina. Salió y Fidel lamió su mano, como si quisiera pedir permiso para unirse al paseo con el abuelo. Ella acarició su cabeza y le dijo “esta vez tienes que quedarte, nos vemos más tarde, mejor anda a despertarle al Nico”, lo dejó entrar y cerró la puerta. En el carro, la voz de un tal Diego Oquendo la acurrucaba mientras su abuelo sorteaba unas cuantas curvas. El mar, su extraña piel y ahora una especie de agallas y tentáculos empezaron a fundirse con sucesivos barridos de montañas amaneciendo… se había quedado dormida de nuevo. El viajo duró unas dos horas más o menos, no por la distancia sino por el mal camino y los chaquiñanes de la vía. Finalmente llegaron a un pequeño riachuelo, se bajaron del carro y caminaron río arriba. “Es increíble que ahora haya que buscar a estos animalejos, antes se los encontraba por todos lados” dijo el abuelo, ella pensó en los charquitos que se forma-


ban en el patio de la casa, en güillis güillis botando su cola y transformándose en sapos, esa imagen la estremeció y volvió al carro por los frascos que habían olvidado. Caminaron hasta un arroyo con agua estancada, se agacharon para mirar mejor, unas pequeñas sombras negras se movían muy rápido, como si quisieran escapar de alguien. El abuelo tomó uno de los frascos, lo sumergió, y lo llenó de agua. Salieron unos 2 renacuajos, tenían una cola larga y eran muy negros. “Creo que con estos es suficiente”. Mientras volvían al carro, el abuelo contaba historias sobre el Cotopaxi, debían ir a acampar un día allá, pero eso sí debían llevar buenas chompas y guantes, porque muchos habían muerto del frío, la nariz y las orejas era lo primero que se congelaba y en ocasiones podían incluso romperse. De nuevo volvieron imágenes de todas esas historias del abuelo, esta vez no quiso detenerse en ellas. El viaje de vuelta fue más corto, o así lo sintió ella, iba muy pendiente de sus nuevas mascotas, las tendría por poco tiempo, sabía que cambiarían muy pronto y que se trataba de un trabajo para la escuela, pero igual sentía cierto cariño por esas criaturas cambiantes. Llegaron a casa y lo primero que hizo fue mostrárselos a su hermano. Nico había cumplido 5 años hace poco, tenían una buena relación comparada a la mayoría de los niños a esas edades. Peleaban un poco pero el amor por su perro y el gusto por las buenas historias, definitivamente los unía. Él quedó maravillado con esos animalitos, mientras tanto su hermana le contaba lo que iba a pasar, pero al escucharla se dio cuenta como las palabras de ella se tornaban en palabras llenas de fascinación, empezó a miarlos con un poco de desprecio. Miró a Fidel, a su hermana y luego a esos güillis güillis, algo había cambiado. Pasaron dos días y para eso sólo habían sobrevivido uno de los dos, “creo que hay que tener mucho cuidado con ellos” pensó , “dentro de poco empezarán a tener patas y la cola se les caerá, y quizás ya necesiten otro lugar donde vivir”. Compró un pecera de buen tamaño,


le puso piedras pequeñas de colores y una grande para que después pueda salir a respirar. Había sido muy cuidadosa con el que quedaban. Todos los días después de llegar de la escuela lo miraba, tomaba apuntes y sacaba una foto para queden registrados todos los cambios del proceso. A la semana cuando ya había perdido la cola, al volver de clases, subió las gradas, entró a su cuarto y lo encontró flotando en la superficie de la pecera. Salió corriendo, buscó a su madre y le contó entre lágrimas lo que había pasado. Juntas fueron a la habitación, era cierto, estaba muerto. La madre intentó consolarla, le dijo que era difícil que sobrevivieran, los sapos eran criaturas que necesitaban de una comida especial, de una temperatura especial, en fin de un lugar real donde puedan vivir. De repente Nico entró con Fidel detrás, se sentó a lado de su hermana y la abrazó, él también empezó a llorar y entre llantos, le dijo - “Ñaña, perdón, fui yo”. - Ella se secó rápidamente los ojos, lo miró y le dijo “¡¡¿qué?!!”. - “Sí, fui yo, yo lo maté, no quería que lo quieras más que al Fidel, tú le estabas poniendo más atención que al Fide, y yo no quería eso” - ¡Eres un tonto Nicolás! ¡Cómo se te ocurre hacer eso, este era mi proyecto! ¿Cómo les mataste? - Perdón, sólo que el Fide también es mi perro y esos güillis güillis te estaban importando más. - ¿Cómo les mataste Nicolás? ¿Qué hiciste? - Mmm, nada, solo le pellizqué entre mis dedos, era suavecito, después me dio un poco de pena y me arrepentí pero ya no quería que lo quieras, tenía que morirse para que vuelvas a quererle al Fide.

io.


QUITO - ECUADOR

Interruptor Fanzine #2 - Instinto Infantil  

Nos gusta provocar a la gente haciendo juegos para inspirarnos. Fanzine de instinto infantil con dibujos, pinturas, fotografias, patrones te...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you