Page 78

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras. Un enfoque cuantitativo de los medios de vida.

Es más probable que los residuos de cosecha sean incorporados en los lotes más grandes, quizá porque la labranza en que se utiliza la tracción animal es más fácil allí. A lo mejor por una razón similar, la incorporación de residuos de cosecha es más común en las laderas que en las faldas de las montañas (los suelos tienden a ser más pesados y difíciles de labrar en las faldas) y más común en las laderas relativamente llanas que en las laderas con declive moderado o escarpadas. La incor­po­ración de residuos de cosecha suele practicarse más en las parcelas donde se ha construido muros de piedra, tal vez por la naturaleza complementaria de los muros de piedra y la incorporación de residuos de cosecha, ya que ambas medidas ayudan a conservar el suelo y la humedad de la tierra. La incorporación de residuos de cosecha es menos probable donde otros usos del suelo, aparte de los cultivos anuales, son importantes. Esto no sorprende ya que las prácticas de labranza se utilizan principalmente para los cultivos anuales.

Uso de insumos externos

El uso de fertilizantes es más probable a mayores altitudes y menos probable en áreas con una mayor pluviosidad durante la tempo­ra­da primera y en áreas más deficitarias en hume­ dad. El efecto negativo del déficit de humedad sobre el uso de fertilizantes es como se preveía, en vista de que la falta de humedad impide a las plantas absorber los nutrientes. De igual forma, encontramos que el uso de fertilizantes es menos probable durante la segunda temporada de crecimiento (más seca) que durante la primera. Durante la temporada primera, la precipitación es, por lo general, adecuada en toda el área del estudio, por lo que el efecto negativo de la pluviosidad sobre el uso de fertilizantes durante esta estación posiblemente se relacione con problemas de escorrentía y lixiviación en áreas con demasiada lluvia.

Los factores que determinan el uso de insumos externos se muestran en el Cuadro 5.6. Los tipos de insumos considerados incluyen los fertilizantes inorgánicos, los herbicidas y los insecticidas50.

El uso de fertilizantes es menos probable en los hogares que poseen más ganado. Esto quizás obedece a que el estiércol del ganado sirve como sustituto de los fertilizantes o a que las familias con hatos más grandes se dedican más a la ganadería y siembran de manera menos intensa.

Fertilizantes Los hogares cafetaleros tienden menos a utilizar fertilizantes que aquellos para quienes su principal medio de sustento es la pro­ducción de granos básicos. De igual manera, el uso de fertilizantes es menos probable en los lotes con plantas perennes que en los que tienen cultivos anuales, así como en los que tienen árboles sembrados. Por un lado, estos resultados son imprevistos ya que también observamos que 50 fertilizantes y herbicidas, y otras combinaciones de insumos. Sin embargo, la naturaleza combinada de la categoría “otros insumos” complica interpretar con claridad los resultados, por lo que no se incluyen en este documento (pero pueden solicitarse a los autores). Al igual que las regresiones para la cubierta vegetal y el estiércol, los resultados de la regresión de “otros insumos” se utilizan para determinar los valores pronosticados de la probabilidad de uso de “otros insumos,” que sirven como variables instrumentales en la estimación IV de la ecuación (1) en el Capítulo 3 (y que se aborda más adelante).

66

el cultivo de plantas perennes responde muy bien al uso de fertilizantes (resultados presentados más adelante en este capítulo). Por otro lado, durante el período en que se realizó la encuesta, los precios del café estaban en un nivel bajo sin precedentes y muchos productores habían recortado el uso de insumos.

Ninguna de las variables de capital humano tiene un efecto estadísticamente significativo (a un nivel del 5 por ciento) sobre el uso de fertili­zantes, aunque la educación tiene un efecto positivo débilmente significativo (a un nivel del 10 por ciento), lo cual es congruente con las observaciones de Nkonya y otros (2004) y de otros estudios en África. Los hogares con más escolaridad pueden estar mejor informados acerca de los beneficios del uso de fertilizantes y su correcta aplicación, o pueden tener mayor capacidad para financiar su compra. El uso de fertilizantes es más probable en las zonas con mayor densidad vial y en las parcelas más cercanas a una carretera. Estos resultados coinciden con nuestra expectativa de que un mejor acceso a mercados facilita el uso de este tipo de insumos externos, y concuerdan con observaciones hechas en otros países (como Uganda; véase Nkonya y otros 2004). Además, el uso de fertilizantes es mayor en las zonas más densamente pobladas, lo cual es coherente con

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  
Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras  

Políticas de desarrollo rural y uso sostenible de la tierra en las zonas de ladera de Honduras

Advertisement